«¡OH CAPITANA!, ¡MI CAPITANA!», por Aníbal «Whitman» Malvar // Italia, dónde salvar vidas es delito:  PÍA KLEMP (Iuventa) y CAROLA RACKETE (Sea Watch 3), Capitanas de Barcos con Honra

«Oh capitana, mi capitana»

Por Aníbal Malvar

 

 

La bella Europa de la que tanto presumimos, la de la liberté, la égalité y la fraternité, va a tener que responder ante la petición italiana de meter 20 años de cárcel a una capitana de barco por fomentar la inmigración ilegal. El barco se llama Iuventa y la capitana es una mujer alemana envuelta en tatuajes que se dice Pia Klemp. Su delito, haber rescatado a más de un millar de pateros que se ahogaban en el Mediterráneo. “Me niego a creer que vivimos en una Europa en la que tienes que ir a la cárcel por salvar vidas necesitadas”, ha dicho la capitana al anunciar que recurrirá la sentencia ante el tribunal de derechos humanos de Estrasburgo. Oh capitana, mi capitana.

El gobierno italiano de Salvini (porque es el ultraderechista Salvini quien realmente está gobernando Italia) considera a estos humanos de las pateras inmigración ilegal, delincuentes, personas de mal vivir, mafia. Es la criminalización del necesitado en grado aristotélico. Es como condenar por robo a quien recibe limosna. O por meter ruido a quien recita un poema. Es la derecha. No la ultraderecha. Es la derecha de siempre con un altavoz de disimulo que en Italia se llama Liga Norte y en España se llama Vox.

Tiene distintos nombres en distintos países. Pero es la misma gente con distintos acentos. Los nietos ideológicos y criminológicos de Franco Hitler Mussolini. Aquí los paletos me dirán que por qué no meto a Stalin y a Fidel Castro. O también a Pepe, aquel salvaje defensa del Real Madrid. O a la Bruja Averías. El ‘y tú más’ se ha cambiado por el ‘y tú menos’. Todos hacemos salvajadas, así que vamos a desideologizar la salvajada, a normalizarla, a cotidianizarla.

En Grecia ganó las elecciones un tal Txipras y la intervino Europa, la castró Europa, la hambrunizó, la enfascistó. Sin embargo, a esta Italia de Salvini nadie la interviene por maricidio, porque maricidio es una amable variante del genocidio para los que dejamos morir en el mar. No pagar una deuda falsa a los bancos (Grecia) es más delito en Europa que dejar morir a los niños en el Mediterráneo (Italia). Manda cojones a dónde nos ha llevado aquello de la liberté, la égalité y la fraternité. Aquel sueño colectivo llamado Europa. Y que hoy representa la capitana Pia Klemp. Oh, capitana.

El gran valor de los regímenes totalitarios es que parecen tan absurdos que nos creemos que no están sucediendo. Que son graciosas anécdotas protagonizadas por tíos y tías poco informados, extravagantes, extremistas graciosos que pueden estar ahí, pero que no alteran nuestras vidas en lo cotidiano. Los regímenes totalitarios son muchas veces democráticos (Hitler) o de gran empuje popular (Mussolini). Y en eso, también, basamos su normalización. Nos creemos que los domesticamos, pero son ellos los que nos bestializan.

Ahora que Ciudadanos y el PP están pactando con Vox, convendría echarle un vistazo a la historia de esta capitana, oh capitana, Pia Klemp. Nuestros politólogos más tertulianos, que son los más listos, dicen que la ultraderecha neofascista española no nos debe preocupar demasiado, pues tiene un techo electoral. Se olvidan, no siendo poetas, que lo importante no es el techo electoral, sino el techo ético. Ese que PP y Ciudadanos están rompiendo con sus acuerdos con Vox.

