WORLD WAR III MINUTO A MINUTO (cortometraje documental): Así Sería una Guerra Nuclear entre Rusia y la OTAN

WORLD WAR III MINUTO A MINUTO

 

LA CRUCIFIXIÓN DE JULIAN ASSANGE

Los tribunales británicos han prolongado durante cinco años el juicio espectáculo de Julian Assange. Se le sigue negando el debido proceso mientras su salud física y mental se deteriora. Este es el punto.
La crucifixión de Julian Assange, por Mr. Fish

 

Los Fiscales que representan a Estados Unidos, ya sea por intención o por incompetencia, se negaron (en la   audiencia  de dos días a la que asistí  en Londres en febrero) a ofrecer garantías de que a Julian Assange se le concederían los derechos de la Primera Enmienda y se le evitaría la pena de muerte si era extraditado a los USA. 

La incapacidad de dar estas garantías prácticamente garantizaba que el Tribunal Superior (como lo hizo  el martes) permitiría a los abogados de Julian apelar. ¿Se hizo esto para ganar tiempo y que Julian no fuera extraditado hasta después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos? ¿Fue una táctica dilatoria llegar a un acuerdo de culpabilidad? Los abogados de Julian y los fiscales estadounidenses están discutiendo esta posibilidad. ¿Fue un trabajo legal descuidado? ¿O fue para mantener a Julian encerrado en una prisión de alta seguridad hasta que colapsara mental y físicamente? 

Si Julian es extraditado, será juzgado por presuntamente violar 17 cargos de la Ley de Espionaje de 1917, con una sentencia potencial de 170 años, junto con otro cargo por “conspiración para cometer intrusión informática” que conllevará cinco años adicionales.

El tribunal permitirá a Julian apelar puntos técnicos menores: se deben respetar sus derechos básicos de libertad de expresión, no puede ser discriminado por su nacionalidad y no puede estar bajo amenaza de pena de muerte.

Ninguna nueva audiencia permitirá a sus abogados centrarse en los crímenes de guerra y la corrupción que WikiLeaks expuso. Ninguna nueva audiencia le permitirá a Julian montar una defensa de interés público. Ninguna nueva audiencia discutirá la persecución política de un editor que no ha cometido delito.

El tribunal, al pedir a Estados Unidos garantías de que a Julian se le concederían los derechos de la Primera Enmienda en los tribunales estadounidenses y no sería sujeto a la pena de muerte, le ofreció a Estados Unidos una salida fácil: dale las garantías y la apelación es rechazada. 

Es difícil ver cómo Estados Unidos puede rechazar al  panel de dos jueces, compuesto por Dame Victoria Sharp y el juez Jeremy Johnson, que emitió el martes una sentencia  de 66 páginas acompañada de una  orden judicial de tres páginas  y una  rueda de prensa de cuatro páginas

La audiencia de febrero fue la última oportunidad de Julian para solicitar una apelación de la decisión de extradición  tomada  en 2022 por la entonces ministra del Interior británica, Priti Patel, y de muchas de las sentencias de la jueza de distrito Vanessa Baraitser  en 2021

Si a Julián se le niega una apelación, puede solicitar una suspensión de emergencia de la ejecución ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ( TEDH )  conforme a  la Regla 39, que se concede en “circunstancias excepcionales” y “sólo cuando existe un riesgo inminente de daño irreparable”. "Pero es posible que el tribunal británico ordene la extradición inmediata de Julian antes de una instrucción de la Regla 39, o decida ignorar una solicitud del TEDH para permitir que Julian sea escuchado allí".

Julián lleva 15 años inmerso en una batalla legal. Comenzó en 2010, cuando WikiLeaks publicó archivos militares clasificados de las guerras en  Irak  y  Afganistán, incluidas imágenes que mostraban a un helicóptero estadounidense disparando  a civiles, incluidos dos periodistas de Reuters, en Bagdad. 

Julián se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres durante siete años por temor a ser extraditado a Estados Unidos. Fue arrestado en abril de 2019 por la Policía Metropolitana, a quienes la Embajada permitió ingresar y capturarlo. Ha estado recluido durante casi cinco años en HM Prison Belmarsh, una prisión de alta seguridad en el sureste de Londres.

El caso contra Julian ha convertido en una burla el sistema de justicia británico y el derecho internacional. Mientras estaba en la embajada, la firma de seguridad española UC Global  proporcionó  grabaciones de video de las reuniones entre Julián y sus abogados a la CIA, destripando el privilegio abogado-cliente. 

