¡A LUCHAR POR LA HUMANIDAD, LA VERDAD Y LA JUSTICIA!, por Émile Zola

“Si los valores tradicionales, “de antaño”, son propios de la naturaleza humana, se encuentran en cada joven. Por ello, la sociedad no puede trasmitirle lo que ya posee. Solo puede -y eso es mucho- ayudarle a encontrarlos en él. Conócete a ti mismo y conocerás el Universo. Pero para ello, la Sociedad ha de comportarse -para el joven- como un Espejo en el que se reflejan tales Valores. Y es aquí donde se encuentra la Causa de la desorientación en que se ve inmersa la Juventud: En efecto, los valores reflejados en la parte mayor y más visible del Espejo que la Sociedad es para el joven, colisionan con los que constituyen la esencia de nuestro Ser. Los Valores que reflejamos como sociedad, no son propios de la naturaleza Humana. Antes bien, son contradictorios con ella. Eliminada toda Espiritualidad de esos valores, el Materialismo lo ocupa todo. El sagrado Beneficio ocupa el lugar de Dios. Pero, ¿cómo nos hemos llegado a encontrar en esta situación? Mejor, ¿qué significa esto? Significa que esta Sociedad Global no se conduce por Valores Humanos. No es dirigida por Seres Humanos, sino por una de sus creaciones, mero artificio. Las CORPORACIONES. Como si de una Máquina se tratare, estos Objetos que detentan -por encima de Constituciones y Estados- el Poder Real, necesitan del Hombre, constituyéndolo como objeto puramente material, como mera utilidad que subordinan a sus propios fines. El Hombre como mero objeto al servicio de fines materiales en los que ninguna Espiritualidad tiene cabida. Esos son los Valores que muestra a la juventud el Espejo de nuestra Sociedad. Valores Inhumanos en los que el Materialismo lo ocupa todo. Del artificioso otorgamiento de Personalidad Jurídica a las Corporaciones, hemos llegado a rebajar al Hombre al rango de esa misma “Personalidad Jurídica”(Personalidad Ficticia), olvidándonos de la esencial diferencia que nuestra Naturaleza Humana supone: Cada uno de nosotros es un fin en sí mismo. Hemos de fortalecer y hacer visibles los Valores Humanos en el Espejo de la Sociedad. Y perseverar en ello. La Empatía genera Empatía. Es exponencial. Una única Ley pongo por encima de todas: no desear para nadie lo que no deseo para mí.”

* * * * * *

¿Adónde vais, jóvenes, adónde vais, estudiantes que corréis en grupos por las calles, manifestándoos en nombre de vuestras iras y de vuestros entusiasmos, sintiendo la necesidad irresistible de lanzar públicamente el grito de vuestras conciencias indignadas?

¿OS MUEVE EL ANHELO DE VERDAD Y DE JUSTICIA?

¿Vais a protestar contra algún abuso del poder, han ofendido vuestro anhelo de verdad y equidad, ardiente aún en vuestras almas jóvenes, almas que ignoran los arreglos políticos y las cobardías cotidianas de la vida?

¿Vais a reparar una injusticia social, vais a poner la protesta de vuestra juventud vibrante en la balanza desigual donde, con tanta falsedad, se pesa el sino de los afortunados y de los desheredados de este mundo?

¿Vais, para defender la tolerancia y la independencia de la raza humana, a silbar a algún sectario de la inteligencia, de estrecha mollera, que ha pretendido conducir vuestras mentes liberadas hacia el antiguo error proclamando la bancarrota de la ciencia?

¿Vais a gritar, al pie de la ventana de algún personaje esquivo e hipócrita, vuestra fe inquebrantable en el porvenir, en ese siglo venidero que representáis y que ha de traer la paz al mundo en nombre de la justicia y del amor?

¡QUE VUELVA A ARDER LA LLAMA DE JUSTICIA JUVENIL!

¡Ah!, cuando yo era joven, vi cómo se estremecía el Barrio Latino con las orgullosas pasiones de la juventud, el amor a la libertad, el odio a la fuerza brutal que aplasta cerebros y oprime almas. Lo vi, bajo el Imperio, entregado de lleno a su esforzada labor de oposición, a veces incluso injusto, pero siempre por un exceso de amor a la libre emancipación humana.

Silbaba a los autores gratos a las Tullerías, se ensañaba con los profesores cuyas enseñanzas le parecían sospechosas, se alzaba contra cualquiera que se declarase a favor de las tinieblas y de la tiranía. En él ardía el fuego sagrado de la hermosa locura de los veinte años, cuando todas las esperanzas son realidades, cuando el mañana aparece como el triunfo indudable de la Ciudad perfecta.

Y si nos remontáramos más atrás en esta historia de las nobles pasiones que han alzado a la juventud de las universidades, veríamos a ésta siempre indignada ante la injusticia, estremecida y sublevada a favor de los humildes, de los abandonados, de los perseguidos, contra los crueles y los poderosos… Se ha erigido en defensora de cuantos sufrían, de cuantos agonizaban bajo la brutalidad de una masa o de un déspota.

Si corría la voz de que el Barrio Latino estaba en ascuas, no había duda de que detrás ardía una llama de justicia juvenil, ajena a precauciones, que acometía con entusiasmo obras dictadas por el corazón. ¡Y qué espontaneidad entonces, qué torrente desbordado corría por las calles!

¿TE ATREVERÁS, JUVENTUD, A DECIR LA VERDAD?

Yo sólo le pregunto al país dónde podremos encontrar la clara intuición de las cosas, la sensación instintiva de lo que es verdad, de lo que es justo, como no sea en esas almas nuevas, en esos jóvenes que nacen a la vida pública y a quienes nada debería ofuscar su razón recta y buena.

