Telaraña. El segundo imperio Británico (documental)

Visita a Gandhi

Ahmedabad, 3 marzo

 

No quería abandonar la India sin haber visto al más célebre hindú viviente, y fui, hace dos días, al Satyagraha, Ashram, domicilio de Gandhi.

El Mahatma me ha recibido en una estancia casi desnuda, en donde él, sentado en el suelo, se hallaba meditando junto a un argadillo inmóvil. Me ha parecido más feo y más descarnado de lo que aparece en las fotografías.

-Usted quiere saber -me ha dicho entre otras cosas- por qué deseamos expulsar a los ingleses de la India. La razón es sencilla: son los mismos ingleses los que han hecho nacer en mí esta idea castizamente europea. Mi pensamiento se formó durante mi larga estancia en Londres. Me di cuenta de que ningún pueblo europeo soportaría el ser administrado y mandado por hombres de otro pueblo. Entre los ingleses, sobre todo, este sentido de la dignidad y de la autonomía nacional está desarrolladísimo. No quiero ingleses en mi casa precisamente porque me parezco demasiado a los ingleses. Los antiguos hindúes se preocupaban muy poco de las cuestiones de la tierra y mucho menos de la política. Sumergidos en la contemplación del Atman, del Brahman, del Absoluto, deseaban solamente fundirse en el Alma única del universo. Para ellos, la vida ordinaria, exterior, era un tejido de ilusiones, y lo importante era libertarse de ella lo más pronto posible, primeramente con el éxtasis y luego con la muerte. La cultura inglesa, de sentido occidental -importada por efecto de la conquista-, ha cambiado nuestro concepto de la vida. Digo nuestro para decir el de los intelectuales, pues la masa ha permanecido durante siglos refractaria al mensaje europeo de la libertad política. El primero en sentirse impregnado de las ideas occidentales he sido yo, y me he convertido en el guía de los hindúes precisamente porque soy el menos hindú de todos mis hermanos.

»Si lee usted mis libros y sigue mi propaganda, verá claramente que las cuatro quintas partes de mi cultura y de mi educación espiritual y política son de origen europeo. Tolstoi y Ruskin son mis verdaderos maestros. El cristianismo ha inspirado, más que el Budismo, mi teoría de la no resistencia. He traducido a Platón, admiro a Mazzini, he meditado sobre Bacon, sobre Carlyle, sobre Boehme, me he servido de Emerson y de Charpentier. Mis ideas sobre la necesidad de la desobediencia, proceden de Thoreau, el sabio solitario de Concord; y mi campaña contra las máquinas es una repetición de aquella que los luditas, es decir, los secuaces de Ned Lud, realizaron en Inglaterra de 1811 a 1818. Finalmente, la poesía del argadillo se me reveló leyendo, en el Fausto de Goethe, el episodio de Margarita. Como ve, mis teorías no deben nada a la India, vienen todas de Europa y especialmente de los escritores de lengua inglesa. Figúrese que únicamente en Londres, en 1890 estudié la Bhagayad Gita, por indicación de Mrs. Besant, ¡una inglesa! Y al propugnar hoy la unión entre hindúes, mahometanos, parsis y cristianos no hago más que seguir el principio de la unidad religiosa proclamada por la Teosofía, creación castizamente europea. Huelga añadir que mi condenación de las castas deriva de los principios de igualdad de la Revolución Francesa.

»La historia de Europa en el siglo XIX tuvo sobre mí una influencia decisiva. Las luchas de los griegos, de los italianos, de los polacos, de los húngaros, de los eslavos del Sur para sustraerse al dominio extranjero me han abierto los ojos. Mazzini ha sido mi profeta. La teoría del Home Rule de Irlanda es el modelo del movimiento que yo he llamado aquí Hind Swarai. He introducido en la India, por lo tanto, un principio absolutamente extraño a la mente hindú. Los hindúes, hombres metafísicos y cuerdos, han considerado siempre la política como una actividad inferior: si es necesario un poder y si hay gente que lo quiera ejercitar -pensaban- dejémosles hacer; será una molestia menos para nosotros. El hindú vive en el reino del espíritu puro, aspira a la eternidad. ¿Qué importa que le gobiernen rajás indígenas o emperadores extranjeros? Por esto soportamos durante siglos el dominio mongol y el mahometano. Luego vinieron los franceses, los holandeses, los portugueses, los ingleses; establecieron factorías en la costa, avanzaron hacia el interior, y les dejamos hacer. Son los europeos, y únicamente los europeos, los responsables de nuestro deseo presente de arrojar a los europeos. Sus ideas nos han cambiado, es decir, "desindianizado", y entonces, convertidos en discípulos de nuestros amos, ha nacido el deseo de no querer ya más amos. El que está más saturado de pensamiento inglés soy yo, y por esto estaba destinado a ser el jefe de la cruzada anti inglesa. No se trata aquí, como presumen los periodistas europeos, de una lucha entre el Occidente y el Oriente. Al contrario: el europeísmo ha impregnado de tal modo la India que nos hemos visto obligados a levantarnos contra Europa. Si la India hubiera permanecido puramente hindú, es decir, fiel a Oriente, toda contemplativa y fatalista, nadie de los nuestros habría pensado en sacudir el yugo inglés. En el momento en que fui traidor al espíritu antiguo de mi patria aparecí como el libertador de la India. Las ideas europeas a través de mi proselitismo -preparado de un modo excelente por la cultura inglesa difundida en nuestras escuelas- ha penetrado en las multitudes, y ya no hay remedio. Un hindú auténtico puede tolerar ser esclavo; un hindú anglicanizado quiere ser dueño de la India, como de Inglaterra los ingleses. Los más anglófilos -como lo era yo hasta fines de 1920- son necesariamente antibritánicos.

