ABAJO LOS JEFES (La Autoridad – La Dictadura), por Joseph Dèjacque (1859)

ABAJO LOS JEFES

 

AUTORIDAD – DICTADURA

Por Émile de Girardin

ABAJO LOS JEFES
Le Libertaire, 7 de abril de 1859

 

¿Qué seguridad he obtenido?

¿Qué conclusión puedo sacar?

El conocimiento que he adquirido es que sólo hay un derecho en el mundo: es el derecho del más fuerte.

Por lo tanto, no más dudas, no más incertidumbre, no más equívocos: el poder es el derecho; no hay otro derecho que la fuerza, porque ese derecho es el único inviolable, el único que lleva en sí mismo su propia garantía inevitable y su sanción efectiva.

Si esta conclusión es cierta, la «fuerza transformadora» es el único objeto que puede sugerirse al hombre que desea salir cada vez más del estado de barbarie………. Pero, ¿cómo se puede transformar?

Aplicándonos, implacablemente y sin excepción, a tomar de la fuerza material todo lo que será posible retirar de ella, para añadirlo a la fuerza inmaterial.

Llamo «fuerza material» a toda potencia corpórea, a toda potencia numérica.

Llamo «fuerza inmaterial» a toda potencia intelectual, a toda potencia científica.

Llamo «fuerza material» a toda ley artificial, a toda ley para cuyo cumplimiento no basta la evidencia de su necesidad.

Llamo «fuerza inmaterial» a toda ley natural, a toda ley para cuyo cumplimiento basta la evidencia de su necesidad.

Llamo «fuerza material» a la fuerza por la que el hombre es como un animal.

Llamo «fuerza inmaterial» a la fuerza por la que el hombre es superior a todos los demás seres animados.

Guerras, conquistas, autoridades, ¿qué son? Son el derecho del más fuerte, materialmente, nacionalmente.

Las ciencias, los descubrimientos, la libertad, ¿qué son? Son el derecho del más fuerte, intelectualmente, individualmente.

Tal es mi conclusión, y con ella llego a que el pensamiento humano no es menos inviolable que la vida humana.

Un hombre no tiene más derecho a impedir que otro hombre piense, aunque esté deformado y enfermo mentalmente, que el que tiene a impedir que un hombre viva, aunque esté deformado y enfermo del cuerpo.

La sociedad no tiene más derecho contra el mal pensamiento que contra la mala conducta.

Pero, ¿cómo podemos combatir la mala conducta?

No procediendo de manera alopática, sino homeopática, procediendo por similitudes y no por contrariedades; no oponiendo la fuerza material a la fuerza intelectual, sino oponiendo la fuerza intelectual a la fuerza intelectual.

O el Derecho no es nada, o el Derecho es la inviolabilidad humana: intelectual y corporalmente.

Cuando volvemos de las leyes a los derechos, como se va de la desembocadura de un río a su fuente, reconocemos que el derecho no puede existir a medias.

¿Qué es el derecho que asegura al hombre la propiedad en su cuerpo y no le asegura la propiedad en su mente?

¿Es el cuerpo de un hombre una fuente de valor mayor que su mente? ¿Es su mente menos sagrada que su cuerpo?

El derecho que pone el valor corporal del hombre a un precio tan alto, y su valor intelectual a un precio tan bajo, es un derecho que se parece mucho a un cuerpo humano del que está ausente la mente: es un derecho idiota.

¡Y este es el derecho del que nos jactamos! ¡Y es este derecho ante el que se supone que debo doblar la rodilla en señal de respeto! ¡Que debo inclinar la cabeza en señal de superstición! –

No.

Ese derecho sigue siendo la barbarie.

Allí donde la barbarie no ha cesado de reinar, el hombre no tiene más propiedad en su cuerpo que la que tiene en su mente; …. es esa completa propiedad en sí mismo la que constituye el único derecho que le sería posible a mi razón reconocer claramente, el derecho individual del más fuerte «intelectualmente, científicamente, industrialmente, ….» sucediendo en todas partes al derecho colectivo del más fuerte «materialmente, numéricamente, jurídicamente, territorialmente», el único Derecho, finalmente, que no sería una palabra vana.

