¿HA EXISTIDO ALGUNA VEZ LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN EL PSOE? «CULPABLE ME DECLARO…», por Susana Pérez-Alonso. “¿Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?”

La discrepancia es enriquecedora y si no lo entendéis, quienes debéis iros sois vosotros.
 
Los estados de excepción nacen del miedo, y aquí se huele el pavor. Se mata la libertad, se amenaza con expedientes y se hace flaco favor a la candidata impuesta.
 
El pueblo tonto no es y se cansa de ir a trabajar a las 7 de la mañana, mientras ve como algunos no hacen nada más que pasear camino de los ayuntamientos y la Junta General para votar a mayor gloria de las multinacionales y las grandes fortunas que no del pueblo.
 
Está cansado el pueblo, estoy cansada yo, estamos cansándonos todos de que en nombre del PSOE hablen, digan y ejecuten cosas que nunca se nos plantearon a los militantes.
 
Queremos políticos de verdad, no verdulerías que poco o nada hacen por la comunidad, y el PP y el PSOE nos llenan el cerebro de escándalos, de palabras asquerosas lanzadas entre ellos. De programa, de calidad de vida, de calidad de edificación, de ayuda social a los enfermos, a los ancianos, de eso no leo nada ni de unos, ni de otros.
 
Estamos cansados de mangantería, de gente que no trabaja y que su única aspiración es ir en la lista, en la que sea, sin que el resto sepamos qué valores los acompañan, qué méritos en la vida civil tienen.
 
Las ejecutivas no están para demoler el pensamiento contrario a ellas -de nuevo Rodríguez Ibarra-, las ejecutivas son otra cosa que no están demostrando en este momento. Ahora más parecen garrapatas que quieren todo el poder, que quieren chupar la sangre del que se manifiesta en contra.
 
La ejecutiva es otra cosa, no una máquina de arrasar compañeros e ideales. No confundáis esta carta abierta con falta de disciplina, que no lo es.
 
Pero no hablar, no decir lo que se siente, es muy poco socialista, y no se puede acallar la voz del disidente a base de abrir uno o cuarenta expedientes.
 
Eso es la libertad, aceptar hasta lo que no gusta. ¿Vais a expedientarme por posicionarme junto a otros compañeros? ¿Por apoyarlos? ¿Vais a decir esa payasada de que hacer esto es hacer el juego a la derecha? ¿Vais a expedientar a quien pide calidad de vida para el necesitado en más de cinco idiomas? No puede haber expedientes por opinar, simplemente no puede haberlos.
 
La discrepancia es enriquecedora y si no lo entendéis, quienes debéis iros sois vosotros.
 
 
Susana Pérez-Alonso García-Scheredre
CARTA AL DIRECTOR, 9-8-2006
 
La Letra Escarlata

LA CARTA QUE DA LUGAR A TODO...

Escándalo innecesario en la AMSO (Agrupación Municipal Socialista de Oviedo)

 

Sería conveniente que algunos afiliados al PSOE repasasen las palabras de Rodríguez Ibarra en cuanto a la lealtad y la fidelidad. Al igual, les recomiendo que repasen las mías al respecto. Felipe González puede ser una buena guía de lo que expongo e incluso hasta el mismo Alfonso Guerra.

Autoridad no va en contra de libertad. Son compatibles, pero de faltar autoridad moral, algo no cuadra...

El espectáculo lamentable que se está dando desde el PSOE, desde sus órganos ejecutivos, hace sólo honor a una cosa, al ejecutar, en la acepción peor y metafórica que pueda darse a semejante término.

Excepcionar dicen... Excepcionar llaman a quitar la libertad de expresión a los militantes de la AMSO, a montar un escándalo innecesario, a dejar aparcados a otros candidatos a los que les habría gustado presentarse a unas primarias, competencia sana.

