VACUNAS COVID: SIN INFORMACIÓN VERAZ. The British Medical Journal (BMJ) denuncia la censura de Facebook. “Están tratando de controlar cómo piensa la gente con el pretexto de verificar los hechos”.

VACUNAS COVID: SIN INFORMACIÓN VERAZ

INDICE PANDEMIA CORONAVIRUS

 EDITORIAL DE THE BRITISH MEDICAL JOURNAL:

Vacunas y tratamientos de Covid-19: debemos tener datos en bruto, ahora

El ensayo fundamental de la vacuna covid de Pfizer fue financiado por la compañía y diseñado, ejecutado, analizado y escrito por empleados de Pfizer. La empresa y las organizaciones de investigación por contrato que llevaron a cabo el ensayo poseen todos los datos. Y Pfizer ha indicado que no comenzará a recibir solicitudes de datos de ensayos hasta mayo de 2025.

La transparencia es la clave para generar confianza y una ruta importante para responder las preguntas legítimas de las personas sobre la eficacia y seguridad de las vacunas y los tratamientos y las políticas clínicas y de salud pública establecidas para su uso.

Los datos deben estar disponibles cuando los resultados de los ensayos se anuncien, publiquen o utilicen para justificar decisiones regulatorias. No hay lugar para exenciones al por mayor de buenas prácticas durante una pandemia.

Las compañías farmacéuticas están obteniendo grandes ganancias sin un escrutinio independiente adecuado de sus afirmaciones científicas. El propósito de los reguladores no es bailar al ritmo de las ricas corporaciones globales y enriquecerlas aún más; es proteger la salud de sus poblaciones. Necesitamos una transparencia de datos completa para todos los estudios, la necesitamos en el interés público y la necesitamos ahora.

Por  thebmj, 19 ENE 2022

 

Los datos deben estar completa e inmediatamente disponibles para el escrutinio público

En las páginas de The BMJ hace una década, en medio de una pandemia diferente, salió a la luz que los gobiernos de todo el mundo habían gastado miles de millones en almacenar antivirales para la influenza que no habían demostrado reducir el riesgo de complicaciones, ingresos hospitalarios o muerte. La mayoría de los ensayos que respaldaron la aprobación regulatoria y el almacenamiento gubernamental de oseltamivir (Tamiflu) fueron patrocinados por el fabricante; la mayoría no estaban publicados, los que se publicaron fueron escritos fantasma de escritores pagados por el fabricante, las personas enumeradas como autores principales no tenían acceso a los datos sin procesar y se negó a los académicos que lo solicitaron acceso a los datos para un análisis independiente. 

La saga de Tamiflu anunció una década de atención sin precedentes a la importancia de compartir datos de ensayos clínicos. Batallas públicas por los datos de las compañías farmacéuticas, campañas de transparencia con miles de firmas, requisitos de intercambio de datos de revistas fortalecidos, compromisos explícitos de las empresas para compartir datos, nuevos portales de sitios web de acceso a datos, y políticas de transparencia históricas de medicamentos; los reguladores prometieron una nueva era en la transparencia de datos.

Se avanzó, pero claramente no lo suficiente. Se están repitiendo los errores de la última pandemia. Los recuerdos son cortos. Hoy, a pesar del lanzamiento mundial de vacunas y tratamientos contra el covid-19, los datos anónimos a nivel de participantes que subyacen en los ensayos de estos nuevos productos siguen siendo inaccesibles para los médicos, investigadores y el público, y es probable que sigan así en los próximos años. Esto es moralmente indefendible para todos los ensayos, pero especialmente para aquellos que involucran importantes intervenciones de salud pública.

 

Retraso inaceptable

El ensayo fundamental de la vacuna covid de Pfizer fue financiado por la compañía y diseñado, ejecutado, analizado y escrito por empleados de Pfizer. La empresa y las organizaciones de investigación por contrato que llevaron a cabo el ensayo poseen todos los datos. Y Pfizer ha indicado que no comenzará a recibir solicitudes de datos de ensayos hasta mayo de 2025, 24 meses después de la fecha de finalización del estudio principal, que figura en ClinicalTrials.gov como el 15 de mayo de 2023 ( NCT04368728 ).