 

*******

ABAJO LOS JEFES

À bas les chiefs

(LA AUTORIDAD - LA DICTADURA)

A todas las ideas, presentes y futuras, ¡bienvenidas! La autoridad ha reinado tanto tiempo sobre los hombres, se ha apoderado tanto de la humanidad, que ha dejado guarniciones por todas partes en nuestras mentes. Incluso hoy en día, es difícil, si no es en el pensamiento, desprenderla por completo. Cada persona civilizada (civilizée) (1) es una fortaleza para ella, que, custodiada de prejuicios, se mantiene hostil al paso de esa Amazona invasora que es la Libertad. Así, los que se creen revolucionarios y sólo juran por la libertad, proclaman sin embargo la necesidad de la dictadura, como si la dictadura no excluyera la libertad, y la libertad la dictadura

Por Joseph Dèjacque (1859)

Primera publicación: Le Libertaire, num 12, 7 ABRIL 1859

Traductor: Shawn P. Wilbur

 

Ya no estamos en los fabulosos tiempos de Saturno, cuando el padre devoraba a sus hijos, ni en los tiempos de Herodes, cuando se masacraba a toda una generación de frágiles inocentes, lo que, al fin y al cabo, no impidió que Jesús escapara de la masacre, o que Júpiter lo devorara. Vivimos en una época en la que ya no se mata a muchos niños, ni con la espada ni con los dientes, y parece bastante natural que los jóvenes entierren a los viejos. Hércules está muerto; ¿por qué tratar de resucitarlo? A lo sumo, sólo podríamos galvanizarlo. El garrote es menos poderoso que el salitre, el salitre es menos poderoso que la batería eléctrica, y la batería eléctrica es menos poderosa que la idea.

 

La dictadura, ya sea una hidra de cien cabezas o cien colas, ya sea autocrática o demagógica, no puede ciertamente hacer nada por la libertad: sólo puede perpetuar la esclavitud, moral y físicamente. No es regimentando a una nación de despojos bajo un yugo de hierro, ya que hay hierro, confinándolos en un uniforme de voluntades proconsulares, que el pueblo se hará inteligente y libre

 

A todas las ideas, presentes y futuras, ¡bienvenidas! La autoridad ha reinado tanto tiempo sobre los hombres, se ha apoderado tanto de la humanidad, que ha dejado guarniciones por todas partes en nuestras mentes. Incluso hoy en día, es difícil, si no es en el pensamiento, desprenderla por completo. Cada persona civilizada (civilizée) (1) es una fortaleza para ella, que, custodiada de prejuicios, se mantiene hostil al paso de esa Amazona invasora que es la Libertad. Así, los que se creen revolucionarios y sólo juran por la libertad, proclaman sin embargo la necesidad de la dictadura, como si la dictadura no excluyera la libertad, y la libertad la dictadura. Qué grandes bebés hay, a decir verdad, entre los revolucionarios -y grandes bebés que se aferran a su papá-, para los que la República democrática y social es inevitable, sin duda, pero con un emperador o un dictador es todo uno para el gobernador; gente montada de lado, y de cara a la grupa, en su carcasa de burro, que, con los ojos fijos en la perspectiva del progreso, se aleja de él cuanto más intenta acercarse, -los pies en esta posición galopan en dirección contraria por delante de la cabeza. Estos revolucionarios, políticos de cuello desnudo, han conservado, junto con la huella del collar, la mancha moral de la servidumbre y el cuello rígido del despotismo. ¡Ay! Son demasiado numerosos entre nosotros. Se llaman a sí mismos republicanos, demócratas y socialistas, pero tienen afición, sólo tienen amor por la autoridad con puño de hierro: más monárquicos en realidad que los monárquicos, que casi podrían pasar por anarquistas a su lado. La dictadura, ya sea una hidra de cien cabezas o cien colas, ya sea autocrática o demagógica, no puede ciertamente hacer nada por la libertad: sólo puede perpetuar la esclavitud, moral y físicamente. No es regimentando a una nación de despojos bajo un yugo de hierro, ya que hay hierro, confinándolos en un uniforme de voluntades proconsulares, que el pueblo se hará inteligente y libre. Todo lo que no es libertad está en contra de la libertad. La libertad no es una cosa que pueda ser asignada. No pertenece sólo al capricho de cualquier personaje o comité de seguridad pública que la ordene y la regale. La dictadura puede cortar las cabezas del pueblo, pero no puede hacer que el pueblo crezca y se multiplique; puede transformar las inteligencias en cadáveres, pero no puede transformar los cadáveres en inteligencias; puede hacer que los esclavos se arrastren y se arrastren bajo sus botas, como gusanos u orugas, aplastándolos bajo su pesada pisada, pero sólo la Libertad puede darles alas. Sólo mediante el trabajo libre, el trabajo intelectual y moral, nuestra generación, civilización o crisálida, se metamorfoseará en una mariposa brillante y luminosa, asumirá un tipo verdaderamente humano y continuará su desarrollo en Armonía. Muchos hombres, lo sé, hablan de la libertad sin entenderla; no conocen ni la ciencia de la misma, ni siquiera el sentimiento. No ven en la demolición de la Autoridad reinante más que una sustitución de nombres o de personas; no se imaginan que una sociedad pueda funcionar sin amos ni siervos, sin jefes ni soldados; en esto son como esos reaccionarios que dicen: «Siempre hay ricos y pobres, y siempre los habrá. ¿Qué sería de los pobres sin los ricos? Se morirían de hambre».

