CICLOS DE MILANKOVITCH: «Los ríos del viento, los cauces por donde fluye el clima».

CICLOS DE MILANKOVITCH

 

Si estás para hacer el bien, debes hacerlo en el momento oportuno. Generalmente, el bien es el pretexto del hipócrita, del adulador y del sinvergüenza.”

William Blake

EL RUIDOSO MITO DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Por Antonio Ribelles (Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos)

Vozpopuli, 25 SEPT 2021

La ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera. EUROPA PRESS

 

Las archipublicitadas “predicciones” climáticas catastrofistas del IPCC (Grupo de Expertos sobre el Cambio Climático) se basan en los resultados obtenidos por complejos modelos numéricos computacionales que reproducen de forma simplificada (susceptible de tratamiento informático) las irresolubles ecuaciones diferenciales que rigen a los sistemas físicos atmosférico y oceánico y, así, pretenden “calcular” de forma aproximada la evolución de las variables atmosféricas (temperaturas, presiones, vientos, etc.) desde unas condiciones iniciales procedentes de la observación meteorológica hasta un horizonte temporal a muy largo plazo (décadas o siglos), confiando en que, al ajustar dichos modelos numéricos a las trayectorias de las series históricas de valores de dichas variables atmosféricas medidas (con mayor o menor fortuna) en los últimos 150 años, sean capaces de reproducir la supuesta “tendencia” que ha venido siguiendo el clima en ese pasado y extrapolarla hacia aquel lejano futuro en diversos escenarios de emisiones de CO2 para obtener “predicciones” de la temperatura media del planeta con supuesta precisión de décimas de grado.

Un sistema caótico determinista

Sin embargo, esa metodología (y no existe otra) de las “predicciones” climáticas adolece de una formidable e irremediable tara que las invalida de raíz, pues hace 60 años Lorenz demostró que minúsculas variaciones (del orden de diezmilésimas o menos) en las condiciones iniciales cargadas en el modelo numérico atmosférico conducen a grandes y erráticas variaciones en las condiciones finales del mismo, esto es, en la predicción; inclusive, la repetición del cálculo con las mismas condiciones iniciales da diferentes condiciones finales. Así se descubrió que la atmósfera (también el océano) es un sistema caótico determinista (“Flujo no-periódico determinista”, Lorenz, 1963) y ello fue el inicio de la moderna Teoría del Caos.

Un sistema físico-matemático caótico-determinista se caracteriza porque, como se ha dicho, minúsculas variaciones en las condiciones iniciales (los datos de partida del cálculo) originan grandes y erráticas variaciones en las condiciones finales (los resultados del cálculo predictivo) que se agrupan en una extraña curva enrollada, con forma de mariposa (de ahí el nombre de “efecto mariposa”) y de longitud infinita llamada Atractor de Lorenz, y, además e importante, porque, de todas las infinitas condiciones finales que pertenecen al Atractor de Lorenz, sólo hay una solución posible, aunque es desconocida; es decir, que no se trata de un fenómeno aleatorio, no existe una distribución probabilística de posibles soluciones (unas más probables que otras), sino que se trata de un fenómeno determinista (aunque caótico) y sólo hay una solución posible pero que no conocemos, ni conoceremos, porque no podemos resolver de forma exacta las antes mencionadas ecuaciones diferenciales. 

 

Es evidente que en cada uno de esos miles de saltos temporales se van acumulando cada vez mayores y más dispares errores hasta alcanzar rápidamente niveles de error inasumibles

