#CORONAVIRUS: Joseph Stiglitz en «The Lancet». LA PANDEMIA SOCIAL en las revistas médicas especializadas. «Hay Plagas y víctimas, y nada más» (Camus, La Peste)

DESCARGA  LIBRO  LA PESTE, de A. Camus

INDICE PANDEMIA CORONAVIRUS

***

"Al fin comprendí, por lo menos, que había sido yo también un apestado durante todos esos años en que con toda mi vida había creído luchar contra la peste"

 

 

 "Al fin comprendí, por lo menos, que había sido yo también un apestado durante todos esos años en que con toda mi vida había creído luchar contra la peste. Comprendía que había contribuido a la muerte de miles de hombres, que incluso la había provocado, aceptando como buenos los principios y los actos que fatalmente la originaban. Los otros no parecían molestos por ello, o, al menos, no lo comentaban nunca espontáneamente. Yo tenía un nudo en la garganta. Estaba con ellos y, sin embargo; estaba solo. Cuando se me ocurría manifestar mis escrúpulos me decían que había que pensar bien las cosas que estaban en juego y me daban razones a veces impresionantes para hacerme tragar lo que yo no era capaz de digerir. Yo les decía que los grandes apestados, los que se ponen las togas rojas, tienen también excelentes razones y que si admitía las razones de fuerza mayor y las necesidades invocadas por los apestados menores, no podía rechazar las de los grandes. Ellos me hacían notar que la manera de dar la razón a los de las togas rojas era dejarles el derecho exclusivo a sentenciar. Pero yo me decía que si cedía a uno una vez no había razón para detenerse. Creo que la historia me ha dado la razón y que hoy día están a ver quién es el que más mata. Están poseídos por el furor del crimen y no pueden hacer otra cosa.

"En todo caso, mi asunto no era el razonamiento; era el búho rojo, esa cochina aventura donde aquellas cochinas bocas apestadas anunciaban a un hombre entre cadenas que tenía que morir y ordenaban todas las cosas para que muriese después de noches y noches de agonía, durante las cuales esperaba con los ojos abiertos ser asesinado. Era el agujero en el pecho. Y yo me decía, mientras tanto, que por mi parte me negaré siempre a dar una sola razón, una sola, lo oye usted, a esta repugnante carnicería. Sí, me he decidido por esta ceguera obstinada mientras no vea más claro.

"Desde entonces no he cambiado. Hace mucho tiempo que tengo vergüenza, que me muero de vergüenza de haber sido, aunque desde lejos y aunque con buena voluntad, un asesino yo también. Con el tiempo me he dado cuenta de que incluso los que eran mejores que otros no podían abstenerse de matar o de dejar matar, porque está dentro de la lógica en que viven, y  he comprendido que en este mundo no podemos hacer un movimiento sin exponernos a matar. Sí, sigo teniendo vergüenza, he llegado al convencimiento de que todos vivimos en la peste y he perdido la paz. Ahora la busco, intentando comprenderlos a todos y no ser enemigo mortal de nadie. Sé únicamente que hay que hacer todo lo que sea necesario para no ser un apestado y que sólo eso puede hacernos esperar la paz o una buena muerte a falta de ello. Eso es lo único que puede aliviar a los hombres y si no salvarlos, por lo menos hacerles el menor mal posible y a veces incluso un poco de bien.

"Por eso me he decidido a rechazar todo lo que, de cerca o de lejos, por buenas o por malas razones, haga morir o justifique que se haga morir.

"Por esto es por lo que no he tenido nada que aprender con esta epidemia, si no es que tengo que combatirla al lado de usted. Yo sé a ciencia cierta (sí, Rieux, yo lo sé todo en la vida, ya lo está usted viendo) que cada uno lleva en sí mismo la peste, porque nadie, nadie en el mundo está indemne de ella. Y sé que hay que vigilarse a sí mismo sin cesar para no ser arrastrado en un minuto de distracción a respirar junto a la cara de otro y pegarle la infección. Lo que es natural es el microbio. Lo demás, la salud, la integridad, la pureza, si usted quiere, son un resultado de la voluntad, de una voluntad que no debe detenerse nunca. El hombre íntegro, el que no infecta a casi nadie es el que tiene el menor número posible de distracciones. ¡Y hace falta tal voluntad y tal tensión para no distraerse jamás! Sí, Rieux, cansa mucho ser un pestífero. Pero cansa más no serlo. Por eso hoy día todo el mundo parece cansado, porque todos se encuentran un poco pestíferos. Y por eso, sobre todo, los que quieren dejar de serlo llegan a un extremo tal de cansancio que nada podrá librarlos de él más que la muerte.