Los demagogos no dicen exactamente eso, pero dicen:

«Siempre ha habido gobernantes y gobernados, y siempre los habrá. ¿Qué sería del pueblo sin gobierno? Se pudriría en la esclavitud». Todos estos anticuarios, los rojos y los blancos, no son más que socios y cómplices; la anarquía, el libertarismo desbarata su miserable entendimiento, un entendimiento cargado de prejuicios ignorantes, de vanidad asín, de cretinismo. Los plagiarios del pasado, los revolucionarios retrospectivos y retroactivos, los dictadores, los serviles a la fuerza bruta, todos esos autoritarios carmesíes que piden un poder salvador, croarán toda su vida sin encontrar lo que desean. Como las ranas que pedían un rey, los vemos y los veremos siempre cambiar su Soliveau por un Grue, el gobierno de julio por el gobierno de febrero, los autores de las matanzas de Ruán por los de las matanzas de junio, Cavaignac por Bonaparte, y mañana, si pueden, Bonaparte por Blanqui

Si un día gritan: «¡Abajo la guardia municipal!» es para gritar al instante siguiente: «¡Viva la guardia móvil!» O cambian la guardia móvil por la guardia imperial, como cambiarían la guardia imperial por los batallones revolucionarios. Súbditos que fueron; súbditos que son; súbditos que serán. No saben lo que quieren ni lo que hacen. Se quejaron ayer de no tener al hombre de su elección; se quejan al día siguiente de tener demasiado. En fin, a cada momento y a cada vuelta, invocan a la Autoridad «con su pico largo y afilado, helado sobre su cuello delgado», y les parece sorprendente que les muerda, que les mate.

 

Los que se llaman revolucionarios y hablan de dictadura no son más que imbéciles o pícaros, imbéciles o traidores

 

Los que se llaman revolucionarios y hablan de dictadura no son más que imbéciles o pícaros, imbéciles o traidores. Son imbéciles y bobos si la propugnan como auxiliar de la Revolución social, como modo de transición del pasado al futuro, pues esto es siempre conjugar la Autoridad en el presente de indicativo; canallas y traidores si sólo la conciben como un medio de tomar su parte del presupuesto y de jugar a ser representante en todas partes y en todo momento.

En efecto, cuántos hombrecillos hay que no querrían otra cosa que tener zancos oficiales: un título, un sueldo, alguna representación para salir del atolladero en el que el común de los mortales flota y se da aires de gigante. ¿Será el pueblo llano siempre tan estúpido como para proporcionar un pedestal a estos pigmeos? ¿Se les dirá siempre: «Habláis de suprimir a los elegidos por sufragio universal, de tirar por la ventana la representación nacional y democrática, pero ¿qué vais a poner en su lugar?». Porque, al final, algo es necesario, y alguien debe mandar: ¿un comité de seguridad pública, quizás? No queréis un emperador, un tirano.