Esta naturaleza caótico-determinista de los sistemas físicos atmosférico y oceánico conduce a que los inevitables errores que se producen en la medición de las variables meteorológicas presentes y pasadas, y que se cargan como condiciones iniciales del modelo numérico, más las inexactitudes producidas por las mencionadas simplificaciones realizadas en las complejas ecuaciones diferenciales que rigen dichos sistemas físicos, causan mayores y dispares errores en las condiciones finales resultantes de cada cálculo que realiza el superordenador. Como el avance temporal del cálculo predictivo del superordenador se realiza mediante saltos temporales discretos, es decir, las condiciones finales obtenidas tras el primer salto temporal (por ejemplo, de 12 horas virtuales que el superordenador resuelve en 30 segundos reales, para una “predicción” climática a 100 años) serán las condiciones iniciales para el siguiente salto temporal y así sucesivamente hasta llegar al horizonte temporal de la predicción deseada, es evidente que en cada uno de esos miles de saltos temporales se van acumulando cada vez mayores y más dispares errores hasta alcanzar rápidamente niveles de error inasumibles, aunque desconocidos porque obviamente no podemos comprobar con la observación meteorológica la fiabilidad de la predicción a 100 años. En este sentido, ya Lorenz (y otros) demostró que no se pueden hacer predicciones meteorológicas fiables con anticipaciones superiores a 15 días en condiciones anticiclónicas muy estables, pero que bajan a menos de 24 horas en condiciones de borrascas pequeñas de rápido desplazamiento; por ello no se publican predicciones meteorológicas con anticipaciones mayores.

A la anterior e invalidante objeción metodológica de las predicciones climáticas hay que añadir otras dos más. La primera es que evidentemente la serie histórica de mediciones meteorológicas es también caótica, no obedece a patrones estocásticos, y consecuentemente no se pueden deducir tendencias de la misma mediante improcedentes herramientas estadísticas de “ajuste” para “deducir” una supuesta (e inexistente) curva de evolución pasada que permita “calibrar” el modelo numérico climático y “apuntarlo” tangencialmente hacia el futuro remoto. Y, segunda objeción, tampoco es admisible el Sistema de Predicción por Conjuntos que sigue el IPCC y que consiste en tomar como valores predictivos más “probables” a muy largo plazo la “media” estadística de los valores obtenidos por un conjunto de diferentes modelos climáticos a cada uno de los cuales se les ha asignado subjetivamente una probabilidad de acierto, una fiabilidad ponderada, pues eso es un disparate metodológico que olvida nuevamente que el sistema caótico-determinista no admite distribución probabilística de “predicciones” porque precisamente es determinista. 

 

Nuestro desconocimiento del futuro climático lejano es absoluto e irremediable; por eso esta crítica científica no es “negacionista”

 

Así, la naturaleza caótico-determinista del sistema climático planetario impide radicalmente la predicción climática. Nuestro desconocimiento del futuro climático lejano es absoluto e irremediable; por eso esta crítica científica no es “negacionista” (calificativo irrespetuoso), pues su inevitable conclusión es que no podemos afirmar ni negar que el planeta se vaya a calentar (o a enfriar) a largo plazo, sino que es una crítica subversiva porque tritura el paradigma institucional, al poner de manifiesto su insubsanable carencia de evidencia científica, para así afirmar que en materia de predicción climática no hay paradigma alguno ni puede haberlo, que el único paradigma es que no hay paradigma posible, por lo que las profecías catastrofistas del IPCC carecen de todo fundamento científico solvente. Y así lo reconoció el mismo IPCC: “En la investigación y la creación de modelos climáticos debemos reconocer que nos enfrentamos con un sistema caótico no lineal, y por tanto las predicciones a largo plazo de los estados climáticos futuros no son posibles” (IPCC, 2001, 774).

 

*******

"Creo que, desafortunadamente, el movimiento climático, como muchos otros movimientos sociales, ha sido cooptado con bastante eficacia por los liberales. Y lo que quiero decir con eso es que toman un problema estructural y exigen muy abiertamente soluciones individuales. Entonces, vuélvete vegano, usa pajitas de papel, ve en bicicleta al trabajo. Eso no quiere decir que estas cosas no sean buenas como acciones individuales. Es que eso es lo que son: individualizados. La cosmovisión liberal no logra lidiar con el hecho de que no importa cuántas personas pueda incorporar a bordo, millones, lo que sea, sigue siendo una gota en el océano".