"Desde ese tiempo sé que yo ya no sirvo para el mundo y que a partir del momento en que renuncié a matar me condené a mí mismo en un exilio definitivo. Los otros serán los que harán la historia. Sé también que no puedo juzgar a esos otros. Hay una condición que me falta para ser un razonable asesino. Por supuesto, no es ninguna superioridad. Me avengo a ser lo que soy, he conseguido llegar a la modestia. Sé únicamente que hay en este mundo plagas y víctimas y que hay que negarse tanto como le sea a uno posible a estar con las plagas. Esto puede que le parezca un poco simple y yo no sé si es simple verdaderamente, pero sé que es cierto. He oído tantos razonamientos que han estado a punto de hacerme perder la cabeza y que se la han hecho perder a tantos otros, para obligarle a uno a consentir en el asesinato, que he llegado a comprender que todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro. Entonces he tomado el partido de hablar y obrar claramente, para ponerme en buen camino. Así que afirmo que hay plagas y víctimas, y nada más. Si diciendo esto me convierto yo también en plaga, por lo menos será contra mi voluntad. Trato de ser un asesino inocente. Ya ve usted que no es una gran ambición.

"Claro que tiene que haber una tercera categoría: la de los verdaderos médicos, pero de éstos no se encuentran muchos porque debe ser muy difícil. Por esto decido ponerme del lado de las víctimas para evitar estragos. Entre ellas, por lo menos, puedo ir viendo cómo se llega a la tercera categoría, es decir, a la paz.

" Cuando terminó, Tarrou se quedó balanceando una pierna y dando golpecitos con el pie en el suelo de la terraza. Después de un silencio, el doctor se enderezó un poco y preguntó a Tarrou si tenía una idea del camino que había que escoger para llegar a la paz.

-Sí, la simpatía". 

Albert Camus, "La Peste" 

♦♦♦♦♦

 

Joseph Stiglitz

 

Por qué la desigualdad podría propagarse con COVID-19

Por Faheem Ahmed, Na'eem Ahmed, Christopher Pissarides y Joseph Stiglitz

2 abril 2020

THE LANCET 

 

Las pandemias rara vez afectan a todas las personas de manera uniforme. La Peste Negra en el siglo XIV redujo la población mundial en un tercio, con el mayor número de muertes observadas entre las poblaciones más pobres.  1  Densamente poblada de campesinos desnutridos y con exceso de trabajo, la Europa medieval era un caldo de cultivo fértil para la peste bubónica. Siete siglos después, con un producto interno bruto mundial de casi US $ 100 billones, ¿nuestro mundo cuenta con los recursos adecuados para prevenir otra pandemia?  2  La evidencia actual de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) sugeriría lo contrario.
 
Las estimaciones indican que COVID-19 podría costarle al mundo más de $ 10 billones,3   aunque existe una considerable incertidumbre con respecto al alcance del virus y la eficacia de la respuesta política. Por cada punto porcentual de reducción en la economía global, más de 10 millones de personas se ven sumidas en la pobreza en todo el mundo. Teniendo en cuenta que las poblaciones más pobres tienen más probabilidades de tener afecciones crónicas, esto las pone en mayor riesgo de mortalidad asociada con COVID-19. Dado que la pandemia ha perpetuado una crisis económica, las tasas de desempleo aumentarán sustancialmente y las redes de seguridad social debilitadas amenazan aún más la salud y la inseguridad social.
 
El trabajo nunca debe hacerse a expensas de la salud de un individuo ni de la salud pública. En los EE. UU., ya se han documentado casos de facturas médicas inesperadas para pacientes sin seguro tratados por COVID-19 y transportistas que continúan trabajando por temor a ser despedidos. 4  A pesar de que las salvaguardas de empleo se convirtieron en ley recientemente en algunos países de altos ingresos, como el Reino Unido y los Estados Unidos, los grupos de bajos ingresos desconfían de estas garantías ya que tienen experiencia en dificultades de larga data para mantenerse en sistemas de beneficios complejos y muchos trabajadores (incluidos los autónomos) pueden olvidarse en dichos planes de contingencia. Las implicaciones de protecciones financieras inadecuadas para los trabajadores de bajos salarios son más evidentes en países con niveles más altos de pobreza extrema, como India.
 
