China podría haber ocultado los primeros casos de COVID 19, que según un Informe de los Servicios de Inteligencia Estadounidenses, habrían afectado al personal del Laboratorio de Wuhan en Noviembre de 2019.

ÍNDICE PANDEMIA CORONAVIRUS

***

Cummings, ex mano derecha de Johnson, declara que el Gobierno británico mintió sobre la pandemia

«Estamos jodidos. Nos dirigimos al desastre», afirma en el Parlamento

Ivannia Salazar

ABC

Dominic Cummings - EFE

Dominic Cummings empezó su primera intervención frente a los parlamentarios que investigan el manejo de la pandemia del Covid-19 en Reino Unido con un 'mea culpa': «Quiero decirle a todas las familias de los que fallecieron innecesariamente lo mucho que lo siento» y acusó al Gobierno de los «errores cometidos», aunque reconoció algunos como propios. El que fuera el asesor más cercano a Boris Johnson, su mano derecha y arquitecto del Brexit, le dio este miércoles al primer ministro una estocada más durante una intervención que se extendió por siete horas y en la que vertió duras acusaciones, no solo sobre el que fuera su jefe y amigo, con quien compartió oficina hasta noviembre del año pasado cuando fue despedido, sino sobre otros miembros del Ejecutivo.

Aunque de Johnson dijo que «no es apto» para su cargo y confirmó que lo escuchó decir hace unos meses que prefería ver miles de cuerpos apilados a ordenar otro confinamiento, además de acusarlo de estar «distraído» por su vida privada, como el divorcio o el embarazo de su prometida, el blanco principal de sus ataques fue el ministro de Sanidad, Matt Hancock, a quien acusó de cometer acciones «criminales y vergonzosas» y de mentirle a la población en múltiples ocasiones, motivos por los cuales debería haber sido despedido: «En verano dijo que todos los que necesitaban tratamiento recibieron el tratamiento que requerían. Él sabía que eso era una mentira porque había sido informado por el asesor científico principal y el propio director médico sobre el primer pico, y se nos dijo explícitamente que la gente no había recibido el tratamiento que merecía… Muchas personas fueron abandonas a morir en circunstancias horribles», afirmó. También declaró que trató a los científicos y asesores médicos «como escudos políticos» para protegerse a sí mismo, entre muchas otras cosas «espantosas que hizo».

Para Cummings, los «desastrosos» errores del Gobierno en el manejo de la pandemia causaron decenas de miles de muertes innecesarias (más de 127.000 personas han muerto en Reino Unido desde el inicio del brote) y detalló que la estrategia inicial era conseguir la inmunidad de rebaño permitiendo que la población se infectara. Según el exasesor, Reino Unido debería haber introducido pruebas masivas al estilo de Taiwán, así como el cierre de las fronteras. «Estamos jodidos, nos dirigimos al desastre», ha dicho Cummings que pensó en los primeros compases de la pandemia, mientras Johnson llevaba un rumbo erróneo.

 

Johnson y Cummings

*****

El llamamiento del presidente de EE. UU., Joe Biden, para que se investigaran en un plazo de 90 días los orígenes del coronavirus se produjo después de que la inteligencia del país comunicara a la Casa Blanca que disponen de gran cantidad de pruebas sin examinar que podrían arrojar luz sobre este asunto.

The New York Times, asegura que los servicios de inteligencia del país pidieron a Biden tiempo adicional para analizar todo el material de que disponen.

*****

Tenemos una guía sobre la discusión del origen del coronavirus.

Por David Leonhardt, 27-5-2021

The New York Times

Integrantes de la Organización Mundial de la Salud en el Instituto de Virología de Wuhan en febrero. Credit...Hector Retamal/Agence France-Presse — Getty Images

 

De pronto parece que la teoría de la fuga en un laboratorio de Wuhan está por todas partes.

Ayer el presidente Biden llamó a los funcionarios de inteligencia estadounidenses a “redoblar sus esfuerzos” para determinar el origen de la COVID-19 y averiguar si el virus que lo causa se escapó de un laboratorio chino. Las redes sociales y principales publicaciones se han puesto a discutir el asunto.

El origen del virus sigue siendo poco claro. Muchos científicos creen desde hace mucho que la explicación más probable es que haya pasado de un animal a una persona, posiblemente en un mercado de alimentos en Wuhan, China a finales de 2o19. La transmisión de animales a humanos —conocida como desbordamiento zoonótico— es un relato originario común a varios virus, entre ellos el ébola y algunas gripes aviares.

Pero algunos científicos apuntan a otra posibilidad: que haya escapado del Instituto de Virología de Wuhan. Como sucede en otros laboratorios, los investigadores ahí a veces modifican los virus, para comprenderlos y tratarlos.

Lo más probable es que este sea un virus que surgió de forma natural, pero no podemos descartar la posibilidad de algún tipo de accidente de laboratorio”, dijo ayer a los senadores Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

El tema está recibiendo más atención debido a que algunos científicos que alguna vez se mostraron escépticos ante la teoría del laboratorio se han mostrado ahora abiertos ante la posibilidad.

Hace dos semanas, 18 científicos enviaron una carta a la revista científica Science en la que pedían una nueva investigación y describían tanto la teoría de animal a humano como la teoría del accidente de laboratorio como “viables.” Y tres científicos que el año pasado desestimaron la explicación de fuga de laboratorio como una teoría conspiratoria le han dicho a The Wall Street Journal que ahora consideran que es verosímil.

Entre las razones: los funcionarios chinos se han rehusado a permitir una investigación independiente del laboratorio y no han logrado explicar algunas inconsistencias en la hipótesis de animal a hipótesis. La mayoría de los primeros casos confirmados no tenían un vínculo evidente con el mercado de alimentos.