Eso se entiende, «pero ¿quién los sustituirá: un dictador?… porque todos no pueden conducir, y debe haber alguien que se dedique a gobernar a los demás…» ¡Bueno! Señores o ciudadanos, ¿de qué sirve suprimirlo, si sólo es para sustituirlo? Lo que hay que hacer es destruir el mal y no desplazarlo. Qué me importa que lleve un nombre u otro, que esté aquí o allá, si, bajo esta máscara o aquella apariencia, está todavía y siempre en mi camino. -Se elimina un enemigo; no se le sustituye.
 
 
Louis Auguste Blanqui (Fundador del Blanquismo)
 
 
La dictadura, la magistratura soberana, la monarquía, por así decirlo, pues reconocer que la Autoridad que es mala puede hacer el bien, ¿no es declararse monárquico, sancionar el despotismo, renunciar a la Revolución? -Si se les pregunta a estos partidarios absolutos de la fuerza brutal, a estos defensores de la autoridad demagógica y obligatoria, cómo la ejercerían, de qué manera organizarían este poder fuerte: algunos os responderán, como el difunto Marat, que quieren un dictador en pelota y encadenado, y condenado por el pueblo a trabajar para el pueblo. Distingamos primero: o bien el dictador actúa por voluntad del pueblo, y así no será realmente un dictador, y sólo será como una quinta rueda en un carruaje; o bien será realmente un dictador, tendrá los plomos y el látigo en sus manos, y actuará sólo según su propio placer, para el exclusivo beneficio de su divina persona. Actuar en nombre del pueblo es actuar en nombre de todos, ¿no es así? Y todo el mundo no es científica, armónica e inteligentemente revolucionario. Pero admito, para conformar el pensamiento de los blanquistas, por ejemplo -esa cola del carbonarismo, esa masonería ba-be-vist, esos invisibles de una nueva especie, esa sociedad de inteligencias… secretas, — que hay un pueblo y una gente, el pueblo de los hermanos iniciados, los discípulos del gran arquitecto popular, y los no iniciados. Estos afiliados, estos personajes destacados, ¿están siempre de acuerdo entre ellos? Que se emita un decreto sobre la propiedad, o la familia -o lo que sea-, a algunos les parecerá demasiado radical, y a otros no lo suficiente. Mil puñales, por el momento, se levantan mil veces al día contra la esclavitud dictatorial.

 

Pero admito, para conformar el pensamiento de los blanquistas, por ejemplo -esa cola del carbonarismo, esa masonería ba-be-vist, esos invisibles de una nueva especie, esa sociedad de inteligencias… secretas, — que hay un pueblo y una gente, el pueblo de los hermanos iniciados, los discípulos del gran arquitecto popular, y los no iniciados

 

Quien aceptara un papel similar no tendría ni dos minutos de vida. Pero no lo aceptaría en serio, sino que tendría su camarilla, todos los hombres que se aprietan a su alrededor, y serían para él un batallón consagrado de sirvientes a cambio de las sobras de su autoridad, las migajas del poder.

Así, tal vez, podría mandar en nombre del pueblo, no lo niego, pero sin falta, contra el pueblo. Deportará o hará fusilar a todos los que tengan impulsos libertarios. Como Carlomagno o cualquier otro rey, que medía a los hombres por la altura de su espada, decapitará a todas las inteligencias que superen su nivel, prohibirá todo progreso que lo supere. Será como todos los hombres de la seguridad pública, como los políticos del 93, seguidores de los jesuitas de la Inquisición, y propagará el atontamiento general, aplastará la iniciativa individual, hará la noche del día naciente, arrojará sombras sobre la idea social. Nos sumergirá de nuevo, vivos o muertos, en la morgue de la Civilización, y hará del pueblo, en lugar de una autonomía intelectual y moral, un automatismo de carne y hueso, un cuerpo de brutos. Porque, para un dictador político como para un director jesuita, lo mejor del hombre, lo bueno, es el cadáver