En pandemias recientes, como el síndrome respiratorio del Medio Oriente, los médicos fueron vectores de transmisión de enfermedades debido a pruebas inadecuadas y equipos de protección personal ineficientes o ausentes.  5  La historia parece repetirse, con médicos que comprenden más de una décima parte de todos los casos de COVID-19 en España e Italia. Con una escasez mundial proyectada de 15 millones de trabajadores de la salud para 2030, los gobiernos han dejado al personal esencial expuesto en este momento de necesidad.
 
Las poblaciones pobres que carecen de acceso a los servicios de salud en circunstancias normales son las más vulnerables en tiempos de crisis. La información errónea y la falta de comunicación afectan desproporcionadamente a las personas con menos acceso a los canales de información, por lo que es más probable que ignoren las advertencias sanitarias del gobierno. 6  Con la introducción de medidas de distanciamiento físico, la cobertura doméstica de internet debe hacerse omnipresente.
 
La respuesta desigual a COVID-19 ya es evidente. Las expectativas de vida saludable y las tasas de mortalidad históricamente han sido marcadamente desproporcionadas entre las poblaciones más ricas y más pobres. Los efectos completos de COVID-19 aún no se han visto, mientras que la enfermedad comienza a extenderse a los entornos más frágiles, incluidas las zonas de conflicto, las cárceles y los campos de refugiados. A medida que la economía mundial se sumerge más profundamente en una crisis económica y los programas de rescate del gobierno continúan priorizando la industria, los escasos recursos y las decisiones de asignación de fondos deben apuntar a reducir las inequidades en lugar de exacerbarlas.
 
 

 

 

COVID y la convergencia de tres crisis en Europa

Por Kayvan Bozorgmehr, Victoria Saint,  Alexandra Kaasch,  David Stuckler  y Alexander Kentikelenis

3 abril 2020

THE LANCET 

 

A medida que la pandemia de coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) golpea a Europa, converge e interactúa con tres crisis mundiales que la harán propagarse aún más: gobernanza, economía y migración. 1. Aunque estas crisis tienen raíces diferentes, las tres reflejan la falta de mecanismos para producir y proteger bienes públicos esenciales para una respuesta política efectiva. Comprender cómo se cruzan estas crisis y el alcance de una posible respuesta transnacional en toda Europa es crucial.
 
Volviendo primero a la gobernanza, la pandemia continua y devastadora está exponiendo los límites no solo de las políticas nacionales de preparación y mitigación, sino también de los sistemas de gobernanza transnacionales para organizar y administrar bienes públicos, como el apoyo a la atención médica. A medida que el brote de Italia se aceleró, el 26 de febrero de 2020, los líderes del país solicitaron equipos de protección personal y ventiladores adicionales al Centro de crisis de la UE, cuando a mediados de marzo los estados miembros de la UE comenzaron a enviar suministros, a través del Centro de Coordinación de Respuesta a Emergencias 2 de la UE,  en ese momento China ya estaba proporcionando expertos médicos, suministros y equipos.3

 
La segunda crisis es económica: La recesión que acompaña a la pandemia de coronavirus provocará picos en el desempleo y pérdida de ingresos, especialmente entre aquellos países que ya están en posiciones precarias. Una década de austeridad después de la crisis financiera de 2007-08 ha tenido efectos devastadores para la sanidad 4 y  servicios sociales,  5 y ha hecho que los grupos desfavorecidos sean aún más vulnerables a los impactos socioeconómicos de la pandemia. Hasta la fecha, no existe un escudo de protección social en toda la UE o un suelo social mínimo. Además, aquellos que tienen las dificultades más económicas pueden no ser capaces de adherirse al distanciamiento físico de manera efectiva, ya que buscan continuar trabajando, lo que empeora los riesgos de transmisión del virus. Los sistemas de salud pública en varios países de la UE, aún con capacidad reducida debido a medidas de austeridad, enfrentan limitaciones importantes para responder de manera efectiva a la pandemia.
 
En tercer lugar, la crisis migratoria que comenzó en 2015 y que se reavivó en los últimos meses plantea un gran desafío. Los intentos de resolver los solicitantes de asilo y refugiados en toda Europa han fracasado 6  y reveló la limitada solidaridad dentro de la UE. Los países fronterizos como Italia o Grecia están luchando para manejar la situación, en parte debido al inadecuado apoyo financiero, técnico e institucional de otros países europeos. La pandemia presenta una complicación adicional, ya que los fondos se están desviando de los servicios para refugiados,  7  y algunos han culpado a los migrantes por importar enfermedades.8  Los posibles brotes de SARS-CoV-2 en instalaciones de refugiados superpobladas, con poco personal y con pocos recursos podrían convertirse en desastres para la salud.
 
