MANIFIESTO: «CONTRA EL CONFINAMIENTO DE LA POBLACIÓN». «El confinamiento es una medida fascista, ineficaz, humillante, traumatizante y destructiva que supone más problemas que soluciones»

INDICE PANDEMIA CORONAVIRUS

***

MANIFIESTO: "Contra el confinamiento de la población"

 

 

Ante la situación creada por el Estado de Alarma, confinando a  gran parte de la población y aniquilando la economía española, con el pretexto de proteger a las personas más afectadas por la epidemia en curso -así llamada Covid-19- esto es, las que tienen más de 60 años, rango demográfico en el que se concentran el 96% de fallecidos, los abajo firmantes (Juan José R. Calaza, Andrés Fernandez Díaz, Joaquín Leguina y Guillermo de la Dehesa) mayores de setenta años, se oponen absolutamente a las susodichas medidas. A tal efecto, han lanzado un Manifiesto -“Contra el confinamiento de la población”- en el que explican detalladamente las razones técnicas, generacionales, económicas y humanas de su oposición. Entre otras, consideran que el confinamiento es una medida fascista “ineficaz, humillante, traumatizante y destructiva” que supone más problemas que soluciones.

Sorprende la visión cortoplacista y chapucera de medidas draconianas, tomadas en España, cuyos impactos económicos, familiares, penales, intelectuales, laborales, afectivos, físicos, síquicos, etc., debidos al confinamiento obligatorio, serán sin duda devastadores. 

El confinamiento, desde el punto de vista de la administración judicial constituye “arresto domiciliario”, sin que en este caso previamente haya habido juicio ni sentencia, y es, por ende, una medida de dudosa legalidad adoptada brutal e irracionalmente, sin ningún tipo de base científica.

Las personas mayores quedan estigmatizadas ante la sociedad. Pronto los jóvenes los harán responsables de la hecatombe económica culpándoles de haberles bloqueado el futuro. España no podrá encajar dos crisis seguidas. Primero, epidémica; después, económica. El país quedará abatido hasta la melancolía enfermiza, noqueado por falta de perspectivas, hundido en el pesimismo nihilista. Todo ello será encauzado por los enemigos de la nación para inventarse una sarta de nuevos agravios comparativos que pueden resultar fatales a la democracia y a los españoles de bien.

*****

 

 

MANIFIESTO

Contra el confinamiento de la población

 

Los abajo firmantes tenemos 60 años o más (algunos rondamos los ochenta) categoría demográfica en la que se han registrado hasta la fecha 96% de fallecimientos por la Covid-19 en España. Sucede que si los abajo firmantes hemos vivido hasta edades relativamente avanzadas es porque en la juventud, nuestros padres y nosotros, entendimos que los contagios forman naturalmente parte de la vida en sociedad al potenciar la inmunidad de grupo. Lo cual no excluye estimular el avance de la ciencia en vacunas. Ahora, en nuestro nombre se han tomado medidas de confinamiento que estigmatizan a las personas mayores haciéndolas responsables, ante los jóvenes, del desastre económico que viene en marcha por no hablar del que nos espera. Y tanto es así que partidos políticos anti-constitucionalistas e independentistas propugnan medidas de confinamiento extremosas, descontando una crisis peor que la del 2008, en aras de abonar el terreno a sus nefastas y no ocultadas pretensiones. Los abajo firmantes nos oponemos al confinamiento –por ineficaz, humillante, traumatizante y destructivo-  y apelamos a la responsabilidad individual adoptando personalmente  medidas de protección en orden al distanciamiento social aunque aconsejamos aplicar el poder coercitivo del Estado en cuanto a la obligatoriedad de mascarillas y guantes fuera del hogar.

 Asimismo, solapando cálculos sobre dos años, teniendo en cuenta que quizás vuelva estacionalmente la enfermedad, incluso poco después de poner fin al confinamiento, consideramos que, si bien es preferible no infectarse nunca,  la infección de parte de la población, digamos el 70%, propulsa una forma de Herd immunity.  La cual protegerá a los mayores el próximo invierno habida cuenta que muchas personas son reacias a vacunarse y desconocemos los efectos secundarios de una eventual vacuna. El contagio ha sido, de todas formas, imparable y seguirá. La tasa de letalidad real posiblemente sea baja, doble en hombres que en mujeres siendo la incidencia igual en ambos sexos, pero  sube en general a partir de 60 años, especialmente en varones mayores de 80 con patologías previas que representan el 50% de fallecimientos. En España, ciertamente, salimos perjudicados respecto a Corea del Sur por un factor 1,4 (14% de la población con más de 70 años; 10% en Corea) pero la gran diferencia en el número de fallecidos en ambos países radica en la utilización de mascarillas fuera del hogar: inmediatamente obligatorias en Corea del Sur en los primeros focos. Al no haber medicación milagrosa contra la Covid-19 en manos de un solo país, los sistemas de salud de los países occidentales son, prácticamente, igualmente eficientes. No lo son en cuanto al día a día de otras enfermedades. Están muriendo personas en España por causas distintas a la Covid-19 al crearse plétoras y cuellos de botella en urgencias. Es un mito que el “aplanamiento” de la curva epidémica por confinamiento de la población salve muchas vidas. Y las pocas que relativamente pudiese salvar, en el corto plazo, sería a costa de multiplicar los fallecimientos en el medio y largo plazo. El aplanamiento de la curva evita, quizás tropeles en urgencias, pero no frena los contagios en medio y largo plazo. Pocas vidas salva la descongestión de urgencias. Lo que salva vidas es la prevención y utilización masiva de mascarillas cuando aún no se ha alcanzado un umbral critico de contagio y protegiendo, desde un principio, a ancianos que difícilmente pueden asumir su propia protección en residencias y otros lugares.