La falta de acceso a los datos es constante entre los fabricantes de vacunas. Moderna dice que los datos "pueden estar disponibles... con la publicación de los resultados finales del estudio en 2022". Conjuntos de datos estarán disponibles "a pedido y sujetos a revisión una vez que se complete el ensayo", cuya fecha de finalización primaria estimada es el 27 de octubre de 2022 ( NCT04470427 ).

A partir del 31 de diciembre de 2021, AstraZeneca puede estar lista para recibir solicitudes de datos de varios de sus grandes ensayos de fase III. Pero, en realidad, la obtención de datos podría ser lenta. Como explica su sitio web, "los plazos varían según la solicitud y pueden demorar hasta un año después de la presentación completa de la solicitud".

Los datos subyacentes para las terapias covid-19 son igualmente difíciles de encontrar. Los informes publicados del ensayo de fase III de Regeneron de su terapia de anticuerpos monoclonales REGEN-COV afirman rotundamente que los datos a nivel de participantes no estarán disponibles para otros. En caso de que se apruebe el medicamento (y no solo de emergencia), “se considerará” compartir. Para remdesivir, los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU., que financiaron el ensayo, crearon un nuevo portal para compartir datos ( https://accessclinicaldata.niaid.nih.gov/ ), pero el conjunto de datos que se ofrece es limitado. Un documento adjunto explica: "El conjunto de datos longitudinales solo contiene un pequeño subconjunto de los objetivos del protocolo y del plan de análisis estadístico".

Nos quedamos con publicaciones, pero sin acceso a los datos subyacentes a pedido razonable. Esto es preocupante para los participantes del ensayo, los investigadores, los médicos, los editores de revistas, los encargados de formular políticas y el público. Las revistas que publicaron estos estudios primarios pueden argumentar que se enfrentaron a un dilema incómodo, atrapados entre hacer que los hallazgos resumidos estuvieran disponibles rápidamente y defender los mejores valores éticos que respaldan el acceso oportuno a los datos subyacentes. En nuestra opinión, no hay dilema; los datos anónimos de los participantes individuales de los ensayos clínicos deben estar disponibles para un escrutinio independiente.

Los editores de revistas, los revisores sistemáticos y los redactores de guías de práctica clínica generalmente obtienen poco más que una publicación en una revista, pero las agencias reguladoras reciben datos mucho más granulares como parte del proceso de revisión regulatoria. En palabras del ex director ejecutivo y funcionario médico senior de la Agencia Europea de Medicamentos, “no es una buena idea confiar únicamente en las publicaciones de ensayos clínicos en revistas científicas como base para las decisiones de atención médica... Los reguladores de medicamentos han sido conscientes de esta limitación durante mucho tiempo y obtienen y evalúan rutinariamente la documentación completa (en lugar de solo publicaciones)”.

Entre los reguladores, se cree que la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. recibe la mayoría de los datos sin procesar, pero no los publica de manera proactiva. Después de una solicitud de libertad de información a la agencia sobre los datos de las vacunas de Pfizer, la FDA ofreció publicar 500 páginas al mes, un proceso que tardaría décadas en completarse, argumentando ante el tribunal que la publicación de datos era lenta debido a la necesidad de redactar primero datos confidenciales. información. Este mes, sin embargo, un juez rechazó la oferta de la FDA y ordenó que se publicaran los datos a razón de 55 000 páginas por mes. Los datos deben estar disponibles en el sitio web de la organización solicitante ( https://phmpt.org/ ).

Al publicar miles de páginas de documentos de ensayos clínicos, Health Canada y la EMA también han brindado un grado de transparencia que merece reconocimiento. Sin embargo, hasta hace poco tiempo, los datos seguían siendo de utilidad limitada, con copiosas redacciones destinadas a proteger el cegamiento de los ensayos. Pero los informes del estudio con menos redacciones han estado disponibles desde septiembre de 2021, y los apéndices que faltan pueden estar disponibles a través de solicitudes de libertad de información.