¿Cómo podría haber una respuesta adecuada a estas crisis convergentes? Las estrategias nacionales no serán suficientes, ya que las respuestas disfuncionales a las crisis se deben en parte a la falta de mecanismos supranacionales efectivos para proporcionar bienes públicos. Como fronteras subnacionales, y luego las fronteras nacionales comenzaron a cerrarse y la UE se convirtió en el epicentro de la pandemia, la coordinación supranacional, la gobernanza y las medidas distributivas recíprocas, por ejemplo, para la coproducción de bienes públicos, se necesitan más que nunca. Un mecanismo de respuesta distributivo efectivo y recíproco de la UE debe garantizar que los recursos económicos, sociales, tecnológicos y de salud se compartan de manera más equitativa y con un espíritu de solidaridad entre los estados miembros de la UE.
 
Lamentablemente, hasta ahora existe una renuencia generalizada a contribuir a la provisión equitativa de bienes públicos. La salud es uno de los sectores donde la resistencia de los miembros de la UE a la soberanía transnacional se ha mantenido más fuerte,  9  y los países vuelven a servir intereses unilaterales a nivel nacional a costa de respuestas de políticas colectivas a desafíos compartidos. Solo en el siglo XXI, Europa experimentó la primera epidemia de SARS en 2003, un colapso financiero importante en 2008 y una crisis migratoria en 2015. Sin embargo, los mecanismos transnacionales de gestión y resolución de crisis se mantuvieron ad hoc y limitados.
 
Un paso positivo es el del Banco Central Europeo, que anunció un compromiso sin límites para proteger las economías europeas el 19 de marzo de 2020, mediante la compra de deuda soberana y corporativa, entre otras medidas.  10  Dicha acción audaz transnacional se puede imitar en otras áreas, incluido el desarrollo de proyectos de inversión pública a gran escala, políticas de cohesión social y medidas redistributivas para llegar a las poblaciones más afectadas. Después de años de promover la austeridad fiscal y la desregulación económica, ahora es el momento para que las instituciones europeas intervengan activamente para proteger la salud y el bienestar de la población. La prevención eficaz de enfermedades y una mejor protección social en toda la UE solo se pueden lograr mediante la reasignación de competencias a través de diferentes niveles de políticas, y mediante la implementación de soluciones globales (incluida la recomendación de los Pisos de Protección Social global de la Organización Internacional del Trabajo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los derechos, con enfoques basados ​​en migrantes y refugiados)  que ya están sobre la mesa.
 

*Kayvan Bozorgmehr, Victoria Saint, Alexandra Kaasch, David Stuckler, Alexander Kentikelenis
kayvan.bozorgmehr@uni-bielefeld.de
Department of Population Medicine and Health Services Research, School of Public Health (KB, VS) and Faculty of Sociology (AKa), Bielefeld University,
D-33501 Bielefeld, Germany; Social Determinants, Equity & Migration Group, Department of General Practice & Health Services Research, Heidelberg
University Hospital, Heidelberg, Germany (KB); Department of Social and Political Sciences, Bocconi University, Milan, Italy (DS, AKe0; and Centre for
Global Health Inequalities Research (CHAIN), Norwegian University of Science and Technology, Trondheim, Norway (AKe)
 
 
 
 
 

 

SARS-CoV-2: Miedo versus datos

 

Por Audrey Giraud-Gatineau , Marie-Thérèse Jimen, Jean-Marc Rolain, Christine Zandotti , Philippe Colson, Didier Raoult 

5 abril 2020

ScienceDirect

 

Destacar

Comparación de las tasas de incidencia y mortalidad de cuatro coronavirus comunes que circulan en Francia con los del SARS-CoV-2 en los países de la OCDE.

A partir del 2 de marzo de 2020, 90 307 pacientes habían dado positivo por SARS-CoV-2 en todo el mundo, con 3086 muertes (tasa de mortalidad del 3,4%).