Otros, en su sueño de dictadura, difieren un poco de éstos, en que no quieren la dictadura de uno solo, de un Sansón de una sola cabeza, sino la mandíbula de cien o mil asnos, una dictadura de las pequeñas maravillas del Proletariado, consideradas inteligentes por ellos porque alguna vez desgranaron algunas banalidades en prosa o en verso, porque han garabateado sus nombres en las listas electorales o en los registros de alguna pequeña capilla político-revolucionaria; la dictadura, en fin, de cabezas y brazos lo suficientemente peludos como para competir con los Ratapoils, y con la misión, como siempre, de exterminar a los aristócratas o a los filisteos. Piensan, como los demás, que el mal no está tanto en las instituciones liberticidas como en la elección de los tiranos. Igualitarios de nombre, están a favor de las castas en principio. Y poniendo a los trabajadores en el poder, en lugar de los burgueses, no dudan de que todo será para bien en el mejor de los mundos posibles.

¡Poner a los trabajadores en el poder! En realidad, sólo tenemos que pensar en el pasado. ¿No hemos tenido a Albert en el gobierno provisional? ¿Es posible imaginar algo más idiota? ¿Qué era él, sino un plastrón? En la asamblea constituyente o legislativa hemos tenido a los delegados de Lyon; si hubiera que juzgar a los representados por los representantes, eso sería una triste muestra de la inteligencia de los obreros de Lyon. París nos ha dado a Nadaud, de naturaleza aburrida, bastante inteligente para ser portero, que soñaba con transformar su paleta en cetro presidencial, ¡el imbécil! Luego también Corbon, el reverendo del Atelier, y tal vez el menos jesuita, pues él, al menos, no tardó en despojarse de la máscara y ocupar su lugar en medio y al lado de los reaccionarios.-Así como en los escalones del trono los lacayos son más monárquicos que el rey, en los escalones de la autoridad oficial o jurídica los obreros republicanos son más burgueses que la burguesía. Y se entiende: el esclavo liberado que se convierte en amo siempre exagera los vicios del plantador que lo ha adiestrado. Está dispuesto a abusar de su mando sólo en la medida en que ha sido propenso u obligado a la sumisión y a la bajeza por sus comandantes.

 

Así como en los escalones del trono los lacayos son más monárquicos que el rey, en los escalones de la autoridad oficial o jurídica los obreros republicanos son más burgueses que la burguesía. Y se entiende: el esclavo liberado que se convierte en amo siempre exagera los vicios del plantador que lo ha adiestrado. Está dispuesto a abusar de su mando sólo en la medida en que ha sido propenso u obligado a la sumisión y a la bajeza por sus comandantes

 

Un comité dictatorial compuesto por obreros es, sin duda, lo más inflado de prepotencia y nulidad que se pueda imaginar y, en consecuencia, lo más antirrevolucionario. Si pudiéramos tomar en serio la noción de seguridad pública, se trataría, primero y siempre, de desbancar a los trabajadores de toda autoridad gubernamental, y luego y siempre de desbancar, en la medida de lo posible, a la propia autoridad gubernamental de la sociedad. (Más vale que el poder tenga enemigos sospechosos que amigos dudosos).

 

La autoridad oficial o legal, sea cual sea el nombre con el que se la adorne, es siempre falsa y perjudicial. Sólo la autoridad natural o anárquica es verdadera y beneficiosa

 

La autoridad oficial o legal, sea cual sea el nombre con el que se la adorne, es siempre falsa y perjudicial. Sólo la autoridad natural o anárquica es verdadera y beneficiosa ¿Quién tenía la autoridad de hecho y de derecho, en el 48? ¿Era el gobierno provisional, la comisión ejecutiva, Cavaignac o Bonaparte? Ninguno de ellos. Aunque poseían una fuerza violenta, ellos mismos no eran más que instrumentos, los engranajes de la reacción; no eran motores, sino maquinaria. Todas las autoridades gubernamentales, incluso las más autocráticas, no son más que eso. Funcionan a la voluntad de una facción y al servicio de esa facción, salvo las intrigas fortuitas y las explosiones de la ambición comprometida. La verdadera autoridad en el 48, la autoridad de la salvación universal, no puede estar en el gobierno, sino, como siempre, fuera del gobierno, en la iniciativa individual: Proudhon fue su más eminente representante (entre el pueblo, quiero decir, no en la Cámara).