De cierto modo, no ha cambiado mucho. Desde el principio no ha quedado claro cuál es el origen del virus. Durante todo este tiempo ha habido algunos científicos, políticos y periodistas que han argumentado que la teoría de la fuga de laboratorio merece una consideración.

Hace casi 15 meses, dos investigadores chinos escribieron un artículo que concluía que el virus “probablemente se originó en un laboratorio en Wuhan”. Alina Chan, bióloga molecular afiliada a Harvard y el MIT ha presentado un razonamiento similar. David Ignatius y Josh Rogin, ambos columnistas del Washington Post, escribieron sobre esa posibilidad hace más de un año. Joe Biden, entonces candidato presidencial, no mencionó la teoría de la fuga de laboratorio a principios de 2020, pero sí argumentó que Estados Unidos “no debería creerle a China” sobre cómo inició el brote.

Pero estas voces estaban en la minoría. La Organización Mundial de la Salud en un principio desestimó la teoría de fuga del laboratorio como inverosímil.

 

El mercado de mariscos de Huanan en Wuhan, que ha sido vinculado al coronavirus que causa la COVID-19 Credit...Noel Celis/Agence France-Presse — Getty Images

 

¿Por qué se menospreció tanto esa teoría?

Parece ser un ejemplo clásico de pensamiento grupal o groupthink, exacerbado por la polarización partidista.

Los funcionarios de salud mundial no parecían dispuestos a confrontar a los funcionarios chinos, que insisten en que el virus saltó de un animal a una persona.

En Estados Unidos, uno de los primeros defensores de la teoría fue Tom Cotton, el senador republicano de Arkansas que a menudo critica a China, y que tiene un historial de promover falsedades (como el fraude electoral que no ocurrió). En este caso, sin embargo, Cotton estaba presentando un argumento con evidencias de sustento creíbles.

Al referirse al tema, la cobertura de los medios ha sido defectuosa, como ha escrito Matthew Yglesias, de Substack. Algunas notas periodísticas exageraron las declaraciones de Cotton para insinuar que el senador decía que China había liberado deliberadamente el virus como un arma biológica (algo que Cotton dijo que era “muy poco probable”). Y algunos científicos y otras personas también parecen haber decidido que si Cotton creía algo —y Fox News y Donald Trump lo repetían— la idea tenía que ser errónea.

El resultado, tal como lo llama Yglesias, fue una burbuja de falso consenso. Los científicos que pensaban que la fuga de laboratorio era creíble, como Chan, recibieron poca atención. Los científicos que pensaron que la teoría era descabellada recibieron amplia atención. Es un buen recordatorio: el mundo es un sitio complicado en donde casi nadie tiene siempre toda la razón ni se equivoca siempre.

El origen del virus no afecta muchos aspectos de la lucha contra la covid. Las mejores estrategias de mitigación (restricciones de viaje, pruebas, rastreo de contactos, distanciamiento social, ventilación y uso de cubrebocas) siguen siendo las mejores estrategias para atenuar los efectos del virus.

Pero hay al menos tres razones en concreto, además del valor inherente que tiene la verdad, por las que el origen importa.

En primer lugar, si el virus sí surgió de un laboratorio, ventilar inmediatamente los detalles podría haber conducido a desarrollar una vacuna aún con más rapidez y tratamientos más efectivos. En segundo lugar, una fuga de laboratorio que causó millones de muertes podría tener como efecto un cambio generalizado en las precauciones de seguridad para los laboratorios. Tercero, de confirmarse un accidente de laboratorio, esto afectaría la percepción que tiene el mundo de China, y presionaría a aquel país para cargar con la tarea de vacunar al planeta lo más pronto posible.

*****

Informe de inteligencia sobre personal enfermo en laboratorio de Wuhan impulsa el debate sobre el origen del Covid-19
El informe dice que los investigadores fueron al hospital en noviembre de 2019, poco antes del brote confirmado; se suma a las llamadas para investigar si el virus escapó del laboratorio.
Un reportaje periodístico develado por el rotativo estadounidense Wall Street Journal reveló que tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan presentaron síntomas del covid-19 en noviembre del 2019, cerca de dos meses antes del estallido de la pandemia. Desde el medio norteamericano citaron a fuentes de inteligencia de Estados Unidos y destacaron que desde Wuhan no han compartido datos de sus investigaciones respecto al coronavirus. Desde China han negado en diversas ocasiones que el virus escapó de uno de sus laboratorios

 

Tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan de China se enfermaron lo suficiente en noviembre de 2019 que debieron buscar atención hospitalaria, según un informe de inteligencia de EE.UU. no revelado anteriormente que podría agregar peso a los crecientes pedidos de una investigación más completa de si el virus Covid-19 podría haber escapado del laboratorio.

Los detalles del informe van más allá de una hoja informativa del Departamento de Estado, emitida durante los últimos días de la administración Trump, que decía que varios investigadores del laboratorio, un centro para el estudio de coronavirus y otros patógenos, se enfermaron en el otoño de 2019 “con síntomas consistentes tanto de Covid-19 como con enfermedades estacionales comunes“.

La divulgación del número de investigadores, el momento de sus enfermedades y sus visitas al hospital se produce en vísperas de una reunión del órgano de toma de decisiones de la Organización Mundial de la Salud, que se espera que discuta la siguiente fase de una investigación sobre los orígenes de Covid-19.

Funcionarios actuales y anteriores familiarizados con la inteligencia sobre los investigadores del laboratorio expresaron diferentes puntos de vista sobre la solidez de la evidencia de apoyo para la evaluación. Una persona dijo que fue proporcionada por un socio internacional y que era potencialmente importante, pero aún necesitaba más investigación y corroboración adicional.

Otra persona describió el informe de inteligencia como más fuerte. “La información que teníamos proveniente de las diversas fuentes era de una calidad exquisita. Fue muy preciso. Lo que no dijo fue exactamente por qué se enfermaron“, señaló, refiriéndose a los investigadores.

