«LA BUROCRATIZACIÓN DEL MUNDO», por Bruno Rizzi (Parte 1)

LA BUROCRATIZACIÓN DEL MUNDO

«LA BUROCRATIZACIÓN DEL MUNDO», por Bruno Rizzi (Parte 2)

«LA BUROCRATIZACIÓN DEL MUNDO», por Bruno Rizzi (y Parte 3)

 

BRUNO RIZZI

 

Bruno Rizzi, (20 de marzo de 1901 en Poggio Rusco, en la provincia de Mantua (Lombardía) – 31 de enero de 1977 en Bussolengo), es un hombre político y teórico italiano, marxista heterodoxo, principalmente conocido por ser el autor de La Burocratización del mundo (1939).

Cofundador del Partido Comunista Italiano en 1921, Bruno Rizzi lo abandona en 1930.

Perseguido por los fascistas, Rizzi se exilia a Francia y publica en 1939 en París su ensayo más conocido bajo el título de La bureaucratisation du monde («La burocratización del mundo»), uno de los libros más controvertidos del siglo XX según el universitario estadounidense Donald Clark Hodges. En dicho libro, Rizzi afirma que fascismo, estalinismo y capitalismo liberal desarrollan métodos políticos similares (planificación, dirigismo y emergencia de una clase de burócratas o managers) y que todos ellos convergen en un « colectivismo burocrático ». El libro es prohibido en Francia a partir de 1940 por los nazis que ocupan el país y no será reeditado hasta treinta años después en Italia. En Francia, es reeditado por Champ libre en 1976 (la contraportada fue redactada por Guy Debord que apreciaba el libro).

Al final de los años 1930, Bruno Rizzi participa en la controversia entre Trotski, James Burnham e Yvan Craipeau sobre la naturaleza de la URSS (« Estado obrero degenerado » o « colectivismo burocrático » ?). Rizzi afirma que una clase burocrática, encarnada por el PCUS, ha tomado el lugar de la burguesía.

En 1941, James Burnham publica su célebre The Managerial Revolution que es, en parte, un plagio del libro de Rizzi.​

Bruno Rizzi vuelve a Italia en 1943, se instala como vendedor de zapatos, y tan solo participa de forma esporádica en los debates teóricos escribiendo en revistas políticas como Critica SocialeTempi Moderni y Rassegna di Sociologia.

Wikipedia

LA BUROCRATIZACIÓN DEL MUNDO

*******

«Los partidos no podrían politizar la Justicia si no contaran con cómplices dispuestos a hacer el trabajo sucio y a traicionar a sus compañeros de profesión. Ningún partido podría decir el nombre del presidente del CGPJ y del TS si no hubiera magistrados que estuvieran dispuestos a seguir las instrucciones de quienes han propuesto o van a proponer sus nombres. Cualquiera puede suponer -y supondrá acertando- que al magistrado al que se dirija el PP o el PSOE proponiéndole una vocalía del Consejo, le estará también exigiendo que vote para presidente, no a quien considere el mejor, sino al que hayan pactado los dos partidos. Si ya se sabe quién presidirá es porque se conoce que los vocales aceptarán que, a cambio de su nombramiento, perderán su independencia y acudirán como borregos a votar lo que les digan«.

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, 3 ENERO 2023

 

*******

LA BUROCRATIZACIÓN DEL MUNDO

Por Bruno Rizzi

Marxist.org

 

Prefacio

En esta primera parte hacemos un análisis marxista de la sociedad soviética, con alguna mención a los regímenes fascista y nazi que están en proceso de rápida burocratización y que ya han adquirido un carácter anticapitalista. aunque allí el Capital no ha sido suprimido radicalmente como en la URSS.

Los acontecimientos políticos recientes despertarán hasta las mentes más estúpidas: los dictadores negros, pardos y rojos están reconociendo, quizás incluso oficialmente, que el carácter social de sus países es el mismo.

El mundo está en vísperas de un tremendo punto de inflexión histórico.

Creemos que Stalin recordará haber sido revolucionario antes de convertirse en dictador y comprenderá la terrible responsabilidad que lo vincula al proletariado internacional. Juzgaremos únicamente sobre los hechos y aconsejamos a los trabajadores que hagan lo mismo.

Europa y el mundo deben volverse fascistas o socialistas. Ya no hay ninguna posibilidad de vida para el capitalismo. La URSS se ha convertido en el eje de la política mundial y será el bastión de la revolución proletaria o una trampa para el proletariado mundial.

Si quiere la revolución, llevará el centro revolucionario al seno de las masas trabajadoras anglo-francoamericanas; si no lo hace, ayudará a la fascistización de Europa y el mundo.

La burguesía es una fuerza social muerta y, políticamente, ya no puede tomar la ofensiva: resiste, ¡pero se rinde día tras día! Manchuria, China, Abisinia, Austria, Sudetes, Bohemia, España, Albania, etc., ya constituyen una síntesis política. En realidad las fuerzas en juego en la Sociedad actual, que es un todo único, no se llaman Francia, Inglaterra, Alemania, Italia, URSS, Japón, etc., sino Capitalismo, Colectivismo Burocrático y Socialismo. Estas no son palabras vacías, ni abstracciones sociales, ni ficciones político-administrativas: tienen sus bases sociales.

El capitalismo se basa en la clase de aquellos a quienes pertenecen los medios de producción de todo el mundo. Estos están unidos por conexiones de negocios e intereses y por una solidaridad política que se reveló inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial con el estrangulamiento colectivo de la Revolución, y que ha continuado con los acontecimientos de Munich. Esta Internacional siempre ha funcionado; ahora está creando un bloque capitalista para oponerse a la invasión del Colectivismo Burocrático. En este bloque buscan reprimir las fuerzas proletarias tanto como sea posible para mantener los viejos privilegios.

El colectivismo burocrático también tiene su base social en las clases dominantes que han establecido su sede en los Estados de Rusia, Italia. Alemania, Japón y los Estados menores débiles desde el punto de vista capitalista que entran en el radio de acción de los grandes Estados totalitarios.

Esta nueva forma social es degenerada, pero no obstante activa, y se impone cada vez más a un capitalismo muerto como sistema dinámico y en estado de desintegración física. Este bloque también ha formado su Internacional en la Anti-Comintern, en la que pronto aparecerá la URSS, para engullir con amenazas o con hechos las áreas dominadas por el viejo Mundo capitalista.

El socialismo tiene su base social en las masas trabajadoras de todo el mundo. Ellos son la verdadera fuerza viva de la nueva Sociedad que debe sustituir al Capitalismo, pero siguen siendo engañados por sus ignorantes o traicioneros líderes que no les dan una línea política propia y que los han alineado a espaldas de los patriotas, burgueses y fascistas.

El socialismo canta la “Internationale” pero no la aplica en la práctica, como sí lo hacen sus dos rivales; en realidad es la carne del carnicero en la lucha entre ellos. Es el objeto de su explotación: el buey bueno y pacífico que arrastra la carreta y hasta va al matadero. La lección de 1914-18 no fue suficiente. En ese momento los diversos imperialismos pensaron que resolverían la crisis capitalista con una victoria que daría hegemonía a algunos de ellos, pero, veinte años después en Munich, han firmado su derrota al confirmar el sinsentido de la pasada carnicería llevada a cabo bajo la bandera de la Paz, de la verdadera Civilización, del Progreso, de la Guerra para acabar con las Guerras, de la lucha contra los bárbaros, etc., etc.

 

El socialismo tiene su base social en las masas trabajadoras de todo el mundo. Ellos son la verdadera fuerza viva de la nueva Sociedad que debe sustituir al Capitalismo, pero siguen siendo engañados por sus ignorantes o traicioneros líderes que no les dan una línea política propia y que los han alineado a espaldas de los patriotas, burgueses y fascistas.

 

Las fuerzas sociales en juego son tres, hay tres movimientos políticos y tres clases que les corresponden. Y es precisamente esa clase que tiene los mayores derechos sociales e históricos la que es reprimida, en parte por un mundo que muere y en parte por un nuevo mundo monstruoso que nace y tan mal que ha revivido la esclavitud después de dos mil años de historia.

No se trata de una “Paz indivisible” sino de una Lucha indivisible. No es sobre la base de las Naciones que los proletarios deben reconocer a sus amigos ya sus enemigos.

Como dijo Marx, es de las clases, de la lucha entre clases, de la dialéctica y de la lucha de clases que el socialismo debe derivar su política, incluso en este período de decadencia del capitalismo. Trabajadores, piensen en esto.

Próximamente publicaremos la segunda parte de La burocratisation du monde que versará sobre el Estado totalitario y el fascismo en particular (análisis del capitalismo en descomposición).

Las guerras siempre se han llevado a cabo en beneficio de las clases dominantes. La única guerra obrera es la Revolución.

Los trabajadores deben luchar contra el capitalismo y contra el fascismo y deben liberarse de sus garras; deben tener su propia política independiente. Al jactarnos de haber encontrado esto, sólo pedimos ser refutados, corregidos o ayudados por todos los camaradas, trabajadores y todos los que quieren vivir con honor y libertad y quieren evitar al mundo el insulto de una nueva esclavitud.

El autor
París, 15 de julio de 1939.

GUSTAVO DÍAZ SOSA. «Arde Troya, ¡Arde!»

***

I. La naturaleza del Estado soviético

Fue en 1917 a finales de octubre (calendario ruso) cuando se produjo un acontecimiento político de gran trascendencia cuya fecha está grabada en caracteres imborrables en el libro de la historia. El proletariado de San Petersburgo y Moscú, dirigido por el partido bolchevique, tomó el poder. Dos líderes surgieron como gigantes en este gran acontecimiento histórico: Lenin, el maestro incomparable del movimiento revolucionario, y Trotsky, el alma y el genio de la insurrección proletaria.

