CONSPIRANOIA Y DESINFORMACIÓN: Garantías de la Impunidad del Poder

CONSPIRANOIA Y DESINFORMACIÓN

 

EL JUICIO DE GHISLAINE MAXWELL ES UN "SATYRICON" AMERICANO

El juicio de Ghislaine Maxwell que comenzó esta semana en Manhattan no exigirá responsabilidades a los hombres poderosos y ricos que también son cómplices de las agresiones sexuales a niñas de tan solo doce años que Maxwell supuestamente consiguió para el multimillonario Jeffrey Epstein.

Una clase dominante licenciosa, empapada de dinero, moralmente en bancarrota e intelectualmente vacía, que no rinde cuentas a nadie y es libre de saquear y aprovecharse de los débiles como buitres humanos, asciende al poder en sociedades en decadencia terminal. Esta clase de parásitos fue salvajemente parodiada en la novela satírica del siglo I “Satyricon” de Cayo Petronio, escrita durante el reinado de Nerón. Epstein y sus secuaces durante años se involucraron en perversiones sexuales de proporciones petronianas

Por Chris Hedges
MintPressNews, 6 DIC 2021

 

PRINCETON, NUEVA JERSEY ( Scheerpost ) —  El juicio de Ghislaine Maxwell que comenzó esta semana en Manhattan no exigirá responsabilidades a los hombres poderosos y ricos que también son cómplices de las agresiones sexuales a niñas de tan solo doce años que Maxwell supuestamente consiguió para el multimillonario Jeffrey Epstein.

Donald Trump, Bill Clinton, Bill Gates, el multimillonario de fondos de cobertura Glenn Dubin, el ex Nuevo México Bill Richardson, el ex Secretario del Tesoro y ex presidente de Harvard Larry Summers, Stephen Pinker, el Príncipe Andrés, Alan Dershowitz, el multimillonario CEO de Victoria's Secret Les Wexner, el banquero de JP Morgan Jes Staley, el ex primer ministro israelí Ehud Barack, el magnate inmobiliario Mort Zuckerman, el ex senador de Maine George Mitchell, Harvey Weinstein y muchos otros que al menos estuvieron presentes y muy probablemente participaron en la perpetua bacanal de Epstein, no están en corte. Los bufetes de abogados y los costosos abogados, fiscales federales y estatales, investigadores privados, asistentes personales, publicistas, sirvientes, conductores y muchos otros proxenetas, a veces mujeres, que hicieron posibles los crímenes de Epstein no están siendo investigados. Aquellos en los medios de comunicación, la arena política y la industria del entretenimiento que agresivamente y a menudo con crueldad silenciaron y desacreditaron las pocas voces, incluidas las de un puñado de intrépidos reporteros, que intentaron arrojar luz sobre los crímenes cometidos por Epstein y su círculo de los cómplices no están siendo juzgados. Los vídeos que Epstein aparentemente recopiló de sus invitados en sus escapadas sexuales con chicas adolescentes y menores de edad a través de las cámaras que había instalado en sus opulentas residencias y en su isla privada han desaparecido misteriosamente, muy probablemente en el agujero negro del FBI, junto con otras pruebas cruciales. La muerte de Epstein en una celda de una cárcel de Nueva York, aunque oficialmente se considera un suicidio, a los ojos de muchos investigadores creíbles es un asesinato. Con Epstein muerto y Maxwell sacrificada, los oligarcas gobernantes escaparán una vez más de la justicia.

El caso Epstein es importante porque, por mucho que se esté encubriendo, es una ventana al flagelo de la violencia masculina que explota en culturas decadentes, alimentada por el aumento de las disparidades de ingresos, el colapso del contrato social y el grotesco derecho que conlleva la celebridad; poder político y riqueza. Cuando una élite gobernante pervierte todas las instituciones, incluidos los tribunales, para convertirlas en instrumentos que sirven a los intereses exclusivos de quienes tienen derecho a ellas, cuando intencionalmente descuida y abandona a segmentos cada vez mayores de la población, las niñas y las mujeres siempre sufren de manera desproporcionada. La lucha por la igualdad salarial, la distribución equitativa de la riqueza y los recursos, el acceso a la asistencia social, la asistencia jurídica que ofrezca una protección adecuada ante la ley, los servicios sociales, la capacitación laboral, la atención sanitaria y los servicios educativos, se han degradado tanto que apenas existen para los pobres. especialmente las niñas y mujeres pobres.

 

es una ventana al flagelo de la violencia masculina que explota en culturas decadentes, alimentada por el aumento de las disparidades de ingresos, el colapso del contrato social y el grotesco derecho que conlleva la celebridad; poder político y riqueza. Cuando una élite gobernante pervierte todas las instituciones, incluidos los tribunales, para convertirlas en instrumentos que sirven a los intereses exclusivos de quienes tienen derecho a ellas, cuando intencionalmente descuida y abandona a segmentos cada vez mayores de la población, las niñas y las mujeres siempre sufren de manera desproporcionada

 

Las mujeres, tradicionalmente cargadas con el cuidado de los niños, los ancianos y los enfermos, despojadas del control sobre sus propios cuerpos en Estados que buscan negar los derechos reproductivos, están acorraladas, incapaces de ganarse la vida y de obtener protección legal. Este es siempre el objetivo del patriarcado. Y en este mundo degradado las niñas y mujeres son presa fácil de proxenetas, pedófilos y violadores como Epstein y sus cómplices. Estos hombres miran a sus víctimas no como niños o mujeres jóvenes en apuros, sino como basura humana, no más digna de consideración que una esclava, en lo que de hecho se convierten muchas de estas niñas y mujeres.