No obstante, hay que relanzar inmediatamente la economía para que jóvenes y trabajadores en general no sufran las consecuencias de la voladura del entramado económico. Un Estado endeudado por el desmoronamiento económico carecerá de medios para mantener un sistema de salud eficiente capaz de salvar vidas en el futuro. El aplanamiento de la curva epidémica, en el corto plazo,  solo se consigue, eventualmente, con un inasumible coste económico siendo, en el medio/largo plazo, peor el remedio que la enfermedad. La tasa de letalidad en trabajadores es muy baja, menos del 0,4%, inferior, por ejemplo, a la de la gripe (influenza) que cursa en este momento: 0,8%. No se puede cerrar una fabrica de automóviles por una gripe; mucho menos, toda la economía. Hay que volver a poner el país a producir.  Si en las guerras se pide a los jóvenes que den un paso al frente para defender la Patria, en la actual situación somos las personas mayores de 60 años las que decidimos asumir el sacrificio moral, y eventualmente vital, por los jóvenes y el resto de la población. Con todo, ello no justifica que las personas con baja esperanza de vida sean relegadas en urgencias: la persona sintomática grave que llega debe ser atendida antes que la siguiente. Incoherentemente, la discriminación contradice de lleno la finalidad del confinamiento: no se confina a la población para evitar el contagio a personas de menos de 60 años, con baja tasa de letalidad, sino con más de 60, que, por definición, tienen menor esperanza de vida. Ni cabe posponer la atención a una persona de 95 años, con baja esperanza de vida, en favor de otra de 65 con esperanza superior por su estado general de salud. La dignidad de la persona, de cualquier persona, no debe jerarquizarse por aplicación discriminatoria de discutibles criterios de eficacia utilitarista.

En una joya del profesionalismo científico, John P. A. Ioannidis (“A fiasco in the making? As the coronavirus pandemic takes hold, we are making decisions without reliable data”, 17/03, STAT)  Professor of medicine, of epidemiology and population health, of biomedical data science, and of statistics at Stanford University,  argumenta solventemente que los datos suministrados por distintos gobiernos y la OMS son un completo fiasco en cuanto a la confianza que podemos depositar en ellos. La principal laguna es que no sabemos cuántas personas han sido infectadas realmente hasta hoy por el virus Sars-CoV-2. Sin información fiable es arriesgado tomar decisiones, difícil corregir el impacto de la pandemia y probable cometer monumentales dislates. Ejemplo canónico de dislate: el estado de alarma impuesto en España. No así en países que confían más en la autonomía y responsabilidad personal respetando cierto distanciamiento social. Guantes y mascarillas, incluso de buena fabricación casera, son realmente las únicas medidas de protección relativamente eficaces. Y quienes deseen confinarse voluntariamente son libres de hacerlo.  Esto es lo importante. Posicionarse contra el confinamiento obligatorio no excluye que las personas con riesgo se confinen y tomen voluntariamente todas las medidas de protección necesarias y recaben la protección del Estado que debe ser la misma en toda España.  Lo otro, “aplanar la curva” y “el dilema entre mitigar y suprimir” son pamplinas dado el desconocimiento general de la verdadera tasa de letalidad del virus emergido en noviembre 2019. Ni el intimidatorio modelo matemático del Imperial College de Londres se sostiene en datos sólidos, de ahí que dispare en todas direcciones esperando acertar en alguna. El modelo anticipa el número de muertos en ausencia de medidas de distanciamiento social, sin conocer la tasa real de letalidad, pero los modelistas evitan estimar precisamente los fallecimientos si se aplican las susodichas medidas. Dicen que las medidas adoptadas ya han salvado vidas. Cómo lo saben comparativamente si no se han aplicado medidas alternativas, verbigracia, concentrando los esfuerzos en evitar el contagio de persona con patologías.  Obviamente, desconoceremos la capacidad predictiva del modelo.

Sorprende la visión cortoplacista de medidas draconianas, tomadas en España, cuyos impactos económicos, familiares, penales, intelectuales, laborales, afectivos, físicos, síquicos, etc., debidos al confinamiento obligatorio, serán sin duda devastadores. Esas medidas, confinamiento y distanciamiento social, no garantizan la disipación estacional de la pandemia ni evitan su vuelta, el próximo otoño. Por no hablar de la economía, a la que se le planta literalmente fuego con el señuelo de cientos de miles de millones de euros que van a dejar caer desde helicópteros. Es lamentable que países latinos europeos que han pulverizado sus economías, consecuencia de las exageradas medidas impuestas,  pidan a Holanda y Alemania que las salven emitiendo eurobonos. Más razonablemente -contraejemplo de esa miopía decisoria impuesta irracionalmente a una sociedad absolutamente desinformada, aterrorizada y sin datos fiables en que apoyarse- algunos países calculan integrando los efectos de la pandemia este año y el próximo con la estructura productiva en funcionamiento, en la medida de lo posible,  para evitar el colapso económico susceptible de debilitar los sistemas nacionales de salud en el futuro.