Aun así, cualquiera que busque conjuntos de datos a nivel de participantes puede sentirse decepcionado porque Health Canada y la EMA no reciben ni analizan estos datos, y queda por ver cómo responde la FDA a la orden judicial. Además, la FDA está produciendo datos solo para la vacuna de Pfizer; Los datos de otros fabricantes no se pueden solicitar hasta que las vacunas estén aprobadas, lo que no ocurre con las vacunas de Moderna y Johnson & JohnsonLa industria, que posee los datos sin procesar, no está legalmente obligada a cumplir con las solicitudes de acceso de investigadores independientes.

Al igual que la FDA, y a diferencia de sus homólogos canadienses y europeos, el regulador del Reino Unido, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios, no publica proactivamente los documentos de los ensayos clínicos, y también se ha retrasado en la publicación de la información publicada en respuesta a las solicitudes de libertad de información en su sitio web.

 

VACUNAS COVID

 

Transparencia y confianza

Además del acceso a los datos subyacentes, la toma de decisiones transparente es esencial. Los reguladores y los organismos de salud pública podrían publicar detalles como por qué los ensayos de vacunas no se diseñaron para probar la eficacia contra la infección y la propagación del SARS-CoV-2. Si los reguladores hubieran insistido en este resultado, los países habrían aprendido antes sobre el efecto de las vacunas en la transmisión y podrían planificar en consecuencia.

Las grandes farmacéuticas son la industria en la que menos se confía. Al menos tres de las muchas empresas que fabrican vacunas contra el covid-19 han superado acuerdos penales y civiles que les han costado miles de millones de dólares. Uno se declaró culpable de fraude. Otras empresas no tienen antecedentes anteriores al covid. Ahora, la pandemia de covid ha generado muchos nuevos multimillonarios farmacéuticos, y los fabricantes de vacunas han informado decenas de miles de millones en ingresos. 

El BMJ apoya las políticas de vacunación basadas en pruebas sólidas. A medida que continúa el lanzamiento mundial de vacunas, no puede ser justificable o en el mejor interés de los pacientes y el público que nos quedemos solo para confiar "en el sistema", con la esperanza lejana de que los datos subyacentes puedan estar disponibles para un escrutinio independiente en algún momento en el futuro. Lo mismo se aplica a los tratamientos para el covid-19. La transparencia es la clave para generar confianza y una ruta importante para responder las preguntas legítimas de las personas sobre la eficacia y seguridad de las vacunas y los tratamientos y las políticas clínicas y de salud pública establecidas para su uso.

Hace doce años pedimos la publicación inmediata de los datos sin procesar de los ensayos clínicos. Reiteramos ese llamado ahora. Los datos deben estar disponibles cuando los resultados de los ensayos se anuncien, publiquen o utilicen para justificar decisiones regulatorias. No hay lugar para exenciones al por mayor de buenas prácticas durante una pandemia. El público ha pagado las vacunas covid-19 a través de una gran financiación pública de la investigación, y es el público el que asume el equilibrio de los beneficios y los daños que acompañan a la vacunación. El público, por lo tanto, tiene derecho, y derecho a esos datos, así como al interrogatorio de esos datos por parte de expertos.

Las compañías farmacéuticas están obteniendo grandes ganancias sin un escrutinio independiente adecuado de sus afirmaciones científicas. El propósito de los reguladores no es bailar al ritmo de las ricas corporaciones globales y enriquecerlas aún más; es proteger la salud de sus poblaciones. Necesitamos una transparencia de datos completa para todos los estudios, la necesitamos en el interés público y la necesitamos ahora.

 

***

Notas al pie

  • Conflicto de intereses: hemos leído y comprendido la política de BMJ sobre declaración de intereses y declaramos que BMJ es cofundador de la campaña AllTrials. PD fue uno de los revisores Cochrane que estudió los antivirales contra la influenza a partir de 2009 y realizó una campaña para obtener acceso a los datos. También ayudó a organizar la Coalición en defensa de los medicamentos con licencia adecuada (CAALM), que solicitó formalmente a la FDA que se abstuviera de aprobar por completo cualquier vacuna contra el covid-19 este año (expediente FDA-2021-P-0786). PD también es miembro de Public Health and Medical Professionals for Transparency, que ha demandado a la FDA para obtener los datos de la vacuna covid-19 de Pfizer. Los puntos de vista y opiniones no reflejan necesariamente la política o posición oficial de la Universidad de Maryland.