JT Chapman

*******

En este video, en 5 minutos, Francesc Gascó nos explica "Los ciclos de Milankovitch" que explora las variaciones climáticas en la Tierra a lo largo del tiempo, especialmente en el Pleistoceno y el Cuaternario. El astrofísico serbio M. Milankovitch propuso en 1941 una teoría matemática-astronómica que relaciona las variaciones climáticas con factores astronómicos, incluyendo la precesión de los equinoccios, la oblicuidad de la eclíptica y la excentricidad de la órbita de la Tierra. En resumen, Francesc nos explica cómo los ciclos de Milankovitch pueden explicar las variaciones climáticas que han ocurrido en el pasado y cómo estos ciclos pueden interactuar para propiciar el aumento de los casquetes polares y inviernos más fríos y secos en algunos momentos.

 

CICLOS DE MILANKOVITCH

*******

 

“Se acerca el invierno”, dijo Eddard Stark. Cuando pronunció sus célebres palabras en la serie de televisión Juego de tronos, era más que el simple transcurrir de las estaciones. En lugar de durar solo 4 meses, el invierno en el reino de fantasía de Westeros podría ser un gran problema: podría durar años, incluso décadas. Los campos serían más difíciles de cultivar, el clima sería más frío. La llegada del invierno es el presagio de una era de penurias. Por supuesto, si bien Westeros es pura fantasía, los inviernos que duran años no se limitan a historias ficticias. Los experimentamos en la Tierra. Varios ciclos se están desarrollando en nuestro planeta, y cuando entran en conflicto experimentamos un período de estabilidad. Sin embargo, vale la pena señalar que no estarán en conflicto para siempre. Para nosotros, el invierno también se acerca. Pero, ¿qué son estos ciclos? ¿Y cómo comprenderlos mejor ayuda a prepararnos para el futuro?

 

*******

 
 

Videoconferencia: Los Grandes Ciclos de la Naturaleza; el Ciclo Climático y los Ciclos de Milankovitch

Lección magistral del Profesor Manuel Martínez (2021)

 

Vórtice polar estratosférico

*******

¿CALENTAMIENTO GLOBAL O ENFRIAMIENTO GLOBAL?

Todo sobre Polar Vortex, Polar Night Jet y Jet Streams

 

Polar Jet stream

*******

 

Invierno de 2009-10 en Gran Bretaña e Irlanda

Vórtice Polar

 

El invierno de 2009-10 en el Reino Unido (también llamado The Big Freeze of 2010 por los medios británicos ) fue un evento meteorológico que comenzó el 16 de diciembre de 2009, como parte del severo clima invernal en Europa . Enero de 2010 fue provisionalmente el enero más frío desde 1987 en el Reino Unido. Un patrón persistente de vientos fríos del norte y del este trajo aire frío y húmedo al Reino Unido con muchas lluvias de nieve, frentes y bajas polares que trajeron consigo un clima nevado.

La primera nevada cayó el 17 de diciembre de 2009, antes de un respiro durante el período navideño. El clima nevado más severo comenzó el 5 de enero en el noroeste de Inglaterra y el oeste de Escocia, con temperaturas que alcanzaron un mínimo de -17,6 °C (0,3 °F) en el Gran Manchester , Inglaterra. La nieve se extendió al sur de Inglaterra el 6 de enero y el 7 de enero el Reino Unido estaba cubierto de nieve, que fue capturada por el satélite Terra de la NASA . El deshielo llegó una semana después, cuando las temperaturas comenzaron a aumentar.

El clima invernal provocó una interrupción generalizada del transporte, el cierre de escuelas, cortes de energía, el aplazamiento de eventos deportivos y 25 muertes. Se registró un mínimo de -22,3 ° C (-8,1 ° F) en Altnaharra , Escocia , el 8 de enero de 2010. En general, fue el invierno más frío desde 1978-1979, con una temperatura media de 1,5 ° C (34,7 ° F).