La situación es tan grave desde el punto de vista científico que ningún país dispone de datos en los que se pueda confiar suficientemente, esto es, nadie conoce la prevalencia del virus en una muestra aleatoria no sesgada representativa de la población general. A medida que hospitales e improvisados centros se vean desbordados solo se harán pruebas a los casos más severos, de mayor riesgo aparente, con lo cual aumentará la letalidad artificialmente empeorando el sesgo de selectividad. El primer fallecido de la Covid-19, en España, fue diagnosticado post mortem, no estaba en las listas de infectados reportados. Suponiendo que en ese momento hubiese 100 personas contagiadas, con un R0 cercano a 3 para el Sars-CoV-2, pueden estimarse alrededor de 500.000/800.000 infectados en pocos días. Con crecimiento exponencial, si el número de infectados dobla en seis días, la mitad, desde el principio de la infección,  se habría infectado los seis últimos días.  En cualquier caso, el número de infectados reales es entre 12 y 15 veces superior al reportado por el Gobierno. Con esos datos, no sorprendería que el sacrificio económico resultase inútil  al ser inevitable el contagio de gran parte de la población sin haber previsto ni actuado en favor de quienes no pueden protegerse por sí mismos. Es vergonzoso, casi criminal,  el desamparo de personas  mayores residenciadas.

Con estas estimaciones –tomadas con minuciosa precaución- el aplanamiento de la curva epidémica quizás carezca de sentido. Salvemos al menos la economía y el futuro de los jóvenes. El confinamiento, desde el punto de vista de la administración judicial constituye “arresto domiciliario”, sin que en este caso previamente haya habido juicio ni sentencia, y es, por ende, una medida de dudosa legalidad adoptada brutal e irracionalmente, sin ningún tipo de base científica, pretextando proteger la vida de las personas mayores. Que, en realidad, quedan estigmatizadas ante la sociedad. Pronto los jóvenes nos harán responsables de la hecatombe económica culpándonos de haberles bloqueado el futuro. España no podrá encajar dos crisis seguidas.  Primero, epidémica; después, económica. El país quedará abatido hasta la melancolía enfermiza, noqueado por falta de perspectivas, hundido en el pesimismo nihilista. Todo ello será encauzado por los enemigos de la nación para inventarse una sarta de nuevos agravios comparativos que pueden resultar fatales a la democracia y a los españoles de bien. Ya que no fueron capaces de evitar la primera crisis evitemos la segunda. 

 

Juan José R. Calaza (Economista y matemático)/ Andrés Fernández Díaz (Catedrático emérito Política económica UAM) / Joaquín Leguina (Estadístico Superior del Estado)/ Guillermo de la Dehesa (Economista del Estado)

 

*****

Alarma en el Estado de alarma

Por Juan José R. Calaza (economista y matemático)

ABC

 

«España no podrá encajar dos crisis seguidas. Primero, epidémica; después, económica. Ya que no fueron capaces de evitar la primera crisis evitemos la segunda. El confinamiento es una medida brutal e irracional, sin ningún tipo de base científica»

El confinamiento de la población es una medida pseudo-fascista, tomada sin base racional ni científica, que provocará una hecatombe económica, afectiva y psíquica en la sociedad española. Las personas mayores quedaremos estigmatizadas ante los jóvenes que nos acusarán de haberles cerrado el paso al futuro.

En España, el 96,2% de fallecimientos por la Covid-19 se registran entre personas de más de 60 años. En el 3,8% de fallecidos, relativamente jóvenes, se observaron frecuentemente patologías. Las patologías previas disparan la letalidad de la Covid-19 incluso en jóvenes. Esta sospecha parece confirmarse al analizar los casos de fallecidos de más de 60 años.

La tasa de letalidad (calculada sobre la incidencia, infectados reales estimados, no solamente casos reportados) de la Covid-19 es  muy baja (del orden del 0,3%-0,4%) doble en hombres que en mujeres, siendo la incidencia igual en ambos sexos, y sube especialmente en varones mayores de 80 años con patologías previas (letalidad 16%, calculada exageradamente sobre casos reportados). Sin embargo, en esta alta letalidad se esconde una correlación así llamada cigüeña: no son la edad y la enfermedad combinadas las que matan sino que con la edad las personas sufren más patologías. Y los hombres más que las mujeres por sus pasados hábitos de vida o actividades profesionales. Con estos elementales datos en mano, puede probarse que la insostenible política de confinamiento, amparada por el Estado de alarma, nace de una premisa completamente falsa. A saber, el confinamiento sería la «única» estrategia eficaz al no poder -alternativamente, por carencia de medios- practicar detección a gran escala con aislamiento de personas detectadas contagiadas. Este diagnóstico de la situación indica grave desconocimiento de la naturaleza de la Covid-19: su letalidad general es más baja que la de la gripe (influenza), 0,8%.