 

Una clase dominante licenciosa, empapada de dinero, moralmente en bancarrota e intelectualmente vacía, que no rinde cuentas a nadie y es libre de saquear y aprovecharse de los débiles como buitres humanos, asciende al poder en sociedades en decadencia terminal

Esta clase de parásitos fue salvajemente parodiada en la novela satírica del siglo I “Satyricon” de Cayo Petronio, escrita durante el reinado de Nerón

 

Una clase dominante licenciosa, empapada de dinero, moralmente en bancarrota e intelectualmente vacía, que no rinde cuentas a nadie y es libre de saquear y aprovecharse de los débiles como buitres humanos, asciende al poder en sociedades en decadencia terminal. Esta clase de parásitos fue salvajemente parodiada en la novela satírica del siglo I “Satyricon” de Cayo Petronio, escrita durante el reinado de NerónEpstein y sus secuaces durante años se involucraron en perversiones sexuales de proporciones petronianas, como documenta en su libro “Perversion of Justice: The Jeffrey Epstein” la reportera de investigación del Miami Herald Julie Brown, cuyos tenaces informes fueron en gran medida responsables de reabrir la investigación federal en Epstein y Maxwell. Historia."

Como escribe Brown, en 2016 una mujer anónima, utilizando el seudónimo de “Kate Johnson”, presentó una denuncia civil en un tribunal federal de California alegando que fue violada por Trump y Epstein cuando tenía trece años durante un período de cuatro meses, de junio a septiembre de 1994. “Le rogué en voz alta a Trump que parara”, dijo en la demanda sobre haber sido violada por Trump. “Trump respondió a mis súplicas golpeándome violentamente en la cara con la mano abierta y gritando que podía hacer lo que quisiera”. marrón escribe:

Johnson dijo que Epstein la invitó a una serie de “fiestas sexuales para menores de edad” en su mansión de Nueva York donde conoció a Trump. Atraída por promesas de dinero y oportunidades como modelo, Johnson dijo que la obligaron a tener relaciones sexuales con Trump varias veces, incluida una con otra niña de doce años, a quien denominó “Marie Doe”.

Trump exigió sexo oral, según la demanda, y luego “empujó a ambos menores mientras los reprendía airadamente por la 'mala' calidad del desempeño sexual”, según la demanda, presentada el 26 de abril en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en el centro de California.

Posteriormente, cuando Epstein se enteró de que Trump le había quitado la virginidad a Johnson, Epstein supuestamente “intentó golpearla en la cabeza con los puños cerrados”, enojado porque no había sido quien le había quitado la virginidad. Johnson afirmó que ambos hombres amenazaron con hacerle daño a ella y a su familia si alguna vez revelaba lo que había sucedido.

La demanda afirma que Trump no participó en las orgías de Epstein, pero le gustaba mirarlas, a menudo mientras "Kate Johnson", de trece años, le hacía una paja. Parece que Trump pudo anular la demanda comprando su silencio. Desde entonces ha desaparecido.

Estas mediocridades, ebrias de su propia importancia, equiparan la celebridad, el poder y la riqueza con la sabiduría. El Trimalquio de Petronio, el arquetipo del millonario hecho a sí mismo cuya vulgaridad y estupidez lo convierten en uno de los grandes bufones cómicos de la literatura, fue más que igualado por Epstein, quien organizó cenas pretenciosas para aquellos en su club secreto de multimillonarios, que incluía a Elon Musk, Bill Gates, Salar Kamangar y Jeff Bezos

Epstein y sus invitados, como en el capítulo de PetroniusCena con Trimalchio”, idearon extraños esquemas de ingeniería social, incluido el plan de Epstein de sembrar la especie humana con su propio ADN mediante la creación de un compuesto para bebés en su extensa propiedad en Nuevo México. "Epstein también estaba obsesionado con la criónica, la filosofíatranshumanista cuyos seguidores creen que las personas pueden ser replicadas o resucitadas después de ser congeladas", escribe Brown. "Epstein aparentemente dijo a algunos de los miembros de su círculo científico que quería inseminar mujeres con su esperma para que dieran a luz a sus bebés, y que quería que le congelaran la cabeza y el pene".

Epstein, que regularmente entretenía y financiaba el trabajo de los profesores de Harvard, fue nombrado miembro visitante del Departamento de Psicología de Harvard, aunque no tenía calificaciones académicas que lo hicieran elegible para el puesto. Le entregaron una tarjeta de acceso y un código de acceso, así como una oficina, en el edificio que albergaba el Programa de Dinámica Evolutiva de Harvard. Se refirió a sí mismo en sus comunicados de prensa como “el filántropo científico Jeffrey Epstein”, “el activista por la educación Jeffrey Epstein”, el “evolutivo Jeffrey Epstein”, el “mecenas de la ciencia Jeffrey Epstein” y el “inconformista financiador de cobertura Jeffrey Epstein”.

El sistema judicial, durante años, trabajó para proteger a Epstein. Las anomalías legales, incluida la desaparición de cantidades masivas de pruebas que incriminaban a Epstein, hicieron que Epstein evitara cargos federales por tráfico sexual en 2007, cuando sus abogados negociaron un acuerdo secreto con Alex Acosta en la oficina del fiscal federal en Miami para declararse culpable de cargos estatales menores de Solicitar a un menor para la prostitución.

Los hombres prominentes acusados ​​de participar también en el carnaval de pedofilia de Epstein, incluido el abogado y ex profesor de derecho de Harvard Alan Dershowitz, mienten descaradamente y amenazan a cualquiera que se atreva a denunciarlosDershowitz, por ejemplo, afirma que una investigación, que se niega a hacer pública, realizada por el ex director del FBI Louis Freeh demuestra que nunca tuvo relaciones sexuales con una de las víctimas de Epstein, Virginia Giuffre. Ha enviado repetidas amenazas a Brown y sus editores del Miami Herald. Marrón continúa:

[Dershowitz] siguió refiriéndose a información contenida en documentos sellados. Acusó al periódico de no informar "hechos" que, según dijo, estaban en esos documentos sellados. La verdad es, intenté explicar, que los periódicos simplemente no pueden escribir sobre cosas porque Alan Dershowitz dice que existen. Necesitamos verlos. Necesitamos verificarlos. Luego, como dije “muéstrame el material”, me acusó públicamente de cometer un acto criminal al pedirle que presentara documentos que estaban bajo sello judicial.