La ultraderecha siempre presume de minoritaria, pero desde sus minorías parlamentarias (Salvini no gobierna Italia, es un socio de gobierno) dirige poderes y voluntades. Antes de llegar a vicepresidente, Salvini fue miembro de la comisión europea de cultura y educación. Manda huevos. Y no solo. Siendo racista, el Parlamento europeo lo admitió graciosamente como miembro sustituto de la comisión de relaciones con Sudáfrica. La del apartheid. Se van colando entre nosotros hasta el día en que deciden que una capitana, oh capitana, Pia Klemp, tiene que ser condenada a veinte años de cárcel por salvar a unos náufragos. Entonces nos escandalizamos un poquito. Y vamos corriendo a la iglesia a donar un euro al domund.

Pactad, pactad, malditos.

https://blogs.publico.es/rosa-espinas/2019/06/12/oh-capitana-mi-capitana/

 

♦♦♦♦♦

 

 

♦♦♦♦♦

Rescatar 1.000 migrantes en el mar puede costarle 20 años de cárcel

Italia paró en el puerto de Lampedusa el barco de Pia Klemp, que ahora se enfrenta a un proceso penal que puede costarle hasta 500.000 € solo por salvar vidas

Redacción CN

CONCIENCIA SOCIAL

https://www.codigonuevo.com/conciencia-social/rescatar-1000-migrantes-mar-costarle-20-anos-carcel

 

 

Rescatar personas está criminalizado. Paralizan a los activistas. Y la gente está muriendo en el Mediterráneo”, explicaba Pia Klemp al diario alemán Basler Zeitung. Ahora, esta activista de 36 años y nacida en la ciudad alemana de Bonn, ha sido acusada por Italia de «ayuda a la entrada ilegal» de ciudadanos extranjeros sin permiso. Le piden 20 años de cárcel y multas de miles de euros.

Klemp rescató 1000 personas que estaban arriesgando su vida cruzando el mediterráneo. Sin embargo, en 2017, Iuventa, el barco que utilizaba para brindar ayuda a los refugiados en alta mar, fue retenido en Lampedusa, la isla italiana más cercana a las costas africanas y donde van a parar la mayoría de migrantes que salen de Libia hacia Europa.

 

Desde entonces, ha estado a la espera de un proceso judicial que empieza ahora y que, según explica la televisión alemana DWestará profundamente influido por la política xenófoba de Salvini, ministro de interior italiano perteneciente a la ultraderecha que impulsó el ‘decreto Salvini’, con el que se quería eliminar el asilo y convertir en criminales todos aquellos que no quieran ignorar los gritos de auxilio de todos aquellos que mueren en el mediterráneo.

Klemp está recaudando dinero no solo para las multas sino para los costos legales, que “ascenderán a más de 300.000 euros, probablemente hasta medio millón”, como explica a Basler Zeitung. Una tragedia, no por ella, sino porque con ese dinero podría costearse hasta 10 misiones con las que salvar migrantes ahogándose. Algo que cataloga de “amargo”, porque ese proceso judicial atenta a los derechos humanos. “Solo hemos respetado el derecho internacional, especialmente el derecho del mar, donde la máxima prioridad es salvar a las personas de la angustia”, se lamenta.

El de Klemp no es un caso aislado. La criminalización de los activistas y los frenos gubernamentales a su actividad de rescate es constante desde que la mal llamada crisis de los refugiados llegó a Europa. En España tenemos muchos ejemplos. Está la activista Helena Maleno, que salvó a cientos de migrantes en el Mediterráneo y casi acaba en una cárcel en Marruecos tras el juicio.

Los activistas lamentan que los gobiernos europeos no interceden para agilizar los permisos para operar los barcos y los amenazan de entrar en procesos legales que podrían llevarlos a la cárcel si actúan por su cuenta. Mientras los migrantes mueren ahogados, barcos como el Open Arms, el Aita Mari o el Aquarius siguen atracados en puertos españoles, con la tripulación lista para zarpar en cualquier momento, pero sin autorización para hacerlo.