Cuando lo anterior se entiende bien la estrategia para encarar la Covid-19 es imparable. Una parte de la población (la que padece patologías previas) es fatalmente sensible y frágil a la infección del virus SARS-CoV-2. Esta parte de la población debe ser informada, partiendo de su historial clínico, prevenirla del riesgo que corre y, si es necesario, aislarla por su propio bien (se admiten objeciones). Es obligación del Gobierno llevarlo a buen término. ¿Cuál es esa parte de la población de alto riesgo? Especialmente hombres mayores de 80 años (2/3 de fallecidos). ¿Es suficiente ser hombre y mayor de ochenta años? No. Un hombre mayor de ochenta años sin patologías previas, que padezca el Covid-19, corre menos riesgo de fallecer que si estuviera infectado por el virus de una gripe normal. Por tanto, los medios deben asignarse masivamente y los esfuerzos concentrarse, racionalmente, a la evitación de contagios en el segmento de población sensible: la que padece patologías previas. El resto de casos reportados, sin patologías previas, hay que considerarlos como si fuera gripe, es decir, que se queden en casa hasta que la enfermedad remita excepto agravamiento agudo y manifiesto (el 70% de ingresados en las UVI tienen más de 70 años, no todos con patologías previas). Algunos enfermos sin patologías previas también fallecerán, desgraciadamente, pero menos que los que fallecen de gripe. Esta es la única estrategia racional (cf. online, 9/03/2020, el interesante artículo de Fei Zhou y colaboradores: «Clinical course and risk factors for mortality of adult inpatients with COVID-19 in Wuhan, China: a retrospective cohort study»).

Con una bisoñez, un desparpajo y una incompetencia que aterran, el Gobierno, en previsión protectora de las personas mayores, ha tomado medidas de confinamiento que nos estigmatizan ante los más jóvenes haciéndonos indirectamente responsables del desastre económico en curso. Y tanto es así que partidos políticos anticonstitucionalistas e independentistas propugnan medidas de confinamiento incluso más extremosas, descontando una crisis peor que la de 2008, en aras de abonar el terreno a sus nefastas y no ocultadas pretensiones. Por ello, los españoles de bien y más de sesenta años debemos oponemos al confinamiento de la población -por ineficaz, humillante, traumatizante y destructivo- impulsando otras medidas de protección en orden al distanciamiento social (centradas sobre todo en la prevención de contagios en personas con patologías previas) aplicando, si es necesario, el poder coercitivo del Estado en cuanto a la obligatoriedad de mascarillas y guantes fuera del hogar.

Es un mito que el «aplanamiento» de la curva epidémica por confinamiento de la población salve muchas vidas. Y las pocas que relativamente pudiese salvar, en el corto plazo, sería a costa de multiplicar los fallecimientos en el medio y largo plazo. Pocas vidas salva la descongestión de Urgencias. Lo que salva vidas es la prevención cuando aún no se ha alcanzado un umbral crítico de contagio, y protegiendo, desde un principio, a ancianos con patologías que difícilmente pueden asumir su propia protección en residencias geriátricas o el propio hogar. ¿A qué esperamos para cambiar de estrategia? Este sistema de protección minuciosamente centrado no impide relanzar inmediatamente la economía para que jóvenes y trabajadores en general no sufran las consecuencias de la voladura del entramado económico. Un Estado endeudado por el desmoronamiento económico carecerá de medios para mantener un sistema de salud eficiente capaz de salvar vidas en el futuro.

Sorprende la visión cortoplacista y chapucera de medidas draconianas, tomadas en España, cuyos impactos económicos, familiares, penales, intelectuales, laborales, afectivos, físicos, psíquicos, etc., debidos al confinamiento obligatorio serán sin duda devastadores. Más razonablemente -contraejemplo de esa miopía decisoria impuesta irracionalmente a una sociedad absolutamente desinformada, aterrorizada y sin datos fiables en que apoyarse-, algunos países calculan integrando los efectos de la pandemia este año y el próximo con la estructura productiva en funcionamiento, en la medida de lo posible, para evitar el colapso económico susceptible de debilitar los sistemas nacionales de salud en el futuro. El INSEE francés ha estimado, por lo bajo, que en diez días de confinamiento la actividad económica se ha contraído el 35%; en un mes el PIB se habrá reducido 3 puntos. Salvemos la economía y el futuro de los jóvenes. España no podrá encajar dos crisis seguidas. Primero, epidémica; después, económica. Ya que no fueron capaces de evitar la primera crisis evitemos la segunda. El confinamiento es una medida brutal e irracional, sin ningún tipo de base científica, pretextando proteger la vida de las personas mayores que, en realidad, quedan estigmatizadas ante la sociedad. Pronto los jóvenes nos harán responsables de la hecatombe económica culpándonos de haberles bloqueado el futuro. Sánchez ha declarado la guerra, pero inspirado en «Diario de la guerra del cerdo», de Bioy Casares.

 

 

 

 

32 Comments

  1. Gracias por confirmar lo que pensaba, empezaba a creer que estaba algo loca, el confinamiento es algo atroz, familias separadas cuando toda la vida en la enfermedad hemos tenido a nuestros padres, hijos…cerca

    • Todos pensamos lo mismo, Rosa. Pero es un espejismo mediático, fraudulento, prefabricado. En realidad, los problemas nos son comunes. Debemos esforzarnos por escuchar. De esta distopía saldremos juntos o no saldremos.

      Gracias por comentar, Rosa. Sobre todo en este «espacio y tiempo» en que NECESITAMOS SABER QUE ESTAMOS ACOMPAÑADOS.