Así es como opera Dershowitz.

Lo que más me preocupa de Dershowitz es la forma en que los medios, con pocas excepciones, no logran desafiarlo críticamente. Los periodistas verificaron los datos de Donald Trump y otros miembros de su administración casi todos los días, sin embargo, en su mayor parte, los medios parecen darle a Dershowitz un pase por alto la historia de Epstein.

En 2015, cuando las acusaciones de Giuffre se hicieron públicas por primera vez, Dershowitz apareció en todos los programas de televisión imaginables jurando, entre otras cosas, que los registros del avión de Epstein lo exonerarían. "¿Como sabes eso?" le preguntaron.

Él respondió que nunca estuvo en el avión de Epstein durante el tiempo que Virginia estuvo involucrada con Epstein.

Pero si los medios lo hubieran comprobado, podrían haber descubierto que efectivamente era un pasajero en el avión durante ese período, según los registros.

Luego declaró, en una declaración jurada, que nunca realizó ningún viaje en avión sin su esposa. Pero en esos manifiestos de pasaje figuraba viajando varias veces sin su esposa. Durante al menos un viaje, estuvo en el avión con una modelo llamada Tatiana.

La capacidad de los poderosos para ignorar la ley plantea preguntas importantes y diferentes para las niñas y mujeres sobre el papel del gobierno, la policía y la ley. Desfinanciar a la policía no es una solución. Desmilitarizar a la policía sí lo es. Las mujeres necesitan protección jurídica y necesitan policías que funcionen como policía, como sanción con graves consecuencias contra la violencia machista. Necesitan apoyo social. Necesitan instituciones sólidas, incluidos los tribunales, que impidan que sean chantajeados, intimidados y abusados. Desafiar la violencia sexual, desafiar la cosificación, desafiar la hipersexualización cultural de las mujeres es estar sujeto a una difamación cruel, a ser amenazado, incluida la amenaza de violación, y en ocasiones asesinado. Levantarse para proteger el agua, ayudar a quien dice la verdad, si eres mujer, es enfrentar una posible miseria económica. Levantarse y nombrar a su abusador, como lo han hecho muchas de las mujeres valientes que se han presentado en el caso Epstein, es tener costosos equipos de abogados e investigadores privados que buscan todas las vías para demonizarlo, desacreditarlo y destruirlo financiera y psicológicamente. . Los recursos disponibles para los poderosos y la escasez de recursos disponibles para los impotentes distorsionan esta lucha a favor de los depredadores. Esto es por diseño.

La lucha por la liberación y la justicia de las mujeres es central para la lucha por la liberación y la justicia para todos. No resistiremos el mal radical que tenemos ante nosotros sin las mujeres, si se nos niega el acceso a las ideas y al liderazgo de las mujeres, y en particular de las mujeres de color. Entonces, si bien debemos condenar la violencia y la explotación contra todos los oprimidos, también debemos reconocer que la violencia masculina contra las mujeres –incluida la prostitución y su promotora, la pornografía– es una forma de violencia especialmente insidiosa. Es una herramienta de dominación corporativa y capitalismo. Está arraigado en el racismo y la explotación del imperialismo y el colonialismo Pero también existe fuera de las estructuras del capitalismo, el imperialismo y el colonialismo. Desde 2001, han sido asesinadas por sus parejas de hecho más mujeres que todos los estadounidenses asesinados el 11 de septiembre y en las guerras de Irak y Afganistán . El poder masculino depredador infecta tanto a la izquierda como a la derecha, a los anticapitalistas así como a los capitalistas, a los antiimperialistas así como a los imperialistas y a los antirracistas así como a los racistas. Es su propio mal. Y si no se derrota no habrá justicia para las mujeres ni para nadie más.

Los depredadores saben que la desesperación obliga a las niñas y mujeres, sin alternativas, a intercambiar sexo por los productos más básicos de la vida, incluidos alimento y refugio. En cada conflicto que cubrí como corresponsal de guerra hubo una explosión de niñas y mujeres prostituidas. Y a medida que cargamos con un número cada vez mayor de migrantes ambientales (más de mil millones para 2050, según una predicción), que huyen de las sequías, el aumento del nivel del mar, las inundaciones, los incendios forestales y la disminución del rendimiento de las cosechas, estos intercambios de sexo por los elementos más básicos necesarios para sobrevivir. será más común. El flagelo de la violencia masculina está creciendo, no disminuyendo.

George Bernard Shaw lo hizo bien. La pobreza es:

“[E]l peor de los crímenes. Todos los demás crímenes son virtudes además de él; todas las demás deshonras, en comparación, son la propia caballerosidad. La pobreza arruina ciudades enteras, propaga horribles pestilencias, mata las almas de todos los que se acercan a ella, la ven, la oyen o la huelen. Lo que ustedes llaman crimen no es nada: un asesinato aquí y un robo allá, un golpe ahora y una maldición después. ¿Qué importan? Son sólo los accidentes y las enfermedades de la vida; No hay cincuenta auténticos delincuentes profesionales en Londres. Pero hay millones de personas pobres, abyectas, sucias, mal alimentadas y mal vestidas. Nos envenenan moral y físicamente; matan la felicidad de la sociedad; nos obligan a suprimir nuestras propias libertades y a organizar crueldades antinaturales por temor a que se levanten contra nosotros y nos arrastren a su abismo. Sólo los tontos temen al crimen; Todos tememos la pobreza”.