Wikipedia

*******

Enero-febrero de 2019 Ola de frío en América del Norte

 
A fines de enero de 2019, una severa ola de frío causada por una corriente en chorro debilitada alrededor del vórtice polar ártico  golpeó el medio oeste de los Estados Unidos y el este de Canadá , matando al menos a 22 personas. Se produjo después de que una tormenta invernal trajo hasta 13 pulgadas (33 cm) de nieve en algunas regiones del 27 al 29 de enero y trajo las temperaturas más frías en más de 20 años a la mayoría de los lugares de la región afectada, incluidos algunos mínimos históricos. A principios de febrero, una concentración de aire ártico conocida coloquialmente como el "vórtice polar" se movió hacia el oeste, y se encerró en el oeste de Canadá y el oeste de los Estados Unidos. Como resultado, febrero de 2019 estuvo entre los más fríos y nevados registrados en estas regiones. A principios de marzo, el frío se desplazó una vez más hacia el este, batiendo récords en muchas zonas. A mediados de marzo, la ola de frío finalmente se retiró, pero junto con temperaturas superiores a la media, precipitaciones y una capa de nieve profunda, se produjeron inundaciones generalizadas en el centro de EE. UU.

Wikipedia

*******

Invierno de 1946-1947 en el Reino Unido

 

El invierno de 1946-1947 fue un duro invierno europeo que se destacó por sus efectos adversos en el Reino Unido. Causó graves dificultades económicas y de condiciones de vida en un país que todavía se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial . Hubo interrupciones masivas del suministro de energía para hogares, oficinas y fábricas. Las manadas de animales se congelaron o murieron de hambre. La gente sufría por el frío persistente y muchas empresas cerraron temporalmente. Cuando volvió el clima cálido, el hielo se descongeló y las inundaciones fueron severas en la mayoría de las áreas bajas.

A partir del 23 de enero de 1947, el Reino Unido experimentó varias olas de frío que trajeron grandes ventisqueros al país, bloqueando carreteras y vías férreas, lo que provocó problemas para transportar carbón a las centrales eléctricas . Muchos tuvieron que cerrar, lo que obligó a severas restricciones para reducir el consumo de energía, incluida la restricción de la electricidad doméstica a diecinueve horas por día y el corte total de algunos suministros industriales. Además, se limitaron las transmisiones de radio, se suspendieron los servicios de televisión, se ordenó el cese de la publicación de algunas revistas y se redujo el tamaño de los periódicos. Estas medidas, además de las bajas temperaturas, afectaron gravemente la moral pública y el Ministro de Combustible y Energía , Emanuel Shinwell , se convirtió en el chivo expiatorio .; recibió amenazas de muerte y tuvo que ser puesto bajo custodia policial. Hacia fines de febrero, también se temía una escasez de alimentos ya que se cortaron los suministros y las verduras se congelaron en el suelo.

Mediados de marzo trajo aire más cálido al país que descongeló la nieve que yacía en el suelo. Esta nieve derretida corrió rápidamente del suelo helado hacia los ríos y provocó inundaciones generalizadas. Más de 100.000 propiedades se vieron afectadas y se requirió que el ejército británico y las agencias de ayuda extranjera brindaran ayuda humanitaria. Con el fin de la ola de frío y el descongelamiento del suelo, no hubo más problemas climáticos. El invierno tuvo efectos severos en las industrias británicas, provocando la pérdida de alrededor del 10% de la producción industrial del año, del 10 al 20% de los cultivos de cereales y papas, y una cuarta parte de las cabañas ovinas. El gobernante Partido Laborista comenzó a perder su popularidad, lo que los llevó a perder muchos escaños ante el Partido Conservador en las elecciones generales de 1950; además de otros factores. Ese invierno también se cita como un factor en la devaluación de la libra de US $ 4,03 a US $ 2,80 y la introducción del Plan Marshall para reconstruir la Europa devastada por la guerra. Los efectos en el resto de Europa también fueron severos, con 150 muertes por frío y hambruna en Berlín , disturbios civiles en los Países Bajos y cierres de empresas en la República de Irlanda .

