GENERAL MOTORS, la Corporación que envenenó el mundo y destruyó nuestra salud inundándonos de gasolina con plomo y clorofluorocarbonos (CFC’s).

GENERAL MOTORS, la Corporación que envenenó el mundo

Tabla de contenidos

 

LOS QUE ENVENENAN EL MUNDO

Son ellas, las que no son nosotros; las Corporaciones, esas "anónimas" personas de papel que no solo tienen más Derechos que nosotros, sino que tienen Derechos sobre nosotros

"No podemos esperar, por la misma naturaleza de las cosas, que broten hojas de un arbolito convertido en garrote"

(Martin Buber, "Caminos de utopía")

 

 

En el mismo instante de ser elegidos como nuestros representantes, dejan de ser nuestros representantes. Saben que nunca volverán a su antigua actividad, ni a su antiguo trabajo. No volverán a la comunidad a la que pertenecían, en la que fueron electos. No será un cambio temporal, sino permanente.

Elegidos para tomar decisiones en nombre de sus electores y que, desde que resultan electos, en realidad, ya solo importan sus decisiones. Los representados carecen de voluntad. La única voluntad que importa es la del representante. 

Y a esa realidad totalitaria la llamamos Democracia.

Nuestros representantes han decidido que nosotros, quienes los hemos elegido para representarnos, somos los que debemos pagar por los daños que la industria ha causado al planeta. Y que los causantes de los destrozos ambientales se queden con las inmensas riquezas que con esos daños obtuvieron, y que no respondan de la destrucción de la naturaleza que han causado, ni de los miles de millones de personas que han matado, ni de las muchas más a las que lesionaron gravemente, como veremos.

 

 

Pero, ¿cómo podemos elegir representantes en el mundo actual? "Gracias" a los medios de información, que nos informan acerca de aquéllo que nosotros no tenemos la mera posibilidad de conocer directamente.

Es una función esencial que, constitucionalmente se expresa como el Derecho Fundamental (Derecho Humano) a recibir Información Veraz. 

Sin embargo, se trata de un negocio. Que llevan a cabo sociedades mercantiles, cuya única finalidad es, por definición, maximizar el beneficio de sus accionistas.

Cuando el mal desempeño de su esencial función supone un perjuicio para los accionistas, no hay mayor problema.

Pero cuando, como es el caso, el engaño y la desinformación proporcionan beneficio, estamos ante una falla del sistema.

Es la falla que explotan los corruptos: La Desinformación en interés de los Delincuentes de Estado (que, en España, conocemos por otro nombre: Régimen del 78).

En el caso que nos ocupa, publicamos esta entrada como respuesta a la censura sufrida por alertar de la responsabilidad Corporativa en la situación ambiental del planeta y su interesada desviación de la Responsabilidad hacia los ciudadanos - en un medio presuntamente liberal, el digital "Vozpopuli", que paga Iberdrola, su principal anunciante (lo que la convierte, a efectos prácticos, en su dueño). Dudamos en nombrar el medio, pues no estábamos convencidos de si se trataba de una víctima -obligada a censurar para conservar su viabilidad- o solo de un sicario del poder de desinformación: Juzguen ustedes.

IBERDROLA, esa multinacional de la energía que surgió del Franquismo para el Régimen del 78', y que, como las demás que nacen en España tras la Constitución de 1978, iniciaron su andadura empresarial gracias a las Concesiones de explotación hidroeléctrica, "los Embalses" (Concesiones de Dominio Público y Suministro eléctrico),  que Franco construyó con lo que era de todos, el medio ambiente y el caudal de nuestros ríos, y de los que el Régimen del 78 se apropió para sus fines de enriquecimiento privado. Y conservó, y amplió, tras la "tra(ns)ición".

En el caso de IBERDROLA, fueron más importantes para su conversión en "Multinacional Privada" los expolios de las Centrales de producción de energía, las instalaciones de Combustión, conseguidas tras el expolio de ENDESA, la empresa pública, de interés nacional, entonces la principal productora de enengía eléctrica de España y que, al igual que pasó con Telefónica y tantas otras Empresas Públicas, nos fueron expoliadas a todos en beneficio de unos pocos, muy pocos.

IBERDROLA,  una empresa que, antes -1901- se llamaba HIDROELÉCTRICA IBERICA, que se fusionó con Saltos del-DUERO (IBERDUERO); que años más tarde, 1991, también se fusionó con HIDROELÉCTRICA ESPAÑOLA (HIDROLA), creada en 1907, formando IBERDROLA, con unos "activos" consistentes en aquéllas Concesiones asumidas u otorgadas durante la Dictadura (así, entre otras, la Central Térmica de Castellón; o la de Escombreras; en definitiva además de las centrales hidráulicas y térmicas, la nuclear de Cofrentes, u otras Cetrales de generación como las de Jumilla, Alcoy, Requena, Villaseca de la Sagra, Madrid, Cuenca, etc).

Es decir, en beneficio de los mismos que ahora manipulan a la población creando y manteniendo medios que justifican, cuando no pueden silenciar, sus robos y fraudes, de los que nosotros, que nos creímos "el pueblo", somos solo sus víctimas.

Los hechos constituyen, presuntamente, graves tipos penales. Que, sin embargo, nunca se han investigado judicialmente, han sido relegados al olvido por los Jueces. Es lo que nos han colado como "independencia judicial", y que es la manera de dejar impunes estos hechos, y tantos otros similares a lo largo de estos "otros" 40 años: Los Jueces son Independientes para que puedan seguir siendo Parciales. Delitos tapados por Delitos más graves.

Todos Impunes, Delincuentes de cuello blanco y Jueces de corazón negro.

Por lo demás, todo ello supone un grave quebranto del orden constitucional.

Pensemos en el robo de los "ERE's" en Andalucía. ¿Quien podría competir con las "empresas" agraciadas con los productos del expolio?

Si, por poner un ejemplo evidente, los padres del corrupto que tenían "dinero para asar vacas" tienen algún negocio, empiezan disponiendo de 100.000 euros el mes. ¿Libre Competencia? SEDICIÓN. Perversión del orden constitucional por medio de la violencia y la coacción públicas ejercidas ilegítima e inconstitucionalmente por estas bandas criminales.

Vamos más allá: Pensemos en la ESCLAVITUD -que, además, esconde un expolio brutal, durante décadas, de los Fondos que la U.E. entrega a España para luchar contra la Trata y la Esclavitud, fondos que se entregaban, por el Gobierno andaluz -en concreto, por la hoy Ministra de Hacienda, María Jesús Montero-, a las Organizaciones Criminales de Tratantes de Seres Humanos, protegidas por el Estado, por sus Jueces, por su Inspección de Trabajo, por sus Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y hasta ... ¡por los Sindicatos "de clase"!

¿Cómo competir con estas Organizaciones Criminales en la producción agraria?

Sólo es posible acudiendo también al Trabajo Esclavo. Como se está viendo, la esclavitud en España no deja de crecer, lo que se aprecia con claridad, pese a la trama mediática de encubrimiento.

En España, la esclavitud es un hecho, sobre el que, ahora, que tenemos gran cantidad de pruebas (que los Juzgados se niegan a admitir- está prohibido informar (no estaba prohibido antes, cuando no había pruebas sólidas).

¡¡LA ESCLAVITUD!! 

Promovida y Encubierta por esta autodenominada Izquierda; una Izquierda Reaccionaria y Neoliberal, Psicopática e infantil. Y, sobre todo, protegida por los Jueces mismos que han eliminado la idéa de Justicia en el ejercicio de su función. Y que ahora se preparan para abandonar el Principio de Legalidad, sustituyéndolo por el de Oportunidad.

Es el fin del Estado de Derecho. Ejecutado por los Jueces,  por esos mismos Jueces constitucionalmente llamados a garantizar el "imperio de la Ley".

 

 

Desde los tiempos de Sumeria hasta la Roma Imperial, desde las Monarquías Absolutistas a las Repúblicas Revolucionarias o desde la Rusia Soviética a la Alemana Nazi, cada nuevo régimen genera su propia burguesía, con la que actuar socialmente, apuntalando y fortaleciendo el nuevo régimen. 

Sin embargo, en la España del Régimen del 78 se partió del status quo existente durante el franquismo, para llegar ... al mismo status quo de Franquismo. La Burguesía del franquismo es la misma que tras la Constitución del 78.

Pero la representación política no puede tener  por efecto modificar la sociedad a la que debería representar,  sin perder ésta la Libertad.
 
***
En el caso que nos ocupa, el Régimen del 78' no tiene inconveniente en divulgar, siempre que se cumpla una condición particular: Los hechos no pueden ser imputados al sistema corrupto. No pueden imputarse a la gran Corporación Multinacional, "GENERAL MOTORS", que se benefició increíblemente con la muerte y la destrucción del planeta. Sólo puede ser publicado cuando la responsabilidad se sitúa, no en las Corporaciones, que se lucraron inmensamente mientras nos envenenaban, a nosotros y al Mundo, sino en los empleados de la Corporación, en el científico contratado, que en cuanto a estos gravísimos hechos, fue Thomas Midgley Jr.
 
Por otra parte, vemos cómo se intenta desvincular la venta de Gasolina sin plomo, una vez que fue prohibida la que lo contenía, del "Cambio climático". Pese a que es el CO2 emitido por los motores de combustión, resulta ser uno de los principales causantes del calentamiento global (o al menos, eso afirman los "Calentólogos Corporativistas", pobladores de los medios desinformadores, mercenarios al servicio del corporativismo sin conciencia).
 
Porque tu eres el Responsable, tu que les creíste, tu que no podías hacer otra cosa que lo que todos señalaban como "bueno". Igual que en los demás ámbitos de tu vida: ¿Los políticos roban y blanquean? Tú no puedes tener dinero en el bolsillo. ¿Que los servicios secretos ponen bombas y cometen asesinatos terroristas? Tu vas a ser señalado, registrado y detenido por los servicios de seguridad que contra la constitucional "Presunción de Inocencia", te consideran -y tratan- como culpable solo por pisar un aeropuerto. ¿Que los corruptos queman bosques? Tu no puedes ir al campo.
 
El camino se va cerrando sobre nuestra desinformación. Su punto final sería que quien tira un papel a la calle sea linchado y lapidado por una multitud cobarde, en transito hacia la crueldad, al grito de "Quiere acabar con el planeta, matémosle".
 
Porque, en efecto, somos nosotros los responsables. Somos responsables de nuestro voto. Y, al votar desinformados, nuestros votos no son libres.
 
Por eso, comeremos cucarachas y gusanos.

Chus

 

HAY QUE LUCHAR POR LA INFORMACIÓN COMO SE LUCHA POR LA LIBERTAD: SON LO MISMO.

 

*******

SÁNCHEZ GALÁN, PALADÍN DE LA DESINFORMACIÓN

Un tabloide británico carga contra el sueldo de Galán en plena crisis energética

El Daily Record y su edición dominical, el Sunday Mail, han llevado a sus portadas que el directivo español ingresó más de 11 millones de libras en el año 2021.