      • Totalmente de acuerdo con este manifiesto contra el disparate que este gobierno ignorante comete. Además el problema vendrá en octubre con la segunda oleada para la que se contagiará con más gravedad el que no se contagió en la primera y la economía hundida. Lo de la economía ya sin remedio aún que hoy levantaren la alarma. Alguien tenia que reclutar votos en contra. El que avisa no es traidor. Xose.

        • Quizás, Xosé, el peor virus sea el Miedo.

          Un Miedo del que TODOS quieren sacar tajada para aumentar su Poder sobre nosotros. Y nosotros, en lugar de unirnos contra TODOS los corruptos, dividimos nuestros afectos entre los diferentes corruptos que el vil mercado electoral dominado por la Corrupción Informativa, el verdadero virus que lastra nuestra convivencia, oferta como pastores de nuestra servidumbre; gestores de nuestros miedos.

          Gracias por comentar Xose; sin diálogo estamos perdidos.

          Salud y Libertad!

  2. El confinamiento español pretende enmascarar los errores de un gobierno que no sólo no hace nada para prevenir la epidemia en España, sino que contribuye activamente a su expansión.

    ¿No le sale más caro a la sociedad este confinamiento que lo que hubiera costado el desarrollo del sistema samitario más eficaz, capaz de observar, prevenir y hacer una medicina eficaz?

    • Asi es; con un mínimo gasto inicial, habríamos evitado tanta desgracia …

      En nuestra opinión existe intención de expandir la Pandemia por parte del Gobierno. Publicaremos las razones en unos dias.

      Anticiparemos que, al menos hasta el día 5 de abril, la SANIDAD PRIVADA (que junto a la Pública constituyen el Sistema Nacional de Salud), DISPONÍA DE 2.200 RESPIRADORES INVASIVOS SIN USAR.

      Saludos

  3. Buenas tardes alguien sabe como unirse a este movimiento contra el arresto domiciliario ? Tiene razón en todo y da rabia que a los que no nos tienen aleccionados no nos dejen expresarnos. Saludos y unidad frente a esta barbaridad humana.

      • Igualmente saludos a todos, viendo la policia de balcon y la hipocresía de los aplausos da la impresión de que los han abducido a todos y nunca van a despertar nunca.Y después de esto todo valdrá y todo será por nuestro bien según «papa» estado.Todo lo que difundamos es poco pero merece la pena el esfuerzo.

  4. Desde Argentina: Como la poblacion puede creer en la O.M.S.que decía NO al barbijo y guantes y ahora o3/04/2020, dice que SI a los barbijos y algunos médicos argentinos pregonan que pueden ser caseros, casi sin costo.?????

  5. TOMADO DE LOS COMENTARIOS DEL BLOG «Contra el confinamiento de la población»: COMENTARIO DE MANUEL SIMANCAS:

    «CARTA ENVIADA AL CGCOM (Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos) de ESPAÑA (sin respuesta por su parte):

    Buenas tardes;
    Les escribimos para conocer la postura de la C.G.C.O.M. respecto a la posible y mas que probable negligencia que está cometiendo todo el personal médico de la Comunidad de Madrid (por supuesto, se están investigando a otros implicados como otras comunidades y países, autoridades sanitarias, gubernamentales, científicas, farmaceuticas como Gilead Sciences y todas aquellas entidades y personas que podrían estar implicadas en esta barbarie). La OMS ya fue sancionada por las falsas pandemias de GripeA y de Gripe Aviar gracias a investigaciones como esta. Sin embargo, esta vez la OMS y otras autoridades cuentan con la colaboración, posiblemente involuntaria, de millones de sanitarios y médicos que no están llevando a cabo sus funciones con rigor medico y científico, y que están certificando defunciones sin las bases y las pruebas necesarias para certificar una muerte por Covid19.
    Por favor, ruego respondan a las preguntas y confirmen o desmientan estas informaciones e interrogantes que se están planteando desde la comunidad científica. Y expliquen porqué razón se está teniendo en cuenta en todos los centros hospitalarios un criterio tan escasamente basado en pruebas científicas. También ruego confirmen o desmientan si ustedes están teniendo en cuenta este tipo de investogaciones o no, con los datos que les aportamos a continuación.

    1. Estadística:
    En la infecciología, fundada por el propio Robert Koch, tradicionalmente se hace una distinción entre infección y enfermedad. Una enfermedad requiere una manifestación clínica. [1] Por lo tanto, sólo los pacientes con síntomas como fiebre o tos deben ser incluidos en las estadísticas como nuevos casos.
    En otras palabras, una nueva infección, medida por la prueba COVID-19, no significa necesariamente que estemos tratando con un paciente recién enfermo que necesita una cama de hospital. Sin embargo, actualmente se supone que el cinco por ciento de todas las personas infectadas se enferman gravemente y requieren ventilación. Las proyecciones basadas en esta estimación sugieren que el sistema de salud podría estar sobrecargado.
    Mi pregunta: ¿En las proyecciones se diferenció entre las personas infectadas sin síntomas y los pacientes enfermos reales, es decir, las personas que desarrollan síntomas?