»Éste es el verdadero secreto de lo que se llama "movimiento gandhista", pero que debería llamarse propiamente "movimiento de los hindúes convertidos al europeísmo contra los europeos renegados", es decir, contra esos ingleses que morirían de vergüenza si fuesen a mandar a su país los franceses o los alemanes, y que luego pretenden gobernar, con la excusa de la filantropía, un país que no les pertenece. ¡Nos habéis cambiado el alma y ya no queremos saber nada de vosotros! ¿Recuerda el Aprendiz de Mago, de Goethe? Los ingleses han despertado en nosotros el dominio de la política que dormía en el fondo de nuestro espíritu de ascetas desinteresados, y ahora ya no saben cómo poderlo hacer desaparecer. ¡Peor para ellos!

Hacía ya algunos minutos que había entrado un discípulo en la habitación y silenciosamente había hecho una seña al Mahatma. Apenas hubo terminado de hablar, me puse en pie para dejarle en libertad y, después de haberle dado las gracias por sus inesperadas informaciones, regresé en automóvil a Ahmedabad.

Giovanni Papini, "Gog"

 

♦♦♦♦♦

 

Telaraña: El segundo imperio Británico (Documental)

 

Telaraña: El segundo imperio Británico, es una película documental que muestra cómo Gran Bretaña se transformó de una potencia colonial en una potencia financiera global. Con la desaparición del imperio, los intereses financieros de la City de Londres crearon una red de jurisdicciones secretas en el extranjero que capturaron la riqueza de todo el mundo y la ocultaron en una red de islas cercanas. En la actualidad, hasta la mitad de la riqueza global extraterritorial puede estar oculta en las jurisdicciones offshore británicas. Gran Bretaña junto con estas jurisdicciones son los principales actores mundiales en el mundo de las finanzas internacionales. ¿Cómo sucedió esto? ¿Qué impacto tiene en el mundo de hoy? Esto es lo que Telaraña se propone investigar.

www.spiderswebfilm.com

 

 


Desde Punto Critico agradeceríamos que visionaran el documental desde el canal de youtube de los productores

Punto Critico inserta el vídeo descargado por nosotros en previsión de un eventual fallo del enlace o canal de procedencia. 

 

 

*******

Londres, ese paraíso fiscal

La City de Londres y muchos territorios británicos son —de facto— paraísos fiscales. Solo en la capital inglesa habría 41.000 propiedades offshore con un valor aproximado de 38.000 millones de euros. Y la situación podría empeorar después del Brexit.

Por Luca Manes
Traducción: Carlos Ortega
 
Panorámica del centro financiero de Londres. WIKIPEDIA
 
Postal de Londres. Green Street, un conjunto de palacios victorianos con sus característicos ladrillos rojos en el corazón del barrio ultra-chic de Mayfair. Trafalgar Square, la fastuosa e imponente ex-sede del Almirantazgo [antiguo departamento de la Marina Real Británica] situada en las cercanías de Buckingham Palace. Montague Place, establecimiento de vidrio y cemento de la segunda mitad del siglo pasado a dos pasos del Museo Británico. Solo son algunas de las centenares de calles entre la City y el West End, las áreas más ricas de la capital inglesa, que tienen en común un detalle nada despreciable: muchos edificios de estas zonas tienen como propietario a diferentes sociedades en paraísos fiscales, ya sea la Isla de Jersey, las Islas Vírgenes Británicas o Luxemburgo. El beneficiario, o los beneficiarios, de estas sociedades “exóticas” se desconocen.
 