 

El rabino Abraham Joshua Heschel dijo de la sociedad que “algunos son culpables, pero todos son responsables”. El delito de pobreza es un delito comunitario. Nuestro fracaso, como nación más rica del mundo, en proporcionar comunidades seguras y saludables, donde todos los niños tengan suficiente para comer y un futuro, es un crimen comunitario. Nuestro fracaso en proporcionar a todos, y especialmente a los pobres, una buena educación y vivienda, es un crimen comunitario. Nuestro fracaso en hacer de la atención médica un derecho humano, obligando a los padres, cargados con facturas médicas astronómicas, a arruinarse para salvar a sus hijos o hijas enfermos, es un crimen comunitario. Nuestra incapacidad para proporcionar un trabajo significativo (en resumen, la posibilidad de esperanza) es un crimen comunitario. Nuestra decisión de militarizar las fuerzas policiales y construir cárceles, en lugar de invertir en las personas, es un crimen comunitario. Nuestra incapacidad para proteger a las niñas y mujeres es un crimen comunitario. La creencia equivocada en la caridad y la filantropía en lugar de la justicia es un crimen comunitario. “Ustedes, los cristianos, tienen un interés personal en estructuras injustas que producen víctimas a quienes luego pueden derramar sus corazones en caridad”, dijo Karl Marx, reprendiendo a un grupo de líderes de la iglesia.

Si no trabajamos para eliminar las causas de la pobreza, el mayor de todos los crímenes, las estructuras institucionales que mantienen a los pobres en la pobreza, entonces somos responsables. Hay cuestiones de moralidad personal y son importantes, pero no significan nada sin un compromiso con la moralidad social. Sólo aquellos que han estado allí realmente lo entienden. Sólo aquellos con integridad y coraje dicen la verdad. Y al frente de esta lucha están las mujeres.

El sadismo sexual se alimenta de los privilegios de los poderosos y de una industria de la pornografía que erotiza imágenes de niñas y mujeres que sufren abuso físico. No es casualidad que muchas de las imágenes de Abu Ghraib parezcan fotogramas de películas porno. Hay una toma de un hombre desnudo arrodillado frente a otro hombre como si estuviera practicando sexo oral. Hay una foto de un hombre desnudo con una correa sostenida por una soldado estadounidense. Hay fotografías de hombres desnudos y encadenados. Hay fotografías de hombres desnudos apilados uno encima del otro en un montón en el suelo. Y hay cientos de fotografías clasificadas más que supuestamente muestran la masturbación forzada por parte de prisioneros iraquíes y la violación de prisioneros, incluidos niños pequeños, por parte de soldados estadounidenses, muchos de los cuales fueron entrenados en estas técnicas de tortura en nuestro vasto sistema de encarcelamiento masivo.

La lista de presuntos abusadores en torno a Epstein no estaba segregada por izquierda ni por derecha. Incluía a republicanos, como Trump, y demócratas como Clinton. Incluía a filántropos como Gates, el ex primer ministro de Israel, y académicos de Harvard. Incluía celebridades, como David Copperfield y los titanes de las finanzas y los negocios. El denominador común no era la política ni la ideología, sino que eran hombres poderosos y ricos.

La feminista Andrea Dworkin lo entendió. Criticó duramente a la izquierda, que arremetió contra los excesos del capitalismo, mientras ignoraba la explotación capitalista de niñas y mujeres. Ella escribió:

El capitalismo no es malvado ni cruel cuando la mercancía es la puta; la ganancia no es perversa ni cruel cuando el trabajador enajenado es un pedazo de carne femenino; La succión de sangre corporativa no es perversa ni cruel cuando las corporaciones en cuestión, sindicatos del crimen organizado, venden coños; el racismo no es malvado ni cruel cuando el coño negro o el coño amarillo o el coño rojo o el coño hispano o el coño judío tienen las piernas abiertas para el placer de cualquier hombre; la pobreza no es perversa ni cruel cuando es la pobreza de las mujeres desposeídas que sólo tienen a sí mismas para vender; la violencia de los poderosos contra los impotentes no es perversa ni cruel cuando se la llama sexo; la esclavitud no es perversa ni cruel cuando es esclavitud sexual; La tortura no es perversa ni cruel cuando los atormentados son mujeres, putas, coños. La nueva pornografía es de izquierdas; y la nueva pornografía es un vasto cementerio donde la izquierda ha ido a morir. La izquierda no puede tener sus putas y también su política.

 

La Tierra y todas las formas de vida en este planeta deben ser reverenciadas y protegidas si queremos perdurar como especie. Esto significa inculcar una visión diferente de la sociedad humana. Significa construir un mundo donde la dominación y la explotación incesante, en todas sus formas, sean condenadas, donde la empatía, especialmente hacia los débiles y vulnerables, se considere la virtud más elevada. Significa recuperar la capacidad de asombro y reverencia por las fuentes sagradas que sustentan la vida. Significa que se debe empoderar a las niñas y las mujeres para que controlen sus propios destinos. Una vez que defendamos esta ética de vida, una vez que incluyamos a todas las personas, incluidas las niñas y las mujeres, como parte integral de esta ética, podremos construir un movimiento de resistencia exitoso que pueda desafiar el mal radical que tenemos ante nosotros. Pero no podemos hacerlo a menos que la mitad de la población humana, niñas y mujeres, esté a nuestro lado. Su lucha es nuestra lucha. Su justicia es nuestra justicia. Una vez que sean libres, todos podremos ser libres.

 

Foto destacada | Ilustración original del Sr. Fish.

Chris Hedges es un periodista ganador del Premio Pulitzer que fue corresponsal extranjero durante quince años para The New York Times, donde se desempeñó como jefe de la oficina de Medio Oriente y jefe de la oficina de los Balcanes del periódico. Anteriormente trabajó en el extranjero para The Dallas Morning News, The Christian Science Monitor y NPR. Es el presentador del programa On Contact de RT America, nominado al premio Emmy.

 

*******

 

La escapada paradisíaca de Jeffrey Epstein en las Islas Vírgenes puede que ahora esté abandonada y desolada, pero guarda los secretos de una red sexual aún más extensa de lo que se pensaba. La Fiscal General de las Islas Vírgenes, Denise George, pinta un panorama aterrador de lo que enfrentaron las jóvenes que se encontraron atrapadas aquí.