    2. Peligrosidad:
    Varios coronavirus han estado circulando durante mucho tiempo, en gran parte sin ser notados por los medios de comunicación. [2] Si resultara que al virus COVID-19 no se le pudiera atribuir un potencial de riesgo significativamente mayor que el de los virus corona ya en circulación, todas las contramedidas serían obviamente innecesarias.
    La internacionalmente reconocida „International Journal of Antimicrobial Agents“ publicará pronto un documento que aborda exactamente esta cuestión. Los resultados preliminares del estudio ya se pueden ver hoy en día y llevan a la conclusión de que el nuevo virus NO es diferente de los tradicionales virus corona en términos de peligro. Los autores lo expresan en el título de su artículo «SARS-CoV-2: Miedo versus Datos». [3]
    Mi pregunta: ¿Cómo resulta la comparación de la utilización actual de las Unidades de Cuidados Intensivos con pacientes diagnosticados con COVID-19 con otras infecciones por coronavirus, y en qué medida se tendrán en cuenta estos datos en la futura toma de decisiones del gobierno? Además: ¿Se ha tenido en cuenta el estudio anterior en lo planificado hasta ahora? Aquí también, por supuesto, debe ser válido: Diagnosticado significa que el virus juega también un rol decisivo en el estado de la enfermedad del paciente, y no que las enfermedades previas jueguen un papel más importante.

    3. Propagación:
    Según un informe del Süddeutsche Zeitung, ni siquiera el muy citado Instituto Robert Koch sabe exactamente cuánto se testea para COVID-19. Sin embargo, es un hecho, que recientemente se ha observado en Alemania, que el número de casos ha aumentado rápidamente a medida que aumenta el volumen de las pruebas. [4] Por lo tanto, es razonable sospechar que el virus ya se ha propagado inadvertidamente en la población sana. Esto tendría dos consecuencias: en primer lugar, significaría que la tasa de mortalidad oficial – el 26 de marzo de 2020, por ejemplo, hubo 206 muertes en alrededor de 37.300 infecciones, o el 0,55 por ciento [5] – es demasiado alta; y en segundo lugar, significaría que casi no sería posible impedir que el virus se propagara en la población sana.
    Mi pregunta: ¿Se ha hecho ya una muestra aleatoria de la población general sana para validar la propagación real del virus, o está esto previsto en un futuro próximo?

    4. Mortalidad:
    El temor a un aumento de la tasa de mortalidad en Alemania (actualmente del 0,55 por ciento) es actualmente objeto de una atención mediática especialmente intensa. A mucha gente le preocupa que pueda dispararse como en Italia (10 por ciento) y España (7 por ciento) si no se actúa a tiempo.
    Al mismo tiempo, en todo el mundo se está cometiendo el error de informar de las muertes relacionadas con el virus tan pronto como se establece que el virus estaba presente en el momento de la muerte, independientemente de otros factores. Esto viola un principio básico de la infecciología: sólo cuando se tiene la certeza de que un agente ha desempeñado un papel importante en la enfermedad o la muerte se puede hacer un diagnóstico. La Asociación de Sociedades Médicas Científicas de Alemania escribe expresamente en sus directrices: «Además de la causa de la muerte, debe indicarse una cadena causal, con la correspondiente enfermedad subyacente en tercer lugar en el certificado de defunción. Ocasionalmente, se deben dar cadenas causales de cuatro eslabones». [6]
    En la actualidad no hay información oficial sobre si, al menos en retrospectiva, se han realizado análisis más críticos de los registros médicos para determinar cuántas muertes se debieron realmente al virus.
    Mi pregunta: ¿Alemania ha seguido simplemente la tendencia a la sospecha general de COVID-19? Y: ¿se tiene la intención de continuar esta categorización acrítica como en otros países? ¿Cómo, entonces, se puede distinguir entre las muertes verdaderamente relacionadas con el Corona y la presencia fortuita de un virus en el momento de la muerte?

    5. Comparabilidad:
    La atroz situación de Italia se utiliza repetidamente como escenario de referencia. Sin embargo, el verdadero papel del virus en ese país no está nada claro por muchas razones, no sólo porque los puntos 3 y 4 también se aplican aquí, sino también porque existen factores externos excepcionales que hacen que esas regiones sean especialmente vulnerables.
    Uno de estos factores es el aumento de la contaminación atmosférica en el norte de Italia. Según las estimaciones de la OMS, esta situación, incluso sin el virus, provocó más de 8.000 muertes adicionales por año en 2006 en las 13 ciudades más grandes de Italia solamente. [7] La situación no ha cambiado significativamente desde entonces. [8] Por último, también se ha demostrado más allá que la contaminación del aire aumenta en gran medida el riesgo de enfermedades pulmonares virales en personas muy jóvenes y de edad avanzada. [9]
    Además, el 27,4 por ciento de la población especialmente vulnerable de este país vive con jóvenes, en España incluso el 33,5 por ciento. En Alemania, la cifra es sólo del siete por ciento [10].
    A esto se agrega, según el Prof. Dr. Reinhard Busse, jefe del Departamento de Gestión de la Salud de la Universidad Técnica de Berlín, Alemania está mucho mejor equipada que Italia en términos de unidades de cuidados intensivos – por un factor de alrededor de 2,5 [11].
    Mi pregunta: ¿Qué esfuerzos se están haciendo para que la población tome conciencia de estas diferencias elementales y para que la gente entienda que escenarios como los de Italia o España no son realistas aquí?