Wikipedia

*******

El día de Navidad, mientras la gente en Italia bebe chocolate caliente debajo de sus mantas, los brasileños están en la playa bebiendo bebidas heladas. Sin embargo, todo esto podría cambiar en el futuro.
Imagina un mundo donde la nieve nunca deja de caer, el frío nunca se desvanece y la supervivencia se convierte en una lucha diaria. Si un largo período invernal azotara la Tierra, nos encontraríamos en un estado post-apocalíptico.
La escasez de recursos sería el primer problema que nos golpearía. El suelo se congelaría, las cosechas perecerían y la comida escasearía. Para sobrevivir, tendríamos que elegir entre acumular y compartir. Aquellos que elijan atesorar quedarían aislados y eventualmente se arruinarían.
Los científicos creen que podríamos encontrarnos en esta situación en los próximos años. Hay ciclos en la Tierra que están en conflicto: los períodos de calor se alternan con los de frío.
Sin embargo, estos conflictos no durarán para siempre: en el futuro, el conflicto finalmente se detendrá y llegará un largo invierno.
Pero, ¿cómo funcionan estos ciclos?
---
Rodeado de Ciclos
Comencemos diciendo que, aquí en la Tierra, estamos básicamente rodeados de ciclos. Dejame explicar.
Nuestras vidas literalmente giran en torno a ellos: una serie de eventos que se repiten regularmente en el mismo orden. Hay cientos de diferentes tipos de ciclos en nuestro mundo y en el universo. Algunos son naturales, como el cambio de estaciones, las migraciones anuales de animales o los ritmos circadianos que gobiernan nuestros patrones de sueño. Otros son producidos por humanos, como el cultivo y la cosecha, los ritmos musicales o los ciclos económicos.
---
El ciclo de las estaciones
Es posible que ya sepa por qué tenemos temporadas, pero creo que vale la pena revisarlo, ya que esto servirá como punto de partida para comprender el tema principal de este video, los Ciclos de Milankovitch.
La razón por la que tenemos estaciones se debe a la revolución de la Tierra alrededor del Sol y el eje inclinado. A medida que nuestro planeta gira alrededor del Sol, la inclinación de su eje hace que diferentes partes del mundo reciban cantidades variables de luz solar. Esto da como resultado el cambio de estaciones en diferentes partes del mundo en diferentes épocas del año.
---
Los ciclos de Milankovitch
Entonces, la presencia de estaciones se debe a la configuración particular de la inclinación axial de un planeta con respecto a su plano de órbita alrededor de la estrella anfitriona. Pero, como señaló el científico serbio Milutin Milankovitch hace un siglo, este no es el único factor capaz de tener un impacto en el tiempo y el clima de la Tierra.
---
Cambios en la excentricidad
La excentricidad da información sobre la forma de una órbita. Cuando es cero, la órbita es un círculo. Cuanto más te alejas de cero, más estirada y elíptica es tu órbita.
---
Cambios en la oblicuidad
¡Pero ese no es el final!
Este genio… uhm… Milankovitch también tuvo en cuenta algo más: la oblicuidad y la precesión axial.
La oblicuidad es el ángulo entre el plano de la órbita terrestre y el del ecuador terrestre.
Esta inclinación ha variado entre 22,1 y 24,5 grados durante el último millón de años. Cuanto mayor es la inclinación, más extremas son nuestras estaciones.
---
Precesión axial
En lo que respecta a la precesión axial, permítanme primero explicar qué es.
No sé si eres consciente de esto, pero la Tierra se tambalea ligeramente sobre su eje como un trompo de juguete. Este bamboleo, causado por las fuerzas de marea del Sol y la Luna, afecta la rotación de la Tierra y se conoce como precesión axial. Este ciclo dura unos 27.700 años y hace que las diferencias estacionales sean más extremas en un hemisferio y menos extremas en el otro.
---
La loca predicción de Milankovitch
Los pequeños cambios puestos en marcha por los ciclos de Milankovitch operan por separado y juntos para influir en el clima de la Tierra durante períodos de tiempo muy largos, lo que lleva a cambios más grandes en nuestro clima durante decenas de miles a cientos de miles de años. .
---
Precisión de las predicciones
Hacer predicciones cuando se trata del clima a largo plazo en el planeta Tierra no es fácil.
- -
"Si ve algún contenido que sea suyo y no le dimos crédito de la manera correcta, infórmenos en Lorenzovareseaziendale@gmail.com y lo corregiremos de inmediato"

