ACTIVISMO POLÍTICO Y CONCIENCIA DE CLASE

Como sostiene Max Weber, el “poder” consiste en la posibilidad de que una persona, o varias, realicen su propia voluntad en una acción común, aun contra la oposición de los otros participantes en la acción. Aquí el poder se considera una especie de “dominio”, o sea, un ascendiente que se ejerce sobre las personas para obtener un resultado colectivo, lo que asocia el poder colectivo a la comunidad. 

En este sentido, Maurice Duverger afirma que en toda comunidad humana la estructura del poder es el resultado de un par de fuerzas antagónicas: las creencias, por una parte; las necesidades prácticas, por la otra. Así, precisa que la reverencia a la democracia se explica por el  carácter de legitimidad que reviste en la opinión de los contemporáneos. 

Si aceptamos como válido el argumento de Maurice Duverger, podemos destacar que la legitimidad del poder de un Estado es fruto de una especie de “dialéctica”. Por una parte, las “creencias”, como tesis; por la otra, la “necesidad”, que funciona como antítesis o contratación para esas creencias, y la síntesis: la estructura del poder. Así, creencia y necesidad forman el insumo a partir del cual, como síntesis, emerge el poder estatal; el bloque de “creencias” proporciona las “ideas” o “conceptos” que justifican o legitiman la institucionalidad. En este contexto, las “ideas” constituyen las base a partir de la cual los seres humanos asociados culturalmente orientan su vida; en este sentido surge la “ideología” o las “ideologías”. 

Como destaca Marcos Kaplan: “Las ideologías aparecen así como interpretaciones, trasposiciones, representaciones refractadas o invertidas de la realidad (natural, histórica-social, cotidiana), que a su vez extrapolan y proyectan sobre aquella”. Como se advierte, las ideologías no sólo condicionan la realidad en las que se proyectan, sino que también trascienden las realidades a las que condicionan, lo que hace necesario  que analicemos qué es la ideología y cómo se incorpora a los denominados “aparatos ideológicos” del Estado.

Por supuesto, como aclaración previa, afirmamos que la sociedad se muestra como un complejo de elementos, integrados entre sí, de manera tal que unos condicionan a los otros; y que sólo existe sociedad si encontramos esos elementos en interacción articulados por una “ideología” más o menos estable, que les dé unidad.

Daniel Márquez

Investigador en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM

 

****

 “Las oligarquías capitalistas transcontinentales reinan sobre el universo. El hambre persistente y la desnutrición crónica son obra del ser humano. Son el resultado del orden asesino del mundo. A las destrucciones y sufrimientos que los oligarcas del capital mundializado infligen a los pueblos con su imperio militar y sus organizaciones mercenarias de índole comercial y financiera, se suman las devastaciones y padecimientos que la corrupción y la prevaricación provocan, presentes a gran escala en numerosos gobiernos, sobre todo, del Tercer Mundo. El orden mundial del capital financiero no puede funcionar sin la complicidad activa y la corrupción de los gobiernos instalados en el poder. La democracia sólo existe de forma verdadera cuando los seres que componen la comunidad pueden expresar sus anhelos íntimos, libre y colectivamente, en la autonomía de sus deseos personales y la solidaridad de su coexistencia con los demás, y consiguen transformar en instituciones y en leyes lo que perciben como el sentido individual y colectivo de su existencia. Una nueva sociedad civil planetaria, vinculada por una misteriosa fraternidad nocturna, surge de los escombros del  Estado-nación. Se opone de forma radical al imperio de los depredadores. Organiza la resistencia. La componen una multiplicidad de frentes de rechazo. Sus luchas alumbran una esperanza inmensa.”

EL ORDEN ASESINO DEL MUNDO, por Jean Ziegler

 

 

****

ACTIVISMO POLÍTICO Y CONCIENCIA DE CLASE

La labor del activismo político es la de crear las condiciones necesarias para que se produzca la situación exigida para el desarrollo de los acordes de “nuestra melodía” (Nina Simone).

 

RAPPORT

 

Cuando hablamos de Activismo, pienso –irremediablemente- en Nina Simone. Situada permanentemente FRENTE al poder, su vida es su más acabada obra. Pocos pueden decirlo.

Y, siguiendo a Simone, la labor del activismo político es la de “crear las condiciones necesarias para que se produzca la situación exigida para el desarrollo de los acordes de “nuestra melodía”.

Nada de alcanzar el poder (pretensión propia de “proyectos personales” sostenidos en la manipulación informativa, con el apoyo del sistema mediático, brazo ¿no? armado del terrorismo de estado). Solo contribuir a crear las condiciones que exigen el nacimiento y desarrollo de una Sociedad Justa y solidaria.

Pese a su “intimidad” con el Fascismo, Santi Romano acertó de pleno en su definición de Derecho. “Ubi societas, ibi ius” (dónde hay una sociedad, allí hay derecho).

Es decir, primero, la sociedad; luego el derecho.

Cuando la ecuación cambia sus términos (primero el derecho, luego la sociedad), estamos ante el fascismo; ante la imposición a la sociedad de un “orden” que le es ajeno.

Y así estamos en las “Revoluciones” de indignaditos de colorines, promotoras políticas de indignados sistémicos cualificados (por su narcisismo).