Era él quien personificaba la agitación revolucionaria de las masas. Y para esa representación, no tenía necesidad de un título o mandato legal. Su único título le venía de su trabajo, de su ciencia y de su genio. No tenía su mandato de otro, del sufragio arbitrario de la fuerza bruta, sino de sí mismo, de la conciencia y de la espontaneidad de su poder intelectual. La autoridad natural y anárquica tuvo toda la cuota de influencia que le correspondía. Y esa es una autoridad que no necesita pretorianos, pues es la dictadura de la Inteligencia: agita y vigoriza. Su misión no es atar o acortar a las personas, sino hacerlas crecer a toda la altura de una cabeza, desarrollar en todas ellas la fuerza expansiva de su naturaleza mental. No produce, como las otras dictaduras, esclavos en nombre de la libertad pública; destruye la esclavitud en nombre de la autoridad privada. No se impone a la plebe amurallándose en un palacio, blindándose con una cota de malla, cabalgando entre sus arqueros, como un barón feudal; ¡se hace patente en el pueblo, como las estrellas se hacen patentes en el firmamento, al brillar sobre sus satélites!

 

¿Qué mayor poder habría tenido Proudhon siendo gobernador? No habría tenido más, sino mucho menos, suponiendo que hubiera podido conservar sus pasiones revolucionarias mientras estaba en el poder

 

¿Qué mayor poder habría tenido Proudhon siendo gobernador? No habría tenido más, sino mucho menos, suponiendo que hubiera podido conservar sus pasiones revolucionarias mientras estaba en el poder. Como su poder proviene de su cerebro, todo lo que hubiera tendido a impedir el trabajo de su cerebro habría sido un ataque a su poder. Si hubiera sido un dictador, con botas y espuelas, armado de pies a cabeza, investido con la faja y la escarapela de soberano, habría perdido, haciendo política con su séquito, todo el tiempo que empleaba en socializar a las masas. Habría creado la reacción en lugar de la revolución. Pensad, en cambio, en el chatelaine del Luxemburgo, Louis Blanc, tal vez el mejor intencionado de todo el gobierno provisional y, sin embargo, el más pérfido, el que ha entregado a los obreros sermoneados a los burgueses armados; ha hecho lo que han hecho todos los predicadores con vestiduras o insignias autoritarias, predicar la caridad cristiana a los pobres para salvar a los ricos.

Los títulos y los mandatos del gobierno sólo sirven para esas no-entidades que, demasiado cobardes para ser algo por sí mismas, quieren ser vistas. No tienen ninguna razón de ser, excepto las razones de estos ratas. El hombre fuerte, el hombre inteligente, el hombre que lo es todo por el trabajo y nada por la intriga, el hombre que es hijo de sus obras y no hijo de su padre, de su tío o de cualquier patrón, no tiene nada que arreglar con estas atribuciones carnavalescas; las desprecia y las odia como una parodia que mancha su dignidad, como algo obsceno e infame.

 

El hombre fuerte, el hombre inteligente, el hombre que lo es todo por el trabajo y nada por la intriga, el hombre que es hijo de sus obras y no hijo de su padre, de su tío o de cualquier patrón, no tiene nada que arreglar con estas atribuciones carnavalescas; las desprecia y las odia como una parodia que mancha su dignidad, como algo obsceno e infame

 

El hombre débil, el hombre ignorante, que aún tiene el sentimiento de la Humanidad, también debe temerlas; sólo necesita para ello un poco de sentido común. Porque si toda arlequinada es ridícula, es más horrible cuando lleva un palo.