"Parte de nuestro contenido visual está bajo una licencia Attribution-ShareAlike. (https://creativecommons.org/licenses/) en sus diferentes versiones, como 1.0, 2.0, 3,0 y 4.0, lo que permite el intercambio comercial con la atribución dada en cada imagen de acuerdo con el video".

Créditos: Ron Miller, Mark A. Garlick / MarkGarlick.com
Créditos: Nasa/Shutterstock/Storyblocks/Elon Musk/SpaceX/ESA/ESO/Flickr

 

El vórtice polar captado por la sonda infrarroja atmosférica

*******

RELACIONADOS:

JOHN CHRISTY, el pretigioso climatólogo que desmonta, con datos objetivos y argumentos científicos, la propaganda de los «calentólogos»: el ser humano no causa el calentamiento global.

LA TRAMPA DEL DIÓXIDO DE CARBONO: LA IZQUIERDA CANCELADA; LA ANTIGLOBALIZACIÓN ES HOY LA «LUCHA» DE LA DERECHA NACIONAL-CATÓLICA (o como la Izquierda pasó de oponerse al Globalismo del Poder Financiero Internacional, a ser su más leal Servidora)

GEOINGENIERÍA: “Derecho, Manipulación climática mediante técnicas de geoingeniería y Objetivo 13 del desarrollo sostenible, la acción por el clima”, por María Méndez Rocasolano (Departamento de Medio Ambiente – UCAM)

GENERAL MOTORS, la Corporación que envenenó el mundo y destruyó nuestra salud inundándonos de gasolina con plomo y clorofluorocarbonos (CFC’s).

FABRICANDO DISIDENCIA: GLOBALISTAS Y ÉLITES CONTROLAN MOVIMIENTOS POPULARES, por Michel Chossudovsky

 

 

 

 

 


1 Comment

  1. LA IDEA NO ES ORIGINAL; YA FUE PRESENTADA HACE AÑOS POR GEORGE W. BUSH. (EL REY DE LA REPÚBLICA ANGLOSAJONA, BUSH II)

    EN LUGAR DE LIMPIAR LOS MONTES DURANTE EL INVIERNO Y LA PRIMAVERA

    Los «expertos» climáticos proponen ahora talar árboles para acabar con los incendios
    POR PEDRO FERNÁNDEZ BARBADILLO
    Gaceta, 2 AGOSTO 2023

    La calentología es una religión con ropajes científicos. Como esas sectas milenaristas, sus chamanes nos anuncian el fin del mundo cada cierto tiempo y, una vez cumplido el plazo sin que nada haya ocurrido, vuelven a poner el reloj a cero. Sus acólitos, impertérritos, les creen, aunque ninguna de sus promesas se haya hecho realidad. Otra de las ventajas de su condición irracional es que los chamanes, trabajen en la ONU o las universidades, pueden contradecirse sin que eso les afecte en sus carreras o su prestigio.