Noviembre de 2019 es aproximadamente cuando muchos epidemiólogos y virólogos creen que el Sars-CoV-2, el virus detrás de la pandemia, comenzó a circular por la ciudad de Wuhan, en el centro de China, donde Beijing dice que el primer caso confirmado fue un hombre que se enfermó el 1 de diciembre de 2019.

El Instituto de Wuhan no ha compartido datos brutos, registros de seguridad y registros de laboratorio sobre su extenso trabajo con coronavirus en murciélagos, que muchos consideran la fuente más probable del virus.

 

Una hembra de la especie persigue una polilla en Oregon, Estados Unidos. Crédito: Michael Durham/Minden Pictures, Bat Conservation International.

 

China ha negado repetidamente que el virus se haya escapado de uno de sus laboratorios. El domingo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China citó la conclusión de un equipo liderado por la OMS, después de una visita al Instituto de Virología de Wuhan, o WIV, en febrero, de que una filtración de laboratorio era extremadamente improbable. “Estados Unidos continúa promocionando la teoría de las fugas de laboratorio”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en respuesta a una solicitud de comentarios de The Wall Street Journal. “¿Está realmente preocupado por rastrear la fuente o tratar de desviar la atención?”

La administración Biden se negó a comentar sobre este informe de inteligencia, pero dijo que todas las teorías técnicamente creíbles sobre el origen de la pandemia deberían ser investigadas por la OMS y expertos internacionales.

“Seguimos teniendo serias dudas sobre los primeros días de la pandemia Covid-19, incluidos sus orígenes en la República Popular de China”, dijo una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional.

“No vamos a hacer pronunciamientos que prejuzguen un estudio en curso de la OMS sobre la fuente del Sars-CoV-2”, dijo la portavoz. “Como estrategia de política, nunca comentamos sobre temas de inteligencia”.

Beijing también ha afirmado que el virus podría haberse originado fuera de China, incluso en un laboratorio en la base militar de Fort Detrick en Maryland, y pidió a la OMS que investigue los primeros brotes de Covid en otros países.

La mayoría de los científicos dicen que no han visto nada que corrobore la idea de que el virus proviene de un laboratorio militar de Estados Unidos, y la Casa Blanca ha dicho que no hay razones creíbles para investigarlo.

 

Imagen microscópica del Sars-CoV-2. Foto: AFP

 

La Comisión Nacional de Salud de China y la WIV no respondieron a las solicitudes de comentarios. Shi Zhengli, la principal experta en coronavirus de murciélagos en WIV, ha dicho que el virus no se filtró de sus laboratoriosElla le dijo al equipo liderado por la OMS que viajó a Wuhan a principios de este año para investigar los orígenes del virus que todo el personal había dado negativo en la prueba de anticuerpos Covid-19 y que no había habido rotación de personal en el equipo de coronavirus.

Marion Koopmans, una viróloga holandesa de ese equipo, le dijo a NBC News en marzo que algunos miembros del personal de WIV se enfermaron en el otoño de 2019, pero lo atribuyó a enfermedades estacionales regulares. “Hubo enfermedades ocasionales porque eso es normal. No hubo nada que se destacara“, dijo. “Quizás uno o dos. Ciertamente no es una gran cosa“.

No es inusual que las personas en China vayan directamente al hospital cuando se enferman, ya sea porque reciben una mejor atención allí o porque no tienen acceso a un médico de cabecera. El Covid-19 y la influenza, aunque son enfermedades muy diferentes, comparten algunos de los mismos síntomas, como fiebre, dolores y tos. Aún así, podría ser significativo si los miembros del mismo equipo que trabaja con coronavirus fueran al hospital con síntomas similares poco antes de que se identificara por primera vez la pandemia.

David Asher, un exfuncionario estadounidense que dirigió un grupo de trabajo del Departamento de Estado sobre los orígenes del virus para el entonces secretario de Estado Mike Pompeo, dijo en un seminario del Instituto Hudson en marzo que dudaba que los investigadores del laboratorio se enfermaran debido a la gripe común.

“Dudo mucho que tres personas en circunstancias altamente protegidas en un laboratorio de nivel tres que trabajan con coronavirus se enfermen con la influenza que los puso en el hospital o en condiciones severas en la misma semana, y no tenía nada que ver con el coronavirus“, dijo, y agregó que la enfermedad de los investigadores puede representar” el primer grupo conocido “de casos de Covid-19.

Caracterizada durante mucho tiempo por los escépticos como una teoría de la conspiración, la hipótesis de que la pandemia podría haber comenzado con un accidente de laboratorio ha atraído más interés de los científicos que se han quejado de la falta de transparencia por parte de las autoridades chinas o pruebas concluyentes de la hipótesis alternativa: que el virus fue contraído por humanos de un murciélago u otro animal infectado fuera de un laboratorio.

 

 

Muchos defensores de la hipótesis del laboratorio dicen que un virus que fue transportado por un murciélago infectado podría haber sido llevado al laboratorio para que los investigadores pudieran trabajar en posibles vacunas, solo para escapar.

Si bien la hipótesis del laboratorio se toma más en serio, incluso por parte de los funcionarios de la administración de Biden, el debate todavía está teñido por tensiones políticas, incluida la cantidad de evidencia necesaria para sustentar la hipótesis.

La hoja informativa del Departamento de Estado emitida durante la administración Trump, que se basó en inteligencia clasificada, decía que el “gobierno de EE.UU. Tiene motivos para creer que varios investigadores dentro del WIV se enfermaron en otoño de 2019, antes del primer caso identificado del brote, con síntomas compatible tanto con Covid-19 como con enfermedades estacionales “.

La hoja informativa del 15 de enero agregó que este hecho “plantea interrogantes sobre la credibilidad” del Dr. Shi y criticó a Beijing por su “engaño y desinformación” al tiempo que reconocía que el gobierno de Estados Unidos no ha determinado exactamente cómo comenzó la pandemia.