 

 

♦♦♦♦♦

 

 

Detenida la capitana del ‘Sea-Watch 3’ en el puerto de Lampedusa

La Policía italiana ha detenido este sábado a Carola Rackete, la alemana al frente del barco de rescate de migrantes, poco después de que atracase el buque en la isla

 

Por Daniel Verdú

https://elpais.com/internacional/2019/06/29/actualidad/1561778170_636083.html

 

La capitana del ‘Sea-Watch 3’, Carola Rackete, durante su detención, este sábado. REUTERS
 

La historia ha terminado y, seguramente, de la peor manera para la capitana Carola Rackete, de 31 años. Esta madrugada, alrededor de la 1.30, la embarcación humanitaria Sea-Watch 3 levó anclas y se dirigió hacia al puerto de Lampedusa, frente al que llevaba atracada 48 horas con 40 migrantes a bordo. Rackete desoyó de nuevo la prohibición de la Guardia di Finanza (una fuerza especial de la policía italiana similar al Servicio de Vigilancia Aduanera español), que incluso trató de interponerse con sus embarcaciones, y atracó la nave en el puerto comercial de Lampedusa. La capitana, convertida en símbolo de la lucha contra la política migratoria de Matteo Salvini, fue recibida con aplausos de decenas de personas que la esperaban, pero fue detenida y trasladada a dependencias policiales acusada de «resistencia o violencia contra un buque de guerra», delito que implica una sentencia de tres a diez años.

El barco humanitario, que entró en aguas italianas hace 48 horas, esperaba fondeando cerca del puerto de la isla de Lampedusa aguardando la autorización para desembarcar a los rescatados el pasado 12 de junio. Pero la situación a bordo se agravaba día a día. La noche anterior dos pasajeros enfermos habían tenido que ser evacuados y el resto de la tripulación amenazaba con tirarse al agua si no llegaba una solución después de más de dos semanas a bordo. «La comandante Carola no tenía otra opción», dijo Giorgia Linardi, portavoz de la ONG Sea Watch Italia, al recordar que «durante 36 horas había declarado el estado de necesidad que las autoridades italianas habían ignorado», añadió en declaraciones al diario La Repubblica. «Fue una elección desesperada», aseguraron Leonardo Marino y Alessandro Gamberini, los abogados de la ONG alemana.

Rackete ya había sido imputada por la Fiscalía de Agrigento el viernes y acusada de un delito de favorecimiento del tráfico ilegal de personas. En una rueda de prensa ofrecida este viernes por Skype desde el barco, Rackete se mostró «segura de que la justicia italiana reconocerá que la ley del mar y los derechos de las personas están por encima de la seguridad y el derecho de Italia a sus aguas territoriales». Ahora se suman también los de resistencia a embarcaciones de guerra e intento de abordaje por la maniobra realizada contra las lanchas de la Guardia di Finanza, que quedaron atrapadas entre el muelle y la embarcación humanitaria. Un delito que prevé una pena de entre 5 y 12 años de cárcel. «Afrontaré todo con el apoyo de nuestros abogados. Ahora solo quiero que las personas puedan bajar a tierra», comunicó la capitana.

El Sea-Watch 3, además, llevaba a bordo en ese momento a una delegación de parlamentarios italianos de izquierda, que aplaudieron la decisión de Rackete cuando llegaron. “Finalmente, ha terminado esta odisea, espero que se pueda cerrar pronto también la de la comandante. Como habéis visto, hacer desembarcar a estas 40 personas era muy sencillo. ¿Cómo es posible que hayamos tenido que llegar a esto?”, se preguntaba Nicola Fratoianni, de Izquierda Italiana. Matteo Salvini ha asegurado que Rackete ha tenido un «comportamiento criminal y que ha puesto en riesgo la vida de los agentes de la Guardia di Finanza«. «Ha hecho todo eso con parlamentarios a bordo, incluido el ex ministro de Transportes. Es realmente increíble».