    El verano pasado se registraron en España muchos más incendios forestales (se quemaron 310.000 hectáreas por unas 70.000 hectáreas en los seis primeros meses de este año) y, encima, hizo más calor, debido en parte a la erupción del volcán Hunga Tonga Hunga-Ha’apai. Pero la corta memoria de los hombres parece haberlo olvidado, con la colaboración de unos medios de comunicación volcados en el alarmismo y el presentismo.
    Los incendios, en su mayoría causados por la acción humana, sea debido al dolo o a la torpeza, se están concentrando en Italia, Grecia y Argelia. La península ibérica está quedando por ahora a salvo de ellos. Los peores se sufrieron en marzo y abril en regiones como Asturias y Extremadura. Y aunque estemos tranquilos, la tribu de los expertos sigue haciendo propuestas para reducir los incendios, alguna de ellas sorprendente.

    En los periódicos tanto de papel como digitales han aparecido nuevas secciones como cambio climático y feminismo que quitan espacio a otras clásicas como internacional y economía, más complicadas y más caras. En éstas no abundan los dramas ni las noticias inspiradoras, neologismo importado de la lengua inglesa. En las clásicas también escasean los patrocinios, que en las nuevas son posibles. Por ejemplo, El País ofrece una sección de vacunas y filantropía patrocinada por la Fundación Bill y Melinda Gates, esos multimillonarios admiradores de China.

    El digital El Confidencial cuenta con redactores especializados en medio ambiente desde hace años. Su último reportaje es el siguiente: ·¿Por qué cada verano los incendios son más peligrosos? En España sobran árboles«. Y añade: «Muchos expertos empiezan a señalar que cortar árboles es una de las medidas más efectivas a la hora de frenar los incendios». Otras frases del reportaje son éstas: «En el caso de España, tenemos un 70% más de bosques que en 1978. Y, aunque suene extraño, es un riesgo para nosotros«.

    Ya se sabía desde hace varios años que España es cada vez más verde gracias a las mediciones de los satélites de la NASA y a informes como uno presentado en el Congreso de los Diputados en 2016 según el cual el 54% de la superficie de España está cubierta de bosques. La masa boscosa aumenta unas 180.000 hectáreas anualmente. La novedad es que la expertocracia que nos aterroriza con el cambio climático proponga talar árboles para combatir los incendios en vez de limpiar de maleza los montes durante el invierno y la primavera. Quizás sea porque las vacas y las ovejas que pastan no cobran a los ayuntamientos o porque las normas agrícolas vigentes ponen todo tipo de trabas a la acción humana.

    Lo curioso es que El Confidencial informe en 2023 de que en España «sobran árbolesQ cuando en los años anteriores sus periodistas ambientales gritaban de pánico por el avance imparable del desierto en nuestro país.

    -«La desertificación se come España. Este proceso, potenciado por el calentamiento global, ya está poniendo en jaque muchos entornos naturales de nuestro país». (27-5-2022)

    –«El desierto avanza sin control en tres cuartas partes de España«. (17-6-2021)

    -«El 20% de España ya es un desierto. La desertificación es una de las consecuencias más visibles del cambio climático». (19-5-2016)

    ¿Cómo puede ser posible que en un artículo en el que se citan fuentes tan sesgadas como la ONU, el World Wildlife Fund y el Ministerio para la Transición Ecológica se afirme que en España «el desierto avanza sin control» y al año siguiente se publique otro artículo en el que se sostiene que «sobran árboles» en tal cantidad que se propone su tala? Porque donde hay árboles no hay desierto, a no ser que también aquí la nueva ciencia haya cambiado los baremos y las definiciones.

    ¿Ha decidido el IPCC convertir al árbol en el nuevo enemigo de la Tierra después del motor de combustión y el ganado? Hasta hace poco se nos insistía en la necesidad de plantar millones de árboles para convertirlos en sumideros de carbono. Esta ventaja parece haber desaparecido de pronto. Ser adicto de la calentología supone estar tan pendiente de las nuevas consignas como los comunistas del Pravda soviético para saber a quién considerar enemigo del proletariado.

    https://gaceta.es/espana/los-expertos-climaticos-proponen-ahora-talar-arboles-para-acabar-con-los-incendios-20230802-0600/?scroll-event=true

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*