El gobierno ecuatoriano, liderado por Lenin Moreno, violó el derecho internacional al rescindir el estatus de asilo de Julián y permitir que la policía ingresara a su embajada para llevar a Julián a una camioneta que esperaba. Los tribunales han negado la condición de Julian como periodista y editor legítimo. Estados Unidos y Gran Bretaña han ignorado el artículo 4 de su  Tratado de Extradición  que prohíbe la extradición por delitos políticos. El testigo clave de Estados Unidos, Sigurdur Thordarson, un estafador y pedófilo convicto, admitió  haber fabricado las acusaciones que hizo contra Julian a cambio de inmunidad por crímenes pasados.

Julian, un ciudadano australiano, está siendo acusado en virtud de la Ley de Espionaje de Estados Unidos, aunque no participó en espionaje y no residía en Estados Unidos cuando le enviaron los documentos filtrados. Los tribunales británicos están considerando la extradición, a pesar del plan de la CIA para  secuestrar y asesinar  a Julian, planes que incluían un potencial tiroteo en las calles de Londres, con la participación de la Policía Metropolitana de Londres. 

Julián ha estado recluido en aislamiento en una prisión de alta seguridad sin juicio, aunque su única violación técnica de la ley es violar las condiciones de la libertad bajo fianza después de obtener asilo en la Embajada de Ecuador. Esto sólo debería implicar una multa. 

Finalmente, Julian no  filtró  los documentos, a diferencia de Daniel Ellsberg. Publicó documentos filtrados por la denunciante del ejército estadounidense Chelsea Manning

Tres de los nueve fundamentos legales fueron aceptados por los jueces como posibles puntos de apelación. Los otros seis fueron rechazados. El panel de dos jueces también rechazó la solicitud de los abogados de Julián de presentar nuevas pruebas. 

El equipo legal de Julián pidió al tribunal que incluyera en el caso el reportaje de Yahoo! News que  reveló, tras la divulgación de los documentos conocidos como  Vault 7 , que el entonces director de la CIA, Mike Pompeo, consideró asesinar a Julian. Los abogados de Julian también esperaban presentar una declaración de Joshua Dratel, un fiscal estadounidense, quien dijo que el uso por parte de Pompeo de los términos “servicio de inteligencia hostil no estatal” y “combatiente enemigo” eran frases diseñadas para dar cobertura legal a un asesinato. La tercera prueba que los abogados de Julián esperaban presentar era la  declaración  de un testigo español en el proceso penal iniciado en España contra UC Global. 

La CIA es el motor detrás de la extradición de Julian. Vault 7 expuso  herramientas de piratería  que permiten a la CIA acceder a nuestros teléfonos, computadoras y televisores, convirtiéndolos (incluso cuando están apagados) en dispositivos de monitoreo y grabación. La solicitud de extradición no incluye cargos basados ​​en la divulgación de los archivos de Vault 7, pero la acusación de Estados Unidos siguió a la publicación de los archivos de Vault 7

Los jueces Sharp y Johnson desestimaron el informe en Yahoo! Noticia como “otro recital de opinión de los periodistas sobre asuntos que fueron considerados por el juez”. Rechazaron el argumento de la defensa de que la extradición de Julian violaría la Sección 81 de la Ley de Extradición del Reino Unido de 2003, que prohíbe las extradiciones en los casos en que las personas son procesadas por sus opiniones políticas. Los jueces también desestimaron  los argumentos  presentados por los abogados de Julian de que la extradición violaría sus protecciones bajo el Convenio Europeo de Derechos Humanos: el derecho a la vida, la prohibición de tratos inhumanos y degradantes, el derecho a un juicio gratuito y la protección contra el castigo sin ley, respectivamente. . 

Estados Unidos basó en gran medida sus argumentos en las declaraciones juradas del fiscal estadounidense Gordon D. Kromberg. Kromberg, fiscal federal adjunto en el distrito este de Virginia, ha  declarado  que Julian, como ciudadano extranjero, “no tiene derecho a la protección de la Primera Enmienda, al menos en lo que respecta a la información de defensa nacional”.

Ben Watson, abogado del Rey, que representó al gobierno del Reino Unido durante la audiencia de dos días en febrero, admitió que si Julian es declarado culpable bajo la Ley de Espionaje, podría recibir la pena de muerte. 

Los jueces instaron a los Secretarios de Estado de Estados Unidos y del Reino Unido a ofrecer al tribunal británico garantías sobre estos tres puntos antes del 16 de abril. 

Si no se brindan las seguridades, procederá el recurso de apelación. 

Si se brindan las garantías, los abogados de ambas partes tienen hasta el 30 de abril para presentar nuevas presentaciones por escrito al tribunal. En ese momento, el tribunal se reunirá nuevamente el 20 de mayo para decidir si la apelación puede seguir adelante.