La administración de Biden no ha cuestionado ninguna de las afirmaciones de la hoja informativa, que según los funcionarios actuales y anteriores fue examinada por las agencias de inteligencia de Estados Unidos. La hoja de datos también cubría las actividades de investigación en el WIV, su supuesta cooperación en algunos proyectos con el ejército chino y los accidentes en otros laboratorios chinos.

 

El Instituto de Virología de Wuhan, donde algunos sospechan se fugó el Sars-CoV-2 originando la actual pandemia. Foto: AFP

 

Pero un funcionario de la administración de Biden dijo que al resaltar los datos que apuntaban a la hipótesis de la fuga de laboratorio, los funcionarios de la administración de Trump habían buscado “darle un giro a la pelota”. Varios funcionarios estadounidenses describieron este informe de inteligencia como “circunstancial”, digna de una investigación más profunda, pero no concluyente por sí solo.

Cuando se le preguntó sobre la declaración del 15 de enero, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo: “Una hoja informativa emitida por la administración anterior el 15 de enero no sacó ninguna conclusión sobre los orígenes del coronavirus. Más bien, se centró en la falta de transparencia en torno a los orígenes “.

Aunque el primer caso conocido fue el 8 de diciembre, varios análisis de la tasa de mutación del virus concluyeron que probablemente comenzó a propagarse varias semanas antes.

El equipo liderado por la OMS que visitó Wuhan concluyó en un informe conjunto con expertos chinos en marzo que el virus probablemente se propagó de murciélagos a humanos a través de otro animal, y que una fuga de laboratorio era “extremadamente improbable”.

Sin embargo, los miembros del equipo dijeron que no vieron datos sin procesar o registros originales de laboratorio, seguridad y otros registros. El mismo día que salió el informe, el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que el equipo no había examinado adecuadamente la hipótesis de la fuga de laboratorio y pidió una investigación más completa de la idea.

Estados Unidos, la Unión Europea y varios otros gobiernos también han pedido una investigación más transparente de los orígenes de Covid-19, sin exigir explícitamente una investigación de laboratorio. En particular, han pedido un mejor acceso a los datos y muestras de posibles casos tempranos de Covid-19.

Los miembros del equipo liderado por la OMS dijeron que sus homólogos chinos habían identificado 92 casos potenciales de Covid-19 entre unas 76.000 personas que se enfermaron entre octubre y principios de diciembre de 2019, pero rechazaron las solicitudes para compartir datos sin procesar sobre el grupo más grande. Esos datos ayudarían al equipo liderado por la OMS a comprender por qué China intentó analizar solo a esas 92 personas para detectar anticuerpos.

Los miembros del equipo también dijeron que solicitaron acceso a un banco de sangre de Wuhan para analizar muestras de antes de diciembre de 2019 en busca de anticuerpos. Las autoridades chinas se negaron al principio, citando preocupaciones de privacidad, luego aceptaron, pero aún tienen que proporcionar ese acceso, dicen los miembros del equipo.

 

*****

La pregunta sobre las fugas en Wuhan: una mina china en desuso ocupa un lugar central

No es la hipótesis predominante para los orígenes del covid, sin embargo, científicos prominentes están pidiendo una investigación más profunda y respuestas más claras de Beijing.

The Wall Street Journal

La República

 

En las afueras de una aldea en las profundidades de las montañas del suroeste de China, una cámara de vigilancia solitaria mira hacia una mina de cobre en desuso cubierta por un denso bambú. A medida que se acerca la noche, los murciélagos se abalanzan sobre sus cabezas.

Este es el hogar subterráneo del virus conocido más cercano en la Tierra al que causa el covid-19. También es ahora un punto de contacto para la escalada de los pedidos de una investigación más exhaustiva sobre si la pandemia podría haberse originado en un laboratorio chino.

En abril de 2012, seis mineros se enfermaron de una misteriosa enfermedad después de ingresar a la mina para limpiar el guano de murciélago. Tres de ellos murieron.

Se llamó a científicos chinos del Instituto de Virología de Wuhan para investigar y, después de tomar muestras de murciélagos en la mina, identificaron varios coronavirus nuevos.

Ahora, las preguntas sin respuesta sobre la enfermedad de los mineros, los virus encontrados en el sitio y la investigación realizada con ellos han elevado a la corriente principal una idea que una vez fue descartada como una teoría de la conspiración: que el SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19. , podría haberse filtrado de un laboratorio en Wuhan, la ciudad donde se encontraron los primeros casos en diciembre de 2019.

Hasta ahora, los investigadores del laboratorio no han proporcionado respuestas completas y rápidas, y ha habido discrepancias en cierta información que han publicado. Eso ha llevado a que los principales científicos exijan una investigación más profunda sobre el instituto de Wuhan y si el virus pandémico podría haber estado en sus laboratorios y haber escapado.

Incluso algunos altos funcionarios de salud pública que consideran improbable esa posibilidad ahora respaldan la idea de una investigación más completa. Dicen que un equipo dirigido por la Organización Mundial de la Salud no tuvo acceso suficiente en Wuhan a principios de este año para llegar a la conclusión de que una fuga de laboratorio era "extremadamente improbable".

La mayoría de los que piden un examen más completo de la hipótesis de laboratorio dicen que no la respaldan por encima de la alternativa principal: que el virus se propaga de animales a humanos fuera de un laboratorio, en el tipo de propagación natural que se ha vuelto más frecuente en las últimas décadas. . Aún no hay suficiente evidencia para ninguna de las dos ideas, dicen, ni son incompatibles. El virus podría haber sido uno de origen natural que fue devuelto a un laboratorio en Wuhan, intencional o accidentalmente, y escapó.