A partir del 2 de marzo de 2020, entre los países de la OCDE, 7476 pacientes habían dado positivo por SARS-CoV-2, con 96 muertes (tasa de mortalidad del 1.3%)

A partir del 2 de marzo de 2020, en Francia, 191 personas habían dado positivo por SARS-CoV-2, con tres muertes (tasa de mortalidad del 1,6%).

En los países de la OCDE. La tasa de mortalidad por SARS-CoV-2 (1.3%) no es significativamente diferente de la de los coronavirus comunes identificados en los hospitales públicos de Marsella, Francia (0.8%; P= 0.11).

El problema del SARS-CoV-2 probablemente se sobreestima, ya que 2.6 millones de personas mueren de infecciones respiratorias cada año en comparación con menos de 4000 muertes por SARS-CoV-2 al momento de la redacción.

 

1 . Introducción

Coronaviridae representa una familia muy importante de virus animales y humanos [1 , 2] que están en permanente circulación. Cuatro coronavirus humanos comunes (HKU1, NL63, OC43 y E229) causan del 10 al 20% de las infecciones respiratorias en todo el mundo y están presentes en todos los continentes [3] , [4] , [5] , [6] , [7] , [8 ] , [9] , [10] , [11] , [12] , [13] , [14] ( Tabla 1) La mortalidad está mal evaluada, pero está claro que hay portadores crónicos y portadores asintomáticos. Los estudios han demostrado que hay tantos portadores asintomáticos como pacientes sintomáticos [3 , 9] . Se han reportado tres episodios epidémicos de coronavirus emergentes. El primer coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) tuvo muy poco impacto en la morbilidad y mortalidad global, con más de 8000 casos reconocidos y 774 muertes [15 , 16] . El segundo, el virus del coronavirus del Síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS), permaneció localizado en Arabia Saudita, con una pequeña epidemia de infecciones principalmente nosocomiales en Corea del Sur [17]. El coronavirus MERS, como el coronavirus del SARS, destacó el gran peligro de transmisión nosocomial al personal de atención médica, cuya salud es esencial en estas epidemias [18] . Finalmente, el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que apareció en diciembre de 2019, se ha expandido y ahora ha afectado a más de 90 000 personas en todo el mundo [2 , 19 , 20] . En el  momento de escribir este artículo, un número significativo de casos había ocurrido en el Lejano Oriente. Es incontestablemente contagioso, ya que un estudio cuasi-experimental en el crucero Diamond Princess mostró que el confinamiento de pacientes infectados con pacientes no infectados resultó en una infección rápida de los pacientes no infectados, lo que llevó a 700 casos adicionales a bordo [21]. Sin embargo, los coronavirus en circulación común siguen siendo predominantes debido a su distribución global y su mortalidad no despreciable [14 , 22] . El objetivo de este estudio fue compartir la experiencia de un laboratorio de referencia que representa aproximadamente el 1% de las infecciones respiratorias graves y diagnosticadas, particularmente estacionales, en Francia. Esto permitirá evaluar la mortalidad relativa de diferentes coronavirus humanos presentados en hospitales en Marsella en comparación con la del SARS-CoV-2.

 

Tabla 1 . Estudios que probaron el coronavirus en pacientes con fiebre en varios países.

Primer autor [número de referencia]

País

Casos probados ( n )

Diagnóstico de coronavirus

Trombetta [7]

Brasil

775

7.6%

Zhang [10]

Guangzou, China

13 048

244 (2,25%)

Zeng [11]

Guangzou, China

11 399

489 (4,3%)

Killerby [14]

Estados Unidos

18 806

2,2%

Kiyuka [13]

Kenia

5573

10,1%

Owusu [9]

Ghana

593 casos

13,7%

Cubo [30]

Sudáfrica

620 controles
214 (tuberculosis)

10.5%
8%

Sipulwa [12]

Kenia

417

8.4%

Subramoney [31]

Sudáfrica

860

4.8%

Nunes [32]

Sudáfrica

1026

15%

Le-Viet [3]

Vietnam

378

4 (1,05%)

 

2 . Materiales y métodos

La Asistencia  Publica  Hospitalaria de Marsella (AP-HM) cubre todos los hospitales públicos de Marsella, incluidos cuatro hospitales universitarios: el Hospital La Timone, el Hospital Concepción, el Hospital Norte y el Hospital Sur; esto corresponde a 3.400 camas y 125.000 admisiones cada año [23] . El laboratorio de diagnóstico de infección por IHU Méditerranée prueba todas las muestras de AP-HM en las que se sospecha virus respiratorios. La biología molecular se usa para el diagnóstico. Los resultados son monitorizados por un sistema de vigilancia automatizado semanal en el laboratorio de diagnóstico, junto con un sistema de información de laboratorio (Nexlabs) [23] . Los datos epidemiológicos del SARS-CoV-2 se obtuvieron a través de una plataforma en línea que recopila datos de agencias públicas [24]. Los análisis estadísticos se realizaron con el software BiostatGV.