 

Ilustración de Joey Klarenbeek

*******

LA FILTRACIÓN PARECE OTRA VUELTA DE TUERCA EN EL ENCUBRIMIENTO

«No se suicidó»: Mark Epstein revela a Tucker Carlson el engaño del establishment de EEUU sobre su hermano

Por Carlos Esteban

La Gaceta, 6 ENERO 2024

CONSPIRANOIA Y DESINFORMACIÓN
La socialité británica Ghislaine Maxwell y Jeffrey Epstein. Europa Press

 

El de Jeffrey Epstein es, quizá, el caso más bochornoso para la élite gobernante norteamericana. El hombre que, previsiblemente, tenía decenas de pruebas documentales de políticos, jueces, empresarios y, en general, miembros del establishment abusando de esclavos sexuales menores de edad, se «suicidó» oportunísimamente en prisión antes de declarar. Y su socia, Ghislaine Maxwell, ha sido condenada por ofrecer menores para su abuso a… absolutamente nadie, al parecer. ¿Qué motivo medianamente creíble o decente podría haber para ocultarle al mundo el nombre de los clientes de Epstein?

Y casi lo peor ha sido la reciente remesa de testimonios revelando algunos de los clientes, precisamente aquellos que ya eran «voz populi» y que todo el mundo conocía: Bill Clinton, Noah Chomsky, Pritzker… Intentaron por todos los medios implicar a Trump, pero el tiro les salió por la culata en esto. Los demás siguen tachados y ocultos. Lejos de ser una revelación, la filtración parece otra vuelta de tuerca en el encubrimiento.

Un encubrimiento que denuncia la antigua estrella de la Fox, Tucker Carlson, que ha revolucionado una vez más las redes con una entrevista con el único pariente vivo de Epsteinsu hermano Mark, sobre un suicidio en el que nadie cree.

 

 

¿Qué pasó con Jeffrey Epstein? ¿Alguien se cree la versión oficial, que se suicidó? Muy pocos se lo creen en Estados Unidos. La extraña fortuna de Epstein parece haberse levantado sobre el chantaje a personas muy poderosas a las que invitaba a su isla de Little Saint James, en las Islas Vírgenes de EEUU, en su ya infame avión, el Lolita Express.

Y en esto Tucker resucita el asunto de su muerte, la posibilidad escandalosa de que el propio Gobierno norteamericano ordenara su asesinato, y lanza la bomba. Resulta que Tucker es amigo de alguien que habló con Epstein justo antes de su muerte y, según esta fuente, el proxeneta no estaba abatido ni derrotado. De hecho, justo antes de morir, Jeffrey estaba convencido de que saldría de la cárcel. ¿Por qué un hombre que creía que estaba a punto de ser libre y posiblemente vencer al sistema se quitaría la vida?

Y ahora Tucker entrevista a Mark Epstein, que nunca creyó la versión oficial: la idea de que uno de los hombres más vigilados del mundo, en una de las prisiones más seguras del mundo, pudiera suicidarse gracias a una serie increíble de «casualidades».

«El Gobierno estadounidense afirma que Jeffrey Epstein se suicidó en un centro de detención federal en Manhattan hace cuatro años y medio, justo antes de su juicio. Si eso es cierto, ¿por qué hay tan pocos registros disponibles de esa noche? Aquí está Mark Epstein intentando obtener una copia de uno de los documentos más básicos de todos, el informe de atención prehospitalaria, escrito por el equipo de emergencias médicas que sacó el cuerpo de su hermano de la celda», comenta Tucker.

Mark lo tiene claro: el Gobierno federal asesinó a su hermano. Ninguna otra instancia tendría el poder de hacerlo, de que las celdas de seguridad tuvieran las puertas abiertas. El fiscal general de entonces, Bill Barr, afirma en sus memorias que concluyó que se trataba de un suicidio porque así lo declaró el médico que examinó el cadáver, algo que es sencillamente falso.

Entre otras cosas, Mark Epstein señala que el daño en el área del cuello de Jeffrey Epstein, según los especialistas con mayor experiencia, era consistente con una muerte por estrangulamiento en lugar de un suicidio en la horca. «Es aterrador pensar… que el Gobierno pueda matarte en prisión», añade. «No quiero que la gente piense que se suicidó porque ese no es el caso».

 

*******

 

 

La mayoría de la gente entiende que Jeffrey Epstein no se suicidó. ¿Pero el fiscal general de Estados Unidos ayudó a encubrir su asesinato? Eso es algo completamente diferente. Mark, el hermano de Epstein, lo explica.

 

*******

EPSTEIN Y CLINTON FUERON AMIGOS ÍNTIMOS DURANTE MUCHO TIEMPO

La lista Epstein: un escándalo que involucra al establishment de EEUU y que tiene a Bill Clinton como estrella

Por Carlos Esteban

La Gaceta, 5 ENERO 2024

El expresidente demócrata Bill Clinton junto a Jeffrey Epstein. Archivo

 

Nos han hecho esperar. Han pasado más de cuatro años desde la muerte en prisión de Jeffrey Epstein, el proxeneta pedófilo proveedor de la élite internacional, y algo menos desde el encausamiento de su socia, Ghislaine Maxwell, y es ahora cuando un juez ha dado orden de que se publique la famosa lista de clientes, aún no completa.

El lote de documentos filtrados anoche es sólo una parte de los registros que se irán revelando del caso tras la apertura del sumario. Hay muchos otros registros, incluidas declaraciones de testigos, mociones y otras presentaciones, que aún no se han publicado en el expediente del tribunal. Un amargo regalo de Reyes adelantado para el estamento gobernante estadounidense, aunque abundan los extranjeros de relieve y, para desgracia de los demócratas en el poder, el nombre de Trump no aparece. No, al menos, vinculado a ninguna relación ilícita. El que sí aparece, verdadero protagonista de la filtración, es el expresidente Bill Clinton (John Doe #36, en la causa).

No es una sorpresa. Epstein y Clinton fueron amigos sospechosamente íntimos durante mucho tiempo, y el famoso proxeneta fue incluso invitado junto a su socia Ghislaine Maxwell a la boda de su hija Chelsea.