Sin embargo, un número creciente, incluido el director general de la OMS y un destacado investigador estadounidense que ha trabajado con el Instituto de Virología de Wuhan, está de acuerdo en que el WIV debe proporcionar más información sobre su trabajo para descartar categóricamente un derrame de laboratorio.

El Wall Street Journal informó el domingo que tres investigadores de WIV enfermaron lo suficiente en noviembre de 2019 que buscaron atención en un hospital local, según un informe de inteligencia de EE. UU. no revelado anteriormente, aunque los funcionarios expresaron opiniones diferentes sobre la solidez de la evidencia. La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el lunes que la información provenía de una entidad extranjera y que Estados Unidos necesitaba información adicional para verificarla de forma independiente. En enero, el Departamento de Estado había dicho que varios investigadores de WIV se enfermaron en otoño de 2019 "con síntomas consistentes tanto con COVID-19 como con enfermedades estacionales comunes".

La administración de Biden recomendó a la OMS que dirija una investigación más completa sobre la posibilidad de una fuga de laboratorio, respaldando una llamada del director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien se ha ofrecido a desplegar especialistas. Una investigación debe incluir otros laboratorios en Wuhan, no solo el WIV, y el equipo que la lleva a cabo debe incluir expertos en seguridad de laboratorio, según un funcionario de salud de EE. UU. “Deberíamos poder mirar los registros de bioseguridad y entrevistar a los miembros del personal”, dijo el funcionario.

Es probable que el asunto se discuta durante una reunión del órgano de toma de decisiones de la OMS, la Asamblea Mundial de la Salud, que comenzó el lunes. El apoyo diplomático para una investigación de laboratorio es escaso. Pocos gobiernos están ansiosos por defender una investigación que China podría vetar fácilmente.

Beijing seguramente resistirá cualquier esfuerzo de este tipo y hasta ahora ha controlado estrictamente el acceso a la información. Niega que el SARS-CoV-2 provenga de uno de sus laboratorios o haya infectado a algún personal de WIV, y quiere que la OMS investigue si la pandemia comenzó fuera de las fronteras chinas .

"Estados Unidos sigue inventando afirmaciones inconsistentes y clamando por investigar laboratorios en Wuhan", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de China en una declaración escrita. "Esto demuestra plenamente que a algunas personas en los Estados Unidos no les importan los hechos y la verdad". Citó el veredicto del equipo dirigido por la OMS sobre la inverosimilitud de una fuga de laboratorio e instó a Washington a invitar a la OMS a investigar los primeros casos en Estados Unidos.

La Comisión Nacional de Salud de China y la WIV no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Mio escondido
Las autoridades chinas han obstaculizado los esfuerzos independientes para investigar la mina, estableciendo un puesto de control cercano donde hombres no identificados detuvieron a varios periodistas extranjeros en las últimas semanas, en una ocasión advirtiendo que había elefantes salvajes más adelante.

Un reportero del Journal llegó a la mina en bicicleta de montaña, pero luego fue detenido e interrogado durante unas cinco horas por la policía, que borró una fotografía de la mina con un teléfono celular. Los aldeanos le dijeron al reportero que los funcionarios locales les habían advertido que no discutieran la mina con extraños.

No había señales de que las aldeas cercanas fueran evacuadas ni de ninguna actividad de investigación reciente en la mina. Estaba tan cubierto de maleza que su entrada parecía inaccesible.

Un número creciente de virólogos, biólogos y otros científicos destacados piden un examen más detenido de la hipótesis de laboratorio.

Cuando se le preguntó en una audiencia en el Senado el 11 de mayo si pensaba que el virus Covid-19 podría haber escapado de un laboratorio de Wuhan, Anthony Fauci, el asesor médico en jefe del presidente Biden, dijo: “Esa posibilidad ciertamente existe, y estoy totalmente a favor de una investigación completa. de si eso pudo haber sucedido". El Dr. Fauci es director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, o NIAID, que ha financiado la investigación del coronavirus realizada con el WIV. Él ha dicho anteriormente que el virus Covid-19 probablemente evolucionó y saltó a los humanos en la naturaleza.

El año pasado, 27 científicos firmaron una carta abierta condenando las “teorías de conspiración” sugiriendo que Covid-19 no tenía un origen natural. Ahora, tres de ellos desde entonces contactados por el Journal dicen que, si se reflexiona más, un accidente de laboratorio es lo suficientemente plausible como para merecer consideración. Otros continúan considerándolo demasiado improbable para justificar una investigación.

"Estoy convencido de que lo que pasó es que el virus fue llevado a un laboratorio, comenzaron a trabajar con él ... y un individuo descuidado lo sacó", dijo Bernard Roizman, virólogo de la Universidad de Chicago y uno de los firmantes. "No pueden admitir que hicieron algo tan estúpido".

Un pequeño grupo de académicos y detectives de Internet han estado trabajando juntos durante meses, utilizando las redes sociales para recopilar y publicar evidencia de las actividades de la WIV, especialmente en relación con la mina. Han pedido tres cartas abiertas desde marzo para una investigación más completa de la hipótesis del laboratorio.

El 13 de mayo, un grupo de 18 científicos de universidades como Harvard, Stanford y Yale publicó una carta abierta en la revista académica Science pidiendo una consideración seria de la hipótesis del laboratorio e instando a los laboratorios de investigación a abrir sus registros.

Entre los firmantes de la carta de Science se encontraba Ralph Baric, un microbiólogo de la Universidad de Carolina del Norte que trabajó con el WIV en un estudio para crear un coronavirus artificial que infectó células humanas en el laboratorio.

En un correo electrónico, dijo que la estructura genética del SARS-CoV-2 sugiere que se originó en la vida silvestre y evolucionó de forma natural para infectar a los humanos, y que él cree que ese es el escenario más probable, pero “se necesita más investigación y transparencia para definir el origen de la enfermedad pandémica."