 

3 . Resultados

En 2016, hubo 594.000 muertes en Francia; El 59,2% de estas muertes ocurrieron en un centro de asistencia [25] . En el mismo año, AP-HM reportó 2854 muertes. Como tal, se puede estimar que aproximadamente el 0,8% de las muertes en centros de asistencia en Francia ocurrieron en hospitales AP-HM. Esta estimación proporciona una aproximación del número de personas afectadas por un patógeno en Francia de acuerdo con el número de personas que murieron cada año en los hospitales AP-HM.

Desde el 1 de enero de 2013 hasta el 31 de diciembre de 2019, el laboratorio de diagnóstico de infecciones de IHU Méditerranée probó 21.662 muestras. Entre estos, 770 muestras fueron positivas para coronavirus, con ocho muertes (tasa de mortalidad del 1%). Entre los coronavirus identificados, 63 fueron identificados como HKU1 (una muerte, tasa de mortalidad 1.6%), 74 fueron identificados como NL63 (dos muertes, tasa de mortalidad 2.7%), 92 fueron identificados como E229 (una muerte, tasa de mortalidad 1.1%) y 160 fueron identificados como OC43 (cuatro muertes, tasa de mortalidad del 2.5%). Trescientos ochenta y un coronavirus, diagnosticados antes de 2017, no fueron asignados a ninguna de estas cuatro cepas ( Tabla 2 ).

 

Tabla 2 . Resultados del laboratorio de diagnóstico de Asistencia Publique-Hôpitaux de Marseille (AP-HM)

Agente

Ubicación

Casos confirmados ( n )

Muertes ( n )

Tasa de mortalidad (%)

Coronavirus a

AP-HM, Marsella, Francia

     

Coronavirus OC43

160

4 4

0,0250

Coronavirus NL63

74

2

0,0270

Coronavirus HKU1

63

1

0,0159

Coronavirus E229

92

1

0,0109

Coronavirus b

AP-HM, Marsella, Francia

     

Coronavirus OC43

77

1

0,0130

Coronavirus NL63

146

0 0

0 0

Coronavirus HKU1

277

1

0.0036

Coronavirus E229

43

0 0

0 0

a)Desde el  1 de enero de 2013 al 31 de diciembre de 2019.

b) Desde  1 de enero de 2020 al 2 de marzo de 2020.

 

Las pruebas sistemáticas (biología molecular) para SARS-CoV-2 se realizaron del 1 de enero de 2020 al 2 de marzo de 2020. En total, 7.059 muestras de pacientes que presentan síntomas infecciosos fueron analizadas por el laboratorio de diagnóstico de infección IHU Méditerranée. Entre ellos, 543 muestras fueron positivas para coronavirus, con dos muertes (tasa de mortalidad del 0,36%): 277 muestras fueron HKU1, 146 muestras fueron NL63, 77 muestras fueron OC43 y 43 muestras fueron 229E. No se identificaron casos de SARS-CoV-2 entre estas muestras. De las dos muertes, un paciente tenía OC43 (tasa de mortalidad 1.3%) y un paciente tenía HKU1 (tasa de mortalidad 0.36%). No hubo muertes por NL63 o E229 durante este período.

Durante el mismo período, la infección IHU Méditerranée fue el centro regional para la detección del nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Al momento de escribir este artículo, se han realizado 596 análisis en casos sospechosos desde la aparición del nuevo patógeno, de los cuales se han identificado cuatro casos de SARS-CoV-2. Además, 337 ciudadanos franceses que regresan de la provincia de Hubei han sido evaluados dos veces, y todos fueron negativos para SARS-CoV-2.

Para el 2 de marzo de 2020, un total de 90.307 pacientes habían dado positivo por SARS-CoV-2 en todo el mundo, con 3.086 muertes (tasa de mortalidad del 3,4%). Entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), 7.476 pacientes han dado positivo por SARS-CoV-2, con 96 muertes (tasa de mortalidad del 1.3%) ( Tabla 3 ). En Francia, 191 personas dieron positivo para el SARS-CoV-2, con tres muertes (tasa de mortalidad del 1,6%).