Esta portada llega después de que el juez García Castellón archivara en junio el caso para el presidente de Iberdrola y, en julio, el de la filial de energías renovables. Ambas cosas por la prescripción de los presuntos delitos de cohecho activo, contra la intimidad de las personas y falsedad en documento mercantil. La Fiscalía Anticorrupción recurrió el sobreseimiento libre que el juez otorgó a Galán y, si mantiene el mismo criterio, probablemente recurra también el de la filial.

El Confidencial, 21 AGOSTO 2022

 

Los kioskos de prensa escoceses han amanecido con las fotos de Ignacio Sánchez Galán, presidente ejecutivo de Iberdrola. El dominical Sunday Mail y la versión digital de su edición de diario, el Daily Record, abren este domingo con una información acerca del sueldo del principal ejecutivo de la empresa española, compañía que a su vez es la matriz de la energética Scottish Power.

Con una gran foto y ocupando el espacio principal de su portada, el Sunday Mail destaca que Sánchez Galán ganó en el último ejercicio 11,2 millones de libras -más de 13 millones de euros-, a la vez que los consumidores están sufriendo una continua escalada en el precio de los combustibles. El diario también añade al contexto de esta información el caso Villarejo, la causa judicial por la que la Audiencia Nacional investiga los presuntos encargos de la mayor eléctrica española a la compañía del comisario para espiar a políticos y rivales.

Esta portada llega después de que el juez García Castellón archivara en junio el caso para el presidente de Iberdrola y, en julio, el de la filial de energías renovables. Ambas cosas por la prescripción de los presuntos delitos de cohecho activo, contra la intimidad de las personas y falsedad en documento mercantil. La Fiscalía Anticorrupción recurrió el sobreseimiento libre que el juez otorgó a Galán y, si mantiene el mismo criterio, probablemente recurra también el de la filial.

El Sunday Mail también menciona la polémica levantada por las palabras de Galán, cuando en mayo calificó de "tontos" a los consumidores que se hubieran acogido a la tarifa regulada. Estas declaraciones, por las que tuvo que pedir disculpas a aquellos que se hubieran sentido ofendidos, provocaron incluso que la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, afeara al directivo su "falta de empatía".

 El diario se hace eco también de las críticas del Partido Liberal Demócrata escocés. "Mientras millones de personas sufren por el aumento del coste de la vida, es increíble que los ejecutivos se salgan con la suya con salarios así en medio de informes de fraude, soborno o espionaje. La prioridad debería ser ayudar a los hogares en apuros a reducir las facturas", asegura John Ferry, portavoz económico de la formación.

 

Ignacio Sánchez Galán ganó 13,2 millones en 2021, un 8,23 % más más que en 2020.
El consejo de administración de Iberdrola recibió en su conjunto en 2021 una retribución de 21,39 millones de euros.

*******

Thomas Midgley, el inventor más dañino de la historia

Por Neil Larssen

 
Thomas MIdgley. Varios factores tuvieron que unirse para que Midgley pudiera ser tan destructivo. Sobre todo, era un hombre poderoso que vivía en una región en auge de la superpotencia de su época. No es una coincidencia que otra figura de gran impacto, Curtis LeMay, el general de la Fuerza Aérea de EEUU que planeó el "bombardeo de área" de Japón y Vietnam, haya crecido en Columbus en la época de Midgley. Para hacer daño a escala global, debes ser un innovador pragmático y despiadado que trabaje para uno de los grandes batallones. Si alguien viene de, digamos, Albania, su potencial de daño es más local.

 

Son innumerables los inventos que han mejorado la vida de las personas y han hecho avanzar la civilización, pero hay algunos que inicialmente fueron considerados grandes avances y luego resultaron tener un lado oscuro. Como el DDT, un milagroso insecticida que causó graves problemas medioambiente; o los envases de plástico, que contaminan desde el fondo de los océanos hasta las cumbres más altas de la Tierra. Aunque es difícil de superar la magnitud del daño causado (tanto a la salud humana como a la del planeta) por estos dos inventos: la gasolina con plomo y los clorofluorocarbonos (CFC). Curiosamente, ambos fueron creados por un humilde ingeniero químico llamado Thomas Midgley.

 

 

La gasolina de principios del siglo XX era de mala calidad y provocaba pequeñas explosiones o golpes al funcionar el motor de los coches. Esto reducía tanto su potencia como la eficacia del combustible y producía muchas averías. Así que Charles Kettering —el inventor del motor de arranque eléctrico— pidió a uno de sus empleados que encontrase un aditivo para la gasolina que hiciera funcionar mejor los motores de los coches. El joven Thomas Midgley Jr. (18 de mayo de 1889 – 2 de noviembre de 1944) recibió el encargo en 1916 y se puso a trabajar probando cientos de sustancias diferentes. Pronto dio con el etanol (el mismo alcohol etílico de los vinos y licores) y en febrero de 1920 presentó una solicitud de patente para una mezcla de alcohol y gasolina como combustible antidetonante. 

Midgley y Kettering promocionaron con entusiasmo el etanol como “combustible del futuro”. Pero este compuesto no podía patentarse y, por tanto, nunca podría generar muchos beneficios. Tanto los agricultores como muchos consumidores podían producirlo —con la ley seca en los Estados Unidos ya en vigor, cada vez más gente destilaba su propio alcohol en casa— y aquello enfureció a las compañías petroleras, socios estratégicos de los incipientes fabricantes de automóviles. 

EL OSCURO DESCUBRIMIENTO DE MIDGLEY

Midgley y Kettering  trabajaban ya para General Motors, una compañía entonces bajo la dirección de Alfred P. Sloan (considerado el padre de la idea de la obsolescencia programada) que en 1921 desechó el plan de fabricar gasolina con etanol. Sin embargo, el golpeteo del motor seguía siendo un problema para la estrategia de Sloan, que quería fabricar coches más llamativos y con motores más potentes para competir con el Modelo-T de Ford. Así que Midgley fue enviado de nuevo al laboratorio a buscar otro aditivo para la gasolina. Y en solo unos meses, en diciembre de 1921, había encontrado la solución: el tetraetilo de plomo (TEL)

 

La primera gasolina con plomo se vendió en EEUU bajo la marca “Ethyl”. Crédito: BEV Norton. La presencia de plomo en la gasolina durante décadas causó la muerte de millones de personas, incluyendo la del propio inventor de esa gasolina, provocó una mayor criminalidad y nos hizo a todos, como especie, más tontos, provocando igualmente el aumento de la criminalidad

 

Descubierto en 1853 por el químico alemán Karl Jacob Löwig, el TEL no había tenido aplicaciones comerciales hasta que Midgley descubrió que cuando se añadía a la gasolina eliminaba el golpeteo del motor, que se produce cuando una llama fría enciende el combustible demasiado pronto. El TEL interfiere en esa reacción, permitiendo que la combustión se produzca en el instante correcto, lo que aumenta la compresión del motor e incrementa la velocidad y el ahorro de combustible. Lo mejor de todo, desde la perspectiva de General Motors, es que el TEL era barato de producir y además su uso para este fin podía patentarse: tenía un enorme potencial para generar beneficios.

La primera gasolina con plomo se vendió en febrero de 1923 en Dayton (Ohio, EEUU) bajo la marca “Ethyl”, un nombre que justamente evocaba al descartado alcohol etílico de combustión limpia —y la palabra “plomo” nunca se utilizó en ningún material publicitario o promocional para no alarmar al público, ya que sus efectos negativos sobre la salud eran bien conocidos.

LAS PRIMERAS MUERTES POR TEL

Inmediatamente se creó la Ethyl Corporation como una empresa conjunta del fabricante de coches General Motors con la petrolera Standard Oil (hoy Exxon), que encargaron al gigante químico Dupont la producción del aditivo denominado “fluido etílico” (básicamente TEL y tinte rojo). La empresa, de la que Midgley fue nombrado vicepresidente, insistió en que el TEL era seguro, pero cuando decenas de trabajadores empezaron a alucinar, enloquecer y morir en la recién inaugurada planta de fabricación de Nueva Jersey, varios estados prohibieron rápidamente esta sustancia. 

 

Midgley participó en conferencia de prensa en 1924 para demostrar la aparente seguridad del TEL. Fuente: Wikimedia

 

Midgley, que había pasado gran parte de 1923 en Miami recuperándose de una intoxicación por plomo, participó en una famosa conferencia de prensa el 30 de octubre de 1924 para demostrar la aparente seguridad del TEL. Ante los periodistas, se frotó el TEL en las manos e inhaló sus vapores durante 60 segundos, declarando que no sufriría ningún efecto nocivo por hacer esto todos los días, y culpó a los trabajadores afectados por no seguir los procedimientos de seguridad. Pero Midgley debía saber que el TEL era tóxico. En 1922, el presidente de DuPont describió el TEL como “un líquido incoloro de olor dulzón, muy venenoso si se absorbe a través de la piel, lo que provoca un envenenamiento por plomo casi inmediato”.

Sin embargo, Midgley siguió haciendo la vista gorda ante los peligros del TEL, centrándose en cambio en sus supuestos beneficios económicos. En 1925, dijo a una reunión de científicos:  “Por lo que la ciencia sabe en este momento, el tetraetilo de plomo es el único material disponible que puede producir estos resultados [antidetonantes], que son de vital importancia para que el público en general siga utilizando económicamente todos los equipos de automoción…”. Y evitó mencionar su anterior apoyo al etanol como aditivo antidetonante eficaz y de combustión limpia.

EFECTOS DE LA EXPOSICIÓN AL PLOMO SOBRE LA SALUD

Bajo una intensa presión de las grandes empresas implicadas, el Director General de Salud Pública de EE.UU. acabó convenciéndose de que los efectos sobre la salud de la gasolina con plomo serían mínimos, especialmente si se comparaban con los tan pregonados beneficios económicos. En pocos años se eliminaron los obstáculos normativos erigidos por algunos estados, y en 1936 el “fluido etílico” se añadía al 90% de la gasolina vendida en Estados Unidos. En las décadas siguientes, la gasolina con plomo se convertiría en la norma en todo el mundo. 

 

El abandono de la gasolina con plomo se completó en los primeros años del siglo XXI en la mayoría de países industrializados. Fuente: Pixabay

 

Los efectos catastróficos de esta gasolina en la salud pública son difíciles de exagerar. El plomo no tiene ninguna función en el cuerpo humano y es tóxico para múltiples órganos, incluidos los riñones y el sistema nervioso. Es especialmente perjudicial para los niños, sobre todo para sus cerebros en desarrollo, lo que provoca una pérdida de inteligencia y un comportamiento agresivo —efectos que son permanentes e intratables, y que algunos investigadores han relacionado con los niveles de criminalidad. 