  • Procedencia y revisión por pares: encargado; revisado por pares externos.

***

Fe de erratas (thebmj)

Este editorial de Peter Doshi y sus colegas (BMJ 2022;376:o102, doi: 10.1136/bmj.o102 ) declaró originalmente que la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos para el Cuidado de la Salud (MHRA) “ha dejado de publicar información publicada en respuesta a solicitudes de libertad de información en su sitio web.” La versión en línea se ha corregido para decir que la publicación de MHRA se retrasa, no se detiene por completo. La MHRA no publicó solicitudes adicionales de libertad de información en su sitio web entre el 14 de agosto y el 28 de diciembre de 2021. Sin embargo, desde el 29 de diciembre ha publicado una selección de materiales para las respuestas de julio a septiembre.

*******

*******

VACUNAS COVID: BMJ, una de las mejores revistas médicas del mundo, denuncia la censura de Facebook

La revista BMJ (antes British Medical Journal) denuncia que las empresas de fact-checking de Facebook censuran sus contenidos de manera abusiva e injustificada. “Están tratando de controlar cómo piensa la gente con el pretexto de verificar los hechos”, aseguran.

"Todos deberíamos estar muy preocupados de que Facebook, una empresa multimillonaria, esté censurando efectivamente el periodismo completamente verificado que genera preocupaciones legítimas sobre la realización de ensayos clínicos

VOZPOPULI, 20 ENE 2022

SIN INFORMACIÓN VERAZ
BMJ, una de las mejores revistas médicas del mundo, denuncia la censura de Facebook

 

La revista BMJ, una de las más antiguas y prestigiosas publicaciones de medicina del mundo, se enfrenta a Facebook y sus empresas de verificación de datos (fact-checking) después de que una de sus investigaciones fuera etiquetada erróneamente como "carente de contexto" y censurada en la red social más grande del mundo.

Publicada el 2 de noviembre, la investigación informaba de malas prácticas de investigación de ensayos clínicos en Ventavia,una empresa de investigación por contrato que ayuda a llevar a cabo el ensayo principal de la vacuna covid-19 de Pfizer. Pero los lectores pronto comenzaron a reportar problemas al tratar de compartir el artículo y fueron dirigidos a una "verificación de hechos" por una empresa contratada por Facebook llamada ‘Lead Stories’.

La investigación de BMJ informaba de malas prácticas de investigación de ensayos clínicos asociados a la vacuna covid-19 de Pfizer. El artículo trajo un tráfico récord a su web, recuerdan, y fue ampliamente compartido en redes, pero una semana después de su publicación Facebook empezó a denegar el acceso a la historia con el siguiente mensaje:

 

 

Pronto, los lectores de BMJ empezaron alertar a la revista sobre la censura de sus contenidos ejercida por Facebook. La red social redirigía a los lectores a una "verificación de hechos" realizada por 'Lead Stories', una de las diez empresas contratadas por Facebook en Estados Unidos,  cuyo lema es "desacreditar las noticias falsas a medida que suceden". Un ultimo análisis año mostró que Lead Stories era responsable de la mitad de todos verificaciones de datos de Facebook.

'Comprando' la versión de Pfizer

El artículo de 'Lead Stories' decía que ninguno de los fallos identificadas por el denunciante de BMJ, Brook Jackson, “descalificaba” los datos recopilados del ensayo principal de vacunas de Pfizer. Citando a un portavoz de Pfizer, Facebook aseguraba que la compañía farmacéutica había revisado las inquietudes de Jackson y tomado "medidas para corregir y remediar" donde fuera necesario. Un portavoz de Pfizer aseguraba igualmente que la investigación de la empresa “no identificó ningún problema o preocupación que invalidar los datos o poner en peligro la integridad del estudio”.