Examinando el registro del catastro británico, la cadena BBC ha buscado de manera puntillosa todas las propiedades offshore [empresas creadas en paraísos fiscales], que ascienden a 41.000. Un cuarto de éstas se concentran en la ciudad de Westminster con un valor estimado de 33.900 millones de libras (38.000 millones de euros).
 
Los gobiernos donde se afincan varias de estas sociedades con propiedades británicas  niegan ser paraísos fiscales y argumentan que esas operaciones de “deslocalización” se llevan a cabo por “razones prácticas”

Entre los datos de compra analizados están los que se refieren al que fue el icónico cuartel general de la policía metropolitana en el número 10 de Broadway, más conocido como Scotland Yard. En el 2014, el ayuntamiento de Londres vendió el edificio a Abu Dhabi Financial Group por 370 millones de libras, aunque, posteriormente, la propiedad se registró a nombre de la sociedad BL Development, con sede en la isla de Jersey. El edificio fue demolido para hacer apartamentos de lujo, cada uno de estos fue tasado entre los 2 y los 10 millones de libras esterlinas.

Los gobiernos donde se afincan varias de estas sociedades con propiedades británicas —como la isla de Jersey o las Islas Vírgenes— niegan ser paraísos fiscales y argumentan que esas operaciones de “deslocalización” se llevan a cabo por “razones prácticas” y para “favorecer la presencia de múltiples inversores”. Otra opinión tiene la organización internacional Tax Justice Network (Red por la Justicia Fiscal). El pasado enero presentó el nuevo Financial Secrecy Index (Índice del Secreto Financiero), que desde 2009 señala a los países menos transparentes en materia fiscal y financiera. Suiza encabeza la clasificación, seguida de los Estados Unidos. Pero si el Reino Unido conformara una única entidad con sus posesiones de ultramar, estaría en las primeras posiciones de la lista.

Entre los territorios de ultramar británicos están las Islas Caimán (tercera en la lista), las Islas Vírgenes Británicas, las Bahamas y las islas Jersey y Guernsey (ambas en el Canal de la Mancha).Además de estas posesiones que funcionan de manera opaca en el terreno fiscal y financiero, hay que sumar la propia City de Londres, que a todos los efectos es un verdadero paraíso fiscal.

Para sus estudios, Tax Justice Network utiliza criterios como la opacidad del país analizado o los servicios ofrecidos a los no residentes por parte de los centros financieros. La imagen que presenta en el informe es, sin duda, mucha más cercana a la realidad que la ofrecida por la Unión Europea a través de su lista negra de paraísos fiscales. Ésta última está compuesta de solo 17 países, ya que otros ocho, entre los que se encuentran Panamá, Granada y Barbados, han sido “eliminados”. La lista de Tax Justice Network también desnuda las listas de paraísos fiscales ofrecida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), compuesta por las economías más poderosas del planeta.

Si el Reino Unido conformara una única entidad con sus posesiones de ultramar, estaría en las primeras posiciones de la lista de evasores fiscales

Tax Justice Network recuerda que a través de las jurisdicciones opacas, es decir, los paraísos fiscales, se ocultan entre 21 y 32 billones de dólares [el PIB español es de 1,4 billones] y estima que cada año los flujos financieros ilícitos transfronterizos se acercan a los 1,5 billones de dólares, mucho más que los 135 millones de dólares destinados a las ayudas al desarrollo. La falta de transparencia es sinónimo de blanqueo de dinero, delitos financieros, corrupción y evasión fiscal. El estudio de las sociedades opacas en el centro de Londres es una fotografía muy elocuente de la preocupante deriva que, según diferentes expertos, podría empeorar más con el Brexit.

Fuente original: Altre Economía

*****

Dólar

*****

La City de Londres y los paraísos fiscales

Por Eduardo Escárate Ferrada
Revista Digital, marzo de 2017-Octubre 2020
 
 

 

La City de Londres paraíso fiscal

Cuando hablamos de la City de Londres, nos vienen a la cabeza los numerosos artículos que la consideran un paraíso fiscal. Sin embargo esta no es una posición unánime. Son también muchos los expertos en el tema que rebaten esta afirmación.

Un poco de Historia

Para entender la City de Londres es conveniente hacer un pequeño paseo por la historia. Allá por el siglo XI, según algunos, surge este espacio dentro de Londres, como un contrapoder a los poderes de la monarquía de la época. Y así se ha mantenido hasta nuestros días.