 

Nacido en 1889 en una familia de inventores, vivió la mayor parte de su vida en Columbus, Ohio. Encontró un alma gemela en Kettering, que había inventado el motor de arranque eléctrico y la ignición eléctrica para vehículos. "Boss Kett" y "Midge" se convirtieron en un dúo imparable, escribe Sharon Bertsch McGrayne en su libro Prometheans in the Lab (Prometeos en el laboratorio). "¿Qué quieres que haga ahora, jefe?", preguntaba Midgley.

La gasolina con plomo fue un gran hallazgo, en gran parte porque podía patentarse, mientras que el posible combustible alternativo, el etanol no tenía esa posibilidad. 

 

Ambas certezas científicas llevaron al abandono progresivo de la gasolina con plomo, que se completó en los primeros años del siglo XXI (Argelia es el último país que se resiste). En el año 2000, todavía cuatro millones de coches en Ciudad de México bombeaban cada día unas 32 toneladas de plomo al aire. Y casi un siglo de uso de la gasolina con plomo como combustible implica que este compuesto permanece en el suelo, el aire, el agua y en nuestros cuerpos. Según un artículo publicado en 1992 en The New England Journal of Medicine, los niveles medios de plomo en los huesos de la población moderna son 625 veces superiores a los de los habitantes precolombinos de Norteamérica. La Organización Mundial de la Salud estima que entre 15 y 18 millones de niños de los países en desarrollo sufren daños cerebrales permanentes debido a la intoxicación por plomo, el 90% de los cuales puede atribuirse a la gasolina con plomo.

EL DESCUBRIMIENTO DEL FREÓN

Volviendo a Thomas Midgley, su siguiente gran invento estaba destinado a resolver un problema con los frigoríficos General Motors, que se estaban convirtiendo en un electrodoméstico popular en la década de 1920. Estos aparatos a veces sufrían fugas de los gases refrigerantes, bien de dióxido de azufre (corrosivo para los ojos y la piel) o de formiato de metilo (altamente tóxico si se inhala, y también inflamable).

Midgley dirigió el equipo científico que en 1928 desarrolló un refrigerante no tóxico y no inflamable llamado diclorodifluorometano: el primero de los clorofluorocarbonos (CFC), que se vendió bajo la marca Freon-12. Midgley, al que le gustaba utilizar el espectáculo para presentar sus inventos, demostró su eficacia ante la Sociedad Química Americana inhalando una bocanada de gas y apagando una vela.

 

El siguiente gran invento de Midgley estaba destinado a resolver un problema con los frigoríficos. Crédito: James Vaughan

 

En las décadas siguientes, los clorofluorocarbonos se hicieron omnipresentes en todo el mundo como refrigerantes, como propulsores en latas de aerosol y como disolventes. Lo que Midgley no podía saber entonces era que esos gases acabarían abriendo un enorme agujero en la capa de ozono de la Tierra, que nos protege de la cancerígena radiación ultravioleta del Sol. Aunque el agujero causado por los CFC parece haberse estabilizado, la situación actual sigue siendo preocupante y el daño tardará bastantes décadas en repararse.

 

GENERAL MOTORS, la Corporación que envenenó el mundo
Pero lo que fue bueno para General Motors no fue bueno para EE.UU. y su gente. Por supuesto, Kettering y Midgley entendieron (como incluso los antiguos romanos) los peligros del envenenamiento por plomo. El mismo Midgley fue víctima de ello: notó que la temperatura de su cuerpo a veces bajaba 2,5°F por debajo de lo normal. 
Poco después de que comenzó la producción de gasolina con plomo, al menos 15 trabajadores de la planta que trabajaban en ella murieron, mientras que otros se volvieron psicóticos.
Midgley no se inmutó. En una conferencia de prensa convocada debido a la preocupación pública por el "gas loco", tranquilizó a los escépticos lavándose las manos con tetraetilo de plomo. Kettering se aseguró de darle al material un nombre femenino que sonara inofensivo, "Ethyl". Los reguladores lo aprobaron.

 

EL INVENTO FINAL DE MIDGLEY

Si bien se puede perdonar a Midgley por la catástrofe de los CFC, no se puede decir lo mismo del tetraetilo de plomo, cuyos efectos tóxicos estaban claros desde el principio. Thomas Midgley recibió prestigiosos premios por estos dos descubrimientos, especialmente el de la gasolina “Ethyl”, así como muchos beneficios por sus otras 170 patentes. 

En 1940, Midgley contrajo la polio y quedó paralizado. Como buen inventor, ideó una serie de tiradores y cables que le permitían levantar y maniobrar su cuerpo. El 2 de noviembre de 1944, se enredó con los cables y murió estrangulado a los 55 años. Después del daño global causado por sus dos grandes descubrimientos, su último invento solo le perjudicó a él.

Neil Larsen

Shiva, dios de la destrucción y el renacimiento

*******

 

El Hombre Que Mató A Más Gente En El Mundo (VIDEO)

Veritasium en español

 

*******

La curiosa historia de como Thomas Midgley intoxicó a millones de personas con un sencillo invento

Por Daniel Murias

Motorpasion

 

La presencia de plomo en la gasolina durante décadas causó la muerte de millones de personas, incluyendo la del propio inventor de esa gasolina, provocó una mayor criminalidad y nos hizo a todos, como especie, más tontos. Y se lo debemos todo a un solo científico.

Esta es la historia de como la muerte de Byron Carter, fundador de las Jackson Automobile Company y Cartercar Company, en 1908 llevaría a un científico, Thomas Midgley, a inventar la gasolina con plomo en 1921 para la General Motors.

Su invención contribuyó a un formidable crecimiento económico, pero sobre todo, tiene el dudoso privilegio de haber matado a millones de personas, habernos hecho más tontos, como especie, y provocar un aumento de la criminalidad. Y todo gracias a un solo hombre.

Byron J. Carter

Esta historia empieza en Detroit en 1908. Allí, sobre el puente de Belle Isle, el coche de una mujer se cala. El automovilista que la sigue se baja y se ofrece para volver a arrancar su coche. En esa época sólo hay una manera de arrancar un coche, usar la manivela. Lo consigue, pero al ponerse en marcha el motor, el retorno de la manivela golpea a Carter con tal fuerza que le revienta la mandíbula. Fallecería poco tiempo después de las heridas.

 
Byron Carter era uno de esos pioneros del automóvil que había entonces en Detroit. Era una industria incipiente, eran como las startups de hoy y todos los participantes se conocían. De hecho, era muy amigo de Henry Leland, el fundador de Cadillac. Éste se quedó tan impactado por la muerte de su amigo que se propuso eliminar el arranque por manivela del automóvil.
Henry Leland

Así que recurrió a Charles Kettering de la Dayton Engineering Laboratories Co. o DELCO, que ya había desarrollado un encendido por chispa para Cadillac que debutó en 1910. DELCO pudo construir el dispositivo de arranque eléctrico y prepararlo para su introducción en los modelos de Cadillac a partir de 1912.

Ese mismo año, Cadillac lanza al mercado el Cadillac Model 30, con un 4 cilindros de 40 CV y equipado con un motor de arranque eléctrico. Fue el primer coche en proponer ese sistema. Hay que situar ese coche en el contexto de la época, era todo un avance tecnológico y tenía el doble de potencia que el Ford Model T.

El coche fue todo un éxito para la marca, pero tenía un problema común todo los coches con motor de combustión interna de la época, el picado de biela. En esos tiempos del inicio del automóvil era algo muy común.

 

 

El picado de biela ocurre cuando la compresión en los cilindros (es decir cuando el pistón sube) es tan alta que la mezcla aire-gasolina explota por sí sola antes de que la bujía produzca la chispa en el cilindro.

Esa primera explosión empuja el pistón hacia abajo justo cuando el cigüeñal a través de la biela está todavía empujando el pistón hacia arriba. La consecuencia es un ruido muy fuerte, como si alguien diese martillazos en el motor, y con el tiempo, puede provocar la rotura del motor.

Una de las soluciones para evitar ese problema está en el carburante. A mayor octanaje, mayor resistencia a la presión, es decir, a la compresión de la mezcla en el cilindro.

En Cadillac, que era entonces una marca pionera y de gran lujo (a pesar de forma parte de la General Motors desde 1909), deciden que el ruido ensordecedor y el riesgo mecánico que supone el picado de biela no es digno de la marca y hay que aportar una solución.

Kettering contrató entonces a un joven ingeniero, Thomas Midgley Jr. para que encontrase la fórmula de una gasolina que previniese el picado de biela.

Tras probarlo con casi todo, literalmente, sólo con el etanol (alcohol, básicamente) conseguía el efecto deseado. Pero era considerado caro y se necesitaba un 10 % de etanol en cada volumen de gasolina. Buscaban algo más barato. Algunas de las soluciones eran prometedoras, pero no convencían por precio o por...olor, como la combinación de telurio e hidróxido de sodio.

 

Charles F. Kettering

 

Finalmente, el 3 de diciembre de 1921, Midgley da con la solución, el tetraetilo de plomo. Es barato de fabricar, abundante y no tiene olor. Entusiasmado se lo comunica a Kettering sabiendo que iban a ganar montañas y montañas de dinero.

¿Tóxico, el plomo?

Para la comercialización del producto milagro, General Motors, de la cual Du Pont de Nemours (Dupont) tenía el 34 %, se asocia con la Standard Oil of New Jersey (Exxon) en 1924 para la comercialización de la gasolina con plomo bajo la marca Ethyl, a secas, sin mención al plomo.

El producto es un éxito, la demanda está por las nubes y Exxon construye una planta de producción en New Jersey. Pronto los operarios se ponen enfermos y cinco de ellos mueren.

El público empieza a sospechar de Ethyl, a pesar de los anuncios de la época que quieren demostrar que con el Ethyl ya no hay picado de biela. Midgley, para demostrar que su producto es inocuo no duda en rueda de prensa en echarse Ethyl en las manos y respirarlo durante varios minutos. El problema es que sabe de sobras que es nocivo. De hecho, para cuando hace esa demostración, Midgley ya está enfermo por culpa de su producto.

Y no es que nadie supiera que el plomo era nocivo. En el siglo XVIII ya se sabía que el plomo era tóxico. A finales de los años 1920, científicos del MIT, Yale y de Harvard, así como del ministerio de salud estadounidense pidieron a Midgley, a Exxon y GM que no fabricaran Ethyl, por salud pública.

De hecho, el plomo es muy tóxico, incluso en pequeñas cantidades. El cuerpo lo absorbe y se queda pegado a los huesos y a los tejidos, especialmente al cerebro. En las células neuronales, el plomo se adhiere a los neurotransmisores.

De ahí que provoca dolores de cabeza, pérdidas de memoria, alucinaciones y  tics nerviosos, entre otras dolencias. Es un poco el mismo mecanismo que las drogas, salvo que el cuerpo puede eliminar la mayoría de estas, pero no el plomo.