Todo gobierno dictatorial, ya se entienda en singular o en plural, todo Poder demagógico no puede sino retrasar el advenimiento de la revolución social sustituyendo su iniciativa, cualquiera que sea, su razón omnipotente, su voluntad cívica e inevitable a la iniciativa anárquica, a la voluntad razonada, a la autonomía de cada uno. La revolución social sólo puede ser hecha por todos, individualmente; si no, no es la revolución social. Lo que es necesario entonces, a lo que debe tender, es a dar a todos y cada uno la posibilidad, la necesidad de actuar, para que sus movimientos, comunicándose entre sí, den y reciban el impulso del progreso y así se multiplique por diez o por cien la fuerza. Lo que hace falta, en definitiva, es tantos dictadores como seres pensantes, hombres o mujeres, haya en la sociedad, para sacudirla, para levantarse contra ella, para sacarla de su inercia,-y no un Loyola con sombrero rojo, o una política general para disciplinar, para inmovilizar a unos y a otros, para instalarse en los pechos, en los corazones, como una pesadilla, para suprimir sus pulsiones, y en las frentes, en los cerebros, como una instrucción obligatoria o catequística, para atormentar su entendimiento.

 

La revolución social sólo puede ser hecha por todos, individualmente; si no, no es la revolución social

 

La autoridad gubernamental, la dictadura -ya se llame imperio o república, trono o cátedra, salvador del orden o comité de seguridad pública; ya exista hoy con el nombre de Bonaparte o mañana con el de Blanqui; ya salga de Ham o de Belle-Ile; ya tenga en su insignia un águila o un león disecado. ..-La dictadura no es más que la violación de la libertad por una virilidad corrompida, por la sifilítica; es una enfermedad cesárea inoculada con las semillas de la reproducción en los órganos intelectuales de la generación popular. No es un beso a la libertad, una manifestación natural y fecunda de la pubertad; es una fornicación de la virginidad con la decrepitud, un atentado a la moral, un crimen como el abuso del tutor hacia su alumno. ¡Es un humanicidio!

Sólo hay una dictadura revolucionaria, sólo hay una dictadura humanitaria: la dictadura del intelectual y de la moral. ¿No es todo el mundo libre de participar en ella? El deseo es suficiente para el hecho. No hay necesidad, aparte de él, y no hay necesidad, para hacerlo reconocer, de batallones de lictores ni de trofeos de bayonetas; avanza escoltado sólo por sus pensamientos libres, y tiene por cetro sólo su rayo de iluminación. No hace la Ley, la descubre; no es la Autoridad, pero la hace. Sólo existe por la voluntad del trabajo y el derecho de la ciencia. Quien la niega hoy, la afirmará mañana. Porque no manda la maniobra abotonándose en la inactividad, como el coronel de un regimiento, sino que ordena el movimiento, enseñando con el ejemplo, y demuestra el principio del progreso por su propio progreso.

 

No hace la Ley, la descubre; no es la Autoridad, pero la hace. Sólo existe por la voluntad del trabajo y el derecho de la ciencia. Quien la niega hoy, la afirmará mañana

 

Todos marchando al paso! dice uno, y es la dictadura de la fuerza bruta, la dictadura animal.

Que me siga el que me ama! dice el otro, es la dictadura de la fuerza intelectualizada, la dictadura humana.

Una tiene el apoyo de todos los pastores, de todos los pastores, de todos los que mandan u obedecen en el redil, de todos los que viven en la Civilización.

La otra cuenta con el apoyo de las individualidades que se han convertido en verdaderas inteligencias humanas, decivilizadas.

Una es la última representación del Paganismo moderno, la víspera del cierre definitivo, su despedida del público.

La otra es el debut de una nueva era, su entrada en escena, el triunfo del Socialismo.

Uno es tan viejo que tiene un pie en la tumba; el otro es tan joven que tiene un pie en la cuna.

– ¡La vieja! Es la Ley, – ¡debes perecer!

– ¡Es la ley de la naturaleza, niño! – ¡¡crecerás!!

 

Joseph Dèjacque
Joseph Dèjacque

***

Notas

1 Según el esquema histórico de Charles Fourier, el civilizado es todo aquel que vive en la era de la Civilización, la muy imperfecta era actual, que será sucedida por las eras de la Garantía y la Armonía.

 

CARTA DE JOSEPH DÉJACQUE A PIERRE-JOSEPH PROUDHON (¿Se puede ser Anarquista sin ser Feminista?). «¿Qué es el hombre? Nada. ¿Qué es la mujer? Nada. ¿Qué es el ser humano? Todo».