Los estados de excepción nacen del miedo, y aquí se huele el pavor. Se mata la libertad, se amenaza con expedientes y se hace flaco favor a la candidata impuesta por la FSA. A priori, esta militante es tan buena como cualquier otro, pero con la decisión tomada por la FSA, se ha devaluado a la candidata de manera notable. ¿Van a imponerle la lista? Los tambores de guerra vuelven a sonar en la AMSO, los teléfonos móviles y los «mails» van cargados. ¿Era necesario montar este bochornoso espectáculo? Da la sensación de que a alguien le gusta que Gabino de Lorenzo se frote las manos al ver el gallinero socialista alborotado, esa sensación da. En política, la habilidad es una virtud. Cuando se carece de ella, mejor irse. Hace semanas que lo digo, por lealtad, fidelidad y disciplina al PSOE. Con las personas, en política, no tengo ninguna ni debo tenerla; en lo personal es diferente. No vivimos en el siglo XIX, ya no; el aparato no puede ni debe comerse al disidente. Ya no hay más gulag en Occidente que Guantánamo, al que he combatido sin desmayo. ¿Ahora vais a volver al pasado? No vamos a dejar que lo hagáis, ya no. Internet funciona, existen los móviles y la libertad avanza aun a pesar de las imposiciones.

El pueblo tonto no es y se cansa de ir a trabajar a las 7 de la mañana, mientras ve como algunos no hacen nada más que pasear camino de los ayuntamientos y la Junta General para votar a mayor gloria de las multinacionales y las grandes fortunas que no del pueblo; cansado de la mala oposición, cansado del mal Gobierno está el pueblo. Ya no vivimos en el pasado, ya no. Habéis coronado de gloria y de votos a Gabino de Lorenzo, con esto le habéis dado más votos aún. No es fiel quien no habla, no es fiel quien no dice lo que opina...

Si alguien piensa en poner una nota anónima diciendo que esto que expreso es fruto de no ser la candidata, me curo en salud volviendo a repetir que nunca quise serlo y renuncié a cualquier paso en ese sentido, por dos motivos: por falta de salud y por falta de interés. Yo siempre voy a ganar, nunca a perder. Así que apoyo a quienes se enfrenten a esta arbitraria, torpe y absurda decisión desde una ejecutiva que salió elegida de un Congreso en el que ahora muchos no vemos reflejado el resultado. Cuestión que he reiterado en la FSA, por escrito y por registro. Nunca se ha respondido. Los silencios están de más en democracia. Los silencios son cómplices del desastre.

Está cansado el pueblo, estoy cansada yo, estamos cansándonos todos de que en nombre del PSOE hablen, digan y ejecuten cosas que nunca se nos plantearon a los militantes. Estamos cansados de ese patio de vecinos en que se convierte LA NUEVA ESPAÑA publicando esos artículos, desde el PSOE y desde el PP, en los que se amaga y no se da, en los que se habla de la vida personal y no de propuestas. Estamos cansados de ver cómo en las listas van personas que no tienen más oficio que el de tener la lengua muy marrón -permítaseme la grosería encubierta-. Queremos políticos de verdad, no verdulerías que poco o nada hacen por la comunidad, y el PP y el PSOE nos llenan el cerebro de escándalos, de palabras asquerosas lanzadas entre ellos. De programa, de calidad de vida, de calidad de edificación, de ayuda social a los enfermos, a los ancianos, de eso no leo nada ni de unos, ni de otros. Nos estamos cansando de ver cómo los pantalones vaqueros marcan lo que está claro que después no tienen. Al parecer, el voto fue por unanimidad, pues los que están en esa ejecutiva con mi apoyo y el de otros compañeros, que sepan que no nos representan, los pusimos ahí para defender la democracia, la honestidad y la libertad, incluido dentro del partido. Estamos cansados de mangantería, de gente que no trabaja y que su única aspiración es ir en la lista, en la que sea, sin que el resto sepamos qué valores los acompañan, qué méritos en la vida civil tienen. Ésa es la clave de muchas cosas: la vida civil, las organizaciones ciudadanas y el poco respeto que desde el aparato de los partidos se les demuestra. Las ejecutivas no están para demoler el pensamiento contrario a ellas -de nuevo Rodríguez Ibarra-, las ejecutivas son otra cosa que no están demostrando en este momento. Ahora más parecen garrapatas que quieren todo el poder, que quieren chupar la sangre del que se manifiesta en contra.