La City ha gozado desde tiempos inmemoriales de importantes privilegios. Estos han aumentado en el siglo XIX y en el año 1969. El año 1835  se dicta el Acta de Corporaciones Municipales y en 1969 se pone fin al voto corporativo. En ambas ocasiones no se incluye a la City, con lo que su poder aumenta.

En la actualidad, la ciudad de Londres está dividida en dos: la ciudad de Londres propiamente tal, con su alcalde (Mayor of London), y la City de Londres, con su propio alcalde (Lord Mayor of London). No es propiamente un alcalde, pero sus prerrogativas dentro del campo financiero podría decirse que son mayores. Es el encargado de representar, aprobar y apoyar los negocios dentro de la City. Pero es algo más. Es el defensor del sector financiero en todo el Reino Unido.

La City de Londres sólo ocupa un par de kilómetros cuadrados en el centro de Londres, y tiene solo 9.000 habitantes. Pero en ella trabajan diariamente alrededor de 350.000 personas (algunos medios dicen 450.000) , y es uno de los centros financieros más importantes del planeta

La City de Londres como paraíso fiscal

El término paraíso fiscal se usa en forma muy generalizada por los medios y la gente común. Pero es un término que tiene diferentes definiciones. La OCDE ha establecido unas condiciones específicas para poder considerar un país o territorio como paraíso fiscal. Pero no son los únicos, otras organizaciones han definido también cuándo un país o territorio debe ser considerado como tal.

Si tomamos como fuente la OCDE, para ser considerado paraíso fiscal se deben cumplir los siguientes requisitos: baja o nula tributación, ausencia de transparencia, negativa al intercambio de información y ausencia de actividad económica.

Estas condiciones hacen que en el seno de la UE sea difícil ponerse de acuerdo en calificar a determinados países como paraísos fiscales. Es una lista de requisitos que podríamos decir que están hechos a la medida de los países desarrollados.

Así que según estos requisitos, los expertos que dicen que la City no es un paraíso fiscal podrían  tener razón. La City no cumpliría los  requisitos que establece la OCDE.  Podría decirse que cumple dos: baja tributación y ausencia de actividad económica. Pero aquí  la defensa también tiene respuesta: no hay baja tributación, porque allí operan “muchos esquemas impositivos”, y la falta de actividad económica, tampoco es aplicable, porque la City pertenece al Reino Unido, el cual tiene una importante industria productiva.

¿Porqué se critica entonces a la City?

Porque sin ser un típico paraíso fiscal, lo que es la City de Londres es un Centro financiero internacional que da soporte a las actividades de los paraísos fiscales en territorios de las ex colonias del Reino Unido (y también a otros)

Debemos volver a hacer un poco de historia. Cuando Inglaterra comienza a perder su poder hegemónico e imperialista, busca otras formas de evitar esa pérdida de poder. Y la City de Londres ha sido de alguna forma su tabla de salvación. En la actualidad en el campo fabril, el Reino Unido no es ninguna potencia. Pero gracias a la City sí que lo es en el campo financiero. Posiblemente sea el principal centro financiero del mundo, por encima incluso de New York, si tenemos en cuenta dos factores:

  • La City de Londres es un centro financiero de servicios. Posiblemente el mejor y más grande del planeta
  • La City de Londres presta sus servicios orientada al mundo entero. Es mucho más internacional que New York. Sus servicios están altamente internacionalizados

Mercado desregularizado

Y todo esto lo hace en un mercado financiero altamente desregularizado. Es un mercado financiero que es el sueño hecho realidad de los economistas neoliberales.

Y además, permite que la red de paraísos fiscales de las excolonias como  las Isla Vírgenes, Islas Caimán, Gibraltar, etc, puedan actuar y realizar sus negocios con total impunidad con el mundo entero.

Resultado

La City de Londres no es un paraíso fiscal tal como lo definen la OCDE , pero es el vehículo, el puente, que permite que estos paraísos fiscales desarrollen sus actividades a nivel mundial. Es, por decirlo de alguna forma, un santo en su manera de actuar, pero que cobija en su casa a los peores criminales.

El Reino Unido

No se puede hablar de la City sin hacer mención a su relación con el Reino Unido.

Ya se ha comentado algo. Ahora daré un pasito más. Este curioso sitio, la City de Londres, es en los hechos, un estado dentro de otro estado, el Reino Unido. Un curioso estado con muchos poderes y atribuciones, porque en cierta forma permite al Reino Unido una cosa muy importante: mantener su poder en el mundo. No olvidemos que los británicos siguen sintiéndose un poco el principal país del mundo. Y que el brexit triunfó en cierta medida porque las personas mayores sintieron que podían recuperar el orgullo perdido al entrar en la UE.