 

Italia había denegado la entrada a puerto de la embarcación hasta que otros países de la Unión Europea hubieran llegado a un compromiso para acoger a los migrantes que viajaban a bordo. En las últimas horas parecía que, tal y como había anunciado el ministro de Exteriores italiano, Enzo Moavero Milanesi, cinco países —Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y Finlandia— iban a hacerlo. La respuesta, sin embargo, ha tardado demasiado y Rackete ha invocado el “estado de necesidad” para entrar en el puerto.

♦♦♦♦♦
 

 

 

La capitana que desafía a Salvini

Carola Rackete, la patrona de 31 años del barco de la ONG Sea-Watch, desoye la prohibición del Gobierno italiano y entra en aguas territoriales con 42 inmigrantes a bordo

Por Daniel Verdú

https://elpais.com/internacional/2019/06/27/actualidad/1561636307_721531.html

En vídeo, la capitana Carola Rackete, a bordo de la nave ‘Sea-Watch 3’.
 

La ofensiva marítima de Matteo Salvini contra la inmigración necesitaba antagonistas. Y el miércoles por la tarde, la capitana Carola Rackete, 31 años y una carrera brillante a bordo de embarcaciones humanitarias, decidió poner a prueba al Estado italiano. La joven comandante, una licenciada en ciencias marinas que habla cinco idiomas y ha surcado las aguas varios océanos, giró el timón y advirtió a Italia: “¿Me recibís? Voy a entrar en aguas territoriales”. Y todo el país aprendió de golpe su nombre.

 
El movimiento de Rackete, sostuvo ella, no era una provocación. Era la única posibilidad si quería proteger la integridad física y psíquica de los pasajeros. El lunes la ONG había apelado al Tribunal Europeo de Derechos Humanos esperando que obligase a Italia a abrir sus puertos, pero este órgano rechazó intervenir para forzar el desembarco. “He decidido entrar al puerto. Sé a lo que me arriesgo, pero los 42 náufragos a bordo están al límite. Los llevo a salvo. Espero que las autoridades europeas e italianas entiendan la situación”, anunció a primera hora de la tarde del miércoles.
 
Las conversaciones mantenidas con la capitanía del puerto no dejan lugar a dudas de la negativa de la autoridad a dejar entrar el barco, pese a que fueron informados de que gente a bordo amenazaban con saltar al agua. La embarcación, finalmente, fue bloqueada cuando intentaba entrar en el puerto y anoche se encontraba fondeando a una milla de Lampedusa, donde fue registrada por varios agentes de la Guardia de Finanzas (equivalente en parte al Servicio de Vigilancia Aduanera español).

La Liga y sus huestes en las redes sostienen que Rackete es una niña de papá. Ella, que no usa redes sociales y prefiere no perder el tiempo contestando, le da la vuelta al argumento. “He podido frecuentar tres universidades, soy blanca, alemana, nacida en un país rico y con el pasaporte adecuado. Cuando me di cuenta sentí una necesidad moral: ayudar a quien no tenía las mismas oportunidades”, explicó en una entrevista con La Repubblica.

Rackete se encontraba este jueves por la mañana a bordo de la nave, terminando todo el papeleo que le requieren las autoridades y no puede atender a la prensa. Pero su portavoz, Ruben Neugebauer, explica algunos puntos de su biografía. Creció en Hambühren, en la Baja Sajonia. Estudió Ciencias Náuticas y se licenció por la Universidad de Ciencias Aplicadas de Jade, también en Baja Sajonia. Una vez graduada, se marchó a estudiar al Reino Unido y cursó un máster de conservación del medioambiente con una tesis sobre los albatros.

La capitana, nuevo ídolo de los opositores a Salvini como el escritor Roberto Saviano, empezó su carrera profesional en el Ártico, donde se embarcó en una nave rompehielos en el Polo Norte trabajando para el Alfred Wegener, uno de los grandes institutos oceanográficos alemanes, entre 2011 y 2013. Fue también segunda oficial a bordo del Arctic Sunrise de Greenpeace hasta 2016, cuando enroló con la ONG Sea-Watch, donde se convirtió en la coordinadora del equipo de avistamiento del Moonbird y el Colibri, los aviones de la organización que patrullan el Mediterráneo para controlar las barcas que quedan a la deriva. Hasta que pasó al timón de la nave y llegó el día clave.