Con el tiempo, el añadir plomo a la gasolina se convirtió en una práctica habitual en todo el mundo. No fue hasta los años 70 que en Estados Unidos se introdujo la gasolina sin plomo y los catalizadores en las líneas de escape, pero la gasolina con plomo no fue prohibida allí hasta 1996 y retirada por completo del mercado.

Fue Japón, en 1986, el primer país en prohibir el plomo en la gasolina. Pronto le siguieron otros países, como Canadá, Suiza y Austria. En 1989, la gasolina sin plomo fue retirada en todo el territorio de la Unión Europea.

Todo los países fueron eliminando progresivamente el plomo de la gasolina. En 2016, sólo Argelia, Yemen e Irak todavía lo usaban. Finalmente, a mediados de 2021, Argelia dejó de añadir plomo a su gasolina. Fue el último país del planeta en hacerlo.

El legado de la gasolina con plomo

Las consecuencias del uso del plomo, expulsado al aire en forma de partículas por millones de coches hasta los años 80, se perciben todavía hoy. El plomo afecta a casi todos los ámbitos fisiológicos del cuerpo humano, explica Amit Bhattacharya, profesor de salud ambiental de la Universidad de Cincinnati. "El sistema motor, cognitivo, hepático, renal, visual, todo lo que se te ocurra, puede destruirlo".

En los niños, afecta al aprendizaje y hace que las personas con mayor exposición al plomo desde niños pierdan puntos de cociente intelectual. Se dice incluso que, al afectar el sistema nervioso, las personas con mayor exposición al plomo desarrollan una tendencia a tener comportamientos criminales. Obviamente, no todo el plomo viene de la gasolina, también proviene de las baterías y de algunos procesos industriales.

 

Relación entre violencia y plomo. Fuente: Interesting Engineering

 

Midgley, por su parte, no se limitó a la gasolina con plomo. En esa época, General Motors también fabricaba electrodomésticos, entre ellos, neveras. Y para GM inventó un nuevo refrigerante que no era tóxico ni inflamable, como sí lo eran los refrigerantes de la época.

Lo consiguió ideando un gas de la familia de los clorofluorocarbonos que llamó Freon. Como sabemos, ese gas liberado en la atmósfera contribuyó a destruir la capa de ozono y en proporción generó más efecto invernadero que el uso del automóvil.

Hoy, los clorofluorocarbonos están prohibidos y la capa de ozono se va recuperando poco a poco. Pero es otro regalo que debemos a Midgley y los responsables de la época de General Motors.

Como bien dicen en este excelente documental, Midgley fue “el hombre que mató accidentalmente a más personas en la historia”, aunque no estoy de acuerdo a nivel personal en lo de accidental. En el caso del plomo, se sabía de su toxicidad, pues el mismo Midgley enfermó por culpa del plomo. Pero decidieron seguir adelante igualmente.

Midgley contrajo la polio a los 51 años. Pero mantuvo su espíritu inventivo hasta el final e ideó un ingenioso sistema de cuerdas y poleas para ayudarle a levantarse en la cama. Pero se enganchó accidentalmente en las cuerdas de su cama y murió estrangulado a los 55 años.

 

*******

El caso de Thomas Midgley, Jr.

Por Eduardo Angulo

Cultura Científica

 

Murió el 2 de noviembre de 1944 en Wothington, Ohio, y lo hizo como un inventor que era, de vocación y de familia. En 1940, a los 51 años, Midgley contrajo la poliomielitis y sus secuelas le dejaron las piernas inválidas. Inventor como era, ideó y fabricó un complicado sistema de cuerdas y poleas para poder izarse en la cama y trasladarse a una silla de ruedas sin ayuda. Desgraciadamente, en 1944, a los 55 años, y estando solo, se enredó con las cuerdas del artefacto y se le encontró ahorcado sobre su cama. Si fue accidente o suicidio, todavía se debate entre sus biógrafos.

Había nacido en Beaver Falls, Pennsylvania, el 18 de mayo de 1889. Era hijo de un inventor y sobrino de otro y se integra en esa tradición de inventores típica de Estados Unidos cuyo máximo representante fue Thomas Alva Edison. Estudió ingeniería en la Universidad de Cornell y acabó el doctorado en Ingeniería Mecánica en 1911.

Entró en 1916 a trabajar, bajo la dirección de Charles Kettering, en los Laboratorios de Investigación de Dayton, en Ohio, centro subsidiario de la General Motor. Dirigió un proyecto destinado a mejorar la combustión de gasolina para la naciente industria del automóvil. Hasta esa época, los motores de gasolina, al iniciar la combustión, emitían un “petardeo” característico y molesto que, además, impedía el rendimiento óptimo del motor por falta de la compresión adecuada. Midgley, después de ensayar 33000 compuestos durante seis años, según unos, y sólo 144 según otros (otro asunto referente a Midgley que sigue en debate), descubrió varios productos que, añadidos a la gasolina, disminuían el “petardeo”. Además, la eficacia de los compuestos mejoraba según la posición que ocupaba en la tabla periódica el átomo más pesado de cada uno de ellos. Así, ensayo tras ensayo, probó el tetraetil plomo el 9 de diciembre de 1921, compuesto que resultó ser el más eficaz y barato. Es más, cuentan que después de este ensayo exitoso, todos los que trabajaban en el laboratorio lo celebraron con un baile colectivo alrededor de mesas y aparatos. Desde entonces, se añadiría el tetraetil plomo a la gasolina como aditivo.

El primer galón de gasolina con plomo se vendió el 2 de febrero de 1923 a un afortunado motorista en Dayton, Ohio, sede del laboratorio de la General Motors en el que trabajaba Midgley. Kettering, su jefe, fue uno de los que llamó al tetraetil plomo un “regalo de Dios”. Pronto se hizo popular esta gasolina que no petardeaba y mejoraba el funcionamiento de los motores, gastando menos y consiguiendo más velocidad. Aquel mismo año, 1923, los tres primeros coches de la famosa carrera de Indianápolis utilizaban gasolina con plomo.

Por si acaso, la General Motors ayudó a que la gasolina no provocara rechazos eliminando el término plomo en todos sus escritos y anuncios y se la conoció como etil gasolina. El mismo Midgley, a causa de la feroz defensa que hizo de su invento, tuvo que tomarse unas vacaciones prolongadas, en 1923, cuando llevaba cerca de un año trabajando con plomo, como el mismo escribió.

En esos años se sucedieron las muertes inexplicables de obreros en las plantas de la General Motors que fabricaban la “etil” gasolina, muertes que sabemos se debían a envenenamiento por plomo. Por ejemplo, entre el 26 y el 30 de octubre de 1924 murieron 5 trabajadores y otros 35 sufrieron parálisis, temblores y alucinaciones en los laboratorios de la Standard Oil de Elizabeth, Nueva Jersey, que investigaban la gasolina con plomo. De los 49 trabajadores de la planta, el 80% murieron o enfermaron.

Para demostrar que “su” gasolina con plomo no era la causa de estas muertes, Midgley dio una rueda de prensa en Atlanta en 1930 en la que, aparte de echar la culpa de sus males a los propios obreros por trabajar descuidadamente, se regó las manos con su etil gasolina o absorbió su aroma durante un minuto. Fue después de esta exhibición cuando Midgley necesito de nuevo unas largas vacaciones en Miami.

En la década de los setenta se vendían 370000 toneladas de gasolina con plomo por año en todo el mundo. Su fabricación ocupaba siempre, desde la década de los cincuenta, un lugar entre las primeras industrias de Estados Unidos. En los ochenta y noventa eran ya 720.000.000.000 litros de gasolina con plomo los que se producían y vendían. Cada litro llevaba 0.52 gramos de plomo, o sea, que eran casi 375000 toneladas de plomo las que se liberaban a la atmósfera cada año. Más del 80% de este plomo se liberaba en Estados Unidos con su gasolina barata y sus numerosos coches más grandes y menos eficientes que en el resto del mundo.

Ya en la década de los sesenta comenzaron los estudios sobre la toxicidad del plomo y su acumulación en el ambiente y en las personas y, en los ochenta, se certificó el peligro que representaba en la gasolina y se inició el proceso de sustitución por aditivos para evitar el “petardeo” que, por ahora, se consideran inocuos. En 1990, con su sustitución, las ventas de gasolina con plomo en Estados Unidos habían caído a los niveles de 1930, y suponían menos del 25% del total mundial.

En 1930, Thomas Midgley, también por encargo de la General Motors, desarrolló el freón-12 (diclorodifluorometano) como agente no tóxico y no inflamable perfecto para utilizar en los refrigeradores domésticos, en el aire acondicionado de grandes edificios y, lo que más interesaba a la General Motors, en la climatización de los automóviles. Hasta entonces, los productos empleados, además de ser muchos de ellos tóxicos, tendían a explotar, llevándose por delante el refrigerador y, a veces, la cocina entera.

También en esta investigación Midgley tomó como guía la tabla periódica y llegó a los clorofluorocarbonos, conocidos como CFCs, no tóxicos y muy inertes lo que, por cierto, ha llevado a su acumulación en la atmósfera puesto que no se degradan y desaparecen. El primer anuncio público de la invención de los CFCs se hizo en el 79º Congreso de la American Chemical Society celebrado en Atlanta en 1929. Aunque el grupo de Midgley ya trabajaba con los CFCs desde 1928 por lo menos, solo el año siguiente al Congreso, en 1930, se publicó un artículo sobre el descubrimiento en una revista científica y se formalizó la patente. De nuevo Midgley arriesgó su salud para demostrar que los conocidos CFCs, cuya marca comercial era Freón-12, eran inocuos y, en una demostración ante la American Chemical Society, inhaló el gas y sopló hasta apagar una vela y así demostró que el gas era inerte y no inflamable.

Y también fue a partir de 1980 cuando se empezó a sospechar de los clorofluorocarbonos (CFCs), es decir, del freón 12 y compuestos similares, como causantes de la disminución de la capa de ozono con los efectos conocidos en cuanto a la radiación ultravioleta que llega a la superficie del planeta.

Otro de los inventos importantes de Midgley deriva de sus trabajos con los CFCs y todavía nos acompaña. Son los derivados naturales y artificiales del caucho y su vulcanización. De sus investigaciones en el laboratorio a comercializar un buen neumático para automóviles había que dar pocos pasos. Y entre los derivados artificiales que investigó está el poliestireno, con propiedades expansivas y múltiples usos en la actualidad. En 1991, la DuPont Corporation, fabricante de CFCs, declaró que el 32% de estos productos se dedicaba a la refrigeración pero que el 28% era la base para la fabricación de plásticos.

Con sus inventos para el transporte (gasolina con plomo), para la alimentación (CFCs para la refrigeración) y plásticos con múltiples usos, Midgley cambió nuestra vida y, como consecuencia a largo plazo de sus inventos, provocó la contaminación con plomo y plásticos y el agujero de la capa de ozono, que quizá han puesto en peligro la vida que conocemos en nuestro planeta.