"Una investigación rigurosa habría revisado el nivel de bioseguridad bajo el cual se llevó a cabo la investigación del coronavirus de murciélago en WIV", dijo. "Habría incluido información detallada sobre los procedimientos de capacitación con registros, los procedimientos de seguridad con registros y las estrategias que se implementaron para evitar un escape accidental o inadvertido".

El cambio entre los principales científicos se debe en parte a declaraciones contradictorias de los investigadores chinos. Algunos científicos dicen que otro factor ha sido la atenuación de la retórica del gobierno de Estados Unidos sobre el tema en los últimos meses.

El equipo liderado por la OMS que visitó Wuhan a principios de este año concluyó en un informe conjunto con expertos chinos en marzo que Covid-19 probablemente pasó de los murciélagos a los humanos, a través de otro mamífero, y clasificó una fuga de laboratorio al final de su lista.

El equipo, que pasó tres horas en el instituto, tenía poco que hacer más allá de las garantías del propio personal del instituto, dicen los miembros del equipo. El mismo día que se publicó el informe, el Dr. Tedros dijo que el equipo no había explorado adecuadamente un posible origen de laboratorio.

Estados Unidos, la Unión Europea y varios otros gobiernos respondieron al informe pidiendo una investigación más sólida y transparente sobre los orígenes de la pandemia, sin pedir públicamente una investigación completa de la hipótesis del laboratorio.

Algunos científicos se preguntan por qué el equipo liderado por la OMS, que ha tratado de investigar pistas sobre los orígenes de la pandemia en otros países como Italia, no ha podido organizar pruebas de anticuerpos y estudios de personas y animales alrededor de la mina que contenía el virus. más estrechamente relacionado con el SARS-CoV-2.

El equipo recomendó tal investigación, pero "el cronograma aún no está claro", dijo Peter Ben Embarek, el científico de seguridad alimentaria que dirigió el equipo. "Idealmente, comenzar pronto".

Virus misterioso
El relato más detallado de la enfermedad de los mineros se encuentra en una tesis de maestría de Li Xu de la Escuela No. 1 de Medicina Clínica de la Universidad Médica de Kunming en el suroeste de China. No respondió a las solicitudes de comentarios.

Su tesis, supervisada por el jefe de emergencias del hospital en ese momento, describe cómo un hombre de 42 años de apellido Lü fue ingresado allí el 25 de abril de 2012.

El Sr. Lü había estado limpiando guano de murciélago en la mina, en la región china de Mojiang, desde el 2 de abril y había tenido fiebre y tos durante dos semanas. Durante los tres días anteriores, tuvo problemas para respirar y había comenzado a toser un moco de color óxido manchado de sangre.

Una tomografía computarizada reveló neumonía grave, con las mismas marcas pulmonares que ahora se ven en muchos pacientes con Covid-19. Aún así, las pruebas de sangre y otras pruebas no pudieron identificar la causa.

Durante la semana siguiente, otras cinco personas que trabajaban en la mina Mojiang, de entre 30 y 63 años, fueron ingresadas en el mismo hospital. Todos tenían síntomas similares.

Los médicos consultaron a expertos en enfermedades respiratorias, incluido Zhong Nanshan, quien había liderado la lucha contra el brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) de 2002 y 2003 en China.

El Dr. Zhong diagnosticó neumonía, probablemente causada por un virus, y recomendó realizar pruebas de anticuerpos contra el SARS y tratar de identificar el tipo de murciélagos en la mina. No respondió a una solicitud de comentarios.

Otra tesis, escrita por un Ph.D. El candidato supervisado por George Gao, el actual director del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, o CDC de China, dijo que cuatro de los mineros dieron positivo por anticuerpos contra el SARS.

El hospital se puso en contacto con expertos de varias otras instituciones, incluida la WIV. Ninguno pudo identificar qué causó la enfermedad de los mineros.

A mediados de agosto de 2012, tres de ellos estaban muertos. La sospecha era que se trataba de un coronavirus similar al SARS transmitido por murciélagos, según la tesis de Li. Los científicos chinos, que todavía estaban buscando los orígenes del SARS, sabían que las cuevas de murciélagos en el área eran una fuente potencial y habían estado recolectando muestras de ellas.

Durante el próximo año, los científicos de WIV ingresaron a la mina Mojiang y tomaron muestras fecales de 276 murciélagos, identificando seis especies diferentes, según un artículo de investigación que publicaron más tarde.

Extrajeron material genético de las muestras y secuenciaron fragmentos. La mitad de las muestras dieron positivo a coronavirus, incluida una cepa no identificada de tipo SARS, según los científicos. Llamaron al virus RaBtCoV / 4991.

Críticamente, las seis especies de murciélagos mostraron evidencia de coinfección por coronavirus, encontraron los investigadores. En otras palabras, el virus podría intercambiar fácilmente material genético con otros similares para crear un nuevo coronavirus, un entorno propicio para la creación de nuevos virus que potencialmente podrían infectar a los humanos.

Esa investigación fue dirigida por Shi Zhengli, el principal experto en coronavirus de murciélagos de WIV. Cuando los resultados se publicaron en 2016 en la revista Virologica Sinica, pocos científicos prestaron atención a RaBtCoV / 4991. No parecía estar estrechamente relacionado con el SARS. Provenía de un pozo de extracción abandonado, dijo el periódico, que no mencionó a los mineros que se enfermaron allí.

Solo después de que comenzó la pandemia de Covid-19 se volvió más significativa. En febrero de 2020, la Dra. Shi y sus colegas publicaron un artículo en la revista científica Nature, revelando la existencia de un virus llamado RaTG13. La secuenciación había revelado que era un 96,2% similar al SARS-CoV-2 genéticamente, por lo que era el más cercano conocido en relación con el virus pandémico.