    Ante la barbarie científica y médica que se está llevando a cabo en los hospitales de toda España. Las investigaciones van a continuar y no cesarán hasta alcanzar la realidad y la verdad de esta supuesta pandemia por nuestra parte. Además, una vez finalizada la cuarentena, nos desplegaremos a todos los hopsitales, tanatorios, tanatorios improvisados como El Palacio de Hielo, para asesorar e informar a las familias y recabar el mayor número de autopsias posibles a nivel nacional para denunciar esta negligencia histórica y científica ante el resto de Europa y del mundo.

    Ustedes han sido contactados porque aparecen como responsables del “Documento Técnico / Manejo Clínico del COVID-19: tratamiento médico” del Ministerio de Sanidad. Por lo que les estamos dando la oportunidad de dar explicaciones antes de hacer públicas todas nuestras investigaciones y por supuesto a colaborar en las investigaciones que van a continuar después de la cuarentena, donde entrevistaremos a todas las autoridades, personal sanitario, personal de laboratorio y científico implicados en esta inmensa negligencia científica y médica.

    Quedo a su completa disposición.

    Reciban un cordial saludo».

    https://contraelconfinamientodelapoblacion.wordpress.com/2020/04/01/alarma-en-el-estado-de-alarma/comment-page-1/#comment-33

  6. Buenos días camaradas os escribo para comunicaros que ciudadanos libres hemos creado un grupo de facebook que se llama CONTRA EL ARRESTO DOMICILIARIO ILEGAL administrado por una servidora .Os invitamos a uniros para contar nuestras experiencias, pareceres y todo tipo de informacion contra la desinformación del gobierno. Muchísimas gracias y un cordial saludo a tod@a.

    • En estos momentos ya resulta necesario entender jurídicamente el problema del confinamiento. Afecta esencialmente al art 19 de la Constitución. y ese precepto ES INMUNE al Estado de Alarma; necesita ser declarado mediante el procedimiento, mas garantista, del estado de Excepción (arts 55 y 116 Constitución).

      Por tanto, no atender la orden del policía que intenta coartar tu libertad deambulatoria, no resulta punible, no reviste el carácter de infracción, ni siquiera administrativa. Estamos ante una orden que no ha de ser obedecida, pues se basa en un mandato ilegal, INCONSTITUCIONAL y, en nuestra opinión, delictivo.

      La policía no podrá alegar en su defensa «obediencia debida», pues -insistimos- NO HAY OBEDIENCIA DEBIDA A UNA ORDEN DE LA «SUPERIORIDAD» QUE ES INCONSTITUCIONAL Esa es una importante lección que se derivó de los Juicios de Nuremberg al Nazismo.

      Saludos, y gracias por vuestra iniciativa. Nosotros estamos alejándonos de las Redes sociales, por lo que si nos vas informando directamente (incluso por Comentarios a este post), podremos echar una mano.

      • Este Gobierno defiende la libertad personal para morir; promueve la Eutanasia.

        El mismo Gobierno que criminaliza el ejercicio de esa misma Libertad para DEFENDER NUESTROS DERECHOS Y LIBERTADES frente al TOTALITARISMO nacido del miedo.

        VIDA SIN LIBERTAD?

        Es al revés:

        POR LA LIBERTAD DAMOS LA VIDA.

      • MUCHISIMAS GRACIAS CHUS…YA SOMOS MAS DE 50 EN EL GRUPO Y LES HAGO LLEGAR LOS ARTICULOS DE PUNTO CRITICO PORQUE ESTO NO SALE EN LOS MEDIOS GRACIAS PPR EL APOYO

        • Gracias a vosotros, Carmen.

          Os sugiero leer este Post sobre responsabilidad penal. Se refiere al caso del VHC pero es plenamente aplicable al caso del Coronavirus (en realidad, toda la serie de posts VHC lo es; son, puestos de manera más legible, las partes de la Querella que en 2014 presentamos en nombre de centenares de enfermos con prescripción no administrada -no simples afectados- ante el TS por el asunto del SOVALDI -VHC).

          https://puntocritico.com/ausajpuntocritico/2017/10/18/vhc-el-virus-de-la-hepatitis-c-parte-vii-aspectos-penales/

          Nos hemos planteado preparar una Querella más amplia en este caso; pero sin apoyo, no tiene mucho sentido hacerlo. Por eso ahora nos planteamos redactar una Denuncia (sin personamiento como acusación) fundada en Derecho (fácilmente transformable en Querella) y ponerla a disposición de quien la quiera utilizar. De momento, vamos dando datos.

          Esto está empezando; siendo la variable «esto» la incógnita a despejar. Entre tanto, hemos de enseñar los dientes al poder … eso o la sumisión a este nuevo totalitarismo tecnológico cuya única legitimidad la obtiene, directamente, de nuestro miedo.

          Así como datos de hecho, hemos publicado que Redemsivir (de Gilead) funciona; lo anticipamos hace semanas. Y el dia 8 de marzo, el Gobierno ya lo sabía; de hecho el 13 publicaron que se administraba por USO COMPASIVO. Creemos que se administra a POLÍTICOS Y PODEROSOS. Y eso es fácilmente comprobable; o debería serlo.

          https://puntocritico.com/ausajpuntocritico/2020/03/20/coronavirus-tratamientos-farmacologicos-gilead-y-su-tratamiento-secreto-para-el-coronavirus-en-la-sanidad-publica-espanola-formulario-para-administracion-por-uso-compasivo/

          Por fin, hoy, que Redemsivir (de Gilead) funciona, lo reconoce ABC.