A pesar de que el artículo de ‘Lead Stories’ no identificó ningún error en la investigación del BMJ, subrayan desde la revista, mantuvo el título de su artículo en estos términos: “Verificación de hechos: El British Medical Journal NO reveló informes negativos e ignorados de fallos en los ensayos de vacunas contra el COVID-19 de Pfizer”.

Un proceso de apelación opaco

En los últimos dos meses, el equipo editorial de The BMJ ha estado navegando sin éxito por el opaco proceso de apelaciones, y aún hoy su investigación permanece oculta en Facebook. En diciembre, BMJ escribió a Mark Zuckerberg, director ejecutivo de la empresa matriz de Facebook, Meta, pidiéndole a la empresa que revisara la advertencia colocada en la investigación de la revista BMJ y que revisara los procesos que llevaron a que se agregara la advertencia y que reconsiderara el enfoque general de la empresa sobre la verificación de los hechos.

 

La información de BMJ censurada por Facebook |

 

Después de que Meta se negara a intervenir, el BMJ ahora planea apelar a la Junta de Supervisión de Facebook, un panel independiente que puede decidir si Facebook debe permitir o eliminar contenido específico. Se trata del mismo panel que ratificó la decisión de prohibir al expresidente estadounidense, Donald Trump, publicar en Facebook e Instagram tras la toma del Capitolio en Washington, DC, en la que murieron cinco personas.

La revista BMJ también ha presentado una queja ante la Red Internacional de Verificación de Hechos (IFCN) que establece estándares de calidad para las organizaciones de verificación de hechos y crea una lista verificada de empresas que cumplen con estos estándares, incluidas las ‘Lead Stories’

A pesar de no identificar nada falso o inexacto en la investigación de The BMJ, asegura la revista, ‘Lead Stories’ se ha negado a eliminar su artículo. También ha cuestionado la credibilidad tanto del autor de la investigación como del exempleado de Ventavia en cuyas pruebas se basa.

¿Quién verifica al verificador?

En un reportaje publicado este miércoles en la revista médica, la jefa de periodismo del BMJ, Rebecca Coombes, y la editora de investigaciones, Madlen Davies, dicen que la experiencia ha puesto de relieve serias preocupaciones sobre la "verificación de hechos" que llevan a cabo proveedores externos en nombre de Facebook, específicamente la falta de responsabilidad y supervisión de sus acciones, y la resultante censura de la información.

Para Gary Schwitzer, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, los procesos mediante los cuales Facebook decidía qué contenido enviar para la verificación de hechos y los sistemas de los contratistas para decidir qué piezas revisaron no eran lo suficientemente transparentes o consistentes. 

En opinión de Jillian York, de Electronic Frontier Foundation, una organización sin fines de lucro que promueve las libertades civiles en el mundo digital, la verificación de hechos es importante y cree que es muy superior a la alternativa, que es que Facebook simplemente elimine contenido, pero "todavía me preocupa el efecto que puede tener en las fuentes legítimas”, asegura.

 

“Facebook está tratando de controlar cómo piensa la gente bajo el pretexto de la 'verificación de hechos’"

 

"Todos deberíamos estar muy preocupados de que Facebook, una empresa multimillonaria, esté censurando efectivamente el periodismo completamente verificado que genera preocupaciones legítimas sobre la realización de ensayos clínicos”, asegura Kamran Abbasi, editor en jefe de The BMJ. 

“Las acciones de Facebook no impedirán que The BMJ haga lo correcto, pero la verdadera pregunta es: ¿por qué Facebook actúa de esta manera?”, añade. “¿Qué impulsa su visión del mundo? ¿Es ideología? ¿Son intereses comerciales? ¿Es incompetencia? Los usuarios deberían estar preocupados por ello, a pesar de presentarse como una plataforma neutral de redes sociales”.