Dijeron que fue encontrado en un murciélago en Yunnan, la provincia china que incluye la mina de la región de Mojiang, pero no dijeron cuándo ni dónde.

Esa revelación se consideró un gran avance en la búsqueda de la fuente de Covid-19, lo que indica claramente que se originó en los murciélagos.

Similitudes sorprendentes
Sin embargo, en las semanas siguientes, algunos científicos fuera de China notaron sorprendentes similitudes en las fechas de muestreo y las secuencias genéticas parciales del virus llamado RaTG13 y el llamado RaBtCoV / 4991, que el equipo del Dr. Shi había encontrado en la mina Mojiang.

Después de repetidas solicitudes de los científicos para aclarar el problema, el Dr. Shi dijo que los dos virus eran uno y el mismo. Ella actualizó su artículo en Nature en noviembre para reflejar eso e incluir detalles sobre los mineros enfermos.

El virus ha sido renombrado para reflejar la especie de murciélago, su ubicación y el año de muestreo, dijo.

También reveló que el WIV volvió a analizar las muestras de los mineros y estableció que no estaban infectados con SARS-CoV-2. Y reveló que su equipo posteriormente había encontrado otros ocho coronavirus de tipo SARS en la mina.

El viernes, después de repetidas solicitudes de los científicos para compartir las secuencias genéticas de los virus, el Dr. Shi y sus colegas publicaron un artículo científico en un servidor de preimpresión, lo que significa que aún no ha sido revisado por pares. El documento dijo que los ocho eran casi idénticos entre sí y solo un 77,6% similares al SARS-CoV-2, aunque una parte de su código genético coincidía en un 97,2%. "Aunque hay una especulación que afirma la posible fuga de RaTG13 del laboratorio que causó el SARS-CoV-2, la evidencia del experimento no puede respaldarlo", dijo el documento.

Muchos científicos se preguntan por qué el WIV no anunció la existencia de esos virus antes, así como su conexión con la mina, y por qué esperaron tanto para permitir que los científicos examinaran sus secuencias. Dicha información sobre los tipos de coronavirus que circulaban es fundamental en la búsqueda de los orígenes de la pandemia, dicen.

Algunos han notado que el Dr. Shi ha afirmado repetidamente que los mineros de Mojiang tenían una sospecha de infección por hongos, no un virus, contradiciendo los trabajos de investigación en ese momento y la actualización del Dr. Shi en Nature, que decía que se pensaba que los mineros tenían un virus.

El Dr. Shi no respondió a las solicitudes de comentarios.

Muchos científicos están ansiosos por examinar la base de datos del WIV, que alguna vez estuvo disponible públicamente, de unas 22.000 muestras y secuencias de virus, incluidas 15.000 de murciélagos. La base de datos se desconectó en septiembre de 2019. El Dr. Shi le dijo al equipo dirigido por la OMS en febrero que la base de datos se desconectó después de haber sido sometida a más de 3.000 ciberataques.

El equipo dirigido por la OMS que lo visitó no pidió ver los datos, según Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York, que estaba en el equipo. La base de datos incluía información que la WIV había recopilado a través del trabajo con EcoHealth Alliance, que fue financiada por el NIAID y colaboró ​​con la WIV para estudiar los coronavirus en murciélagos. El Dr. Daszak dijo a principios de este año que debido al trabajo de su organización con WIV, "básicamente sabemos" qué virus estaban en la base de datos, y ninguno estaba más cerca del SARS-CoV-2 que RaTG13.

Además, RaTG13 era genéticamente muy distinto del SARS-CoV-2 y nunca se había cultivado con éxito en el laboratorio, dijeron él y otros científicos del equipo dirigido por la OMS. “Por supuesto que lo discutimos”, dijo el Dr. Ben Embarek, líder del equipo de la OMS. “Por lo que sabemos, solo existe una secuencia. Sin virus. Nunca lograron cultivar un virus a partir de la muestra de heces de murciélago".

Si el WIV solo tuviera la secuencia genética, no habría tenido un virus RaTg13 infeccioso que podría haberse escapado del laboratorio. Tener solo la secuencia genética también plantea preguntas sobre hasta qué punto podría haberse utilizado como base para experimentos para crear virus creados por el hombre.

Sin embargo, otros científicos dicen que no se puede verificar de forma independiente sin ver los registros de laboratorio, los registros de muestras y la base de datos viral del WIV, y que los trabajos de investigación muestran que sus empleados estaban combinando algunos coronavirus de murciélago que habían cultivado con material genético de otros.

Algunos se sienten incómodos con el papel del Dr. Daszak en el equipo dirigido por la OMS, dada su estrecha relación con el WIV y su rechazo declarado de la hipótesis del laboratorio desde principios del año pasado. El Dr. Daszak ha dicho que proporcionó una declaración de conflicto de intereses a la OMS cuando solicitó formar parte del equipo. La OMS ha dicho que determinó que su trabajo no planteaba un conflicto.

Experimentos de laboratorio
Un área de controversia son los experimentos que estaba haciendo el WIV para construir nuevos virus combinando elementos de coronavirus de murciélagos existentes para determinar si podrían volverse más infecciosos para los humanos.

Tales experimentos, a veces descritos como investigación de "ganancia de función", han sido durante mucho tiempo controvertidos entre los científicos. Los partidarios dicen que son la mejor manera de identificar posibles fuentes de pandemias futuras y de desarrollar vacunas. Los críticos dicen que el riesgo de que se filtren desde un laboratorio virus dañinos mejorados genéticamente es demasiado grande. Los científicos debaten qué tipos de experimentos constituyen investigación de ganancia de función.

Los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. Detuvieron la financiación de la investigación de ganancia de función en 2014, y en 2017 introdujeron un sistema que requería una revisión por parte de un panel de expertos de cualquier propuesta de subvención que involucrara experimentos de ganancia de función. Las restricciones de China eran más flexibles.