Los objetivos de esta  pesadilla dickensiana  siguen siendo los mismos. Borrar a Julian de la conciencia pública. Demonizarlo. Criminalizar a quienes exponen crímenes gubernamentales. Utilice la crucifixión a cámara lenta de Julián para advertir a los periodistas que no importa su nacionalidad, no importa dónde vivan, pueden ser secuestrados y extraditados a EE.UU. Alargue el linchamiento judicial durante años hasta que Julián, ya en una condición física y mental precaria, se desintegre. 

Este fallo, como todos los fallos de este caso, no se trata de justicia. Se trata de venganza.

 

*******

 

 

 

WORLD WAR III MINUTO A MINUTO
Si el video no carga, haz click en la imagen

 

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, recientemente volvió a mencionar que en caso de enfrentarse las tropas de su país directamente con las de la OTAN el conflicto podría resultar en una guerra nuclear en la que todas las naciones involucradas terminarían completamente devastadas.

Sin embargo, aunque no es difícil imaginarse cómo quedaría nuestro planeta después de un enfrentamiento así, pocos saben en realidad el increíblemente corto tiempo que este duraría, cuáles serían los procedimientos y cronología de cada bando para activar su triada nuclear, qué zonas del mundo se verían más afectadas en un primer momento y qué consecuencias habría para la humanidad entera a medio y largo plazo.

Hablaremos sobre cómo se desarrollaría, minuto a minuto, una guerra nuclear entre Rusia y la OTAN (antes de comenzar con el análisis debo aclarar que en este video hablaré únicamente sobre lo que sucedería desde que se lanzan las primeras armas nucleares sin mencionar todo el preámbulo político económico social y militar que preceder durante meses o incluso años a una guerra de este tipo).

Imaginemos que el conflicto ya ha comenzado y estamos a punto de vivir los primeros cruciales minutos del comienzo del fin. Todas las opciones diplomáticas y de guerra convencional se han agotado y ahora los gobiernos de Rusia y la OTAN acaban de autorizar el uso de sus respectivos arsenales nucleares (uno de los dos bandos, no sabemos cuál, comienza la agresión) y sus silos subterráneos se abren para revelar cientos de misiles balísticos intercontinentales que, en cuestión de segundos, despegan y se abren paso hacia el exterior de la atmósfera. Cada uno de estos vehículos porta, al menos, seis armas nucleares, cada una de las cuales puede devastar una ciudad entera por sí sola.

La idea es acabar lo más rápido posible con la mayor cantidad del arsenal militar del enemigo, para reducir al máximo su capacidad de respuesta, por lo que los objetivos primarios de este ataque inicial son los Centros de Mando Nuclear, los silos de misiles y las bases aéreas y navales más importantes que se ubiquen dentro de territorio hostil.

Los satélites de defensa infrarroja del bando atacado detectan las ardientes columnas de humo de los cientos de misiles que ahora están en el aire y de inmediato transmiten la alerta a los equipos de respuesta temprana de su país, quienes deberán evaluar dicha información lo más rápido posible para asegurarse de que están frente a una amenaza real y no de una falla o malinterpretación del sistema. Este proceso de análisis humano demora algunos minutos, de extrema criticidad, pero su importancia es demasiado alta como para ser ignorado, pues nadie quiere declarar la guerra nuclear para después darse cuenta de que lo visto por sus satélites era un simple ejercicio militar, o el lanzamiento de cohetes con propósitos científicos o, peor aún, la luz del Sol reflejada de forma inusual sobre alguna enorme formación de nubes.

Sin embargo, una vez concluido el análisis, se entregan los resultados de este al Alto Mando Militar de la nación. Una vez revisados los resultados del análisis, y determinada una media o alta  probabilidad de amenaza nuclear, se notifica al Presidente quien, de inmediato, se pone en contacto con sus consejeros militares mientras se dirige al interior de un búnker subterráneo donde espera sobrevivir tanto al ataque inicial como las consecuencias a largo plazo de este para seguir dando órdenes desde abajo de la Tierra.

Desde estas posiciones fortificadas, el Presidente y su Consejo de Guerra, ordenan la activación del escudo antimisiles del país, que deberá ser capaz de interceptar y destruir a algunas de las amenazas en vuelo, aunque también es claro que frente a un ataque de tal magnitud la mayoría de estas inevitablemente alcanzarán a sus objetivos.

La aniquilación del país está asegurada y solo queda decidir sobre en qué lugares y con cuánta fuerza se realizará el contraataque. Las armas nucleares del defensor se alistan para ser lanzadas, ya no hay vuelta atrás.