La ejecutiva es otra cosa, no una máquina de arrasar compañeros e ideales. No confundáis esta carta abierta con falta de disciplina, que no lo es. Ahora, si queréis, podéis darme una dosis de disciplina inglesa, siempre podéis hacerlo. Pero no hablar, no decir lo que se siente, es muy poco socialista, y no se puede acallar la voz del disidente a base de abrir uno o cuarenta expedientes. Si expedientáis a un escritor, luchador por las libertades desde tiempos de la dictadura; si expedientáis a un candidato a la secretaría general del PSOE; si expedientáis a un escritor con miles de libros en la calle, traducido a varios idiomas, estudiado en universidades de USA, Canadá, etcétera, alguien cuyos libros están en todos los institutos Cervantes del mundo, alguien que salió a la calle a defender la paz en Irak, alguien que escribió el primer artículo pidiendo que al presidente Aznar se le juzgase en el TPI, alguien que combate la derecha económica y sus raíces profundas, alguien de quien nadie podrá decir jamás que se ha vendido, alguien que intenta desde siempre vivir como una auténtica socialista, entregando parte de sus ganancias al bien común, a los más necesitados; si expedientáis a alguien así, no podréis decir que es por falta de disciplina, se llama coherencia. ¿Vais a expedientarme por ser coherente? ¿Vais a expedientarme por decir que la ley de la memoria histórica se ha quedado corta, que hay que desenterrar a todos los muertos, sacarlos de las cunetas y darles digna sepultura? Eso sí, sin prohibir el 20-N en el Valle de los Caídos, que la libertad, guste o no, va en todas direcciones, y si los seguidores de Franco quieren ir, tienen derecho a hacerlo. Eso es la libertad, aceptar hasta lo que no gusta. ¿Vais a expedientarme por posicionarme junto a otros compañeros? ¿Por apoyarlos? ¿Vais a decir esa payasada de que hacer esto es hacer el juego a la derecha? ¿Vais a expedientar a quien pide calidad de vida para el necesitado en más de cinco idiomas? No puede haber expedientes por opinar, simplemente no puede haberlos. La discrepancia es enriquecedora y si no lo entendéis, quienes debéis iros sois vosotros.

Catilina, Catilina... A mi la paciencia se me ha agotado hace tiempo.

NOTA BENE: Es Catilina, no es que exista una candidata que se llame Catalina, que, dado el nivel de formación de algunos, puede que no lo entiendan...

Susana Pérez-Alonso García-Scheredre

Oviedo

"NADA TE ESPANTE", por Susana Pérez-Alonso García-Scheredre

*******

Por Sentencia de 22 de diciembre de 2016, del Pleno del Tribunal Constitucional, dictada en el Recurso de Amparo nº 6237/2011 , ha sido desestimada la Demanda de Amparo (1ª parte)(2ª parte) formulada por la escritora y militante del PSOE, Doña Susana Pérez-Alonso, contra la sanción que le fue impuesta (suspensión de militancia por 20 meses) por la Comisión Ejecutiva Regional del PSOE en Asturias, con motivo de sus críticas al acuerdo de 27 de julio de 2006 de la Comisión Ejecutiva de la Federación Socialista Asturiana de solicitar a la Comisión Federal de listas la exclusión de Oviedo del proceso de primarias en las elecciones municipales a celebrar en 2007; críticas expresadas en una carta publicada en el periódico La Nueva España, de 9 de agosto de 2006.

*****

CULPABLE ME DECLARO…

Por Susana Pérez-Alonso

La Letra Escarlata

 

De no haber guardado silencio ante lo que consideré injusto sin importarme las consecuencias, nunca lo he guardado.

De admirar a Quevedo y despreciar a quienes lo encarcelaron

De no tener amo ni dogal

De tener miedo, mucho miedo, pero vencerlo

De navegar la vida como si fuese un mascaron de proa

De creer que la Justicia y la Ley han de ser justas

De creer en una justicia despolitizada

De tener pensamiento propio

De no haber cobrado jamás por las labores sociales que realizo

De haber plantado cara de frente a quien quiso manejarme

De saber y creer firmemente que falta de cojones es falta de valor y no impotencia

De saber que  si hubiese sido un macho alfa y no una mujer, alfa por supuesto, jamás habrían usado determinados argumentos en las alegaciones del PSOE

De pensar y defender que nadie pueda ser candidato a nada en la política sin haber trabajado antes pagándose su Seguridad Social, de saber lo que es madrugar para poder pagar las facturas.

De pensar que no se puede vivir eternamente de los cargos políticos

De pensar que es falaz decir que los políticos en este país ganan poco

De pensar que los políticos no tienen más derechos que yo

De pensar que si alguien se siente injuriado debería haberme llevado a los Tribunales y demostrar tal cosa.