Algunos científicos dicen que el trabajo descrito por el Dr. Shi se ajusta a una definición amplia de investigación de ganancia de función. Hay amplias diferencias de opinión sobre dónde se trazan los límites.

El Dr. Shi ha descrito públicamente la realización de experimentos, incluso en 2018 y 2019, para ver si varios coronavirus de murciélago podrían usar una cierta proteína de pico en sus superficies para unirse a una enzima en las células humanas conocida como ACE2. Así es como el virus del SARS y el SARS-CoV-2 infectan a los humanos.

Esos experimentos implicaron combinar un coronavirus de murciélago con la proteína de pico de otro y luego infectar ratones genéticamente modificados para contener ACE2 humano, dijo el Dr. Shi al equipo dirigido por la OMS en febrero, según su informe.

El Dr. Daszak describió un trabajo similar, realizado por el Dr. Baric de la UNC, en un podcast poco antes de que comenzara la pandemia, diciendo que el objetivo era crear una vacuna para el SARS. EcoHealth Alliance describió tales experimentos como uno de los objetivos de su subvención de investigación del coronavirus de murciélago NIAID otorgada en 2019. Pero la organización sin fines de lucro, de acuerdo con la moratoria de los NIH, "no ha participado ni financiado la investigación de ganancia de función" y no "en vivo”se llevó a cabo una investigación sobre esta subvención, dijo un portavoz de EcoHealth Alliance. El NIH suspendió la subvención en 2020.

"Si el mundo quiere cerrar el trabajo que no fue una ganancia de función debido a una teoría de la conspiración, es un gran error", dijo el Dr. Daszak a principios de este año. “Este virus, es extremadamente improbable que provenga de un laboratorio. Si nos centramos en el problema del laboratorio e ignoramos lo que realmente sucedió, lo haremos bajo nuestro mayor riesgo".

Una pregunta que ahora divide a la comunidad científica es si tales experimentos podrían haber creado el SARS-CoV-2, ya sea accidentalmente o como parte de un esfuerzo deliberado para ver qué virus podrían evolucionar y convertirse en peligrosos para los humanos.

Muchos científicos prominentes dicen que eso sería imposible con RaTG13, y que el SARS-CoV-2 solo podría haber sido creado a partir de un virus genéticamente más cercano a él. Si bien el WIV ha dicho que RaTG13 es el pariente más cercano que tenía al virus pandémico, los científicos que piden una investigación de laboratorio quieren tener acceso a los registros del laboratorio para verificarlo.

Los experimentos de ganancia de función dejarían claras firmas genéticas en las secuencias del virus que muestran que parte de él se insertó en un laboratorio, dicen muchos biólogos moleculares. Otros científicos dicen que las técnicas más modernas no pueden dejar rastro.

Ian Lipkin, un especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Columbia que ha trabajado en estrecha colaboración con socios de investigación chinos, fue uno de los cinco científicos que el año pasado coescribieron un artículo en el que descartaban la idea de que el virus fue manipulado en un laboratorio. Ahora dice que le preocupa que el WIV estuviera haciendo experimentos con coronavirus en laboratorios a un nivel de bioseguridad más bajo que el requerido en los EE. UU.

La Dra. Shi le dijo al equipo dirigido por la OMS que no había habido fugas y que ninguno de los miembros de su equipo había dado positivo por Covid-19.

Varios de los socios de investigación extranjeros de la Dra. Shi han dicho que encontraron seguros sus laboratorios y prácticas laborales. "Shi Zhengli maneja un barco estrecho", dijo Maureen Miller, epidemióloga de enfermedades infecciosas de la Universidad de Columbia. “Son personas inteligentes y astutas. Ella estaba trabajando para prevenir exactamente este tipo de pandemia. Ella conoce la seriedad de trabajar con coronavirus".

Interés político
El presidente Trump comenzó a impulsar la hipótesis del laboratorio el año pasado, pero su administración no hizo pública ninguna evidencia.

Otros gobiernos que podrían haber ayudado a impulsar una investigación de laboratorio se distanciaron cuando Trump comenzó a hablar al respecto, dijo Andrew Bremberg, el embajador de Estados Unidos ante la OMS en ese momento. "Fue como un turno de la noche a la mañana", dijo. "Cuando el presidente tocó esto por primera vez, cerraron".

Un pequeño grupo de científicos, que se conectó a través de Twitter, comenzó a intercambiar investigaciones de código abierto apuntando al laboratorio. Australia, sin respaldar abiertamente la hipótesis, presionó con éxito para que la OMS reuniera un equipo de científicos para investigar los orígenes del virus en China.

La administración de Biden no ha dicho que crea que hubo una fuga de laboratorio, solo que la posibilidad debe investigarse más a fondo.

Antes de la visita del equipo liderado por la OMS a Wuhan, algunos de sus miembros dijeron que ellos también eran escépticos sobre la hipótesis del laboratorio. Tales accidentes son extremadamente raros en comparación con la cantidad de efectos secundarios del contacto entre humanos y animales, dijeron, pero tenían la mente abierta.

Al final, el equipo no pudo examinar ninguno de los registros de seguridad del instituto de Wuhan o los registros de pruebas de su personal. Los miembros del equipo dijeron después que todavía veían la visita como un ejercicio útil.

Entre los que ahora piden una investigación más completa se encuentra James Le Duc, director retirado del Laboratorio Nacional de Galveston, una de las principales instalaciones de biocontención de EE. UU., Quien ayudó a capacitar a varios de los especialistas de seguridad e ingenieros de construcción de alto nivel de WIV.

"Creo que es importante observar de cerca las condiciones del laboratorio y explorar qué se estaba haciendo y dónde, y tener una investigación seria", dijo el Dr. Le Duc. Él encuentra que la hipótesis del laboratorio es algo menos probable, dijo, pero "el objetivo de todo esto es seguir la ciencia".

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*