El Reformismo, en cuanto pueda tener de valioso, sólo puede ser entendido rechazando el sistema que plantea transiciones lentas a lo largo de un dilatado periodo –varias generaciones.

Otra visión del reformismo resulta perturbadora; no es reformismo ya, sino maquillaje, gatopardismo. El reformismo trata de mejorar la realidad; no de ocultarla.

Cada paso ha de ser andado. El primer pie ha de estar anclado en la realidad; para mejorarla. El paso se completará con el andar en pos de ese mundo nuevo, Justo y Solidario. Fraternidad.

Desgajar la realidad de la actividad política conduce al fracaso y a la desmotivación; a la aceptación de los arcanos inexplicables que producen nuestra sumisión.

Pongamos el ejemplo español de los últimos meses: El Parlamento –si, el Parlamento, desde el que se construyen realidades y se destruyen ideas y futuros- ha destruido (en una ruina ESTRUCTURAL, no meramente funcional) el Derecho, la organización de la sociedad: Se han sustituido las Leyes que conforman la estructura fundamental del Estado. Ley Orgánica del Tribunal Constitucional; Ley Orgánica del Poder Judicial; ley de Enjuiciamiento Criminal; Ley de Enjuiciamiento Civil; Ley de Régimen Jurídico de la Administración del Estado y del Procedimiento Administrativo común; Ley de Contratos del Estado; Ley de Ferrocarriles, Ley de Carreteras, … entre otras muchas aprobadas en los últimos meses (el listado es demasiado amplio para reproducirlo aquí, recomiendo consultar el BOE). Además de las Reformas Fiscal y Laboral.

Sin olvidar que, tras cada crisis, yace una oportunidad. Un movimiento tiene siempre –por poco que sea- algo de impredecible, de incontrolable.

 “Hay que hacer la ignominia más ignominiosa”; “Hay que hacer la opresión real aun mas opresiva, agregándole la consciencia de la opresión; hay que hacer la ignominia aun mas ignominiosa, publicándola” (Karl Marx).

“Para que califiquemos de ignominiosa a una realidad es porque ya salimos de ella y podemos juzgarla desde la consciencia crítica. Por eso el hambre no es revolucionario, la miseria no es revolucionaria, porque por si mismas no garantizan nada; al contrario, lo que garantizan generalmente son situaciones primitivas, barbáricas e irracionales que arrojan a los hombres a ser fácilmente manipulados por el fascismo. Ahora, la consciencia del hambre es otra cosa, ya es un paso cualitativo. Una cosa es tener hambre y otra cosa es tener consciencia de que se tiene hambre. Una cosa es padecer la injusticia y otra es tener consciencia de la injusticia que se padece. Ahí es cuando la razón y lo fáctico, la materialidad, se unen y se genera un hecho acaso transformador de esa realidad. No hay posibilidad de transformar ninguna realidad si no hemos tomado consciencia de ella y no hemos asumido que esa realidad no debe ser, debe cambiar” (Feinmann).

Hablamos, por tanto, de CONCIENCIA DE CLASE.

 

 

3 Comments

  1. SOBRE EL DEMOSTRAR ÉTICA, en relación a este artículo u otros.
    La ÉTICA siempre guarda una RELACIÓN-DEPENDENCIA DIRECTA con la verdad racional.
    Es decir, solo existe la ética en alguien si ya ése alguien ha tomado todas las medidas posibles para NO TAPAR LA VERDAD RACIONAL.
    Más claro, solo existe la ética en tal o cual sociedad si tal sociedad concreta ha tomado todas las medidas posibles para no tapar al que demuestra razón o para NO TAPAR LA VERDAD RACIONAL.
    Pero, piensen: cuando la sociedad era totalmente esclavista, todos tenían como primera misión el decir que ERAN BUENOS y que tenían la ética perfecta (y ayudándoles para tal misión todas las infraestructuras sociales, todos los poderes, todas las grandes presiones, todas las maquinarias de manipulación-tortura o todas las capacidades reales de vetar); sí, asimismo en cualquier irracionalidad parecida de la sociedad de ahora van a seguir diciendo que SON BUENOS…. mientras que objetivamente también, a la vez, hacen agonizar al que sí de verdad aporta razón o equilibrios y conciencia y esfuerzos de tal error. O sea, dicen que son BUENOS sincronizado esto con un matar al bien al mismo tiempo. José Repiso Moyano
    (Y el que se esfuerza por la luz o por el bien, ¡que se pudra torturado en apaleos!)

    • Gracias por su comentario;

      que suscribimos; y cuya veracidad hemos tenido la desgracia de haber comprobado directa y personalmente a diario.

      Saludos, José

      • Toda mi vida he desafiado tolerantemente a todos los españoles uno a uno o, en definitiva, a cualquier español a que pruebe REBATIRME RACIONALMENTE ALGO.
        Y nunca lo han hecho ni lo han logrado,¡no!, tengan la inteligencia que tengan, tengan el poder que tengan o aun a lo más tengan premios Nobel o los avales sociales que tengan….

        Y no lo han hecho POR UNA SENCILLA O PURÍSIMA RAZÓN: ¡porque no pueden!, porque en claro ni tienen la capacidad ni la no cobardía que se necesita para ello. http://delsentidocritico.blogspot.com/ Saludos

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*