El mundo enfurecido detuvo por un momento su salvaje obra de destrucción y lanzó una mirada incrédula y atónita a las interminables llanuras de Rusia. Sobre la nieve se desplegó una bandera roja, adornada con una hoz y un martillo. Pero, una vez pasado este momento de perplejidad, la gente volvió a mirar de frente, como diciendo “ya veremos”, y reinició su lucha aniquiladora.

Mientras tanto, un suspiro de esperanza recorrió a las masas empobrecidas y diezmadas. En medio de todo este oscurantismo, de toda esta locura, había brillado una luz muy intensa; realmente tenía algún significado para todos estos pobres arruinadores: “Es del Este de donde vendrá una luz”; aquí estaba la nueva Palabra. Por segunda vez en la historia, las masas apáticas oprimidas levantaron la cabeza de su trabajo y escudriñaron el horizonte, olfateando el aire como animales de presa que emergen de su guarida. Les pareció bien y que había llegado el momento oportuno. Ciento cuarenta años antes, estas masas habían sido despertadas por los disparos de Valmy y hasta los hombres de las montañas, armados con picas y hachas, habían descendido de sus remotos valles. Pero al llegar a la apertura de los valles, vieron levantarse en la llanura a lo lejos unas pequeñas nubes blancas; luego una lluvia de fuego cayó sobre sus filas: eran los cañones del Tercer Estado dándoles la bienvenida. Los buenos montañeses habían sido engañados, se dieron la vuelta y recuperaron su valle que habían dejado con una esperanza secular que había madurado repentinamente. Los montañeses se comportaron sabiamente, comprendieron que aún no había llegado su hora y se encerraron nuevamente en sus montañas para una nueva y larga espera.

Esta vez los hombres de las montañas ya no se detuvieron donde los valles se abrían a la llanura; ya no respondieron al fuego de la artillería de la burguesía, sino que invadieron como amos los campos de los señores. Se proclamó el Estado obrero y campesino; desde las torres del Kremlin, la señal de la revolución se propagó en oleadas y los guardias rojos acamparon en los patios del palacio de Iván el Terrible.

El pueblo, las capas más pobres, despertadas de su letargo secular, abandonaron sus tugurios, exhibieron sus andrajos en las calles principales de las grandes ciudades y les trajeron el estado mental propio de la víspera de una revolución.

Durante tres o cuatro años, esta marea creciente casi rompió los poderosos diques del capitalismo; luego las aguas retrocedieron, gorgoteando. De vez en cuando el agua tenía, por así decirlo, algunos saltos; estas eran olas que venían de lejos como las que produce el paso de un vapor, pero no venían de los profundos movimientos del mar. Entonces, o la fuerza potencial de esta creciente ola revolucionaria había sido mal empleada o no había entrado en juego. En efecto, los técnicos de la revolución, donde habían podido transformar esta fuerza potencial en energía, la encontraron luego seca, aislada e impotente, ya que las aguas habían retrocedido por todas partes. El oportunismo de los partidos proletarios de Octubre aisló la revolución rusa como un oasis en el desierto, de modo que ya no se trataba de socialismo, es decir de una economía proletaria internacional. Sin embargo, el capitalismo ni siquiera debe mencionarse como la naturaleza del Estado llamado soviet. ¿Así que qué? Esa es la pregunta.

La Revolución Rusa tiene más de veinte años y es extraño que nadie se haya puesto a estudiar el desenlace social de este gran acontecimiento. La URSS proporciona temas para debates, comentarios, informes; sus partidarios y opositores hablan de ella sólo desde el aspecto político y siempre descuidan el aspecto social. Sin embargo, no pensamos que después de veinte años la Revolución Rusa todavía pueda considerarse en un período de transición o transformación. A estas alturas seguramente debe haber tenido algún resultado positivo, adquirido para el futuro y fijado en una cristalización social.

Unos han visto en la revolución rusa “El imperio del trabajo forzoso” o “La revolución traicionada”, otros la han descrito como “El triunfo del fascismo”, otros como “La tierra de la gran mentira”. Unos suspiran al lamentar “El Destino de la Revolución”; hay otros que también han hecho “Un balance de la revolución”. Escritores de todos los matices políticos, desde comunistas hasta fascistas pasando por los partidos de centro, han escrito obras de gran mérito, ya sea en lo argumentativo o en lo informativo. Los investigadores se han interesado por el tema y han ido a hacer sus observaciones directamente en el lugar. Los trabajadores franceses, alemanes y estadounidenses se precipitaron con entusiasmo al país donde se realizarían sus esperanzas sociales. Volvieron de ella sus corazones rebosantes de tristeza, sus almas envenenadas, y nos han dejado sin objetivos.

Esta enorme masa de publicaciones no trata en absoluto de la cristalización social de la URSS y menos nos ofrece conclusión alguna. Ciertamente aquí y allá se destacan algunas referencias pasajeras; estos son más un fruto natural, ocasionado por la polémica, que el resultado sistemático de un estudio sociológico. El propio Trotsky, a quien consideramos el más profundo conocedor de las condiciones actuales y de la evolución del Estado soviético, admite haber tomado nueve párrafos en un intento de dar una definición de este Estado. Lo que ha faltado hasta ahora es una panorámica de conjunto, una síntesis, una representación cristalizada de lo que es la URSS desde el punto de vista social.

Nosotros mismos no logramos dar una respuesta hace dos años en nuestro modesto trabajo ¿Hacia dónde va la URSS? El signo de interrogación estaba ahí precisamente para preguntar lo que estábamos preguntando; pero si bien no logramos dar una respuesta al menos planteamos la pregunta. En 1938 nuestra mente dejó de estar atormentada, ya que no teníamos más dudas. Lo que sucedía en el campo social en otros países confirmaba lo que habíamos terminado por considerar establecido en el ámbito social del Estado soviético.

Dado que el mundo se reduce a partir de ahora a una sola forma de civilización, la capitalista, se sigue que la transformación social de cualquier Estado tiene un gran interés para el resto del planeta, ya que es en una transformación prematura y localizada que el mundo puede ver reflejada la imagen de su propia forma social futura.

Todo tipo de cosas han oscurecido artificialmente el problema en lugar de aclararlo. La prensa paga y los oradores contratados han oscurecido artificialmente el problema en lugar de aclararlo. Se han dicho las mayores estupideces y, también, se ha demostrado la mayor cobardía.

El fenómeno social es de hecho muy difícil de entender, especialmente para todos aquellos periodistas que visitan Rusia sabiendo muy poco o nada sobre Marx, Lenin y sus teorías. Además el fenómeno social en formación partió en un principio en una dirección comunista; luego el cese de la revolución proletaria en el mundo produjo una degeneración cuyas formas sociales se han fijado en los últimos años

Hoy el edificio social del Estado soviético tiene líneas claras, casi completas. Al menos reconocemos estas líneas como tales aunque los especialistas en el problema insistan en una teoría diferente. Estos especialistas, reducidos a un número reducido, hay que buscarlos en los grupos de revolucionarios que han abandonado a la Tercera Internacional, por considerarla desde hace mucho tiempo total y definitivamente oportunista. También, estos especialistas han llegado a la cuestión de la naturaleza del Estado soviético únicamente como resultado de diatribas internas en sus facciones políticas sobre la táctica y la estrategia de la revolución proletaria. Ni siquiera sospechan que podría existir la posibilidad de una cristalización social situada entre el capitalismo y el socialismo; pero en el fuego de sus polémicas se plantea categóricamente el problema de esta cristalización y se mantienen aquellas diferencias doctrinales que son la base de la impotencia política de estos especialistas. Ni siquiera sospechan que podría existir la posibilidad de una cristalización social situada entre el capitalismo y el socialismo; pero en el fuego de sus polémicas se plantea categóricamente el problema de esta cristalización y se mantienen aquellas diferencias doctrinales que son la base de la impotencia política de estos especialistas. 

¿Qué es la URSS hoy? Para empezar seremos expresamente imprecisos en nuestro diagnóstico de esta sociedad; pasaremos más adelante a los detalles. En primer lugar queremos establecer sólo lo que se acepta unánimemente. Ciertamente no es un Estado democrático, pero sí claramente autoritario. Su economía no es capitalista; no se basa en la propiedad privada sino en la propiedad colectiva de los medios de producción. De Citrine a Trotsky y de Roosevelt a Mussolini se admite que, genéricamente, la economía soviética no es socialista. Solo la opinión de Stalin es diferente por razones obvias; en consecuencia, no le prestaremos mucha atención. Decenas de escritores le han hecho comer su socialismo y su “Constitución más democrática del mundo”. Stalin no se inmuta y naturalmente prohíbe estas publicaciones en la tierra de la “vida feliz” y la más “democrática del mundo”. No cabe duda de otro rasgo documentado por Trotsky, Citrine, Victor Serge, Ciliga y por multitud de escritores de las más diversas nacionalidades y teorías políticas: en ningún país capitalista o fascista se encuentra el proletariado en tan malas condiciones como en la Rusia soviética. No hay libertad de expresión, de reunión o de prensa. La información está muy extendida y el Estado es en gran medida un Estado policial. Todos estos escritores están de acuerdo en esto: la explotación del hombre existe todavía en el país de la “vida feliz”, encarnándose en la famosa plusvalía que los señores capitalistas extraen de los trabajadores. (Las divergencias aparecen sólo a la hora de identificar quién lo monopoliza).

Otra característica que no debe ser ignorada es que las manifestaciones estatales son sólo un grandioso anuncio teatral, como en los Estados totalitarios de Occidente; asimismo, la veneración, real o fingida, por el Caudillo casi deificado es igual y tal vez mayor. La jerarquía goza allí de gran prestigio y el servilismo es llevado al límite. La población vive en un ambiente de miedo como si los muros pudieran oír y hablar; tienen una cara para el público diferente a la de un individuo privado. 

La fisonomía política y social del Estado soviético sale bien definida de estos hechos generalmente admitidos complementados por nuestras distinciones y es esta fisonomía la que ahora nos proponemos explicar al lector.