De pensar que en política, mi FIDELIDAD SE LA DEBO A ESPAÑA Y A SUS CIUDADANOS, a nadie más. Pese a pensar, al parecer, soy una adultera política. Creo que es el primer caso de la historia. Pues sea, ya me estoy bordando la letra A. La portaré con orgullo tal que en la Letra escarlata.

Yo no soy Galileo, así que no negaré ni una coma, ni un punto ni una palabra de la carta por la que se me castiga: SE MUEVE, SE MOVÍA Y SE MOVIÓ.

 

Marco Tulio Cicerón

 

LA CONSPIRACIÓN DE CATILINA

Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?” (“¿Hasta cuándo abusarás de nuestra paciencia, Catilina?”)

Cicerón – Catalinarias X

Defensa de Julio César en el Senado (Salustio Crispo – De Catilinae coniuratione):

«Todos los hombres, senadores, que deliberan acerca de cuestiones dudosas, conviene que estén libres de todo tipo de odio, amistad o ira. No es fácil que el ánimo provea la verdad cuando las pasiones se oponen y nadie obedece a la vez a su propio capricho y a su propio interés. El ánimo prevalece si el talento lo hace; si el capricho está en su lugar, no tiene fuerza alguna. Puedo recordarles, senadores, que un gran número de reyes y pueblos, impulsados por la ira y por la misericordia, cometieron malas decisiones; sin embargo, prefiero mencionar las cosas que nuestros mayores hicieron contra el capricho de su ánimo. En la guerra macedónica que nuestros antepasados tuvieron con el rey Perseo, la magnífica ciudad de los rodios, que había crecido gracias a los nuestros, nos resultó infiel, pero tras el fin de la guerra nuestros antepasados no los castigaron, para que no piensen que habíamos comenzado la guerra por las riquezas y no por la injuria recibida. Así mismo durante las Guerras Púnicas, a pesar de que el enemigo mató a gran cantidad de civiles, incluso en las treguas, los nuestros no lo hicieron, no porque no pudieran hacerlo, pues las oportunidades las tuvieron, sino porque no lo consideraban digno, y pensaban que la justicia de otra nación se les vendría algún día contra ellos. De la misma manera, senadores, debéis prevenir que no prevalezca en vosotros el crimen de Publio Léntulo y los suyos por encima de vuestra dignidad; por tanto no obedezcáis a la ira más que a vuestra reputación. Si se encuentra un castigo adecuado para todos ellos, lo apruebo; pero si la magnitud del delito supera nuestra imaginación, pienso que habría que utilizar aquellos que las leyes disponen. Muchos de los que opinaron antes que yo se han conmiserado de la caída de la república; pues enumeraron gran cantidad casos en que se demostraban la crueldad de las guerras, las cosas que a veces le sucedían a los vencidos, que eran robadas las madres, que los niños les eran arrebatados a sus padres y eran tratados mal por los vencedores, que los templos y las casas eran saqueadas, que se producían matanzas, incendios y finalmente terminaba todo lleno de cadáveres, armas, sangre y luto. Sin embargo, ¡por los dioses inmortales!, ¿hacia dónde tiende semejante discurso?, ¿acaso a haceros enemigos de la conjuración? ¡Evidentemente! Aquél que una cuestión de tanta magnitud y atrocidad no lo conmueve, tampoco lo hará mi discurso. A ninguno de los mortales les parecen pequeñas las injusticias que se están cometiendo, muchos las consideran más graves de lo que la justicia puede tolerar, pues cada uno, senadores, tiene una libertad diferente. En nuestros tiempos, cuanto más baja es la condición social, más mínima es la libertad; por lo que no conviene simpatizar ni odiar, pero mucho menos airearse. Lo que en unos se llama iracundia, se denomina en el ejercicio del poder soberbia y crueldad. Por cierto, yo pienso de este modo, senadores: todos los castigos son menores que los crímenes de aquéllos, pero la mayor parte de los mortales recuerda lo pasado, y en cuanto a los rebeldes, se olvidan del crimen y empiezan a discutir acerca del castigo, sobre todo respecto de la severidad de éste. Décimo Junio Sejano, del que no me cabe duda que es un hombre valiente y firme, lo que dijo, lo hizo por afición a la República, y él no ejerce en este asunto ni el favor ni las amistades, pues conozco la moderación de este hombre. A decir verdad, no me parece cruel su discurso debido a que ningún castigo a personas de tal condición se lo puede considerar de esa manera, sino extraño a nuestra constitución. En efecto, el temor o la injusticia te llevaron, Sejano, cónsul electo, a discernir este castigo no previsto por la ley. El temor es sólo una forma prolija de hablar, y esto se debe a la ligereza del próximo cónsul al haber tantas personas levantadas en armas. Sobre el castigo puedo dar por cierto que para el luto y las desgracias la muerte es un alivio de las penurias, no un castigo; pues la muerte disuelve todas las desgracias de los mortales, debido a que más allá no hay lugar para la penuria ni para el goce. Sin embargo, ¡por los dioses inmortales!, ¿por qué razón no añadisteis a tu opinión que antes fueran azotados con latigazos?, ¿tal vez porque lo prohíbe la Ley Porcia? Sin embargo, otras leyes también ordenan que a los ciudadanos condenados no se les mate sino que se los envíe al exilio. ¿Acaso porque es más grave ser azotado que muerto?, mientras que por otro lado, ¿qué castigo es demasiado duro para hombres culpables de tan grande crimen? En caso de que se aplique el castigo del azote, que es más leve, ¿cómo se llega a temer la ley en una situación menor cuando se ha pasado por alto en cuestiones mayores? En efecto, ¿quién reprobará lo que se haga con los asesinos de la República? El tiempo, la fecha, la fortuna, cuyo capricho gobierna los pueblos. A ellos les sucederán muchas cosas merecidamente, pero vosotros, senadores, considerad qué cosas decís sobre los otros. Todos los malos ejemplos han nacido de buenas cosas; sin embargo, cuando el poder del mando llega a los que lo ignoran o a los deshonestos, aquel poder pasa de dignos a los seres indignos o merecedores de castigo. Los lacedemonios, vencidos por los atenienses, les impusieron treinta hombres para manejar su república. Estos comenzaron por asesinar sin juicio a los que eran mal vistos por todos, por lo que el populacho se alegró diciendo que se había cumplido justicia».