Pero está lejos de saberse todo sobre las actividades de Clinton con Epstein y Maxwell. Los documentos publicados son sólo una parte de lo que se revelará con respecto a Clinton. Algunas son interesantes, pero no del todo escandalosas, como el hecho de que los abogados de la demandante Virginia Giuffre intentaron hacer que Clinton declarara como testigo.

Luego está el testimonio de Johanna Sjoberg, una testigo que fue contratada como «masajista» por Epstein cuando tenía poco más de veinte años. Acompañó a Epstein en viajes, le realizó masajes a él y a sus amigos (no sexuales) y tuvo interacciones frecuentes con Ghislaine Maxwell, en una de las cuales Maxwell la reprendió por no «terminar» su masaje con Epstein.

Declaró que sabía que Bill Clinton era amigo de Epstein, y que Epstein comentó sobre la preferencia de Clinton por las chicas «jóvenes», lo que, en este contexto, debería entenderse menores de edad.

El expresidente y marido de la candidata Hillary Clinton ha intentado durante mucho tiempo quitarle importancia a su asociación con Epstein, pero admitió viajar en su avión privado. Se le menciona 50 veces en los documentos recién publicados, según un análisis de Axios. El miércoles, un portavoz de Clinton declaró en la CNN que no sabía nada de los «terribles crímenes» de Epstein durante su amistad, y agregó que «han pasado casi 20 años desde la última vez que Clinton tuvo contacto con Epstein».

En los documentos recién aparecidos en redes —y omnipresentes en Twitter, gracias a la política de libertad implantada por su nuevo dueño, Elon Musk—, Ghislaine Maxwell negó que Clinton hubiera visitado alguna vez la isla privada de Epstein en Little St James en el Caribe, aunque admitió que había viajado en el avión de Epstein.

Maxwell, que actualmente cumple una condena de 20 años de prisión por tráfico sexual, fue interrogada bajo juramento sobre su relación con Epstein y sus asociados. El testimonio fue parte de un caso de difamación de 2015 presentado por Virginia Giuffre, acusadora de Epstein .

Otros detalles en el tesoro de documentos incluyen cómo Epstein envió un correo electrónico a Maxwell para insistir en que Stephen Hawking no participó en una orgía de menores en su isla caribeña en 2006. Hawking, el célebre físico en silla de ruedas que murió en marzo de 2018 a los 76 años, estuvo entre los invitados a una barbacoa durante una conferencia en la isla patrocinada por Epstein.

Esta es una noticia en curso, un «culebrón» que no ha hecho más que empezar y que, quizá, nunca esté del todo completo.

 

*******

EL CASO ALCÀSSER: PRUEBAS PENDIENTES PARA APUNTALAR EL RELATO

Por Jordi Ferrer

Imagen de archivo de Miguel Ricart (i), el único condenado por el triple crimen de Alcàsser, a su salida de la prisión de Herrera de La Mancha, en Ciudad Real. EFE/Mariano Cieza Moreno
 
 

València (EFE).- Treinta años después del hallazgo, el 27 de enero de 1993, de los cuerpos de Miriam, Toñi y Desirée, la investigación del triple crimen de Alcàsser mantiene abiertas varias vías de análisis que buscan constatar que Antonio Anglés participó en los hechos pero que podrían dar lugar a nuevas revelaciones.

Los jueces de la Audiencia Provincial de Valencia (en una sentencia que fue ratificada por el Tribunal Supremo) consideraron probado que las tres niñas de entre 14 y 15 años fueron raptadas el 13 de noviembre de 1992 por Miguel Ricart -único condenado-, otro varón identificado que no fue detenido (Anglés) y “posiblemente alguna otra persona más”.

La instrucción judicial de este crimen, de la que es responsable el Juzgado número 6 de Alzira, está completamente agotada. Queda abierta una pieza dedicada exclusivamente a la localización de Anglés, uno de los prófugos más perseguidos de toda Europa.

En el marco de esa pieza, en los últimos meses la Asociación Laxshmi (personada en la causa desde principios de 2021), que ejerce la acusación popular, ha solicitado al instructor varias pruebas periciales. Estas fundamentalmente persiguen apuntalar la acusación contra Anglés mediante la búsqueda de restos suyos en los escenarios del crimen o en las prendas de las víctimas.

 
 
Miembros de la Guardia Civil en la zona en la que se encontraron los cuerpos de las jóvenes. EFE/ J.C. Cárdenas
 

Los coches de Ricart y Anglés

Según recuerda el criminólogo Félix Ríos, fundador de Laxhsmi, en abril de 2021 se solicitó el examen de los vehículos de Ricart y Anglés. El juzgado accedió a la petición seis meses después y resultó infructuosa porque la continuada exposición al sol de los posibles restos de ADN hacían inviable su análisis.

Sin embargo, de esta pericial queda pendiente el análisis de unos fragmentos de pelo y de unos recortes de tapicería -en los que podría haber restos de sangre- que fueron extraídos de una zona en la que, según el testimonio de Ricart, sangró una de las chicas al ser golpeada por Anglés.

Las prendas de las víctimas

En junio de 2021 esta misma asociación solicitó nuevos análisis de ADN de varias prendas de vestir de las niñas, a las que el juzgado accedió en octubre, junto con las anteriores (los vehículos de los procesados), que están pendientes.

En noviembre de 2021 se presentó un detallado informe sobre cómo pudo desarrollarse la huida de Anglés y se solicitó al juzgado que reclamase la ayuda del Reino Unido e Irlanda para que permitiesen el acceso de determinadas bases de datos de restos humanos por identificar.

En este sentido, Ríos explica que “hay algunas de estas bases de datos que no están compartidas, como sucedió con los cráneos hallados en las costas irlandesas, cuyo análisis se pidió ‘ex profeso'” pues los restos no pertenecían a Anglés.

Una comisión rogatoria a Irlanda

En el marco de este nuevo informe, se pidió que se remitiese una comisión rogatoria a las autoridades irlandesas para que localizasen la documentación incautada por la tripulación del carguero City of Plymouth -supuestamente Antonio Anglés embarcó clandestinamente en él el 18 de marzo de 1993 desde Lisboa con destino de Dublín- y que posiblemente sea la de un toxicómano que pudo acoger a Anglés en la capital portuguesa.