Mientras, todos los intentos de comunicación con el país agresor fallan o son ignorados. Comienzan a surgir reportes de misiles de crucero en vuelo bajo provenientes del Océano Atlántico, lanzados desde submarinos estratégicos y previamente no detectados por sistema defensivo alguno.

Se emite la alerta general de emergencia a la población civil para que se resguarde lo mejor posible, se mantenga alejada de los centros poblacionales más densos y se prepare para los impactos. Pero de pronto toda comunicación sobre el país termina. La energía eléctrica se corta por completo, los radares dejan de funcionar, los vehículos eléctricos se detienen y los celulares, radios y televisiones se apagan totalmente, resultado de las primeras detonaciones nucleares, todavía fuera del planeta, que ionizan la atmósfera y generan devastadores pulsos electromagnéticos.

Llega entonces el Silencio Electrónico Total, que precede a la tormenta. Después de ser informado sobre todas las alternativas posibles, el Presidente activa su maletín nuclear y ordena el lanzamiento de sus misiles balísticos intercontinentales hacia el territorio del agresor, priorizando también objetivos militares de mando y lanzamiento nuclear.

Los buques y submarinos equipados con misiles de crucero de mediano alcance también comienzan a disparar y oficialmente ha comenzado la guerra total nuclear entre Rusia y la OTAN. Para este momento comienzan los primeros impactos sobre el territorio occidental de Rusia y el oriental de la Unión Europea que, por pura proximidad geográfica, son los primeros en quedar devastados. Las principales bases estratégicas de Ucrania, Polonia, Finlandia y los países bálticos son totalmente destruidas por los misiles y los bombarderos de Rusia, mientras que aquellas ubicadas cerca de ciudades como San Petersburgo, quedan devastadas por los europeos.

Sin embargo, Moscú -capital y bastión principal de Rusia- sigue intacta, debido en parte a su formidable escudo antimisiles pero principalmente a que los misiles británicos y franceses, pero sobre todo los estadounidenses, todavía no la han alcanzado.

Comienzan los primeros impactos en todo el resto de la Unión Europea. Los más poderosos misiles balísticos lanzados contra Rusia y los Estados Unidos inician su descenso final. Varios de ellos son interceptados por los escudos antimisiles más avanzados, aún en las capas externas de la atmósfera, con efectividad limitada sin embargo, ahora que la ionización impide el rastreo preciso de las amenazas que se aproximan.

Los bombarderos estratégicos de ambos bandos se preparan para ingresar a territorio hostil y para este momento todos ellos ya han confirmado la orden de ataque nuclear con sus altos mandos. Sin embargo, de manera aún más trágica, cuando comienza la segunda etapa del ataque, donde el resto de misiles balísticos que aún no han sido usados son lanzados antes de ser destruidos por la oleada inicial, su objetivo los centros industriales y la infraestructura energética del enemigo, la gran mayoría de los cuales se encuentran dentro o cerca de grandes centros de poblaciones. Éstas serán las armas que destruirán a las más grandes ciudades de cada uno de los países beligerantes así como a sus habitantes infraestructura y ecosistemas.

Comienza el grueso de los impactos en Rusia, Canadá y Estados Unidos. Los escudos antimisiles de mediano y corto alcance terminan de hacer su trabajo eliminando la mayor cantidad posible de amenazas, pero aún así solo la minoría de estas.

Ya no queda nada más que hacer, la suerte del mundo está echada. Con aproximadamente 2000 armas nucleares detonando en este preciso momento, y otras 2000 en camino a destruir la mayor cantidad posible de centros industriales, económicos y poblacionales, en este punto los civiles que no hayan podido evacuar las grandes ciudades muy probablemente ya no podrán hacerlo y deberán conformarse con hallar el mejor Refugio posible, pues incluso a varios kilómetros de distancia del epicentro del impacto de una bomba nuclear, ésta aún puede resultar letal. Las reservas de agua y comida enlatada que estos pobladores tengan, ya deberían estar terminando de ser introducidas en un refugio subterráneo de concreto.

Los miembros europeos de la OTAN y sus aliados, han quedado completamente devastados. La primera y segunda oleada del fuego nuclear ruso han dejado en ruinas a las grandes ciudades de aquellos países. París, Berlín, Roma, Londres, Varsovia, Helsinki, Praga y Kiev, entre muchas otras, no son ya más que una memoria.

Moscu yace severamente dañada frente al ataque europeo, pero aún se mantienen en pie otras ciudades y centros industriales y económicos, como San Petersburgo. Rostov del Don, Krasnodar o Volgogrado no han tenido la misma suerte.