 

Referencias

 Facebook versus The BMJ: when fact checking goes wrong (The BMJ)

Covid-19: Researcher blows the whistle on data integrity issues in Pfizer’s vaccine trial (The BMJ)

*******

Enlaces de interés

 

Estas 6 corporaciones controlan el 90% de los medios de comunicación en Estados Unidos. La ilusión de elección y objetividad

***

Revelado: Documentos muestran que Bill Gates ha donado $319 millones a medios de comunicación

Examinando más de 30,000 subvenciones en la base de datos de la compañía, MintPress puede revelar que la Fundación Gates ha financiado cientos de medios de comunicación y empresas, por una suma de al menos $ 319 millones.

SEATTLE — Hasta su reciente divorcio desordenado, Bill Gates disfrutó de una especie de pase libre en los medios corporativos. Generalmente presentado como un nerd amable que quiere salvar el mundo, el cofundador de Microsoft incluso fue bautizado sin ironía como "Saint Bill" por The Guardian .

Mientras que los imperios mediáticos de otros multimillonarios son relativamente bien conocidos, la medida en que el efectivo de Gates respalda el panorama de los medios modernos no lo es. Después de clasificar más de 30,000 subvenciones individuales, MintPress puede revelar que la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF) ha realizado donaciones por valor de más de $ 300 millones para financiar proyectos de medios.

Los destinatarios de este dinero incluyen muchos de los medios de comunicación más importantes de Estados Unidos, incluidos CNN , NBC, NPR , PBS y The Atlantic . Gates también patrocina una miríada de organizaciones extranjeras influyentes, incluidas la BBC , The Guardian , The Financial Times y The Daily Telegraph en el Reino Unido; destacados diarios europeos como Le Monde (Francia), Der Spiegel (Alemania) y El País (España); así como grandes emisoras globales como Al-Jazeera .

El dinero de la Fundación Gates destinado a programas de medios se ha dividido en varias secciones, presentadas en orden numérico descendente, e incluye un enlace a la subvención correspondiente en el sitio web de la organización.

Seguir leyendo el original

***

Documentos exponen millones de dólares donados a cientos de medios de comunicación

Al descubierto - Elena Villafañe (ver video)

***

La falsa generosidad de los súper ricos: por qué Bill Gates es una amenaza para la sociedad

Si Gates representa una fuerza negativa neta en la política mundial, ¿por qué recibe tan buena prensa? Para empezar, hace donaciones considerables a una gran cantidad de medios de comunicación corporativos principales.

El mes pasado, el cofundador de Microsoft, Bill Gates , superó al director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, para convertirse una vez más en la persona más rica del mundo, según el índice de multimillonarios de Bloomberg . Animado por un enorme aumento del 48 por ciento en el precio de las acciones de Microsoft este año, Gates ha retomado el título que ocupó por última vez en 2017.

Ese resultado se debe en parte a los caprichos de Donald J. Trump. Microsoft recientemente derrotó sorpresivamente la oferta de Amazon por un extremadamente lucrativo contrato de computación en la nube del Pentágono de $ 10 mil millones que hace que la compañía se convierta instantáneamente en uno de los contratistas militares y de seguridad más importantes del mundo. Esta decisión, alega Amazon , se debió a la injerencia del presidente que guarda rencor personal a Bezos, cuyo Washington Post ha mantenido una campaña de “resistencia” en su contra.

Gates también apareció recientemente en las noticias atacando el impuesto a la riqueza que han propuesto los candidatos a la nominación presidencial demócrata Elizabeth Warren y Bernie Sanders. “Estoy totalmente a favor de los sistemas impositivos superprogresivos, pero cuando dices que debería pagar $100 mil millones, entonces empiezo a hacer un poco de matemáticas sobre lo que me sobra”, dijo el nativo de Seattle . (Para que conste, todavía tendría más de $ 6 mil millones).

En respuesta, Warren se disculpó y pidió la oportunidad de reunirse con Gates para explicarle cuánto pagaría según el plan. “Te prometo que no son $100 mil millones” , dijo . Pero Sanders ha sido mucho más directo en su oposición a los súper ricos, afirmando categóricamente que "los multimillonarios no deberían existir".