De él escribió el historiador John McNeill que “ha tenido más impacto sobre la atmósfera que ningún otro organismo en la historia de la Tierra”. Ingeniosa pero, me parece, una precisa conclusión para los inventos de Thomas Midgley, Jr.

 

Thomas Midgley Jr.

***

   Referencias

Bellows, A. 2007. The ethyl-poisoned Earth.

Bonini, H.F. & P.A. Porto. 2012. O desenvolvimento de novas substancias na primeira mitade do seculo XX: o caso de Thamas Midgley, Jr. Circumscribere 12: 16-30.

Giunta, C.J. 2006. Thomas Midgley, Jr., and the invention of chlorofluorocarbon refrigerants: It ain’t necessarity. Bulletin of the History of Chemistry 31: 66-74.

Kettering, C.F. 1947. Biographical Memoir of Thomas Midgley, Jr. 1889-1944. Biographical Memoires National Academy of Sciences 24: 360-380.

McNeill, J.R. 2003. Algo nuevo bajo el Sol. Historia medioambiental del mundo en el siglo XX. Alianza Ed. Madrid. 503 pp.

Midgley, Jr., T. & T.A. Boyd. 1922. The chemical control of gaseous detonation with particular reference to the internal-combustion engine. Journal of Industrial and Engineering Chemistry 14: 894-898.

Midgley, Jr., T. & A.L. Henne. 1930. Organic fluorides as refrigerants. Industrial and Engineering Chemistry 22: 542-545.

Nriagu, J.O. 1990. The rise and fall of leaded gasolina. Science of the Total Environment 92: 13-28.

Rosner, D. & G. Markowitz. 1985. A “Gift of God?”: The public health controversy over leaded gasolina during the 1920s. American Journal of Public Health 75: 344-352.

 

Sobre el autor: Eduardo Angulo es doctor en biología, profesor de biología celular de la UPV/EHU retirado y divulgador científico. Ha publicado varios libros y es autor de La biología estupenda.

 

*******

Intoxicación por plomo

OMS, 11 de octubre de 2021

 

 

Datos y cifras

  • El plomo es una sustancia tóxica que se va acumulando en el organismo afectando a diversos sistemas del organismo, con efectos especialmente dañinos en los niños de corta edad.
  • El plomo se distribuye por el organismo hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos. Se deposita en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo. La exposición humana se suele evaluar midiendo la concentración de plomo en sangre.
  • El plomo presente en los huesos es liberado hacia la sangre durante el embarazo y se convierte en una fuente de exposición para el feto.
  • No existe un nivel de exposición al plomo por debajo del cual se puede afirmar que no se sufrirán efectos perjudiciales.
  • La exposición al plomo es prevenible.

Panorama general

El plomo es un metal tóxico presente de forma natural en la corteza terrestre. Su uso generalizado ha dado lugar a una importante contaminación ambiental, a la exposición humana y a graves problemas de salud pública en muchas partes del mundo.

Entre las principales fuentes de contaminación ambiental destacan la explotación minera, la metalurgia, las actividades de fabricación y reciclaje y, en algunos países, el uso persistente de pinturas y de combustible para la aviación con plomo. Más de tres cuartes partes del consumo mundial de plomo corresponden a la fabricación de baterías de plomo-ácido para vehículos de motor. Sin embargo, este metal también se utiliza en muchos otros productos, como pigmentos, pinturas, soldaduras, vidrieras, vajillas de cristal, municiones, esmaltes cerámicos, joyas, juguetes y algunos productos cosméticos y medicamentos tradicionales. También puede contener plomo el agua potable canalizada a través de tuberías de plomo o soldadas con este metal. En la actualidad, gran parte del plomo comercializado mundialmente procede del reciclaje.

Los niños pequeños son especialmente vulnerables a los efectos tóxicos del plomo, que puede tener consecuencias graves y permanentes en su salud y afectar en particular al desarrollo del cerebro y del sistema nervioso. El plomo también causa daños duraderos en los adultos, por ejemplo aumentando el riesgo de hipertensión arterial y de lesiones renales. En las embarazadas, la exposición a concentraciones elevadas de plomo puede ser causa de aborto natural, muerte fetal, parto prematuro y bajo peso al nacer.

Fuentes y vías de exposición

Las personas pueden verse expuestas al plomo en su lugar de trabajo o en su entorno, principalmente a través de:

  • la inhalación de partículas de plomo generadas por la combustión de materiales que contienen este metal (por ejemplo, durante actividades de fundición, reciclaje o decapado de pintura con plomo, o al utilizar combustible para la aviación con plomo); y
  • la ingestión de polvo, agua o alimentos contaminados con plomo (por ejemplo, agua canalizada a través de tuberías de plomo o alimentos envasados en recipientes con esmalte de plomo o soldados con este metal).

Otra posible fuente de exposición al plomo es el uso de ciertos tipos de medicamentos tradicionales y productos cosméticos. Por ejemplo, se han encontrado niveles elevados de este producto en determinados tipos de kohl y en algunos medicamentos tradicionales utilizados en países como la India, México y Viet Nam. Por consiguiente, los consumidores deben preocuparse de comprar y utilizar solamente productos regulados. 

Los niños pequeños son particularmente vulnerables a la intoxicación por plomo porque, según la fuente de contaminación de que se trate, llegan a absorber una cantidad de plomo entre cuatro y cinco veces mayor que los adultos. Asimismo, su curiosidad innata y la costumbre, propia de su edad, de llevarse cosas a la boca los hacen más propensos a chupar y tragar objetos que contienen plomo o que están recubiertos de este metal (por ejemplo, tierra o polvo contaminados o escamas de pintura con plomo). Esta vía de exposición es aún mayor en los niños con un trastorno psicológico denominado pica (ansia persistente y compulsiva de ingerir sustancias no comestibles), quienes pueden arrancar y tragar escamas de pintura con plomo de las paredes, los marcos de las puertas o los muebles. En Nigeria, el Senegal y otros países, la exposición a tierra y polvo contaminados por plomo debido al reciclaje de baterías y a actividades mineras ha provocado intoxicaciones masivas por plomo y numerosas muertes en niños pequeños.

Una vez dentro del cuerpo, el plomo se distribuye hasta alcanzar órganos como el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos, y se deposita en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo. El plomo almacenado en los huesos puede volver a circular por la sangre durante el embarazo, con el consiguiente riesgo para el feto. Los niños con desnutrición son más vulnerables al plomo porque sus organismos absorben mayores cantidades de este metal en caso de carencia de otros nutrientes, como el calcio o el hierro. Los niños que corren un mayor riesgo son los de muy corta edad (incluidos los fetos en gestación) y los que viven en medios económicamente desfavorecidos.

Efectos en la salud de los niños

La exposición al plomo tiene graves consecuencias para la salud de los niños. Si el grado de exposición es elevado, el plomo ataca el cerebro y el sistema nervioso central, lo provoca coma, convulsiones e incluso la muerte. Los niños que sobreviven a una intoxicación grave por plomo pueden padecer secuelas, como discapacidad intelectual o trastornos del comportamiento. Se ha comprobado además que, en niveles de exposición más bajos que no provocan síntomas evidentes, el plomo provoca daños muy diversos en múltiples sistemas del organismo humano. En los niños puede afectar, en particular, al desarrollo del cerebro, lo que a su vez entraña una reducción del cociente intelectual, cambios de comportamiento —por ejemplo, disminución de la capacidad de concentración y aumento de las conductas antisociales— y un menor rendimiento escolar. La exposición al plomo también causa anemia, hipertensión, disfunción renal, inmunotoxicidad y toxicidad en los órganos reproductores. Se cree que los efectos neurológicos y conductuales asociados al plomo son irreversibles.

No existe un nivel de concentración de plomo en sangre que pueda considerase exento de riesgo. Incluso una concentración sanguínea de tan solo 5 µg/dl puede afectar a la inteligencia de los niños y causar problemas de comportamiento y dificultades de aprendizaje. Cuanto mayor es el nivel de exposición, más aumentan la diversidad y la gravedad de los síntomas y efectos asociados.

Es alentador comprobar que la eliminación gradual de la gasolina con plomo en la mayoría de los países, sumada a otras medidas de control del plomo, ha permitido reducir significativamente los niveles de plomo en la sangre de las personas. A fecha de julio de 2021, el combustible con plomo para coches y camiones ya no se vende en ningún lugar del mundo (1). No obstante, hay que hacer más para eliminar de forma progresiva las pinturas con plomo, ya que, hasta el momento, solo el 41% de los países ha introducido medidas normativas de cumplimiento obligatorio a este respecto (2).

Carga de morbilidad

El Instituto de Sanimetría y Evaluación Sanitaria estimó que, en 2019, la exposición al plomo causó 900 000 defunciones y la pérdida de 21,7 millones de años de vida sana (años de vida ajustados en función de la discapacidad, o AVAD) en todo el mundo debido a sus efectos a largo plazo en la salud. La mayor carga corresponde a los países de ingresos bajos y medianos. Además, el Instituto estimó que, en 2019, la exposición al plomo ocasionó el 62,5% de la carga mundial de insuficiencia del desarrollo intelectual sin causa evidente, así como el 8,2% de la carga mundial de la cardiopatía hipertensiva, el 7,2% de la carga mundial de la cardiopatía isquémica y el 5,65% de la carga mundial de accidentes cerebrovasculares (3).

Respuesta de la OMS

La OMS ha identificado el plomo como uno de las 10 productos químicos que suscitan una mayor preocupación para la salud pública y que requieren la intervención de los Estados Miembros para proteger la salud de los trabajadores, los niños y las mujeres en edad reproductiva.

La Organización también ha elaborado una serie de directrices sobre el manejo clínico de la intoxicación por plomo y está preparando directrices sobre la prevención de la exposición al plomo, que ofrecerán a los responsables de la formulación de políticas, las autoridades de salud pública y los profesionales de la salud orientaciones basadas en la evidencia sobre las medidas que pueden adoptar para proteger la salud de los niños y los adultos frente a la exposición al plomo.

En vista de que la pintura con plomo sigue constituyendo una fuente de exposición en numerosos países, la OMS ha unido fuerzas con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente con el fin de crear la Alianza Mundial para Eliminar el Uso del Plomo en la Pintura. Además, la OMS es uno de los asociados en un proyecto que, financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, tiene como finalidad ayudar a al menos 40 países a promulgar medidas jurídicamente vinculantes de control de las pinturas con plomo (4). La eliminación de las pinturas con plomo para 2020 es una de las medidas prioritarias para los gobiernos establecidas en la Hoja de Ruta de la OMS para Fortalecer la Participación del Sector de la Salud en elEnfoque Estratégico de la Gestión Internacional de los Productos Químicos de cara al objetivo fijado para 2020 y años posteriores.