El objetivo principal de la Revolución de Octubre era servir de palanca para la revolución en Occidente. Pero al mismo tiempo se tomaron medidas para una política económica socialista. Básicamente, se abolió la propiedad privada de la tierra y las grandes empresas industriales. El control económico de esta propiedad pasó de manos de la clase burguesa derrotada a manos del proletariado triunfante.

Las condiciones económicas para una transformación social en la URSS ciertamente no eran muy buenas; el pais estaba compuesto esencialmente por trabajadores agricolas y analfabetos, su industria era muy inferior a las necesidades de una economia avanzada.

Los bolcheviques, tan pronto como tomaron el poder, usaron la radio para incitar a los diversos proletarios a seguir su ejemplo porque comprendieron la necesidad de injertar en la revolución rusa a las naciones occidentales con su tecnología desarrollada y su inmensa y culta clase proletaria. Si esto no ocurría, entonces esta Revolución estaba fatalmente destinada al fracaso en el campo económico-social aunque sus armas lograran resistir heroicamente los embates del viejo mundo.

El proletariado alemán era el aliado natural de la revolución bolchevique. Su burguesía, saliendo de la guerra derrotada y rota, les ofreció el poder casi sin asestarle un golpe. Pero, excepto por los disturbios espartaquistas y el sacrificio de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg, el proletariado alemán fue sin honor de derrota en derrota. En 1923 se les volvió a ofrecer el poder, pero este proletariado abandonó el campo y lo abandonó sin luchar incluso a las bandas hitlerianas. ¿Fue esto culpa de los líderes? ¿De la Tercera Internacional? No, fue culpa de todos juntos, incluido el proletariado alemán que era demasiado frío, demasiado apegado al orden y de naturaleza poco revolucionaria. 

Cincuenta años antes, tras el derrumbe de la burguesía francesa en 1870, los trabajadores de París proclamaron la Comuna y 100.000 de ellos, que habían luchado con sólo una ligera esperanza de victoria y en prematuras circunstancias económicas, se dejaron estoicamente derrotados en las murallas de París. Señores, los marxistas, que se ocupan únicamente de economía y que hacen política solo con estadísticas, bien pueden enojarse, pero afirmamos que el débil espíritu revolucionario del proletariado alemán tuvo mucho que ver en la derrota de la clase obrera europea y mundial. Del mismo modo, el fuerte espíritu revolucionario del proletariado ruso tuvo mucho que ver con la victoria de Octubre. El pueblo alemán nunca ha hecho una revolución; en su evolución política siempre han seguido a las demás naciones y luego al menos un siglo después.

Las condiciones económicas son ciertamente las condiciones sine qua non de las que depende la posibilidad de transformar la sociedad. Pero una vez que estas condiciones existen y han madurado, el éxito de la Revolución es sólo una cuestión de espíritu revolucionario en cuanto a los que tienen que luchar, y de capacidad revolucionaria en lo que respecta a los líderes. ¡Que los señores marxistas expliquen, si pueden, la derrota del proletariado europeo según el materialismo histórico tal como lo entienden los ortodoxos! ¿No estaba la economía alemana demasiado madura para el cambio?

Para concluir y repetir de mil maneras lo dicho, afirmamos que, tras la derrota de la revolución proletaria alemana y europea, la dictadura del proletariado ruso se encontró aislada en un mundo capitalista hostil. Hubo un reflujo general de la ola revolucionaria que había asustado a la burguesía inmediatamente después de la guerra. Para cualquier observador con sentido común, se deducía que la perspectiva de la revolución había sido pospuesta indefinidamente. Mientras tanto, el capitalismo recuperó el aliento y hasta 1929 aumentó la producción, en particular como resultado de los trabajos de reparación en las zonas asoladas por la guerra y de la reconstitución de las existencias.

La revolución rusa enfrentó la alternativa de vivir escasamente mientras esperaba la revolución proletaria en Europa occidental o de aceptar el mundo exterior y, en consecuencia, cambiar su política interna. Fue la segunda solución la que se eligió; Stalin fue primero el inspirador de esto y luego su despiadado ejecutor. Este cambio radical de política naturalmente tuvo que ser disfrazado, al menos en la superficie, tanto del proletariado ruso como del proletariado de todas las naciones. Esto no fue muy difícil ya que durante casi un siglo los trabajadores han sido sistemáticamente engañados por los “rojos” de todos los partidos, y de todos los matices, que han aparecido en la escena políticaEl proletariado ruso y el proletariado de otras naciones han sufrido esta enorme mistificación y han dado muy pocos signos de ira contra sus líderes, los verdaderos traidores. Se podría decir que estos proletarios se han acostumbrado y, de hecho, se han endurecido a la mistificación.

Muerto Lenin, se necesitaba un sucesor; la figura más digna tanto desde el punto de vista moral como intelectual fue Trotsky. Su entereza revolucionaria y su genialidad ciertamente habrían defendido muy bien al primer y único Estado proletario del mundo. Pero Trotsky fue dejado de lado y unánimemente condenado al ostracismo y boicoteado por los epígonos de la revolución. Los que saben un poco de partidos socialistas y comunistas no se sorprenderán en absoluto de un fenómeno como este.

En la comitiva de Lenin, Trotsky se alzaba como un gigante, por lo que se comprometieron a neutralizarlo para remover un gran obstáculo que habría entorpecido su campaña de lavado de cerebro nacional e internacional. La realidad sigue siendo esta: la verdadera dictadura fue la del partido bolchevique, una dictadura centrada en las células del Partido, no en los soviets. Así fue como el partido bolchevique -no del proletariado-, el único que no había traicionado a los trabajadores antes de la revolución, los traicionó apenas logró la victoria, es decir, cuando creyó que ya no había peligros.

Los teóricos de la dictadura sobre el proletariado que veían al partido bolchevique como, por así decirlo, una guía dentro del régimen soviético democrático, en efecto lo veían con el monopolio del control social proletario. Estos teóricos proporcionaron una oportunidad para la degeneración burocrática que una combinación de circunstancias facilitó mucho.

El proletariado fue desposeído por los hombres que gozaban de su confianza, por los que lo habían conducido al asalto ya la victoria, y sobre todo por los que constituían la gran masa de los advenedizos.

Un partido político con un amplio programa social que exige la participación y el control de todos los trabajadores no debe aspirar a erigirse en dictador. La única garantía es la clase proletaria con todo el poder a los soviets. Varios escritores han relatado de manera general todo lo sucedido desde la muerte de Lenin, pero lo que nos interesa en este libro es determinar el desenlace. Los funcionarios del Estado y del partido bolchevique, al socializar la tierra e industrializar el país, socavaron cada vez más el poder de los trabajadores y terminaron teniendo el monopolio del Estado. Para ello debieron aliarse con los especialistas técnicos que les resultaban indispensables; así ocurrió la primera gran soldadura en el proceso de formación de la nueva clase dominante en Rusia. La campaña estajanovista es una expresión de esto y, al mismo tiempo, un nuevo método para estimular a la masa de trabajadores a una mayor productividad. Otras soldaduras seguirían con los aduladores del régimen a través de la compra de altos cargos en el ejército y la burocracia semiestatal.

Hemos llegado así a un punto en el que el control económico y político está monopolizado por la burocracia y ha sido autorizado por la nueva Constitución. Dentro de esta burocracia existe simplemente una división del trabajo que, en su conjunto, tiene como objetivo mantener la dominación política y los privilegios económicos. Los burócratas con sus familias forman una masa de unos 15 millones de personas. Hay suficientes para formar una clase y, como Trotsky nos asegura, el 40 por ciento de la producción se la lleva la burocracia, ¡podemos decir que esta clase también es privilegiada!

Esta clase es todopoderosa porque controla las palancas económicas, que protege un Estado policial expresamente entrenado. Determina los salarios y los precios de venta al público como lo cree conveniente, con márgenes sobre el precio de costo de tal manera que los capitalistas «chupasangres» de antaño nos parecen «comerciantes honestos«. Los pocos hechos que tenemos nos permiten afirmar que los recargos sobre el precio de costo de los artículos de primera necesidad son dos o tres veces mayores que los recargos empleados en los denostados países capitalistas.

Citrine nos proporciona información indiscutible. A veces, los burócratas compran maíz a los campesinos a un precio muy bajo y luego lo revenden a los trabajadores a un precio diez veces más alto. El plan económico es, por supuesto, la provincia de la burocracia y las inversiones van naturalmente a los proyectos que más benefician los intereses de la nueva clase. La propia prensa soviética documenta las miserables condiciones de vivienda de los trabajadores a los que se les asigna una media de 5 metros cuadrados de alojamiento. Bueno, en lugar de construir nuevas casas para los trabajadores, planean construir, por ejemplo, una “Casa de los soviets”, de 360 ​​metros de altura, ya que en realidad esta no es la Casa de los soviets sino la Casa de la burocracia. Si se le pide que justifique esta mala administración del dinero público, el burócrata siempre responde que los trabajadores no objetaron, como podrían haberlo hecho ya que a los trabajadores de la URSS se les permite dar su opinión e incluso oponerse a los deseos de sus amos. Hay una solidaridad entre los burócratas (funcionarios, técnicos, policías, oficiales, periodistas, escritores, jerarcas sindicales y finalmente todo el partido comunista) para que los errores sean culpados de los trabajadores, que están atados como esclavos a la máquina económica de el Estado, que los burócratas describen con sumo escarnio como un órgano de la clase proletaria.