La Sea-Watch 3 rescató el 12 de junio a 52 personas que habían partido de Libia –durante estas semanas, 10 fueron evacuadas por motivos médicos– y rechazó las indicaciones de las autoridades italianas de devolverlos a un puerto del país africano, porque, como gran parte de la comunidad internacional, no lo considera seguro. Italia, donde probablemente será arrestada y sometida a un proceso conforme a la nueva ley (el llamado decreto de seguridad bis), tampoco lo será para ella a partir de ahora.

Este jueves, por la mañana, Rackete volvió a hablar a través de un vídeo grabado. “Declaramos el estado de necesidad porque no puedo garantizar a bordo de mi nave la seguridad psicológica de la gente que hemos rescatado. Las autoridades han subido dos veces a recoger documentación, pero no nos han dado ninguna indicación concreta sobre cómo desembarcar. Esperamos las alegaciones de parlamentarios italianos”. El primer ministro, Giuseppe Conte, ya le ha dado la espalda abiertamente.

ITALIA BLOQUEA LA NAVE A UNA MILLA DE LAMPEDUSA

La música es la de siempre. Italia no quiere ceder con la Sea-Watch hasta que no llegue un compromiso de otros países de la Unión Europea para acoger a los inmigrantes que viajan a bordo. La letra, especialmente para el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha variado algo. Ayer consideró que la decisión de Rackete es “inaudita”. “Llegados a este punto, la responsablidad ya no es política sino judicial. Italia ha decidido que aquí solo se llega de forma regular, así que cualquier comandante del mundo debe respetarlo”.

Salvini, que empieza a tomarse este asunto como una guerra personal, ha exigido a los Países Bajos y a Alemania, países de bandera de la nave y de la ONG respectivamente, que asuman su responsabilidad y se repartan los migrantes. La paradoja de la cuestión es que el líder de la Liga, aupado electoralmente por el tema migratorio, acusó hoy de nuevo a la organización de hacer “política” con su rescate. “Sea-Watch ha hecho una campaña política a costa de la seguridad de 42 personas. En 15 días podrían haber llegado a Países Bajos dos veces. Rechazaron los puertos seguros más cercanos. Las ONG ayudan a los traficantes de seres humanos”.

 

 

♦♦♦♦♦

20 años de prisión para bióloga alemana Pia Klemp la por rescatar migrantes en el Mediterraneo

 
  • Pia Klemp es una bióloga alemana de 36 años capitana de barco que se enfrenta «hasta a 20 años de prisión y multas horrendas» por rescatar a más de 1.000 migrantes mientras cruzaban el Mediterráneo. Klemp confirmó esta acusación en una entrevista al diario Basler Zeitung. Será juzgada después de que ella y algunos de sus compatriotas fueran acusados ​​en Sicilia de prestar ayuda a inmigrantes en peligro de muerte.
  • Noticia del 11 de junio actualizada el 20 de junio.
  • Más información: Italia: Pia Klemp, una capitana en el juzgado por salvar a personas en peligro en el mar . Un artículo deMarianne Arens. (WSWS) [20 de junio de 2019].

 

 
 

Klemp ha estado bajo investigación en Italia desde que su barco, el Iuventa, fuese confiscado en el verano de 2017, y el gobierno le prohibiese navegar por la costa italiana. Según la emisora ​​pública alemana WDR, a través del trabajo en ese barco y el Sea-Watch 3 , Klemp ha ayudado personalmente en el rescate de más de 1,000 personas en riesgo de ahogarse en botes inseguros mientras intentaban cruzar a Europa en busca de un mejor vida.