 

   NOTAS

 

*******

Los clorofluorocarbonos (CFCs) y el agujero de ozono

ACS (Chemistry for life)

La NASA comenzó a medir la capa de ozono estratosférico de la Tierra utilizando satélites en 1979. Cuando el Protocolo de Montreal entró en vigor en 1989, las concentraciones de ozono (en unidades Dobson) habían disminuido significativamente sobre la Antártida, agrandando el agujero de ozono. Los niveles de ozono se han estabilizado desde entonces, pero aún faltan décadas para la recuperación, según la NASA.
Cortesía de Jesse Allen (2016), utilizando datos de Suomi NPP OMPS proporcionados por cortesía de Colin Seftor (SSAI) y datos de Aura OMI proporcionados por cortesía del equipo científico de Aura OMI. Suomi NPP es el resultado de una asociación entre la NASA, NOAA y el Departamento de Defensa.

 

El lenguaje es seco y académico, como corresponde al resumen de un artículo científico en la prestigiosa revista Nature. La investigación descrita en este breve artículo, sin embargo, cayó como una bomba científica cuyas repercusiones se notarían en todo el mundo. Desencadenó debates feroces, condujo a un tratado ambiental global que restringía el uso de una familia entera de sustancias químicas y cambió la forma en que los humanos veían su impacto en el medio ambiente de la Tierra. También condujo a que F. Sherwood Rowland (1927-2012) y Mario J. Molina (nacido en 1943) compartieran el Premio Nobel de Química de 1995 con Paul J. Crutzen del Instituto Max Plank de Química, Mainz (Alemania), otro pionero en la investigación del ozono estratosférico.

Rowland, profesor de química en la Universidad de California, Irvine, y Molina, becario postdoctoral en el laboratorio de Rowland, habían demostrado que los clorofluorocarbonos (CFC) podían destruir el ozono, una molécula formada por tres átomos de oxígeno (O3) en la estratosfera de la Tierra. Ese ozono estratosférico absorbe la radiación ultravioleta que, de otro modo, llegaría a la superficie de la Tierra. En ese momento, los CFC se usaban en refrigeradores, aires acondicionados y aerosoles. Estos compuestos son inertes y esencialmente no tóxicos, características que los hacen adecuados para estas aplicaciones. Sin embargo, estas mismas características también los convertían en un peligro para la vida en la Tierra.

Uso generalizado de CFC

En la década de 1920, los sistemas de refrigeración y aire acondicionado utilizaban compuestos como amoníaco, clorometano, propano y dióxido de azufre como refrigerantes. A pesar de ser eficaces, estos compuestos eran tóxicos e inflamables, y exponerse a ellos podía provocar lesiones graves, o incluso la muerte. Un equipo de químicos en Frigidaire dirigido por Thomas Midgely Jr. (1889-1944) trabajó para desarrollar alternativas no tóxicas ni inflamables a los refrigerantes.

 

Estamos liberando clorofluorometanos al medio ambiente en cantidades cada vez mayores. Estos compuestos son químicamente inertes, pueden permanecer en la atmósfera entre 40 y 150 años, y es esperable que sus concentraciones alcancen de 10 a 30 veces los niveles actuales. La fotodisociación de los clorofluorometanos en la estratosfera produce cantidades significativas de átomos de cloro y conduce a la destrucción del ozono atmosférico."—F. Sherwood Rowland y Mario J. Molina, Nature, 1974

 

El equipo centró sus esfuerzos en compuestos que contienen carbono y halógenos como flúor y cloro. En aquel entonces se sabía que dichos compuestos eran volátiles y químicamente inertes, propiedades ambas importantes para el equipo que estudiaba su aplicación en refrigeración. El primer compuesto que desarrollaron fue el diclorodifluorometano (CCl2F2) al que denominaron "freón". Midgely recibiría la Medalla Perkin de la Sociedad de la Industria Química por esta investigación en 1937 y, en 1941, recibió la medalla Priestley, el premio más importante de la ACS, por sus contribuciones a la química.

A principios de la década de 1970, los CFCs se habían vuelto tremendamente populares y la producción mundial de estos compuestos había alcanzado casi un millón de toneladas por año, lo que representaba aproximadamente unos 500 millones de dólares estadounidenses para la industria química.

La importancia del ozono

Desde un punto de vista medioambiental, el ozono es una molécula ambivalente. En la troposfera, la región baja de la atmósfera que cubre desde la superficie de la Tierra hasta poco más de nueve kilómetros y medio, el ozono es un contaminante que forma parte del smog fotoquímico. Pero en la estratosfera, la región de la atmósfera que se encuentra entre los nueve kilómetros y medio y los 50 kilómetros, el ozono absorbe la radiación ultravioleta (UV) dañina.

Tal y como lo expresó la Real Academia de Ciencias de Suecia en su anuncio del Premio Nobel de Química de 1995: “Aunque el ozono se produce en cantidades tan pequeñas, desempeña un papel excepcionalmente fundamental en la vida en la Tierra. Esto se debe a que el ozono, junto con el oxígeno molecular ordinario (O2), es capaz de absorber la mayor parte de la radiación ultravioleta del sol y, por lo tanto, evita que esta peligrosa radiación llegue a la superficie. Sin una capa protectora de ozono en la atmósfera, los animales y las plantas no podrían existir, al menos no en la tierra".

En 1972, una conferencia despertó el interés de Rowland por el destino de los CFC en la atmósfera. El orador discutió los resultados obtenidos por James Lovelock (nacido en 1919), un científico británico que había inventado una forma altamente sensible de medir los gases presentes en cantidades traza. Lovelock había medido triclorofluorometano (CFC-11) en la atmósfera en cantidades que sugerían que prácticamente todo el CFC-11 fabricado se encontraba aún presente en la atmósfera.

Rowland decidió dedicar parte de su investigación a comprender el destino de los CFC en la atmósfera. Aunque los CFC son inertes en la troposfera inferior, se dio cuenta de que pueden ser degradados por la radiación ultravioleta una vez que se desplazan hacia la estratosfera. A fines de 1973, Rowland y Molina, quien se había unido recientemente al laboratorio de Rowland, utilizaron los datos de diversas fuentes publicadas para calcular que, a lo largo de decenas de años, las moléculas de CFC liberadas cerca de la superficie de la Tierra terminarían en la estratosfera donde la radiación UV haría que liberasen átomos de cloro. Cada átomo de cloro reaccionaría inmediatamente con una molécula de ozono, desencadenando una reacción en cadena que destruiría miles de moléculas de ozono. En su artículo, estimaron que si se prohibiera inmediatamente el uso de CFC, la pérdida de ozono continuaría durante años. Sin embargo, si continuaba la producción de CFC, la pérdida de ozono sería aún mayor.

"Cuando nos dimos cuenta de que había una reacción en cadena muy eficaz, eso cambió la investigación de CFC, que pasó de ser un problema científico que resultaba interesante a uno que tenía importantes consecuencias ambientales", dijo Rowland a Chemical & Engineering News en una extensa entrevista en 2007. "No es habitual sentir escalofríos cuando uno lee los resultados de una investigación”, agregó, pero ese había sido una de esas extrañas excepciones.

De la investigación a la resistencia

En 1976, la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. emitió un informe que confirmaba los efectos destructivos de los CFC sobre el ozono estratosférico. Las audiencias en el Congreso llegaron a conclusiones similares y los estados y el gobierno federal comenzaron a explorar la prohibición del uso de CFC en latas de aerosol. La industria química sostuvo que los datos sobre los CFC y el ozono estratosférico no eran concluyentes y no justificaban una acción drástica. Cuando Rowland dio una conferencia sobre los CFC, los grupos de la industria solían publicar declaraciones en las que se disputaban sus afirmaciones. Como recuerda Molina hoy, “Sherry [Rowland] era un investigador ya establecido y respetado, que solía dar charlas en todo el mundo. Parecía que, debido a su enfoque en los CFC y el desgaste del ozono, comenzó a recibir menos invitaciones a conferencias. Eso le molestó".

Rowland, Molina y el resto de científicos que intentaban comprender la química estratosférica se enfrentaron a desafíos serios y fundamentales. Un número significativo de especies químicas estaba claramente involucrado en la interacción de los CFC y el ozono en la estratosfera. La mayoría son altamente reactivos y están presentes sólo en pequeñas cantidades. Esto hacía que su química fuera difícil de replicar en el laboratorio.

Además, las concentraciones de ozono estratosférico fluctúan de forma natural, dependiendo de la geografía y la temporada. La estratosfera no es un lugar fácil de investigar. Las mediciones de la concentración de ozono se llevaron a cabo mediante instrumentos llevados a la estratosfera por globos y aviones. El ozono también se midió con instrumentos en satélites que orbitan alrededor de la Tierra, aunque la tecnología de satélites a mediados de la década de 1970 era todavía bastante primitiva.

Todas estas incertidumbres les dieron a los críticos de la hipótesis de Rowland y Molina mucho material con el que trabajar. Argumentaron, de manera muy convincente para muchos, que simplemente no tenía sentido tomar medidas contra una clase de productos químicos de gran utilidad, tomando como base una evidencia tan endeble. Los críticos de la industria, en particular, argumentaron que una cosa era proponer la eliminación progresiva del uso de CFC como propulsores en latas de aerosol, un uso relativamente trivial de los compuestos, pero otra muy distinta era considerar prohibir su uso en refrigeradores y acondicionadores de aire, cuando en ese momento no existían las alternativas directas a los CFC.

El agujero antártico de ozono

Las pruebas definitivas para respaldar la hipótesis sobre los CFC vinieron de la mano de un grupo de científicos británicos que trabajaban en la estación Halley Bay del British Antarctic Survey (BAS), donde habían estado tomando mediciones terrestres del ozono total durante décadas. En 1984, Joseph C. Farman (1930-2013) y sus colegas del BAS estudiaron los datos en bruto y encontraron que el ozono estratosférico había ido disminuyendo considerablemente desde la década de 1960. En 1985, los científicos publicaron un artículo en Nature anunciando que el ozono estratosférico sobre la Antártida se había reducido un 40% en septiembre, a finales del invierno austral.

El agujero de la capa de ozono en la Antártida convirtió el desgaste de la capa de ozono en un peligro real y urgente para los legisladores y el público en general. Las predicciones de aumentos significativos en la incidencia de cáncer de piel como resultado del uso continuo de CFC impulsaron la acción internacional. En 1987, 56 países acordaron lo que se conoció como el Protocolo de Montreal para reducir a la mitad la producción y el uso de CFC. En los años siguientes, el protocolo se reforzó para exigir una eventual eliminación mundial de la producción de CFC y otras sustancias químicas que agotan la capa de ozono.