Los funcionarios gobiernan y los especialistas técnicos son también sus representantes industriales. La policía tiene la tarea de proteger la nueva propiedad y mantener la conducta de los ciudadanos en la línea política decidida por los máximos jerarcas. Los periodistas y escritores tienen la tarea de engañar “científicamente” al gran público. Los jefes sindicales se han convertido en verdaderos funcionarios, colocados en medio de los trabajadores para sondearlos y engañarlos, como se ha hecho y se sigue haciendo en todas las organizaciones obreras, amarillas o rojas, en todos los países capitalistas. No hay mucha diferencia entre las burocracias sindicales soviéticas y estadounidenses en lo que respecta a los objetivos. Pero hay una diferencia esencial ya que, mientras que la burocracia sindical en los países capitalistas está al servicio de la burguesía, el partido comunista ruso se ha convertido en víctima de los burócratas y los trabajadores prácticamente ya no están presentes en su seno. Este partido no es más que el perro que mantiene en orden a las ovejasStalin, que lo sigue con el cayado al hombro y la bolsa colgada de la espalda, es el “gran pastor”. Si alguna oveja abandona las filas, el perro ladra y Stalin le pega. El rebaño presta atención, tiene miedo del perro y dirige sus quejumbrosos balidos al “gran pastor”.

El proletariado sólo tiene derecho a trabajar en las empresas cuya propiedad todavía se les atribuye burlonamente, aunque no tengan la menor función de control. Lo suyo es sólo sudar sangre y agua, pues les espolean sistemas que no sólo no son socialistas, sino que son peores que los que están de moda en los nunca tan vilipendiados países capitalistas.

Este esbozo no es invención nuestra, sino que es sólo la conclusión extraída del tratamiento de esta cuestión por parte de los “especialistas” cuyas opiniones discutiremos más adelante. Se puede ver claramente en este bosquejo que esta sociedad no tiene nada que ver con el socialismo. Todo el mundo está de acuerdo en este punto, excepto, por supuesto, Stalin y la burocracia soviética.

Se ha socializado la propiedad de los medios de producción y se ha planificado la economía: este es el gran argumento de Trotsky y compañía y todos los matices de las sectas revolucionarias anti-Tercera Internacional.

¡Según Trotsky, a pesar de todo, el Estado soviético sigue siendo de clase obrera y la dictadura del proletariado sigue vigente! Nos ocuparemos de esta cuestión más adelante, ahora simplemente deseamos determinar con la ayuda del sentido común la naturaleza del Estado soviético; luego pasaremos a examinar los argumentos que se dice que son «científicos«.

En nuestra opinión, otra clase dominante, la burocracia, ha surgido de la Revolución de Octubre y su retroceso, mientras que la burguesía ha sido prescindida y, en consecuencia, no tiene posibilidad de retorno.

La posesión del Estado da a la burocracia la posesión de todos los bienes muebles e inmuebles que, aunque socializados, no dejan de pertenecer en su totalidad a esta nueva clase dominante. No hace falta decir que la nueva clase se cuida mucho de no declarar oficialmente que disfruta de esta posesión, pero de hecho controla todas las palancas económicas y tiene su propiedad custodiada por la GPU y las bayonetas del ejército “purgado”. Cada empresa tiene su cuerpo de GPU que monta guardia, pero en las grandes empresas hay hasta un soldado del ejército regular que monta guardia, con la bayoneta en el fusil. Controla a los que entran, examina documentos y sigue paso a paso al visitante, aunque sea una persona importante con la que hay que tener cuidado como el sindicalista Walter Citrine.

El Estado soviético se está volviendo más burocrático que socialista; de hecho, en lugar de desaparecer gradualmente en una sociedad sin clases, se infla sin medida. Quince millones de individuos ya están pegados al tronco del Estado y le chupan la savia. La clase proletaria es explotada en bloque de acuerdo con la transformación de la propiedad. La clase burocrática explota al proletariado y, mediante la fijación de salarios y los precios de venta de las mercancías en las tiendas del Estado, determina el nivel en el que vivirá esta clase. La nueva clase dominante ha comprado al proletariado en bloque. Los trabajadores ya ni siquiera tienen la libertad de ofrecer su “fuerza de trabajo” a diferentes empresas: es la burocracia monopolizadora la que ha perfeccionado este sistema de explotación. Los proletarios rusos han caído de la sartén al fuego.

Socialmente, esta nueva forma de sociedad resuelve la insostenible contradicción que ha hecho a la sociedad capitalista incapaz de cualquier progreso. En la sociedad capitalista, la forma de producción ha sido colectiva desde hace mucho tiempo, ya que todos participan directa o indirectamente en la producción de cualquier mercancía. Pero la propiedad de las mercancías es individual precisamente como consecuencia del mantenimiento de la propiedad privada. Mediante la socialización de la propiedad y su puesta efectivamente bajo el control de una clase que actúa como un todo armonioso, se hace desaparecer la contradicción existente en el sistema capitalista de producción y se reemplaza por un nuevo sistema. Al principio, este sistema explota ferozmente a los trabajadores tal como lo hizo el capitalismo en su momento. En la medida en que el sistema se fortalezca y perfeccione, la producción aumenta y la clase dominante estará entonces en condiciones de distribuir una ración mayor a los que explota. En un ambiente internacional normal, la producción sobre una base colectiva debería crecer con certeza aunque sea dirigida por la burocracia, ya que el enorme gasto actual en armamento sería eliminado o por lo menos muy reducido. Los armamentos siempre funcionan bien y los Estados se transforman en organismos profundamente militaristas. Este enorme despilfarro de trabajo puede neutralizar, e incluso anular, el impulso que indiscutiblemente recibe la producción tras la colectivización de la propiedad y la organización de la economía según un plan preestablecido. 

Este nuevo sistema social surge en la evolución de la historia humana como un fenómeno parasitarioEl poder lógicamente debería haber pasado de la burguesía al proletariado, pero esto no ha ocurrido claramente por la inmadurez política del proletariado. De hecho, ha pasado a un control social que no es ni burgués ni proletario. La persona del capitalista burgués se ha vuelto superflua en la producción a gran escala y automáticamente se le hace a un lado. El exfuncionario, el corresponsal de la burguesía, al aliarse con la burocracia sindical y la del Estado totalitario, adquiere un estatus: una nueva clase surge en el horizonte. Solo el futuro cercano puede decir si esta nueva clase, que está surgiendo en todo el mundo, será capaz primero de suavizar todas las dificultades que dejó el imperialismo y luego de aumentar el volumen de producción empleando el nuevo método de organización económica y política. También se verá si esta clase es capaz de mejorar las condiciones de vida de las masas; es aquí donde dará la prueba de su “virtuosismo”.

Los síntomas políticos concuerdan con la naciente burocratización del mundo. Munich fue sólo una primera coagulación de la conciencia burocrática. Los capitalistas y los representantes de los nuevos regímenes, después de haberse empujado recíprocamente al borde del abismo, de repente se pusieron de acuerdo; ciertamente fueron estimulados por una premonición de la evolución venidera de la sociedad. Los viejos imperialismos, francés, inglés y estadounidense, se dan cuenta de que es inútil e imposible mantener su hegemonía sobre un mundo que, si quiere sobrevivir, ya no puede seguir siendo imperialista y que está cambiando visiblemente en una dirección burocrática.

Las viejas democracias juegan el papel de una política antifascista para no despertar perros dormidos. Los proletarios tienen que estar callados mientras la transformación de la sociedad mientras tanto se lleva a cabo subrepticiamente en sus países. Al mismo tiempo, y en todo momento, las viejas democracias alimentan de antifascismo a sus trabajadores. Es obra de estas democracias, para apaciguar el ardor revolucionario de los trabajadores y vender los productos de su industria pesada, que España se ha convertido entretanto en un verdadero matadero de proletarios de todas las naciones. En China se insta a los trabajadores a una política antijaponesa precisamente bajo la dirección del notorio Chiang Kai-Chek, el que todavía tiene las manos manchadas con la sangre de la flor del proletariado chino. Ni que decir tiene que esta vez también los trabajadores se tragan todo esto y van en fila india, sin saber nada, casi resignados. Los trabajadores de Francia, Inglaterra y América perderán gradualmente su condición de ciudadanos y se convertirán simplemente en “súbditos” de un régimen burocrático que nacionalizará la propiedad y tomará muchas otras medidas con una impronta “socialista”. 

El régimen no se llamará fascismo o nacionalsocialismo, ciertamente tendrá otro nombre, pero su base seguirá siendo la misma, es decir: propiedad colectivizada en manos del Estado, con una burocracia como clase dominante; organización colectiva y planificada de la producción; finalmente, la explotación del trabajador pasará de la esfera del individuo a la de la clase

En este punto el marxista Trotsky gritará a todo pulmón que, contrariamente a lo que nos dice de Rusia, no sólo las condiciones de distribución no son socialistas, sino que tampoco lo son las condiciones de producción; ¡entonces irá más allá y hará propaganda revolucionaria contra la burocracia de todo el mundo!

La consolidación de esta burocracia es, según él, “una posibilidad histórica y no un hecho ya consumado(1). ¡Entonces debemos esperar hasta que el hecho se cumpla para darle a Trotsky el material para su análisis! Entonces habrá que llamar a actuar al proletariado, ya bajo la tutela de los gobiernos burocráticos; imagina el resultado!

El estudio de Trotsky bien puede ser científico y 100 por ciento marxista, ¡pero llegará demasiado tarde cuando ya no haya posibilidad de hacer nada! Incluso puede ser capaz de convencer a los líderes burocráticos que, en respuesta, lo llamarán fascista; No me importa.

El hecho consumado existe en Rusia y debe ser examinado más profundamente. Este hecho está visiblemente en curso de realización en Italia y Alemania. Y los primeros signos de este hecho están brotando por todas partes, incluso en las grandes democracias.

Queda una carta para que la juegue precisamente Trotsky, pero estamos convencidos de que no tiene ningún deseo de usarla. Su gran figura se desvanece lentamente en un cielo gris, mientras que el recuerdo de un día soleado se desvanece, borrado por el crepúsculo naciente. Antes de suicidarse, Joffre le escribió a Trotsky una carta en la que le recomendaba no tener miedo al aislamiento mientras mantuviera intacta la línea leninista. Nos parece que Trotsky ha seguido este consejo al pie de la letra, pero que ciertamente no ha seguido el camino de Lenin. Cuando el partido socialdemócrata ruso se dividió, cuando Plejánov fue arrojado por la ventana, Lenin le rogó muchas veces a Trotsky que se quedara con él. No lo logró, pero cuando en 1917 León Trotsky regresó a San Petersburgo y reconoció que se había equivocado, luego Lenin lo acogió en las filas de los bolcheviques porque entendió que un error político no era una traición. Trotsky, en cambio, ha roto relaciones con quienes no piensan como él. Ha formado en su escuela a jóvenes que siguen “la línea” según su sistema. 