El gobierno que autorizó la vigilancia es Paolo Gentiloni, el sucesor de Matteo Renzi del Partido Demócrata, dos años antes de la llegada al poder de la alianza entre la Liga y el partido de 5 estrellas.

Klemp indicó que tenía la intención de llevar el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo.

Cerca de 60,000 personas firmaron una petición para exigir que Italia abandone los procedimientos penales contra la capitana alemana y otros miembros de la tripulación que habían rescatado a miles de migrantes en el Mar Mediterráneo.

El objetivo declarado de la UE en 2019 es «desmantelar el modelo económico de los traficantes de seres humanos en la parte sur del Mediterráneo central. La operación también realiza tareas de soporte. Entrena a la marina y a los guardacostas libios y controla la efectividad del entrenamiento a largo plazo; contribuye a la implementación, en alta mar frente a las costas de Libia, del embargo de armas de la ONU «. Sin embargo, el no garantizar alternativas viables de acogida sigue exponiendo a los migrantes a mafias y contrabandistas, y a seguir arriesgando su vida por llegar a Europa.

Fuente: https://nuevarevolucion.es/20-anos-de-prision-por-rescatar-migrantes-en-…

 

♦♦♦♦♦

 

 

¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!

Poema de Walt Whitman escrito en homenaje a Abraham Lincoln, presidente de EE.UU., después de su asesinato en 1865. Se publicó por primera vez el mismo año en un apéndice adjunto a la última versión de Hojas de hierba.

 

O Captain my Captain! our fearful trip is done;
The ship has weather’d every rack, the prize we sought is won;
The port is near, the bells I hear, the people all exulting,
While follow eyes the steady keel, the vessel grim and daring:

But O heart! heart! heart!
O the bleeding drops of red,
Where on the deck my Captain lies,

Fallen cold and dead.

O Captain! my Captain! rise up and hear the bells;
Rise up—for you the flag is flung—for you the bugle trills;
For you bouquets and ribbon’d wreaths—for you the shores a-crowding;
For you they call, the swaying mass, their eager faces turning;

Here Captain! dear father!
This arm beneath your head;
It is some dream that on the deck,

You’ve fallen cold and dead.

My Captain does not answer, his lips are pale and still;
My father does not feel my arm, he has no pulse nor will;
The ship is anchor’d safe and sound, its voyage closed and done;
From fearful trip, the victor ship, comes in with object won;

Exult, O shores, and ring, O bells!
But I, with mournful tread,
Walk the deck my Captain lies,

Fallen cold and dead.

 

¡Oh, Capitán, mi Capitán! Nuestro azaroso viaje ha terminado; 
El barco capeó los temporales, el premio que buscamos se ha ganado; 
Cerca está el puerto, ya oigo las campanas, todo el mundo se muestra alborozado, 
la firme quilla siguen con sus ojos, el adusto velero tan audaz. 

Pero, ¡Oh, corazón! ¡Corazón! ¡Corazón! 
Oh, se derraman gotas rojas
en la cubierta donde yace mi Capitán

caído, frío y muerto. 

¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán! Levántate y escucha las campanas; 
levántate —por ti la enseña ondea— por ti suena el clarín; 
por ti son las guirnaldas y festones —por ti se apiñan gentes en la orilla; 
por ti claman, la inquieta masa a ti se vuelve ansiosa. 

¡Escucha, Capitán! ¡Querido padre! 
Te pongo el brazo bajo la cabeza; 
Un sueño debe ser que en la cubierta

hayas caído frío y muerto. 

Mi Capitán no contesta, están sus labios pálidos e inertes; 
Mi padre no es consciente de mi brazo, no tiene pulso ya ni voluntad. 
El barco sano y salvo ha echado el ancla, el periplo por fin ha concluido; 
del azaroso viaje, el barco victorioso regresa logrado el objetivo. 

¡Exultad, oh, costas!, y ¡sonad, oh, campanas! 
Mas yo, con paso fúnebre recorro
la cubierta donde yace mi Capitán
caído, frío y muerto. 
 
***
 
 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*