En los medios, Gates es presentado como uno de los "buenos multimillonarios": un filántropo de buen corazón dedicado a donar toda su fortuna a causas necesitadas. Su organización benéfica, la Fundación Bill y Melinda Gates, es la más grande de su tipo en el mundo, con más de $ 50 mil millones en activos. Su perspicacia y generosidad se enfatizan constantemente en los titulares, como lo demuestran los siguientes ejemplos.

“Bill Gates: filántropo”, BBC , (1/2/10).

“Por qué Bill Gates cree que vale la pena acabar con la poliomielitis”, NPR , (8/5/13).

“Cómo Bill Gates pretende limpiar el planeta”, The Guardian , (4/2/18).

“Lo que Einstein y Bill Gates nos enseñan sobre los viajes en el tiempo”, NBC News , (10/5/17).

“Bill Gates y otros multimillonarios se comprometen a enfrentar el cambio climático”, NPR , (30/11/15).

“Bill Gates sobre acabar con la enfermedad, salvar vidas: 'El tiempo está de nuestro lado'”, Al-Jazeera , (27/4/19).

“Bill Gates dona 4.600 millones de dólares a organizaciones benéficas en la mayor donación desde 2000”, The Guardian , (15/8/17).

Hay algunos problemas con esa narrativa. En primer lugar, si Gates está tan comprometido con regalar su dinero, ¿por qué sigue enriqueciéndose? Esta no es una pregunta trivial: su patrimonio neto aumentó de $ 75 mil millones en marzo de 2016 a la asombrosa cifra de $ 106 mil millones en la actualidad, según la revista Forbes , un aumento de más del 40 por ciento solo en tres años.

Seguir leyendo el original

 

*******

RELACIONADOS

DESINFORMACIÓN: ¿Por qué el «Efecto Contraproducente» no explica la durabilidad de las percepciones políticas erróneas?

PSICOSIS DE FORMACIÓN MASIVA. COVID-19: ¿Por qué ocultar lo que sucede en las dos primeras semanas después de la vacunación?

LA COACCIÓN Y LA INCITACIÓN AL ODIO A LOS NO VACUNADOS, PUEDEN SER CONSTITUTIVAS DE DELITO. «Los no vacunados», por Hugues

«LA PERTENENCIA ES MÁS FUERTE QUE LOS HECHOS»: LA ERA DE LA DESINFORMACIÓN: Se dispara la desinformación mientras la variante delta avanza.

GUERRAS DEL SIGLO XXI : PANDEMIA DE ESTADOS CONTRA CIUDADANOS. «La emergencia viral y el mundo de mañana», por Byung-Chul Han

#CORONAVIRUS Y DERECHOS HUMANOS: NOS ENFRENTAMOS A LA CRIMINALIZACIÓN DEL EJERCICIO DE LOS DERECHOS HUMANOS». «El Estado más violento será, pues, aquel en que se niega a cada uno la libertad de decir y enseñar lo que se piensa»

2021: EL AÑO DE LA AUTOCENSURA. «Sin las Libertades de Expresión e Información no es posible una sociedad libre y plural» // La Marcha Radetzky y el Mariscal.

LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO Y DE EXPRESIÓN, por Baruch de Spinoza

SI LA LIBERTAD SIGNIFICA ALGO, ES EL DERECHO A DECIRLES A LOS DEMÁS LO QUE NO QUIEREN OÍR, por George Orwell

TEMPORERAS CONTRA LA ESCLAVITUD: LA TRAMA MEDIÁTICA DE LA ORGANIZACIÓN CRIMINAL DE TRATANTES DE SERES HUMANOS (1): El Mundo, el Diario de la BOLA y el BULO.

LAS REDES QUE PESCAN PERSONAS: Edward Snowden: «Los gobiernos están empezando a delegar su autoridad a las grandes plataformas tecnológicas»

HIPERCAPITALISMO Y POSDEMOCRACIA: «Yo soy generación Z» (Documental de Liz Smith). «Para la Gen Z, Morfeo es sólo el cabrón que desconectó a Neo de la Matrix».

 

 

 


Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*