El Danton de la revolución de octubre ni siquiera sospecha que puede estar equivocado. Está demasiado seguro de sí mismo. Esto está bien hasta cierto punto, pero es una verdadera calamidad cuando el razonamiento se basa en métodos polémicos dudosos. Esto significa que uno no tiene suficiente confianza en la solidez de su caso. Si esto es así, debe incitar a tomar en consideración las razones de la otra persona y reconocer las propias faltas sin temor, ya que cualquier otra solución conducirá a resultados mucho peores.

En nuestra opinión, la URSS es un nuevo tipo de sociedad, regida por una nueva clase social: esa es nuestra conclusión. La propiedad ha sido colectivizada y pertenece efectivamente a esta clase que ha establecido un sistema de producción nuevo y superior. La explotación pasa de la esfera del individuo a la de la clase.

Las luchas políticas que han tenido lugar en la URSS desde 1923 fueron todas batallas en las que la nueva clase en formación luchó contra el proletariado; no importa que en un principio estas luchas no tuvieran un objetivo claramente definido. La masacre de la Vieja Guardia leninista, y de todos aquellos que pudieran ofender a la burocracia, que ha sido el deleite de la Unión Soviética desde la muerte de Kirov, es sólo la guerra civil que necesita la nueva clase para consolidar su poder. No es un signo de debilidad, sino una demostración de la fuerza de esta clase.

Hace tiempo que la URSS abandonó todas las tendencias revolucionarias y cayó a los pies de la burguesía franco-inglesa. Los capitalistas están plenamente convencidos de que hoy existe en Rusia sólo la apariencia, destinada a los simplones, de revolución y socialismo; por eso han invitado y aceptado a la Unión Soviética en su santuario de Ginebra. En casa, los capitalistas protestan contra las maniobras revolucionarias de la Comintern, pero sólo para engañar a los proletarios. Lo importante son los hechos que nos dicen que desde ahora y desde hace muchos años la URSS va acoplada al tren burgués del capitalismo. De hecho París, Londres y Nueva York han reconocido claramente en la llamada República Soviética un Estado que explota y oprime a los trabajadores.

A pesar de la situación política y social real en la tierra de Stalin, León Trotsky y sus discípulos afirman que la URSS sigue siendo un Estado Obrero con un régimen de dictadura del proletariado. Ellos, y quienes siguen la corriente de ideas que rechaza la política de la Tercera Internacional, son los únicos que en sus discusiones se interesan por la naturaleza del Estado soviético, aunque sea indirectamente. Pasamos a la polémica con Trotsky y sus discípulos porque ya hemos formado definitivamente nuestro juicio sobre el carácter social actual de la República Soviética.

 

La Revolución de Octubre, también conocida como Revolución bolchevique, Octubre Rojo y como Gran Revolución Socialista de Octubre

***

II. En el Campamento de Agramant

La discordia entre los fugitivos y exiliados de la Tercera Internacional es tan grande como la que reinaba en el campo de AgramantTrotsky ya ni siquiera responde a sus oponentes ultraizquierdistas ya que, dice, “reemplazan el análisis científico por gritos ruidosos”. (2) Escisiones, expulsiones, fins de non recevoir, órdenes de mantener la discusión en la línea preestablecida, todo esto no ha podido, sin embargo, sofocar la cuestión. Apenas aparece pero aparece todo el tiempo, aunque el círculo de miembros se va estrechando, y actúa como un hacha que de vez en cuando cae sobre el tronco de la Cuarta Internacional antes de que haya cobrado fuerza.

Trotsky responde a los compañeros B y C —mejor no identificarlos— en un artículo titulado “¿Un Estado no proletario y no burgués?

Esta es la respuesta, superflua para un marxista que sigue al pie de la letra el pensamiento del Maestro: “El Estado burgués debe ser barrido por la revolución proletaria y reemplazado por el Estado obrero. No hay término medio para la historia(3).

Es cierto que Marx siempre dijo esto, como dijo otras cosas que no se han vuelto a producir desde entonces. No tenemos esto contra él; por el contrario, creemos que su mayor mérito fue haber enseñado el estudio de los hechos sociales y haber proporcionado al investigador un maravilloso medio para interpretar la historia. Nos parece que los marxistas deben estudiar los hechos que existen a la luz del método marxista y que no deben limitarse a comprobar si estos hechos corresponden a uno de los encabezamientos de catálogo de las previsiones del mayor pensador o de su grandes discípulos. Tal método es inútil y los marxistas, al adoptarlo, se transforman en jesuitas, quienes cuando se quedan sin argumentos te inundan con citas de algún santo para oponerse a tu punto de vista. Si te atreves a responder que incluso estos benditos podrían estar equivocados, el jesuita pierde los estribos y simplemente te dice que dudas de las adivinaciones de los santos, por lo que no tiene sentido prolongar la discusión. ¡Tú no eres católico, estás entre los condenados, como tu espíritu está condenado porque está privado de la gracia!

Marx ha sido en cierto sentido santificado, y si por su razonamiento llega a conclusiones diferentes de las previsiones del judío de Tréveris, su lugar está entre los condenados, incluso si en su estudio de los hechos sociales de hoy hizo uso del Método marxista de investigación.

Los compañeros B y C afirman que la URSS ha dejado de ser un Estado Obrero “en el sentido tradicional que el marxismo le da a esta expresión”. Niegan que sea un Estado burgués o un Estado proletario; nos preguntamos, de paso, qué tipo de Estado es en realidad. Entonces estos camaradas admiten que el gobierno del proletariado “puede . . . expresarse en un número considerable de formas de gobierno” y proclamó más adelante que “la concepción de la dictadura del proletariado no es en primer lugar una categoría económica, sino sobre todo política. . . Todas las formas, órganos, instituciones del dominio de clase del proletariado están hoy destruidos; pero esto significa que se destruye la dominación de clase del proletariado(4).

También hay mucha confusión en las ideas de B y C, lo que refleja un estado mental en el que las ideas están en proceso de formación.

Trotsky concede plenamente que la dictadura del proletariado es una categoría completamente política y declara que la política es sólo economía concentrada y por tanto el “régimen que defiende la propiedad expropiada y nacionalizada contra el imperialismo es, independientemente de las formas políticas, una dictadura del proletariado”. Eso es todo excepto, agregaríamos, que la burocracia no tendría que ser una clase que considera que la propiedad expropiada y nacionalizada es de su interés.

¿Se puede juzgar la naturaleza de un Estado sin tener en cuenta sus formas políticas? ¿Se modifican ya completamente las formas de propiedad y las relaciones de producción cuando un Estado se consolida derribando a otro? ¿No es esta, por el contrario, la tarea de la nueva clase dominante? ¿El gobierno del Tercer Estado en Francia no se apoyó durante algunos años en una economía feudal? Durante tales períodos, la economía concentrada claramente no puede ser política; la política está más bien concentrada potencialmente en la clase social que tiene sus manos sobre las palancas de control y en el programa que está poniendo en práctica.

Trotsky incluso admite que “durante los primeros meses del régimen soviético el proletariado administraba una economía burguesa”. Esta admisión ciertamente no se hizo para apoyar nuestra teoría, sino con el objetivo de ilustrar un caso de contradicción de clase entre la forma política y la realidad económica para concluir que:

“la concentración del poder en manos de la burocracia e incluso la intrusión en el desarrollo de las fuerzas productivas no altera por sí misma la naturaleza de clase de la sociedad y de su Estado”.

 

Pero, en nuestra opinión, el punto principal es ver con qué fin se defiende del imperialismo la propiedad expropiada y nacionalizada en la Rusia soviética, suponiendo que este imperialismo sea todavía una fuerza efectiva. ¿Quién puede asegurarnos que un invasor, sea quien sea, imperialista o no, cambiaría la forma de propiedad en la URSS?

Si es cierto que en los primeros meses del régimen soviético el proletariado administraba una economía burguesa y que ahora existe un caso opuesto de contradicción de clase entre la economía y el Estado, bueno, ¿es esta una buena razón para validar la teoría de que La dictadura del proletariado sigue siendo una realidad en la tierra de los soviets? Y, finalmente, ¿por no atribuir ningún valor a la contradicción inversa? Decididamente, ¡esta es una forma extraña de razonar!

En otras palabras, si ha existido un Estado proletario con una economía burguesa, ¿Por qué no podría existir un Estado no proletario con una economía nacionalizada? ¿Quizás esto no puede admitirse sólo porque nunca se ha visto un fenómeno de este tipo o porque Marx no lo previó? Nos parece que nuestra teoría es la más lógica ya que todos los demás factores que sirven para caracterizar la naturaleza de un Estado han sido invertidos en la tierra de Stalin. De ninguna manera, considera Trotsky, incluso la segunda e inversa proposición debe ayudar a probar su teoría. (Señalemos que esta segunda proposición no debe darse en un régimen que apunta al socialismo, mientras que la primera es comprensible y clara para todos).

En los primeros meses que siguieron a la revolución de Octubre, la dictadura del proletariado era un hecho real, real; si todo el mundo está de acuerdo en este punto, aunque no haya propiedad nacionalizada, esto significa que la dictadura del proletariado es en primer lugar una cuestión de formas políticas y no económicas, al menos durante la fase de transición entre la economía burguesa y la economía socialista.