La City les permite seguir ejerciendo de imperio, esta vez el imperio que proporcionan los centros financieros. Y no olvidemos que la industria necesita de esos centros financieros. La industria y las finanzas van irremediablemente de la mano. Y así, la City acoge numerosas multinacionales. De esta forma mantiene un poder en la sombra en todo el mundo.

Por lo tanto, el Reino Unido depende de la City de Londres. Y está obligado a mantenerla para preservar su posición en el mundo.

El Brexit

Y llegó el brexit.

Y con él un montón de dudas y de sombras sobre el futuro de la UE, las relaciones entre el Reino Unido y la UE, y, como es natural, también sobre el futuro de la City

Sin embargo, muy pronto algunas de esas dudas empezaron a disiparse. May se ha inclinado por un Brexit duro. Y han comenzado lo que podríamos llamar la defensa de la City, defensa que en algunos aspectos puede considerarse que toma la forma de amenazas veladas.

¿El Reino Unido un gran paraíso fiscal?

Actualmente el Reino Unido tiene un tipo impositivo en el Impuesto de Sociedades del 20 %. Pero ya habían dicho que lo bajarían al 17 % en 2020 . Sin embargo, algunas voces desde el propio gobierno, han hablado de bajarlo al 10 %, menos incluso que Irlanda (12,5%). Si esto se cumpliese, indudablemente sería un gran mazazo al equilibrio mundial.

Si el Reino Unido sólo baja el Impuesto de Sociedades de forma escandalosa, no será considerada como paraíso fiscal por la OCDE, porque seguramente seguirá manteniendo los acuerdos de información y de transparencia. Pero para otros, como OXFAM, sí será un paraíso fiscal.

Si esto pasa será un gran triunfo del neoliberalismo a nivel mundial. Conllevará un aumento de la desregulación de los mercados para poder permitir la existencia de este paraíso fiscal de gran tamaño. Y esto sin tener en cuenta lo que puede pasar con Trump en Estados Unidos.

El nuevo círculo de la pobreza se intensificará:

 

Fuente: Revista digital. Los efectos nocivos de los paraísos fiscales

Aumentará la desigualdad entre los países y entre las personas. En los países de la UE, la desigualdad de ingresos aumentará, mientras que los recortes a la economía del bienestar se acelerará.

En los países menos desarrollados, el uso y explotación de los recursos naturales se incrementará. Estos países irán desarrollando una clase alta muy enriquecida y una pequeña clase media, especialmente profesionales, que vivirán bien, mientras la gran masa de la población subsistirá con sueldos de hambre.

Y naturalmente se incrementarán las tensiones socialesCrecerán los movimientos terroristas en determinados países y el populismo de extrema derecha y de extrema izquierda tendrá un gran caldo de cultivo donde desarrollarse y crecer.

Los graves efectos si el Reino Unido entra en una guerra de bajos impuestos

Si el Reino Unido entra en una guerra de baja tributación, como ya se ha dicho, seguramente mantendrá los acuerdos de información y transparencia.

Sin embargo, esto no garantiza  la existencia de transparencia. La falta de información y transparencia encontrará la forma de poder mantenerse, y si es posible aumentar.

Recordemos esos efectos nocivos: tráfico de armas, delincuencia organizada, financiación del terrorismo, competencia desleal, etc.

Si la City de Londres mantiene su sistema altamente desregularizado, simplemente continuará siendo un puente para que el dinero se mueva con toda facilidad a través de los paraísos fiscales, reconocidos por la OCDE. Y estos paraísos continuarán incumpliendo los acuerdos de información y de transparencia. Y el drama mundial al que nos llevan los paraísos fiscales posiblemente aumente.

La ambición humana es demasiado grande para ver lo que está pasando en el mundo. La ambición humana ciega los ojos de los empresarios y profesionales ambiciosos y que consideran que el dinero, el poder  y la posesión de riquezas es lo más importante en la vida.

 

*******

Más información:

Véase el artículo: Los efectos nocivos de los paraísos fiscales

Véase el artículo :En este artículo se pueden ver en más detalle esos requisitos: Porqué un país puede ser considerado un paraíso fiscal

Véase el articulo:  La City de Londres economía del S.XXI, gobierno medieval

Si quiere saber algo más sobre la desregulación de los mercados puede leer este artículo de la wikipedia: Desregulación

Otro artículo muy interesante donde se analiza cómo la City es en los hechos un verdadero paraíso fiscal: 

La City: una polis dentro de Londres

Un artículo con los centros financieros más importantes del mundoLos 5 centros financieros más importantes del mundo

 

 

 

 


Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*