 

Además de su trabajo, ganador del Premio Nobel, que muestra que los CFC descomponen la capa de ozono de la Tierra, Rowland y Molina fueron clave para convencer a científicos, políticos y público general de los efectos dañinos de los CFC. Su activismo sin precedentes finalmente condujo a la eliminación gradual de los CFC en todo el mundo mediante la aprobación del Protocolo de Montreal en 1987. La investigación de Rowland y Molina centró la atención de todo el mundo en el impacto de la contaminación provocada por el hombre a escala planetaria. Su trabajo fue uno de los primeros en causar de forma directa un giro global de los acontecimientos a nivel político, incluso antes del actual debate sobre el cambio climático.”—Kenneth C. Janda, profesor de química y decano, Facultad de Ciencias Físicas, Universidad de California, Irvine

 

Como resultado del trabajo de Rowland y Molina, los humanos nos dimos cuenta por primera vez de que nuestras actividades podían afectar el medio ambiente a escala planetaria. Como dijo Molina, “No importa dónde se emitan los CFC. Es un problema global. Lo importante es que condujo a un acuerdo internacional que resolvió el problema”. La saga de los CFC y la capa de ozono contiene muchas lecciones para la humanidad que se enfrenta al desafío aún mayor del cambio climático global.

Dedicación del lugar emblemático y reconocimientos

Dedicación del lugar emblemático

La ACS designó el descubrimiento de F. Sherwood Rowland y Mario J. Molina del efecto dañino de los CFC sobre el ozono como un Lugar Emblemático Nacional en la Historia de la Química en una ceremonia en la Universidad de California, Irvine, el 18 de abril de 2017. La placa conmemorativa dice:

En la Universidad de California, Irvine, F. Sherwood Rowland y Mario J. Molina descubrieron que los clorofluorocarbonos (CFC) podían agotar la capa de ozono atmosférico de la Tierra, que bloquea los dañinos rayos ultravioleta del sol. Cuando los científicos informaron sobre sus hallazgos en 1974, los CFC se usaban ampliamente como gases refrigerantes y como propulsores en aerosoles. Rowland y Molina convencieron a la industria escéptica, a los legisladores y al público del peligro de los CFC. Su activismo - y el descubrimiento por otros investigadores de que la capa de ozono sobre la Antártida se estaba adelgazando - llevó a la eliminación mundial de los CFC y al desarrollo de alternativas más seguras. Gracias a su trabajo, Rowland y Molina compartieron el Premio Nobel de Química de 1995 con otro químico atmosférico, Paul J. Crutzen.

Agradecimientos

Adaptado para Internet de "Clorofluorocarbonos y el desgaste de la capa de ozono", elaborado por el programa de lugares emblemáticos de la historia de la química de la ACS en 2017.

 

La portada de "Clorofluorocarbonos y agotamiento de la capa de ozono" fue producida por el programa de Lugares Emblemáticos en la Historia de la Química de la ACS en 2017 (en inglés).

*******

El creciente papel del ozono en el cambio climático

 
Los motores de combustión y las emisiones industriales producen compuestos precursores del ozono. Kodda/Shutterstock

 

El ozono es conocido por filtrar la radiación ultravioleta en las capas altas de la atmósfera. Sin embargo, también es un contaminante importante en la troposfera y uno de los gases de efecto invernadero que más contribuye al calentamiento global. Tan solo lo superan el CO2 y el CH4.

En los últimos años, los avances en las mediciones y en los modelos del clima que describen los procesos químicos de la atmósfera han permitido cuantificar con mayor detalle el papel de este compuesto en el cambio climático.

 

Principales gases de efecto invernadero y su contribución al cambio climático (en W/m2). Ramiro Checa-García/Informe del IPCC-AR5, Author provided

 

Distribución del ozono en la atmósfera

Sabemos que la mayor cantidad de ozono se encuentra en la estratosfera, la capa de la atmósfera situada entre 10 y 50 km de altura. Allí el ozono es beneficioso para la biosfera al filtrar la radiación ultravioleta durante la cadena de procesos fotoquímicos complejos que lo producen.

Los investigadores que describieron esta cadena de reacciones químicas del ozono recibieron el Premio Nobel en 1995.

Además, se descubrió cómo los CFC (clorofluorocarbonos) producidos en la industria participan en reacciones catalíticas

Capas de la atmósfera. NOAA/Mysid/Ascánder/Wikimedia Commons

de destrucción de ozono. Esto derivó en el protocolo de Montreal (1989) para limitar sus emisiones, un paso clave para reconocer que la actividad humana está cambiando la composición atmosférica.

Recientemente, se abrió el debate en la revista Nature acerca del cumplimiento o no de dicho protocolo por varios países al medirse concentraciones crecientes de CFC-11 en la atmósfera en lugar de decrecientes. Por otro lado, un estudio realizado en la Universidad de Cambridge ha revelado posibles impactos del protocolo de Montreal en el ozono troposférico.

Sin embargo, el ozono en las capas bajas de la atmósfera no ha recibido el mismo nivel de atención mediática.

La mayor fuente de ozono troposférico es la oxidación de componentes orgánicos volátiles y monóxido de carbono. Estos compuestos proceden, entre otras fuentes, de motores de combustión y de las emisiones industriales. La contribución por transporte desde la estratosfera es mucho menor. El ozono troposférico depende, por tanto, del patrón de emisiones de sus precursores en la superficie.

El ozono en la troposfera es, además, un contaminante que afecta muy negativamente a nuestra salud. También afecta a la biosfera al dañar la vegetación y reducir su capacidad para la fotosíntesis.

Otro efecto colateral de este compuesto es que disminuye la capacidad de absorción de CO2 de los ecosistemas, con el consiguiente impacto negativo en el clima. Pero además es un potente gas de efecto invernadero: el aumento de su concentración en la atmósfera contribuye al calentamiento global.

Contribución al cambio climático

La Tierra está en un estado de equilibrio transitorio en su intercambio de energía con exterior. Si incrementamos una determinada sustancia en la atmósfera, como el ozono, ese equilibrio cambia. Y ello deriva en consecuencias para el clima.

Uno de los objetivos clave para el análisis del cambio climático es la cuantificación de ese cambio en el balance energético. Este se realiza mediante un concepto clave llamado forzamiento radiativo, que ha sido un elemento central en los diferentes informes del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático).

El forzamiento radiativo –en ocasiones también llamado forzamiento climático– permite comparar en una misma escala los cambios producidos por diferentes sustancias: dióxido de carbono, metano, ozono… (véase la primera figura). Ese forzamiento radiativo se puede traducir a cambios en la temperatura superficial global.

Basándose en modelos climáticos que incorporan las reacciones químicas de producción de ozono atmosférico, se ha podido constatar un creciente papel del ozono tropósferico en el cambio climático.

En el último informe del IPCC se ha estimado un forzamiento radiativo de gases de efecto invernadero que, sin incluir el ozono, es cercano a 3 W/m2. La contribución del ozono en la troposfera se estima entorno a 0,4 W/m2, una cifra muy relevante.

Un impacto creciente

La figura que sigue a este párrafo nos muestra que se ha incrementado de manera continua el papel del ozono troposférico en el calentamiento global. Esto es debido a un crecimiento continuo y sostenido de las concentraciones globales de ozono troposférico (desde una etapa preindustrial hasta el presente).

 

Evolución del forzamiento radiativo del ozono troposférico. Ramiro Checa-García, Author provided

 

Además, los cambios en las concentraciones de ozono superficial en cada uno de los hemisferios terrestres son diferentes. El hemisferio norte contribuye en mayor medida al crecimiento en las concentraciones debido a la alta emisión de precursores antropogénicos.

Las diferencias geográficas y estacionales se pueden apreciar en las estimaciones obtenidas por el satélite Aura, que muestran una banda con altas concentraciones en China, Europa y Norteamérica.

es

Concentraciones de ozono troposférico medidas por el satélite Aura. Aura/NASA

 

En resumen, la contribución del ozono troposférico al cambio climático es creciente. Sus precursores antropogénicos, implicados en el aumento de su concentración, se producen por motores de combustión, emisiones industriales y determinados solventes químicos. Las medidas dedicadas a paliar la contaminación atmosférica y mejorar la calidad del aire son, por tanto, determinantes para abordar la situación de emergencia climática en la que nos encontramos.

 

*******

Capa de Ozono y Efecto Invernadero

(Texto no científico, solo para divulgación)

 

El uso de combustibles fósiles, como el carbón , el petroleo y el gas, libera a la atmósfera grandes cantidades de gases, entre ellos el dióxido de carbono o CO2, que las plantas no pueden consumir en la fotosíntesis, aumentando su concentración en el aire de la atmósfera.

El problema de este aumento del dióxido de carbono es que este gas deja pasar todos los rayos solares a la Tierra, pero estos rayos, en su rebote de nuevo hacia el espacio, el CO2 impide que salgan parte de ellos al espacio.

Los rayos solares, al intentar escapar a la atmósfera, si se encuentran con CO2 chocarán con la molécula y volverán de nuevo a la tierra. Como ves el mismo rayo solar calienta 2 veces las superficie terrestre. Solo los rayos que no se encuentran con esta molécula saldrán al espacio de nuevo. ¿Qué efecto produce esto? Pues lógicamente el Calentamiento de la Superficie Terrestre y Cambios en el Clima. Lo que se ha dado en llamar el Calentamiento Global.

Algo similar es lo que hacen los plásticos en los invernaderos o en un coche con las ventanas cerradas. Los rayos solares pueden entrar, pero no pueden salir, calentándose el interior del invernadero o del coche. El nombre viene precisamente por que era un efecto conocido en los invernaderos, para mantener y aumentar el calor, incluso en invierno.

Si no disminuye el dióxido de carbono, cada vez tendremos más concentración de CO2 en la atmósfera y la temperatura de la Tierra puede aumentar tanto que los hielos de los polos se derretirán, subirá el nivel del mar y se producirán graves inundaciones. También aumentan las zonas desérticas en el planeta.

La única solución a este problema es utilizar menos combustibles fósiles y filtrar los gases que producen para no dejar escapar el CO2, bajando así las emisiones de este gas a la atmósfera. Se trata de utilizar más energía llamada limpia o energía renovable, como la solar o la eólica.

Para conseguir esto ya se ha firmado el llamado Protocolo de Kioto por casi todos los países. En este protocolo se compromete a los países industrializados a estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero, pagando incluso multas aquellos países que se excedan de la cantidad de CO2 emitida.

Otras cosas que se pueden hacer serían:

- Políticas de ahorro de energía. No derrochar.

- Separar los desechos sólidos según su tipo (vidrio, papel, aluminios, etc.) para facilitar su recolección y reciclaje.

- Mejorar la eficiencia de los automóviles, grandes consumidores de petróleo. Uso de bicicletas, autobuses, etc.

¿Se te ocurre algo más que tú puedas hacer?. Seguro que sí.

La capa de ozono está formada por el gas O3 (ozono) y protege la Tierra filtrando los rayos ultravioletas (UV) del Sol, los responsables de las quemaduras solares.

Es una franja que está situada a unos 25Km de la superficie terrestre y es donde se encuentra la mayor concentración de este gas, el O3 u ozono. La capa se sitúa entre los 15 y los 50 Km realmente, aunque a los 25Km es donde más ozono hay.