De lo que sabemos se sigue que la dictadura del proletariado es la forma política de la clase obrera durante esta fase, la de la construcción social. Pero cuando cesan sus productos específicos es lógico considerar que la fase misma ha dejado de existir

Hasta el día en que, al realizarse el socialismo, desaparezca la dictadura del proletariado, los factores políticos tendrán su palabra en la clasificación del tipo de poder. Como es cierto, como todo el mundo admite, que ni siquiera como resultado de la nacionalización de la propiedad el socialismo es un hecho consumado en la URSS, nos parece evidente que la nacionalización de la propiedad y la economía planificada no son razones suficientes para probar la existencia de la dictadura del proletariado. Para esto, el proletariado también debe tener el poder, esa es una verdad evidente. 

Esta condición es tan importante que, mientras hemos visto una auténtica dictadura del proletariado cuando la economía era todavía burguesa, o un Tercer Estado gobernando una economía feudal, todavía no hemos visto aparecer el caso contrario en la historia. La URSS de hoy está lejos de convencernos. Tiene que ser una forma de sociedad que no sea ni capitalista ni socialista, y una forma de Estado que no sea ni proletario ni burgués. Aún consideramos que la dictadura del proletariado, luego de realizar la nacionalización de la propiedad, debe continuar su camino, siguiendo el programa socialista. Sin embargo, todos, y Trotsky en primer lugar, aceptan que este camino no se siguió posteriormente en la tierra de los soviets. Entonces, ¿de qué dictadura del proletariado estamos hablando? ¿De la dictadura del proletariado que ha aniquilado a los revolucionarios y que organiza, con la ayuda de asesinatos y entregas, el sabotaje de la revolución proletaria en el mundo? ¿O es acaso esa la que hace que la diferencia entre las clases sea cada vez más amplia?

La URSS no corresponde al criterio de Estado Obrero que se adelanta en nuestro programa… La historia… nos dio el proceso de degeneración del Estado Obrero”, nos dice Trotsky. Pero, ¿qué nos queda, entonces, después de esta degeneración del Estado obrero y de la dictadura del proletariado? “Propiedad nacionalizada y economía planificada”, responde Trotsky. Eso está muy bien, pero ¿cuál es su objetivo? ¿Es la realización del socialismo? Evidentemente no, e incluso Trotsky niega que lo sea. ¿Asi que? Entonces, si se mantiene la propiedad nacionalizada y la economía planificada, esto sucede porque ambas convienen a los intereses del régimen en el poder. 

De hecho, la burocracia soviética no tiene por qué eliminar estas innovaciones de la revolución de Octubre sino, por el contrario, tiene razones políticas y sociales para mantenerlas. Desde el punto de vista político, la burocracia soviética engaña a los trabajadores diciéndoles que la propiedad nacionalizada es suya y, desde el punto de vista social, no puede ir contra la corriente, es decir, contra el desarrollo de la producción. Incluso los propios Estados burgueses están procediendo cada vez más a la nacionalización de la propiedad y a la planificación de la economía. Al hacer esto, están socavando el derecho sagrado de la propiedad privada, pero cuando este trabajo ya se ha realizado, ¿es necesario destruir este derecho? Aunque solo sea por esto, no se debe temer una nueva transformación inversa de la propiedad en Rusia. 

Todos los hechos nos prueban que este dominio de la burocracia en el tardío país de los soviets es real. Esto ha durado tanto tiempo que se ha establecido una clara diferenciación de clases. Todos los actos políticos y sociales son los de una clase dominante preocupada por mantener y fortalecer su poder. Bueno, según Trotsky, ¡no es científico considerar que la burocracia soviética, que monopoliza el gobierno, puede ser una nueva clase!

No se trata de una nueva burguesía”, se nos dice; o “todavía no es” y por tanto no es una clase sino un “oficinista”. Aunque la tradición, incluso en casa, nos enseña que muchos “oficinistas” han acabado convirtiéndose en maestros, en el campo de Agramant son incapaces de imaginar una nueva clase aparte del proletariado y la burguesía, aunque esta última esté bien muerta y la primera sea azotada por un nuevo amo. Tiene que ser el caso de un simple empleado, casi un burócrata corriente, que en el caso de la URSS se convierte en el ayuda de cámara del imperialismo mundial, incluido, al menos se diría, !el imperialismo ítalo-japonés-alemán!

No pensamos que el marxismo pueda llevar a tales tonterías. La simplificación siempre ha sido un vicio de los marxistas, aunque la esencia de la doctrina de su maestro es universal. Marx no pudo prever el advenimiento del Estado totalitario, dominado primero por una camarilla y luego por una capa social que luego se consolidó definitivamente como clase. Pero los hechos están ahí para examinarlos y las ideas no caen del cielo. Incluso en el campo de Agramant estas ideas caen en raros y grandes copos, signos reales de una tormenta de nieve que se avecina.

Los marxistas, que se dicen ortodoxos, no se contentan con examinar los hechos a la manera marxista, ¡indagan qué hay debajo de ellos! Han descubierto que quien razona como nosotros es víctima de un espejismo, cuando en realidad son ellos los que ponen el mundo patas arriba como los filósofos idealistas del pasado. Nos sirven sus saberes en platos adornados con dialéctica marxista, dialéctica que nosotros sostenemos basada en la lucha de clases, pero ellos, los marxistas, no ven que en todo el mundo está cristalizando una nueva clase. Trotsky, queriendo despreciar o ignorar a la clase burocrática en el poder, nos dice para explicar lo que está pasando ahora en la tierra de los soviets:

Con plena justificación se puede decir: el proletariado gobernante en un país atrasado y aislado sigue siendo una clase oprimida . La fuente de esta opresión es el imperialismo mundial, la maquinaria de transmisión es la burocracia”.

Trotsky, gracias a su mente y habilidad, sabe cómo hacer que las teorías más extravagantes parezcan realistas y un observador superficial se deja engañar fácilmente por la belleza de las explicaciones de este pensador consolidado. Eso puede ser, pero no nos afecta. Es un hecho que si el proletariado internacional hubiera vencido al imperialismo cuando emergió cargado de crímenes del baño de sangre de 1914-18, ahora tendríamos una república soviética mundial desarrollándose en una dirección socialista. Hasta cierto punto, por lo tanto, nosotros también podemos sostener que el origen de la opresión proviene del imperialismo; pero la cuestión más importante es establecer si la burocracia soviética es algo más que una maquinaria de transmisión.

La URSS, asediada por el capitalismo, ha degenerado cada vez más, mientras la maquinaria de este proceso se encarna en la burocracia soviética. Pero, ¿cuál es el resultado social de esta regresión? ¿Quizás no sea la todopoderosidad de esta “maquinaria de transmisión”? ¿Quizás no sea la defenestración del poder proletario para dar paso a lo que se llama el agente del imperialismo? de la revolución de Octubre? Pensamos, por el contrario, que tal ayuda de cámara obedecería a un nuevo amo y que daría a las conquistas revolucionarias un entierro de tercera clase. Lo vemos de hecho vaciar a los soviets de su contenido de clase, encadenando el proletariado, destruyendo físicamente a los marxistas y, finalmente, distinguir entre imperialismos para unirse a la camarilla más fuerte y más antigua. También lo vemos jugando papeles en la arena internacional que no son impulsados ​​con miras a reintroducir el capitalismo en su país, sino a cambio de la protección que recibe por su actual régimen de esclavitud. Si se vuelve patriótico y belicoso es sólo por razones de autoconservación.

Trotsky no niega estos hechos, pero agrega que el régimen soviético mantiene y defiende la propiedad nacionalizada:

Mientras esta contradicción no se saque de la esfera de la distribución a la esfera de la producción. . . el Estado sigue siendo proletario.”

Trotsky y todos los marxistas no pueden concebir una sociedad que no sea ni burguesa ni socialista. ¡Una nueva forma social que organice la producción sobre la base de la propiedad nacionalizada y la economía planificada debe ser básicamente proletaria, incluso si las medidas aplicadas en la esfera de la distribución son antisocialistas! En lo que a nosotros respecta, en Rusia el proletariado después de un breve período de poder sólo ha cambiado de amos. El Estado burocrático de hoy mantiene las formas de propiedad colectiva y de economía planificada sólo porque estas formas concuerdan con su naturaleza, así como el Imperio Romano absorbió la religión de Cristo y del Dios Único en lugar de los innumerables dioses paganos porque esto convenía a sus intereses. Estas nuevas fuerzas económicas están creciendo en todas partes de la Tierra, empezando por los países capitalistas débiles que son los menos capaces de resistir la desaparición general del capitalismo. Como esta última ha cumplido su tarea histórica y la revolución proletaria no ha triunfado, el mundo se ha visto obligado a continuar su evolución con una nueva forma social, ¡aunque Marx no haya previsto esta forma y si, señores marxistas, no se han dado cuenta!

El “empleado” que según Trotsky es sólo la maquinaria de transmisión del imperialismo domina desde hace veinte años Rusia y gobierna un país que es la sexta parte del mundo, con una población de 180 millones de habitantes. Claramente, el escribano tiene proporciones alarmantes, mucho mayores que las de sus propios amos. Una dominación de este tipo necesita un “staff” que para nosotros es, a escala nacional, una clase. Para fortalecer esta dominación, esta clase se extiende a todas las esferas sociales y, donde encuentra resistencia, la vence escalando montañas de cuerpos. El régimen burocrático de la URSS ha sacrificado primero al Partido Comunista ya la Tercera Internacional y luego al propio Ejército Rojo. Un trabajo de esta magnitud no puede ser realizado por «camarillas» o «personal» o «empleados«, sino solo por clases.

 

El régimen burocrático de la URSS ha sacrificado primero al Partido Comunista ya la Tercera Internacional y luego al propio Ejército Rojo. Un trabajo de esta magnitud no puede ser realizado por «camarillas» o «personal» o «empleados«, sino solo por clases

 

***

III.- Propiedad de clase

Dado que Trotsky atribuye una importancia desmesurada al hecho de que la contradicción no ha pasado de la esfera de la distribución a la de la producción, puede considerarse que concibe la producción soviética como de carácter proletario. Nos parece que, de nuevo aquí, hay un espejismo y que no somos nosotros sus víctimas.