 
Cartel con fotografías de Antonio Anglés Martíns, supuesto autor del asesinato de las tres niñas de Alcàsser. EFE/Cárdenas
 

En la misma petición se solicita la identificación del periodista que pudo tratar de comunicarse telefónicamente con ese polizón.

La identificación de las víctimas con ADN

En marzo de 2022 la asociación Laxshmi solicitó que se identificase con técnicas modernas de ADN los cráneos de las tres víctimas, que fueron analizados en su momento con técnicas antropométricas y por los efectos personales.

No es que pensemos que no son ellas, pero si algún día se encuentra a Anglés se podría llegar a cuestionar su identidad. Queremos hacer las cosas bien”, apunta Ríos.

Los cráneos se conservan en el Instituto Nacional de Toxicología y para su correcto análisis se deberían comparar las muestras con los perfiles genéticos de sus padres.

Esta solicitud fue denegada por la jueza instructora. La acusación particular ha recurrido a la Audiencia Provincial de Valencia.

La moqueta hallada en la fosa…

En mayo de 2022 -el juzgado lo acordó en julio- se solicitó el análisis de la moqueta con la que se envolvieron los cuerpos de las niñas en la fosa y otros restos.

Entre ellos, una sábana blanca que cubría un colchón de espuma en la parte superior de la caseta de La Romana, fibras de un colchón hallado en el mismo lugar, ropa interior de Toñi, la camiseta de Desirée y la camiseta de Miriam, alguno de los cuales dieron positivo en su momento en reactivos que indicaban posible presencia de semen o sangre.

…y un papel mojado

En septiembre de 2022 -el juzgado lo acordó en noviembre- Laxhsmi presentó un último informe en el que solicita tener acceso para su análisis a un papel mojado que fue hallado en la fosa y sobre el que, en su día, se practicaron análisis que resultaron infructuosos.

La referida acusación popular cree que existe la posibilidad de que, mediante técnicas modernas, pueda tratar de descifrarse si existe algún tipo de tipografía, dibujo o numeración que pueda permanecer velado en este papel, del que se sospecha que pueda ser un billete de autobús o una entrada.

 

*******

LAS CONSPIRACIONES ESTÁN POR TODOS LADOS

Para conspirar, sólo hace falta un grupo de gente que llega a la misma conclusión y empieza a coordinar sus ideas hacia un objetivo común

Por David Román

Ideas, 6 ENERO 2024

 

La palabra “conspiración” tiene mala prensa en estos tiempos. No hay forma mejor de ganar una discusión que acusar al contrario de depender de conspiraciones o teorías conspirativas. Nadie cree que existan las conspiraciones, salvo las absolutamente ficticias conspiraciones nazis para crear bases secretas en la Antártica, claro; lo que debe de ser el mayor triunfo jamás logrado por los conspiradores.

Por eso, uno de los insultos favoritos de la era moderna es “conspiranoico”. Es una expresión que denota que el interlocutor es una persona con la que no merece discutir, que es por naturaleza imposible de persuadir vía argumentos.

Todos hemos conocido a auténticos conspiranoicos, que suelen ser gente a la que se ha mentido tanto, tantas veces (“OTAN de entrada, no”, “lo primero será derogar la Ley de Memoria Histórica”, “se lo repito todas las veces que quiera: jamás seré parte de un gobierno con Podemos”) que hay que darles cien argumentos para convencerles de que la Tierra no es plana. Pero mucho peores que éstos son las personas que, creyéndose razonables, son lo opuesto y sostienen la opinión de que las conspiraciones no existen.

Éstas son las personas que creen que todo lo que se pasa se debe al zeitgeist. Son la gente que, dentro de una década, nos explicará que era inevitable que el PSOE se aliara con Bildu/ETA para controlar el gobierno vasco y que organizara referenda de independencia en varias comunidades autónomas, porque así lo exigía el “espíritu de la época” de los 2020s. Son gente que, creyéndose sofisticada, nos quiere convencer de que la historia funciona a base de corrientes misteriosas incomprensibles, que las reuniones de Davos son solo para charlar y hacerse selfies y que la masonería es un club de viejetes ociosos.

La realidad es que la conspiración no es una cosa extremadamente compleja que sólo puede ocurrir en una novela o en una película, como recurso fácil del escritor para avanzar el argumento. No hace falta una sala llena de tipos fumando puros, bajo pseudónimo. Es tan fácil organizar conspiraciones, de hecho, que lo extraño sería que no existieran. Y es cada día más sencillo, con la increíble facilidad para comunicarse en tiempo real con gente, de veinte formas distintas, y la comprensión de distancias en una época de vuelos transocéanicos.

Para conspirar, sólo hace falta un grupo de gente que llega a la misma conclusión, o una conclusión parecida, y empieza a coordinar sus ideas hacia un objetivo común. No hace falta una perfecta unidad de mentes respecto a un plan genial desde el primer minuto. Sólo hace falta, por ejemplo, que un grupito de alemanes en uniforme, que nunca fueron grandes fans de Adolf Hitler, empiece a llegar a la conclusión de que igual sería más fácil lograr un acuerdo de paz con los Aliados si alguien le quitara de encima. Todos hemos visto esa película, ¿no?

Algunos de los conspiradores del Plan Valkyrie se conocían desde hacía años, y esos más un puñado adicional se convirtieron en el núcleo duro que, mediante cartas, reuniones secretas  y llamadas telefónicas, convino un plan. No hizo falta más: media docena de personas que, por separado, llegan a una conclusión muy similar; un poco de coordinación; una oportunidad: y ello lleva a una conspiración que, de haber tenido éxito, habría cambiado la historia de la humanidad, sin lugar a duda.

Alrededor de éstos había gente que conocía la conspiración y estaba implicada al 80%; otros al 60%, otros al 40%. Otros son como Pedro Sánchez, ya me entienden. Y así hasta la gran “mayoría silenciosa” que se apunta a un bombardeo, y que habría tragado con lo que se le hubiera presentado una vez que el Fuhrer estuviera muerto.