La noticia de la guerra es ya un tema de interés mundial, y todos los países se preparan para lidiar con las terribles consecuencias de esta.

La segunda oleada de misiles balísticos finalmente alcanza sus objetivos más lejanos. Muchos más dispositivos nucleares llegan al suelo que en la oleada anterior, debido a la total destrucción previa de los escudos antimisiles rusos y estadounidenses.

Prácticamente todos los mayores centros industriales, económicos y poblacionales de Rusia, Canadá y Estados Unidos han quedado completamente destruidos.

Las últimas armas nucleares a disposición de estas potencias ahora contenidas dentro de submarinos estratégicos, que hasta ahora han permanecido ocultos, son lanzadas contra cualquier objetivo que permanezca en pie con la meta de entorpecer por completo el proceso de recuperación postguerra del enemigo.

Este último ataque por parte de ambos bandos lleva poco más de una hora en completarse, después de lo cual las ciudades atacadas por fin quedan en silencio, envueltas en fieras tormentas de fuego que tomarán semanas en extinguirse.

Finalmente, a casi dos horas de haber comenzado la guerra nuclear, llega a su fin. Las vidas perdidas hasta este momento se cuentan en un total estimado de 180 millones, aproximadamente 90 millones por cada bando. Sin embargo este es solo el comienzo de la peor estupidez de nuestra historia, pues ahora empieza la etapa de contaminación radioactiva que se extenderá por todo el planeta durante semanas hasta llegar a su punto más letal en algunos meses.

La contaminación nuclear se ha extendido hasta su punto máximo en todo el mundo, llevada por el viento en forma de polvo hasta los lugares más recónditos. Pero se ha acumulado mayormente en el hemisferio Norte, donde ocurrieron el 100% de los ataques.

Los niveles de radiación oscilan entre los 2.18 Sv en Chile, Argentina, Sudáfrica y Australia, y los 39.8 Sv en Canadá, el norte de Europa y Rusia, lo cual es algo muy malo, pues la dosis letal de radiación (aquella que podría acabar en 30 días con el 50% de las personas sin refugio) es de cuatro a cinco Sv, que, básicamente, abarcaría desde Perú, el Congo y Papúa Nueva Guinea, hacia el Norte.

Para este momento, las fatalidades ya sumarían 200 millones de muertos. Finalmente, al cabo de un año de acontecida la guerra nuclear, el enfriamiento resultante del planeta llegaría a su punto álgido, con las temperaturas en el Ecuador disminuyendo hasta 20º y en el Ártico hasta 98º.

Como resultado directo de este invierno nuclear, las vidas perdidas hasta este momento podrían llegar a sumar 550 millones, pero se estima que la hambruna y escasez resultantes fácilmente podrían acumular otros 5000 millones, es decir un total del 68,4 % de la población mundial total. La enorme mayoría de estas pérdidas, nuevamente se concentraría en el hemisferio norte del planeta, con el 99% de las poblaciones de Estados Unidos, Europa Rusia y China pereciendo en el proceso.

En resumen, si no queremos acabar viviendo en una letal y desolada bola de hielo radioactiva, más nos vale hacer todo lo posible por no aniquilarnos los unos a los otros con las peores armas hasta ahora creadas por la humanidad.

 

*******

 

 
https://www.youtube.com/watch?v=KOKBvYIEEko

 

La inteligencia artificial hizo una proyección de cómo sería el fin del mundo y lo más aterrador es que estamos más cerca de lo que creeríamos.

 

Si no carga el video, haz click en la imagen

*******

 CONFERENCIA MAGISTRAL DEL GENERAL DEL EJÉRCITO ALEMÁN, HARALD KUJAT (DOBLADA AL ESPAÑOL)

¡General alemán desenmascara la OTAN!

Demoliendo mitos de la política, 31 MARZO 2024

 

 

 

General Harald Kujat.
Si el video no carga, hacer click en la imagen

 

Harald Kujat es un general alemán retirado de la Luftwaffe. Se desempeñó como Jefe de Estado Mayor de las fuerzas armadas alemanas, la Bundeswehr, de 2000 a 2002, y como Presidente del Comité Militar de la OTAN de 2002 a 2005.

Harald Kujat representa una de las escasísimas voces críticas en Alemania respecto a la guerra en Ucrania.

En febrero de este año protagonizó una conferencia magistral sobre el tema, en la cual desenmascaró la política imperialista de la OTAN. Por gentileza de NachDenkSeiten y Neutrality Studies presentamos la conferencia magistral doblada al español sin cortes.