Se considera que la producción tiene un carácter suficientemente socialista como para asegurarnos la continuidad del Estado Obrero por el solo hecho de que se nacionalice la propiedad y se planifique la economía. En realidad, todo el sistema de producción sigue siendo colectivo, como en la organización de las grandes empresas capitalistas, mientras que la propiedad pasa de la forma privada a la colectiva. Se sigue, por tanto, que si las características económicas son los únicos factores determinantes de la naturaleza de un Estado, estamos reducidos en lo que respecta a la URSS a la nacionalización y la planificación estatal.

Queda por ver qué significa realmente la nacionalización de la propiedad en la URSS. Es aquí donde también nosotros, sin pretender ser marxistas ortodoxos, nos permitiremos mirar debajo de los hechos. La nacionalización de la propiedad fue ciertamente la primera medida revolucionaria que decretó la clase proletaria en el poder con vistas a la construcción del socialismo. Pero, con la degeneración estalinista, esta construcción se detuvo; como esta nacionalización debería haber sido seguida por la socialización de la propiedad, es lógico preguntarse en qué se ha convertido desde el punto de vista sociológico. Todo el mundo en el campo de Agramant está de acuerdo en este punto. Trotsky agrega que la distribución de los productos se hace de tal manera que la burocracia se adjudica la parte del león. Nos preguntamos qué clase de propiedad “nacionalizada” es esta donde la propiedad está dirigida exclusivamente por una clase que luego se apodera de los productos con tanta desfachatez como la vieja burguesíaExiste en Rusia, de hecho, una clase explotadora que controla los medios de producción y que se comporta como su propietaria. Los miembros de esta clase no comparten esta propiedad, sino que son ellos mismos, en un bloque que constituye una clase, los dueños reales de toda la propiedad nacionalizada.

La propiedad, después de haber sido de todos e inexistente para los hombres de tiempos lejanos, pasó colectivamente a las comunidades para transformarse luego en propiedad privada. Ahora parece que, como propiedad de clase, vuelve a tomar una forma colectiva.

En Rusia, la clase explotadora se ha convertido en clase propietaria, y así se ha dado cuenta de su naturaleza jurídico-social. Para evitar el asalto a los trabajadores, los engañan con la “nacionalización” de la propiedad como si en realidad esa propiedad fuera de todos

A pesar de ello tienen miedo y, al no poder desarrollar su labor en un ambiente democrático, están condenados, al menos por el momento, a construir un Estado policialLas formas de propiedad deben ir en consonancia con el sistema de producción. Si la clase explotadora no está a la altura de la tarea que le ha asignado la historia, se desintegrará y surgirá una nueva clase que podemos calificar de históricamente parasitaria. Quizá sea así como se realiza el juicio de la historia. La contradicción, propia de la sociedad capitalista, entre el método de producción y la forma de propiedad ha sido resuelta en la URSS, aun sin instaurar el socialismo y sin elevar al proletariado a clase dominante. La explotación permanece pero, en lugar de ser ejercida por individuos sobre individuos, es ejercida por una clase social sobre otra. La explotación del hombre, bajo la presión del inevitable desarrollo económico, ha tomado una nueva forma. La propiedad privada se ha vuelto colectiva, pero de una clase. No conocemos otra forma de definir esta propiedad “nacional” que no es de todos, que no es burguesa ni proletaria, que tampoco es privada ni socialista. ha tomado una nueva forma. 

Trotsky es incapaz de ver la nueva clase explotadora en Rusia, no puede ver la extinción progresiva de la burguesía en el mundo, no observa el establecimiento cada vez más notorio de la propiedad de clase no sólo en Rusia sino también en los países totalitarios. Ve el mundo “como una sociedad burguesa en descomposición”. Esto es muy poco para un marxista con pretensiones de análisis científico. De Mussolini a Labriola, de Tardieu a Wallace, toda la literatura de este cuarto de siglo no es más que una acusación y un sarcasmo contra la vieja sociedad burguesa. El De Profundisse ha cantado por el capitalismo en todos los idiomas. Nos parece que la tarea de los marxistas científicos, depositarios de la dialéctica de la lucha de clases, no es librarse de esta dificultad mediante una definición vulgar. Su tarea es precisamente ver qué cambios se están dando en las clases en esta época en que el capitalismo está terminando y luego identificar las nuevas formas de propiedad y las nuevas relaciones sociales. Vemos así que ni siquiera la famosa plusvalía ha desaparecido en este enigmático Estado que es la Unión Soviética. Todo el mundo está de acuerdo en esto, pero surgen disensiones a la hora de determinar adónde va finalmente esta plusvalía. ¿Va a la burguesía inexistente? No. ¿Quizás va a los trabajadores? En absoluto, ya que, si lo hiciera, se hubiera instaurado el socialismo en un solo país y precisamente eso es “la gran mentira”. ¿Quizás deberíamos considerar que la plusvalía va al Estado Obrero? Por la razón que acabo de mencionar este sería el triunfo del estalinismo cuyo enemigo N° 1 es Trotsky. Si alguien afirma que la plusvalía ha desaparecido en el país de los soviets, entonces habría que deducir que la fuerza de trabajo ya no se compra. Entonces el socialismo sería una realidad, lo cual está en contra de toda evidencia.

 

Si alguien afirma que la plusvalía ha desaparecido en el país de los soviets, entonces habría que deducir que la fuerza de trabajo ya no se compra. Entonces el socialismo sería una realidad, lo cual está en contra de toda evidencia

 

De hecho, sólo se admite una respuesta posible: la plusvalía va a parar a la nueva clase explotadora, a la burocracia en bloque. Cuando se ve a la sociedad burguesa en decadencia, esto significa que está perdiendo sus características económicas; esto significa también que las características particulares de la clase dominante están desapareciendo y que la sociedad está cambiando. El fenómeno, consumado en el llamado Estado Soviético, se está gestando en todo el mundo. La propiedad de clase que en Rusia es un hecho ciertamente no está registrada con ningún abogado ni en ningún registro de propiedad. La nueva clase explotadora soviética no tiene necesidad de tales tonterías. Tiene en sus manos la fuerza del Estado y eso vale mucho más que los viejos registros de la burguesía. Defiende su propiedad con ametralladoras, de las que está dotado su todopoderoso aparato opresor, y no con escrituras de abogados.

Si la tesis de que la propiedad nacionalizada pertenece realmente a todos puede ser apoyada por el fascismo con su concepto de colaboración de clases y de Estado por encima de las clases, no entendemos cómo los marxistas, incluso los marxistas científicos, pueden librarse de este punto. Según Marx y Lenin, el Estado es sólo el órgano de opresión de la clase dominante. Mientras el Estado existe de hecho, las clases subsisten y la propiedad, bajo la égida del Estado, es administrada por la clase dominante utilizando su aparato de dominación.

 

Según Marx y Lenin, el Estado es sólo el órgano de opresión de la clase dominante. Mientras el Estado existe de hecho, las clases subsisten y la propiedad, bajo la égida del Estado, es administrada por la clase dominante utilizando su aparato de dominación

 

Hablando como marxista, el concepto de propiedad nacionalizada es una tontería, es anticientífico y antimarxista. Según Marx, la propiedad de ser privada debía volverse socialista y él la entendió como socialista, o al menos potencialmente, incluso durante el período de la dictadura del proletariado. Según la teoría marxista, detrás del Estado siempre hay una clase, y si no se preveía la posibilidad de una forma intermedia de propiedad (propiedad de clase), ésta proviene casi con seguridad del error de cálculo de dar por cierta la rápida desaparición de las clases después de el proletariado toma el poder. En realidad, durante la dictadura del proletariado la propiedad tiene un carácter de clase, pertenece a los trabajadores que la administran, por lo que muestra su carácter socialista sólo en potencia.

 

Si el sentido común se niega a sostener que los trabajadores soviéticos son los propietarios de los medios de producción, es lógico considerar que la propiedad de los medios de producción pertenece efectivamente a la burocracia

 

Si la propiedad se nacionaliza en un régimen no proletario, en el caso de la URSS, Estado donde la burguesía apenas tiene peso, si el Estado se mantiene, eso significa que al menos dos clases siguen existiendo y son efectivas. Si el sentido común se niega a sostener que los trabajadores soviéticos son los propietarios de los medios de producción, es lógico considerar que la propiedad de los medios de producción pertenece efectivamente a la burocracia. ¡Un empleado! ¡Lejos de eso, es un propietario bien establecido! El hecho que muy probablemente está en el origen no sólo de la discordia en el campo de Agramant sino también de la confusión política en el mundo es que no se preveía una forma de propiedad transitoria entre la propiedad privada y la propiedad socialista. Además, la obra de Stalin, Mussolini o Hitler se describe en todas partes como socialismo o como capitalismo.

En el campamento de Agramant se hacen tremendos esfuerzos para evitar estas deducciones lógicas: se podría decir que allí hay un coro de gatos en época de apareamiento, que pasan las noches de marzo desgarrándonos el alma con sus ladridos lúgubres.

El teniente Naville, a quien se le había preguntado “cuál era la diferencia entre la propiedad privada y la propiedad colectiva si una burocracia sólo pudiera beneficiarse de esta última”, responde “que sólo habría una diferencia de grado entre la propiedad privada capitalista y la gigantesca ‘propiedad privada de la ‘burocracia‘”. (5)

¡Qué descubrimiento! La propiedad de muchos millones de ciudadanos, considerada como un grupo social, seguiría siendo propiedad privada. Pero, ¿nos dirá entonces este marxista científico qué entiende por propiedad colectiva? ¿Quizás este Solon toma la sociedad humana por una sociedad limitada con acciones? Las sociedades humanas deben ser consideradas como un todo único y no como agregaciones. La propiedad privada permanece como tal mientras la continua “Estatización” no cambie sus características. Incluso el capital no es tal hasta que ha alcanzado un cierto tamaño. La ley dialéctica de Hegel de la transformación de la cantidad en calidad es válida también para la propiedad, lo decimos con o sin el permiso de todo el campo de Agramant. La primera cristalización de la propiedad colectiva se identificó con la propiedad de clase, incluso bajo el proletariado.