Los rayos solares al llegar a esta franja o capa pasan por esta moléculas de O3 y filtran las rayos UV, impidiendo que lleguen muchos de ellos a la superficie de la tierra.

Se llama agujero por que en ciertas zonas se han detectado agujeros por ausencia del gas O3 en la capa.

Los Rayos UV en exceso produce enfermedades de la piel y cánceres. Por eso es tan importante la existencia de estas moléculas.

Pero en los años 70 del siglo XX, comenzó a notarse una disminución del espesor de esta capa en las regiones polares.

Pero... ¿Quien destruye la capa de Ozono?

Los gases que se empleaban para la refrigeración de los frigoríficos y del aire acondicionado, cuando se escapaban a la atmósfera, destruían la capa de ozono.

Estos gases, que destruyen el ozono O3, son los CFC (clorofluorocarbonos). También se usaban en los sprays o aerosoles, pero ya esta prohibido su uso en la mayoría de los países.

Las moléculas de ozono O3 de la capa de ozono, mediante los CFC, se separa de ella un átomo de oxigeno del ozono, y la molécula de ozono O3 se convierte en una de oxigeno O2. La molécula de cloro del CFC es la culpable de la destrucción.

Afortunadamente, después de la prohibición de los CFC, los últimos datos han demostrado una buena recuperación de la capa de ozono.

 

Fosfoyesos

*******

IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (ONU)

Ni expertos, ni científicos, ni independientes: Políticos, Mercenarios y Corruptos

Citas tomadas de "El Alarmismo Climático", de Federico Jiménez Losantos.

 

Creado en 1988, el IPCC, cuenta en su triste haber con dos informes esenciales son. El de 2001 decía, citando 245 escenarios investigados, pero teniendo en cuenta sólo uno, que la temperatura del planeta subiría 6 grados por el CO2 humano. El de 2011, también sin pruebas, decía que las energías renovables podían abastecer a la humanidad en un 80% en 2050.

El primer informe, era el del susto. El segundo, el de la ruina. Y los dos vienen de una organización de supuestos sabios sobre el clima donde no hay un solo climatólogo, y donde la política y el activismo ecologista han logrado impedir la crítica de unos informes científicos, que, en rigor, no existen. Los Protocolos de los Sabios de Sión, evangelio antisemita de la policía del Zar, son un modelo de rigor al lado de los estudios del IPPC.

Ni expertos ni nada: burócratas y activistas

Para empezar, contra lo que muchos creen, el IPPC no está formado por expertos en climatología. Los medios repiten "expertos" y "científico", cuando no hay expertos ni científicos. Es un Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, que recoge información y aconseja a los países en la línea de la ONU: vaguedades antidemocráticas y anticapitalistas. El IPPC recoge lo que quiere y dice lo que quieren Greenpeace y demás ONG. Funcionarios fijos, tiene diecisiete, hospedados en Ginebra por la Organización Meteorológica Mundial. En 2011, cuando se hizo el informe sobre las renovables, los jefes eran dos viejos funcionarios de la ONU, uno, especialista en biociencia y otro en zoología. Del clima, no sabían nada. El presidente, Pachauri, es ingeniero de ferrocarriles, amén de sacerdote para todas las especies, algo que la Historia de la Evolución siempre ha negado.

De sus tres vicepresidentes, el sudanés Guizuli tiene un master en investigación operativa y el coreano Lee es economista de la energía. Los países de la ONU, en su inmensa mayoría, no tienen climatólogos por la sencilla razón de que lo último que les preocupa es el clima. Están ahí por cuota política. Del clima, ni idea. ¿Y el resto de los 17 miembros del Buró, de países donde hay expertos? ¿Por qué callan? Porque los nombran sus ministros de Ecología. ¿Qué dirán: que su cargo y su sueldo son un robo?

(...)

*******

LA SOLUCIÓN: COMER CUCARACHAS

ELLOS CONTAMINAN Y SE ENRIQUECEN MIENTRAS TU MUERES, PAGAS Y COMES INSECTOS Y GUSANOS

ABC, 11 MARZO 2022

 

Todas las noticias sobre la alimentación con insectos y gusanos omiten lo esencial: Siempre se han podido comer insectos.

De lo que ahora se trata es de que no se pueda saber si un alimento procesado contiene o no insectos, reformando la Normativa de la Unión Europea sobre el ETIQUETADO DE PRODUCTOS PARA LA ALIMENTACIÓN HUMANA (Información al consumidor).

Punto Critico

***

EL MENÚ DE HOY

"Gusanos cocinados con azúcar, tan sabrosos como un chuletón"

Investigadores demuestran que algún día podrán usarse en alimentos preparados como una fuente sabrosa de proteína extra

ABC Ciencia, 24 AGOSTO 2022
 

 

Las larvas de escarabajo, como los gusanos de la harina, a menudo se consideran molestos, asquerosos o espeluznantes. Pero estos insectos son comestibles y podrían ser una alternativa saludable a las fuentes tradicionales de proteínas cárnicas. Hoy, los investigadores informan que han cocinado gusanos de la harina con azúcar, creando un sabor «similar a la carne«.

«Recientemente, comer insectos se ha vuelto interesante debido al costo creciente de la proteína animal, así como a los problemas ambientales asociados», dice In Hee Cho, investigador principal del proyecto.

Se espera que la población mundial alcance los 9.700 millones de personas para 2050 y casi 11.000 millones para 2100, según las Naciones Unidas. Y alimentarlos a todos con carne animal, especialmente vacas, cerdos y ovejas, requerirá mayores cantidades de alimentos, agua y recursos de la tierra. Además, las vacas contribuyen sustancialmente al cambio climático, liberando grandes cantidades de metano en sus eructos. «Los insectos son una fuente de alimento nutritiva y saludable con altas cantidades de ácidos grasos, vitaminas, minerales, fibra y proteína de alta calidad, como la de la carne», dice Cho, cuyo equipo está en la Universidad de Wonkwang (Corea del Sur).

Un problema de imagen

En muchas partes del mundo, comer insectos no es común, y las personas pueden tener reparos en masticarlos. Aunque algunas compañías están tratando de cambiar la opinión de las personas vendiendo gusanos de la harina enteros cocidos como refrigerios salados y crujientes, la aceptación del consumidor no está muy extendida. Cho dice que para lograr que más personas coman regularmente gusanos de la harina, podría ser necesario un enfoque más furtivo: ocultar insectos en forma de condimentos dentro de productos fáciles de cocinar y otros productos de conveniencia.

De asqueroso a sabroso

El primer paso del equipo de investigación fue comprender el perfil de sabor de este insecto. Compararon los aromas del gusano de la harina a lo largo de su ciclo de vida, desde el huevo hasta la larva, la pupa y el adulto. Si bien hubo algunas diferencias en los compuestos individuales, todas las etapas contenían principalmente hidrocarburos volátiles, que se evaporan y desprenden olores. Por ejemplo, las larvas crudas tenían aromas a suelo húmedo, a camarones y a maíz dulce.

Luego, Hojun Seo, un estudiante graduado del equipo de Cho, comparó los sabores que se desarrollaron cuando las larvas se cocinaron con diferentes métodos. Los gusanos de la harina al vapor desarrollaron aromas similares al maíz dulce aún más fuertes, mientras que las versiones asadas y fritas tenían atributos similares al camarón y al aceite frito. Según Seo, los compuestos de sabor del asado y la fritura incluían pirazinas, alcoholes y aldehídos, y eran similares a los compuestos que se forman cuando se cocinan la carne y los mariscos.

Con base en estos resultados, el equipo esperaba que se pudieran producir sabores de reacción adicionales a partir de los gusanos de la harina ricos en proteínas si se calentaban con azúcar. Los sabores de reacción, a veces llamados sabores de proceso, se producen cuando las proteínas y los azúcares se calientan juntos e interactúan. El resultado suele ser un conjunto de sabores «similares a la carne« y sabrosos.

Hyeyoung Park, estudiante de posgrado en el laboratorio de Cho y presentadora de la reunión, probó diferentes condiciones de fabricación y proporciones de gusano de la harina en polvo y azúcares, produciendo múltiples versiones de sabores de reacción. Ella identificó un total de 98 compuestos volátiles en las muestras. Luego, el equipo llevó las muestras a un panel de voluntarios para brindar retroalimentación sobre cuál tenía el olor «similar a la carne» más favorable. «Como resultado de este estudio, se optimizaron 10 de los sabores de reacción en función de las preferencias del consumidor», dice Park.

Según el conocimiento de los investigadores, esta es la primera vez que se utilizan gusanos de la harina para producir sabores de reacción deseables. Esperan que estos resultados contribuyan al desarrollo comercial de saborizantes y condimentos similares a la carne y sabrosos, y alentarán a la industria de alimentos preparados a incluir insectos comestibles en sus productos, dice Cho. El próximo paso del equipo es optimizar aún más los procesos de cocción para reducir cualquier sabor potencialmente indeseable o desagradable en el material saborizante final hecho de gusanos de la harina.

 

 


RELACIONADOS:

Breve historia de las privatizaciones en España, 1985-1995; por Carlos Martín Urriza

Somos lo que comemos

FOSFOYESOS EN HUELVA: «Las consecuencias de la producción de fertilizantes químicos», por Mesa de la Ría de Huelva. DOCUMENTAL: «El desastre de los residuos radiactivos en España»

HISTORIA DEL SISTEMA ELÉCTRICO ESPAÑOL (PARTE I)

HISTORIA DEL SISTEMA ELÉCTRICO ESPAÑOL (PARTE 2)

HISTORIA DEL SISTEMA ELÉCTRICO ESPAÑOL (PARTE III)

HISTORIA DEL SISTEMA ELÉCTRICO ESPAÑOL (PARTE 4)

HISTORIA DEL SISTEMA ELÉCTRICO ESPAÑOL (y PARTE 5).

25 AÑOS DEFRAUDANDO EN LA CONTRATACIÓN PÚBLICA: EL CÁRTEL DE CONSTRUCTORAS Y EL RÉGIMEN DEL 78. La transición española: El tránsito del Delito al Crimen. Siempre impunes.

La revolución de las élites: de la privatización de los servicios públicos a la desaparición del Estado

ISABELGATE: El «ASUNTO» DÍAZ AYUSO Y LA DIRECTIVA DE ALERTADORES. «La (¿irreversible?) descomposición de lo público», por Rafael Jiménez Asensio.

EN APOYO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

ZELENSKY, UN FOTÓN EMANCIPADO. «Servidor del Pueblo», la serie de Netflix, con la que Silicon Valley ganó las elecciones de Ucrania.

GEOINGENIERÍA: “Derecho, Manipulación climática mediante técnicas de geoingeniería y Objetivo 13 del desarrollo sostenible, la acción por el clima”, por María Méndez Rocasolano (Departamento de Medio Ambiente – UCAM)

 


Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*