Retornó el horrible despotismo, la mordaza más dura acalla otra vez las bocas.

Que los políticos deteriorados por años de intriga, que los periodistas desequilibrados por todas las componendas de su oficio puedan aceptar las mentiras más impúdicas, puedan hacer la vista gorda ante abrumadoras evidencias, es explicable, comprensible. Pero ¿la juventud? Muy gangrenada ha de estar para que su pureza, su candor natural no se reconozca a simple vista en medio de los inaceptables errores y no se enfrente directamente a lo que es evidente, a lo que está claro, luminoso como la luz del día.

Haber sucumbido al anhelo de verdad es un crimen. Haber exigido justicia es un crimen. Retornó el horrible despotismo, la mordaza más dura acalla otra vez las bocas. Quien aplasta la conciencia pública no es ya la bota de un César, sino toda una Cámara que condena a quienes se enardecen por el deseo de lo justo. ¡Prohibido hablar!

¡JUVENTUD, PIENSA EN LA GRAN LABOR QUE TE ESPERA!

Los puños machacan los labios de quienes han de defender la verdad, se amotina a las masas para que reduzcan al silencio a los aislados. Nunca se había organizado una opresión tan monstruosa y dirigida contra la libre discusión. Y reina el más vergonzoso terror, los más valientes se vuelven cobardes, nadie se atreve ya a decir lo que piensa por miedo a que le denuncien acusándole de vendido y traidor.

Los escasos periódicos que conservan cierta honestidad se humillan ante sus lectores, quienes se han vuelto locos con tantos chismes estúpidos. Ningún pueblo, creo yo, ha pasado por un momento más confuso, más absurdo, más angustioso para su razón y su dignidad.

Ya sé que el grupo de jóvenes que se manifiesta no representa a toda la juventud y que un centenar de alborotadores por la calle causan más ruido que diez mil trabajadores que se quedan en su casa. Pero cien alborotadores son ya demasiados, y ¡qué desalentador es el síntoma de que ese movimiento, por reducido que sea, se produzca hoy en el Barrio Latino!

¡Oh juventud, juventud! Te lo ruego, piensa en la gran labor que te espera. Eres la futura obrera, tú pondrás los cimientos de este siglo cercano que, estamos profundamente convencidos, resolverá los problemas de verdad y de equidad planteados por el siglo que termina.

TE PASAMOS EL TESTIGO: ¡HAZ REALIDAD NUESTROS SUEÑOS!

Nosotros los viejos, los mayores, te dejamos el formidable cúmulo de nuestras investigaciones, tal vez muchas contradicciones y oscuridades, pero ciertamente también te dejamos el esfuerzo más apasionado que nunca siglo alguno haya realizado en pos de la luz, los más honestos y los más sólidos documentos, los fundamentos mismos de este vasto edificio de la ciencia que tienes que seguir construyendo en pro de tu honor y tu felicidad.

Y sólo te pedimos que seas más generosa aún que nosotros, más abierta de espíritu, que nos superes con tu amor a una existencia pacífica, dedicando tu esfuerzo al trabajo, esa fecundidad de los hombres y de la tierra que por fin sabrá lograr que brote la desbordante cosecha de alegría bajo el resplandeciente sol.

Nosotros te cederemos fraternalmente el puesto, satisfechos de desaparecer y descansar de nuestra parte de labor en el sueño gozoso de la muerte, si sabemos que tú continuarás y harás realidad nuestros sueños.

¡Juventud, juventud! Acuérdate de lo que sufrieron tus padres, y de las batallas terribles que tuvieron que vencer, para conquistar la libertad de que gozas ahora. Si te sientes independiente, si puedes ir y venir a voluntad o decir en la prensa lo que piensas, o tener una opinión y expresarla públicamente, es porque tus padres contribuyeron a ello con su inteligencia y su sangre.

No has nacido bajo la tiranía, ignoras lo que es despertarse cada mañana con la bota de un amo sobre el pecho, no has combatido para escapar al sable del dictador, a la ley falaz del mal juez. Agradéceselo a tus padres y no cometas el crimen de aclamar la mentira, de alinearte junto a la fuerza brutal, junto a la intolerancia de los fanáticos y la voracidad de los ambiciosos. La dictadura ha tocado a su fin.

MANTENTE CERCA DE LAS CAUSAS NOBLES

¡Juventud, juventud! Mantente siempre cerca de la justicia. Si la idea de justicia se oscureciere en ti, caerías en todos los peligros. No me refiero a la justicia de nuestros Códigos, que no es sino la garantía de los lazos sociales. Por supuesto, hay que respetarla; sin embargo, existe una noción más elevada de justicia, la que establece como principio que todo juicio de los hombres es falible y la que admite la posible inocencia de un condenado sin por ello insultar a los jueces.

¿Quién se alzará para exigir que se haga justicia sino tú, que no estás mezclada en nuestras luchas de intereses ni de personas, que no te has aventurado ni comprometido en ninguna situación sospechosa, que puedes hablar en voz alta, con toda honestidad y buena fe?

¡Juventud, juventud! Sé humana, sé generosa. ¿Quién sino tú intentará la sublime aventura, se lanzará a defender una causa peligrosa e imponente, se enfrentará a un pueblo en nombre de la justicia ideal? ¿No te avergüenza que sean unos viejos, unos mayores, los que se apasionen, los que cumplan tu tarea de generosa locura?

-“¿Adónde vais, jóvenes, adónde vais, estudiantes que corréis por la calle manifestándoos, enarbolando en medio de nuestras discordias el valor y la esperanza de vuestros veinte años?”

-“¡Vamos a luchar por la humanidad, la verdad, la justicia!”

* * *

ÉMILE ZOLA, Carta a los estudiantes, 14 de diciembre de 1897. Filosofía Digital 2007