Si, según Naville, la propiedad de las tomas del Estado fascista sigue siendo privada —incluso si este proceso va a hundir totalmente al capitalismo—, no vemos la razón por la que no deberíamos considerar también privada la propiedad nacionalizada soviética, ya que en ¡Rusia el proceso se ha completado y la burocracia es su gran beneficiada! Esta deducción es lógica en el razonamiento de Naville, aunque sea falsa. 

En realidad, la nacionalización de los medios de producción en Rusia ha creado una forma de propiedad colectiva, aunque de clase, que resuelve la contradicción capitalista entre producción colectiva y apropiación privada. No podemos usar dos medidas cuando estudiamos hechos sociales. También afirmamos que los actos económicos básicos de los Estados totalitarios, que implican la nacionalización y la planificación económica, conducen a la desaparición de la misma contradicción. Esto tiene consecuencias sociales, a saber: la aparición de la propiedad de clase y el dominio de la burocracia, la extinción de la burguesía y la transformación de los proletarios en sujetos del Estado.

Refiriéndose a la burocracia en general, Naville continúa:

Tenga o no títulos de propiedad (y no los tiene), la burocracia no puede controlar libremente el uso (distribuir) ni del capital acumulado ni de la plusvalía producida. El suyo no es un caso de propiedad privada capitalista, ni siquiera en su etapa de monopolio estatal.”

Nos parece que lo contrario es cierto. La burocracia soviética en particular controla el uso del capital acumulado y distribuye la plusvalía

Trotsky llega a decir:

Lo que fue sólo una ‘distorsión burocrática’ se prepara para tragarse al Estado Obrero con piel, pelo y todo, y sobre las ruinas de la economía nacionalizada construir una nueva clase poseedora(6).

 

Agregamos: ¿quién dirige la economía? ¿Quién elabora los planes quinquenales? ¿Quién fija los precios de venta? ¿Y los salarios? ¿Quién decide las obras públicas, las instalaciones industriales, etc., sino la burocracia soviética? Y si ellos no controlan el uso de esta propiedad, ¿quién lo hace? ¿Quién tiene la responsabilidad de distribuir la plusvalía? ¿Quizás la burguesía zarista muerta o el imperialismo mundial o el proletario ruso? Naville no nos da explicaciones y continúa:

¿Se trata entonces de una nueva forma de propiedad, de relaciones históricamente establecidas sobre la base de la apropiación colectiva pero en beneficio de una clase particular, la burocracia? En este caso, la burocracia tendría que ser vista como si se beneficiara del sistema como una clase capitalista porque expropiaría la plusvalía como una empresa capitalista”.

¡Cielos, sí, eso es precisamente! Sin embargo, se debe considerar que la burocracia se beneficia del sistema de sociedad dividido en clases, no como una clase capitalista, sino como una clase burocrática. Se apodera de la plusvalía no como una empresa capitalista, sino como una clase que explota en bloque .

Naville, por su parte, responde así a la pregunta que le hace tímidamente:

La historia demuestra que el fenómeno de la producción y apropiación de plusvalía no es peculiar y se limita al capitalismo liberal o al monopolio privado. La renta de la tierra y la plusvalía, que existían en la época del feudalismo, adquirieron plena importancia con la economía mercantil y luego con el desarrollo industrial. Siguen existiendo en la URSS, a pesar de las negaciones de Stalin, Bujarin y su escuela. Sólo ellos están nacionalizados y ahí radica la diferencia esencial . Si uno quiere aclarar la naturaleza de la sociedad soviética actual, es también en este punto en el que debe evitar cometer errores”.

Acorralado, encontrándose bajo la ineludible necesidad de admitir que la plusvalía es “plenamente significativa” también en el colectivismo burocrático, el discípulo de Trotsky sortea el obstáculo de una manera poco científica. Apoya la posición ambigua, antimarxista y reaccionaria según la cual la renta de la tierra y la plusvalía están nacionalizadas en la sociedad soviética. ¡Él ve alguna diferencia esencial en esto!

Vamos a responder con las palabras de su maestro que, en La revolución traicionada, se expresó así:

“Es perfectamente cierto que los marxistas, comenzando por el mismo Marx, han empleado en relación con el estado obrero los términos propiedad estatal, nacional y socialista como simples sinónimos. A gran escala histórica, tal modo de hablar no implica inconvenientes especiales. Pero se convierte en fuente de groseros errores, y francamente engañosos, cuando se aplica a las primeras y aún inseguras etapas del desarrollo de una nueva sociedad, y además aislada y económicamente atrasada respecto de los países capitalistas.

“Para volverse social, la propiedad privada debe pasar inevitablemente por la etapa estatal como la oruga para convertirse en mariposa debe pasar por la etapa de pupa. Pero la pupa no es una mariposa. Miríadas de pupas perecen sin convertirse jamás en mariposas. La propiedad estatal se convierte en propiedad de ‘todo el pueblo’ sólo en la medida en que desaparecen el privilegio social y la diferenciación, y con ello la necesidad del estado. En otras palabras: la propiedad estatal se convierte en propiedad socialista en la medida en que deja de ser propiedad estatal. Y es cierto lo contrario: cuanto más alto se eleva el estado soviético sobre el pueblo, y cuanto más ferozmente se opone como guardián de la propiedad al pueblo como su derrochador, más manifiestamente testimonia contra el carácter socialista de esta propiedad estatal. ” (7).

Así, no parece que la llamada nacionalización de la propiedad lleve a que la renta de la tierra y la plusvalía sean efectivamente nacionalizadas, es decir, pertenecientes a todo el pueblo. No hay diferencia esencial, salvo que la burguesía ya no es la clase explotadora que recibe la plusvalía, sino que es la burocracia a la que se le concede este honor. Naville identifica la propiedad nacionalizada con la propiedad socialista, lo que no nos parece ni demasiado científico ni demasiado marxista.

Tal error era excusable en tiempos de Marx, pero el mismo error entre sus discípulos es imperdonable ya que ahora los pronósticos del Maestro se están volviendo realidad, aunque sea confusa.

Si se quiere evaluar “la naturaleza de la sociedad soviética actual”, precisamente en este punto hay que evitar errores y profundizar en lo que es la propiedad nacionalizada, sociológicamente hablando. Por supuesto, este trabajo debe hacerse de una manera marxista científica si eso agrada más a los caballeros de Agramant. No pretendemos que nuestra respuesta esté completa, solo hemos dado los contornos.

Si siguen esta línea de razonamiento, el advenimiento del Estado totalitario en el mundo también será más claro para aquellos que hasta ahora nos han mostrado una total incomprensión con respecto al fascismo, considerándolo el preservador y continuador del capitalismo.

En estos regímenes una nueva clase dominante en formación declara que el capital sirve al Estado, y luego hace que los hechos se ajusten. Esta clase ya fija en gran medida los precios de las mercancías y los salarios de los trabajadores y organiza la economía nacional según un plan preestablecido.

Obviamente, la propiedad de los medios de producción no puede identificarse tan fácilmente como la de los medios de consumo. Los últimos son para uso personal, mientras que los primeros son tan inamovibles como montañas. No hay dueño, ni clase, ni Estado que se los pueda poner de espaldas y arrastrarlos a donde quiera. Por lo tanto, no es de extrañar que haya momentos en los que sea difícil determinar quién es su dueño.

En nuestra opinión, en la URSS los dueños son los burócratas ya que son ellos los que tienen el poder en sus manosSon ellos los que dirigen la economía, como era normal entre los burgueses. Son ellos los que cosechan los beneficios, como es normal en cualquier clase explotadora; los que fijan los salarios y los precios de venta de las mercancías son, una vez más, los burócratas.

Los trabajadores no cuentan para nada en el control de la sociedad; además, no tienen participación en los ingresos de la plusvalía y, lo que es peor, no tienen ningún interés en defender esta propiedad ajena nacionalizada. Los trabajadores rusos siguen siendo explotados y los burócratas son sus explotadores.

La propiedad nacionalizada de la Revolución de Octubre pertenece ahora en su “todo” a la clase que la dirige, la explota y… la defiende: es propiedad de clase.

En el curso del desarrollo del capitalismo, el sistema de producción se colectivizó; como resultado, la propiedad privada no podía escapar a la colectivización. Sin embargo, esta propiedad colectiva no está bajo la protección de la clase proletaria; sino bajo la protección de una nueva clase que en la URSS es un hecho consumado y que en los países totalitarios está en proceso de formación.

 

La toma del Palacio de Invierno, símbolo del poder monárquico.

***

Notas

1. Una vez más, la URSS y su Defensa .

2. La URSS: ¿Estado no proletario y no burgués? Todas las demás citas de Trotsky en este capítulo provienen de este mismo artículo.

3. Esto no parece ser una cita directa de Trotsky sino más bien el resumen de Rizzi de la posición de Trotsky.

4. Citado por Trotsky en su artículo.

5. Todas las citas en el libro de Rizzi de Pierre Naville provienen del “ Rapport sur la Question russe ” de Naville al congreso del Parti Ouvrier Internationaliste en octubre de 1937.

6. La URSS: ¿Estado no proletario y no burgués?

7. Todas las citas de Rizzi de La revolución traicionada de Trotsky son del capítulo IX sobre ‘Relaciones sociales en la Unión Soviética’.

 

León Trotsky dirigiendo a la Guardia Roja

***

«LA BUROCRATIZACIÓN DEL MUNDO», por Bruno Rizzi (Parte 2)

«LA BUROCRATIZACIÓN DEL MUNDO», por Bruno Rizzi (y Parte 3)