La historia de la humanidad está llena conspiraciones. Esta fue sólo una de ellas. Las hay de todos tipos, incluyendo conspiraciones con efectos especiales como la que organizaron los servicios de inteligencia rumanos para quitarse de encima a la pareja Ceausescu, usando equipos militares que similaban el ruido causado por una invasión aérea para sembrar el pánico durante un discurso del ya abandonado dictador.

De todos modos, las más fáciles de descubrir son las que llevan a asesinatos: inevitablemente van a dejar un cadáver detrás. En su Historia de FlorenciaMaquiavelo reporta decenas de conspiraciones destinadas a controlar el gobierno de una sola ciudad, casi todas incluyendo asesinatos: la conspiración para asesinar a Giuliano y Lorenzo de Medici, la conspiración del duque de Milán con la familia Canneschi para desalojar a la familia Bentivogli de su posición de primacía en Bolonia con el fin de romper la alianza de esa ciudad con Venecia y Florencia… La historia de la península italiana es una gran serie de conspiraciones documentadas en cada capítulo.

También en otros países. En España el otro día intentaron asesinar a un fundador de Vox y la policía prefirió no menear mucho el tema. Y cualquier estudiante español, yo mismo, puede salir de la universidad ignorando que la izquierda nacional ha asesinado ya a cuatro presidentes del gobierno, en todos los casos tras complejas conspiraciones implicando a numerosas personas.

En Rusia, en un momento dado, habían visto tantas conspiraciones para arreglar la sucesión dinástica de los Romanov rusos en el siglo XVIII (mediante asesinatos y golpes de estado, mayormente) que, escribe Simon Sebag Montefiore en su reciente biografía colectiva de la pintoresca familia imperial rusa, la marcha de coronación del zar Pablo II fue del todo macabra. Esto es lo que escribió a París un diplomático francés:

«He visto al joven príncipe caminar. . . precedido por los asesinos de su antepasado (Pedro III, su abuelo, marido de Catalina la Grande), rodeado por los de su padre (Pablo) y, diría yo sin mucho miedo a equivocarme, seguido de los que serán los suyos”.

 

 

The Gunpowder Plotters conspiring, by Crispin van de Passe Dutch publisher and engraver 1564 - 1637. Cover to De Bry 's 'Warhafftige Beschreibung der Verrätherei', Frankfurt 1606. Gunpowder plotters: Bates, Robert Winter, Christopher Wright, John Wright, Thomas Percy, Guido Fawkes, Robert Catesby and Thomas Winter. Caption: 'Concilium septem nobilium anglorum coniurantium in necem Jacobi I magna Britaniae regis tottusque anglici convocati parementi' (The conspiracy of seven English nobles planning the murder of James I, greatest of Britains and king of all England, convener of parliament'.

*******

 

 

La periodista Whitney Webb ha trabajado para descubrir algunas de las historias más peligrosas de nuestra vida y se une a Glenn para revelar lo revelador que ha sido. Su nuevo libro de dos volúmenes, “Una nación bajo chantaje: la sórdida unión entre la inteligencia y el crimen que dio lugar a Jeffrey Epstein”, examina la elaborada red de corrupción y poder de Epstein, desde Bill Clinton hasta Ghislaine Maxwell y muchos más. Su investigación sobre el transhumanismo le ha brindado una perspectiva aterradora sobre el Foro Económico Mundial y las élites tecnológicas, incluido Elon Musk. Y le cuenta a Glenn la oscura verdad sobre el impulso de Biden a los vehículos eléctricos que notó mientras vivía en Chile.

 

*******

 

 

Este es el relato más inteligente y mejor informado de lo que realmente sucedió el 6 de enero. Tucker Carlson entrevista al congresista Clay Higgins.

 

 

*******

RELACIONADOS: 

#CANCELING THE PEOPLE: ELECCIONES EE.UU., 2020: Algunas pruebas «inexistentes» // «Manifiesto ciudadano por la independencia judicial”

GUERRAS HÍBRIDAS (VII). EL OLEODUCTO DE LA OTAN A TIKTOK: ¿POR QUÉ TIKTOK EMPLEA TANTOS AGENTES DE SEGURIDAD NACIONAL?

Michel Chossudovsky – Contra la desinformación / pavimentar la vía hacia la paz. (Traducción completa)

SUN TZU: «El Arte de la Guerra». «Someter al enemigo sin librar combate», por Jaime Barrera Parra.

EL CAMINO DE LA DESINFORMACIÓN. LOS «VERIFICADORES DE HECHOS» Y LA C.I.A.: De Julian Assange al periodismo «perrofaldero». Entrevista a John Pilger.

«LA PERTENENCIA ES MÁS FUERTE QUE LOS HECHOS»: LA ERA DE LA DESINFORMACIÓN: Se dispara la desinformación mientras la variante delta avanza.

«El oscuro negocio de la desinformación por encargo», por Max Fisher (THE INTERPRETER). «Hay que luchar por la Información como se lucha por la Libertad: Son lo mismo»

DESINFORMACIÓN: ¿Por qué el «Efecto Contraproducente» no explica la durabilidad de las percepciones políticas erróneas?

LA GUERRA DE LA DESINFORMACIÓN. New World Order: De la Sostenibilidad a la Guerra Atómica. «La Situación Militar en Ucrania», por Jacques Baud.

YouTube ayudó al surgimiento de la derecha y la radicalización en Brasil (New York Times)

ZELENSKY, UN FOTÓN EMANCIPADO. «Servidor del Pueblo», la serie de Netflix, con la que Silicon Valley ganó las elecciones de Ucrania.

«Ucrania: ¿cómo hemos llegado a esta situación?», por José Antonio Zorrilla (diplomático): «Si no me hubiese jubilado, no podría haber dado esta conferencia».

TIKTOK: EL «CABALLO DE TROYA» CHINO ESTÁ A CARGO DE FUNCIONARIOS DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO, por Alan Macleod