 

Tabla 3 . Situación epidemiológica internacional del SARS-CoV-2 (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), 3 de marzo de 2020

Países

Casos confirmados ( n )

Muertes ( n )

Tasa de mortalidad (%)

Alemania

157

0 0

0.0

Australia

30

1

3,3

Austria

18 

0 0

0.0

Bélgica

8

0 0

0.0

Canadá

24

0 0

0.0

Corea del Sur

4335

28

0.6

Dinamarca

4 4

0 0

0.0

España

123

0 0

0.0

Estonia

1

0 0

0.0

Estados Unidos

100

6 6

6.0

Finlandia

7 7

0 0

0.0

Francia

191

3

1.6

Grecia

7 7

0 0

0.0

Irlanda

1

0 0

0.0

Islandia

3

0 0

0.0

Israel

10

0 0

0.0

Italia

2036

52

2.6

Japón

274

6 6

2.2 2.2

Letonia

1

0 0

0.0

Lituania

1

0 0

0.0

Luxemburgo

1

0 0

0.0

Mexico

5 5

0 0

0.0

Noruega

25

0 0

0.0

Nueva Zelanda

1

0 0

0.0

Países Bajos

18 

0 0

0.0

Portugal

2

0 0

0.0

Suecia

15

0 0

0.0

Suiza

38

0 0

0.0

Reino Unido

40

0 0

0.0

Total

7476

96

1.3

Este estudio comparó la tasa de mortalidad del SARS-CoV-2 en los países de la OCDE (1.3%) con la tasa de mortalidad de los coronavirus comunes identificados en pacientes con AP-HM (0.8%) desde el 1 de enero de 2013 hasta el 2 de marzo de 2020. La prueba de Chi-cuadrado fue realizado, y el valor P fue de 0,11 (no significativo).

 

4 . Discusión

Este estudio encontró que la tasa de mortalidad de las infecciones comunes por coronavirus es del 0,8% en Francia. En comparación, la tasa de mortalidad por SARS-CoV-2 en países desarrollados de Europa o América de un nivel económico comparable es de 1.3% ( Tabla 3) Si la extrapolación de muertes en los hospitales AP-HM es correcta, en Francia metropolitana, esto representaría 543 / 0.8 * 100 = 67 875 casos de pacientes hospitalizados con una infección respiratoria con coronavirus comunes en 2 meses, que es casi tantos casos como para SARS-CoV-2 en todo el mundo. De hecho, la mortalidad por infecciones respiratorias depende en gran medida de la calidad de la atención y del acceso a la atención, y las formas graves tienen un mejor pronóstico en países con infraestructuras médicas superiores. En estas condiciones, no parece haber una diferencia significativa entre la tasa de mortalidad del SARS-CoV-2 en los países de la OCDE y la de los coronavirus comunes ( prueba χ 2 , P= 0,11). Por supuesto, el fallo principal en este estudio es que no se determina el porcentaje de muertes atribuibles al virus, pero este es el caso de todos los estudios que informan infecciones de virus respiratorios, incluido el SARS-CoV-2. De hecho, las infecciones virales son infecciones del ecosistema donde el resultado depende de los inóculos y la microbiota circundante [26] . Por lo tanto, ciertas bacterias parecen estar asociadas con manifestaciones sintomáticas, como Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Staphylococcus aureus., que se sabe que causan un exceso de mortalidad debido a una infección secundaria. Finalmente, la estacionalidad, la ubicación geográfica, el calor y la humedad son cofactores, como lo son la edad, el género y las patologías subyacentes. En estas condiciones, y en igualdad de condiciones, la infección por SARS-CoV-2 no puede describirse como estadísticamente más grave que la infección con otros coronavirus en circulación común.

Finalmente, en los países de la OCDE, el SARS-CoV-2 no parece ser más mortal que otros virus circulantes. Además de los coronavirus, hay 16 virus endémicos en circulación común en los países desarrollados (adenovirus, bocavirus, citomegalovirus, enterovirus, virus de la gripe A H1N1, virus de la gripe A H3N2, virus de la gripe B, metapneumovirus, parainfluenzae virus 1, parainfluenzae virus 2, parainfluenzae 2, parainfluenzae virus 3, parainfluenzae virus 4, parechovirus, picornavirus, rinovirus, virus respiratorio sincitial), y 2.6 millones de muertes por infecciones respiratorias (excluyendo tuberculosis) por año se han observado en los últimos años en todo el mundo [27]. Hay pocas posibilidades de que la aparición de SARS-CoV-2 pueda cambiar esta estadística significativamente. El miedo podría tener un impacto mayor que el virus mismo; Un caso de suicidio motivado por el miedo al SARS-COV-2 ha sido reportado en la India [28] .