*****

 

 

LA NOVELA  PRESUNTAMENTE PLAGIADA EN LA SERIE DE TVE "LA SEÑORA"

La asturiana Susana Pérez-Alonso, a juicio contra TVE por presunto plagio de ‘La Señora’

La justicia dilucidar si la novela ‘Melania Jacoby’ que la asturiana registró en 2006 es el que se usó para hacer el guión de la serie

EL COMERCIO.ES

12 de mayo de 2015

SUSANA PEREZ ALONSO

 

Esta semana se escribirá un nuevo capítulo en la vida de la escritora Susana Pérez-Alonso y García-Scheredre (Santullano de Mieres, 1958) porque tanto hoy como mañana, los juzgados de lo Penal número 25 de Madrid y número 1 y 4 de Oviedo, juzgarán el caso en el que ha denunciado a la guionista de la exitosa serie de TVE La Señora, Virginia Yagüe Romo, por presunto plagio de su novela Melania Jacoby.

La historia de esta asturiana, finalista del premio La sonrisa vertical en el año 2000, registró su novela Melania Jacoby en Ediciones B en el año 2006, dos años antes de que Televisión Española estrenase su laureada serie. Allí se quedó el manuscrito, sin publicar, hasta que amigos que habían leído su manuscrito la avisaron de que La señora era, en realidad, su historia llevada a la tele. La escritora contactó entonces con la productora para pedir explicaciones, pero se limitaron a contestarle que la autoría de la idea original era «del departamento de ficción de RTVE» y no de Virginia Yagüe Romo.

Idas y venidas sacudieron a la escritora desde entonces hasta que hace apenas unos meses, en septiembre del pasado año, recibiera la noticia de que se admitía a trámite su demanda y que el juicio oral, por la vía de lo penal, al calificarse los hechos como un delito contra la propiedad intelectual, empezaría mañana. El Magistrado-Juez Pedro Antonio Domínguez Morales tendrá ahora que dilucidar si el texto de la asturiana es el que se usó para hacer el guión de la serie. Las declaraciones tendrán lugar tanto hoy como mañana en Madrid y Oviedo (a través de videoconferencia en el emplazamiento asturiano).

***

Enlace a toda la documentación relativa a este caso.

Enlace a la Sentencia del Tribunal Constitucional

*****

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*