          El problema es que todas las acciones penales darán de bruces con la Corrupción judicial, entendiendo como tal la que pulula por los juzgados, no solo la del Poder Judicial, que es la más importante, pero en absoluto la única.

          En fin, que podéis contar con nuestro apoyo. Apoyo activo a vuestra solicitud.

          Salud y Libertad !!

    • Así es; incoherencia más allá de la negligencia grave. Y aceptación por el miedo. Miedo a la Libertad, en afortunada expresión de E. Fromm.

      Un miedo que hace a una sociedad acreedora de un epitafio: «Tan grande era su miedo a morir, que prefirieron no vivir».

      Saludos. Y gracias por el comentario.

  7. Hola buenas noches…soy Carmen Hermida la del grupo de facebook..CONTRA EL ARRESTO DOMICILIARIO ILEGAL..quería deciros que os seguimos y os animamos a todos a uniros…ya somos 265 a fecha y hora de hoy y cada vez somos más.Muchismas gracias y un cordial saludo a todos…somos gente libre con pensamiento propio …así nos definimos…buenas noches.

    • Gracias Carmen.

      Tenemos MUCHOS datos nuevos, muy importantes.

      En twitter @puntocriticoDH hemos dado información esta mañana.

      Si nos envías un teléfono, te llamamos y comentamos (o si nos autorizas a escribirte a tu mail, lo hacemos)

      Un abrazo

  8. Y además posible malversación de fondos públicos, si tenemos en cuenta el coste de los helicópteros que persiguen a ciudadanos por playas desiertas y montañas, con bajo-nulo riesgo de contagiosidad (1947 €/hora) que podría invertirse en médicos (un residente de 5º año cobra 1150€/MES)!!

    • Y diversos delitos contra el ejercicio de los Derechos Fundamentales, en último término Delito contra otros Derechos Cívicos. Todos ellos tipificados en el Código Penal.
      La Orden que pueda creer el Agente que le otorga amparo, es ilegal, pues ha sido adoptada en evidente contravención del texto literal de la Constitución (Arts 55 y 116); aunque veremos lo que dicen los malabaristas de las puñetas …

      Has visto «Los Juicios de Nuremberg»?

      Pues eso.

      Saludos, Quilian, y gracias por comentar

  9. Por favor manifestémonos ya!
    Hay alguien con suficiente capacidad de convicatoria para promover una huelga general. Si. HUELGA GENERAL. Seria cuestion de manifestarse delante de cada ayintamiento o delegacion del gobierno, manteniendo 2 metros de unos a otro, como en una perfecta red de puntos. Alguien debería proponer un día y una hora. Yo conozco más de 50 personas que irían. Ah, y pedir a los mayores de 65 que no vengan por precaució

    • Gracias por comentar, Joan.

      Quizá una Huelga en estos momentos no sea la opción más adhesiva.

      Pero sea Huelga o no, en efecto, va siendo hora de plantear propuestas en libertad, que nos servirán a muchos para certificar la oposición mayoritaria de la sociedad a la derogación de nuestros Derechos Humanos, y el alumbramiento de un NWO que nadie, repito, nadie, desea ni admite; y que, aún por debajo del ruido de los defensores de la «verdad oficial», vislumbramos con claridad.

      Hemos de conocer la verdad de los hechos.

      Tu comentario no cae en saco roto, Joan, Estamos en ello.

      Saludos

  10. De acuerdo sobre la ilegalidad de la obligatoriedad de confinar en sus viviendas a todos los españoles. El gobierno es responsable de la mayoría de los muertos de las residencias, ello a pesar de su pretendido seguimiento de las directrices de un grupo de supuestos científicos, que si lo fuesen de verdad, lo primero que hubiesen protegido debió ser: aislar y proveer de los elementos de defensa contra la pandemia que se avecinaba y se sabia que el punto débil se localizaba en los mayores de 65 años. LOs Pseudocientíficos debieran haber empleado su pretendida sapienza el habilitar un o unos tratamientos de efecto inmediato , tal y como se actùa sobre la gripe y otras enfermedades víricas, con ello no huviese habido una paralización tan brutal de la economía, y casi sin muertos .El tabaco, alcaloide violento, es con toda la posibilidad la solución, ya que el hecho de fumar un simple cigarro por un recién infectado se impregna con el humo las vías que precisamente empléa el corona virus para infectar a los pacientes, como son:: la cavidad bucal, la laringe, faringe, tráquea, pulmones, fosas nasales, saliva, esófago ,estómago,. Matando con el 0,75 milígramos de nicotina, con la que se impregnan dichos órganos. Aunque tubiese que fumar el paciente que fumar , dos o trés cigarrillos para liquidar la invasión a, éste no sufriría serio efectos secundarios,. ni envenenamiento. alguno ,tal y como aparecen cientos de artículos de sesudos y sospechosos supuestos médicos y que cotidianamente aparecen en lciertos medios de difusión.

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*