Además, los coronavirus que rara vez se han probado sistemáticamente en todo el mundo pueden persistir en la faringe de las personas asintomáticas, lo que representa una fuente potencial de inmunidad de la población [29] . Además, debe tenerse en cuenta que los estudios sistemáticos de otros coronavirus (pero aún no para el SARS-CoV-2) han encontrado que el porcentaje de portadores asintomáticos es igual o incluso mayor que el porcentaje de pacientes sintomáticos. Es posible que pronto estén disponibles los mismos datos para el SARS-CoV-2, lo que reducirá aún más el riesgo relativo asociado con esta patología específica.

DESCARGA AQUÍ EL ARTICULO ORIGINAL EN INGLÉS 

 

 

♦♦♦♦♦

 

DESCARGA LIBRO LA PESTE 

 

 


NOTAS:

*EDICION MAR RUIZ PEREZ 

 

A) Por qué la desigualdad podría propagarse con COVID-19

1.- Duncan CJ ,  Scott S

(2005) ¿Qué causó la muerte negra?  Postgrad Med J. 2005; 81 : 315-320

2.- Roser M

La breve historia de las condiciones de vida globales y por qué es importante que la conozcamos.
https://ourworldindata.org/a-history-of-global-living-conditions-in-5-charts

Fecha: 2019; Fecha de acceso: 23 de marzo de 2020
 
3) Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias

¿Cuánto aumentará la pobreza debido a COVID-19?

4.- Hoadley J , Fuchs B  y Lucia K

Actualización sobre la legislación federal de facturación sorpresa: las nuevas facturas contienen diferencias clave.

5.- Bedford J, Enria D,  Giesecke J et al.

COVID-19: hacia el control de una pandemia.

Lancet. 2020;publicado en línea el 17 de marzo )

6.- Pirisi A

La baja alfabetización en salud impide el acceso igualitario a la atención

Lancet. 2000; 356 1828

 

B)  COVID y la convergencia de tres crisis en Europa

1 Gottlieb N, Bozorgmehr K, Trummer U, Rechel B. Health policies and mixed migration – lessons learnt from the ‘refugee crisis’. Health Policy 2019;
123: 805–08.

2 European Commission. Crisis management. https://ec.europa.eu/info/livework-travel-eu/health/coronavirus-response/crisis-management_en
(accessed March 22, 2020).

3 Braw E. The EU is abandoning Italy in its hour of need. Foreign Policy, March 14, 2020. https://foreignpolicy.com/2020/03/14/coronavirus-euabandoning-italy-china-aid/ (accessed March 22, 2020).

4 Karanikolos M, Mladovsky P, Cylus J, et al. Financial crisis, austerity, and health in Europe. Lancet 2013; 381: 1323–31.

5 Forster T, Kentikelenis AE. Austerity and health in Europe: disentangling the causal links. Eur J Public Health 2019; 29: 808–09.

6 Bozorgmehr K, Wahedi K. Reframing solidarity in Europe: Frontex, frontiers, and the fallacy of refugee quota. Lancet Public Health 2017;
2: e10–11.

7 Kelly A, Grant H, Tondo L. NGOs raise alarm as coronavirus strips support from EU refugees. The Guardian, March 18, 2020. https://www.
theguardian.com/global-development/2020/mar/18/ngos-raise-alarm-ascoronavirus-strips-support-from-eu-refugees (accessed March 22, 2020).

8 Hungary’s Orban blames foreigners, migration for coronavirus spread. France 24, March 13, 2020. https://www.france24.com/en/20200313-
hungary-s-pm-orban-blames-foreign-students-migration-forcoronavirus-spread (accessed March 22, 2020).

9 Greer SL, Hervey TK, Mackenbach JP, McKee M. Health law and policy in the European Union. Lancet 2013; 381: 1135–44.

10 Arnold M. ECB to launch €750bn bond-buying programme. Financial Times, March 19, 2020. https://www.ft.com/content/711c5df2-
695e-11ea-800d-da70cff6e4d3 (accessed March 22, 2020).

 

C) Miedo versus datos 

 

 

 


Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*