Historia de la España contemporánea (Documental; AUSAJ, 2016).

Historia de la España contemporánea

Del deber de la desobediencia civil 

(Fragmento)

Por H. D. Thoreau

Historia de la España contemporánea

 

“No importa cuán pequeño pueda parecer el comienzo: lo que se hace bien, bien hecho queda para siempre. Pero nos gusta más hablar de ello: esa, decimos, es nuestra misión. La Reforma cuenta con innumerables periódicos a su favor, pero no tiene un solo hombre. Dad vuestro voto completo, no una simple tira de papel; comprometed toda vuestra influencia. Una minoría es impotente sólo cuando se aviene a los dictados de la mayoría. Si un millar de personas rehusaran satisfacer sus impuestos este año, la medida no sería ni sangrienta ni violenta. Y esa es, de hecho, la definición de revolución pacífica, si tal es posible. Cuando el súbdito niegue su lealtad y el funcionario sus oficios, la revolución se habrá conseguido. Nuestros legisladores no han aprendido aún el valor relativo que encierra el libre comercio y la libertad, la unión y la rectitud. Nunca podrá haber un Estado realmente libre e iluminado hasta que no reconozca al individuo como poder superior independiente del que derivan el que a él le cabe y su autoridad. Un Estado que produjere esta clase de fruto y acertare a desprenderse de él tan pronto como hubiere madurado prepararía el camino hacia otro más perfecto y glorioso, que también he soñado, pero del que no se ha visto aún traza alguna”.

 

Historia de la España contemporáneaDescarga aquí "Del Deber de la Desobediencia Civil" de Henry David Thoreau

*******

El desorden y el conflicto como germen de la vida política

N. Macchiavello y algunas reflexiones filosóficas y políticas en torno a los debates y conflictos del gobierno Argentino durante 2003-2015
 
Por Leandro Pena

 

En este breve artículo nos proponemos exponer algunas ideas sobre la temática del conflicto en Los discursos a la primera Década de Tito Livio de Macchiavello y reflexionar de qué modo y en qué medida existen ciertas correspondencias tanto en el origen como en el fundamento del conflicto con el modo  de gobierno argentino entre 2003-2015.

1.- El conflicto como fortalecimiento

Sin duda, el pensamiento de Macchiavello, a través de sus obras y de su vida pública, ha sido uno de los principales acontecimientos acaecidos en el Renacimiento y su repercusión a largo de la historia ha alcanzado innumerables referencias y estudios en lo que a la filosofía política se refiere. Sin embargo, sus ideas filosóficas suelen ser tomadas en su contexto o muchas veces su lectura se acota al Príncipe (1513) mostrando así una idea sesgada del autor. Acotaremos una breve reseña de los apartados 4, 5  de Discursos sobre la primera década de Tito Livio (1517) sin desdeñar la obra anterior dado que ambas se complementan.

En los Discursos sobre la primera década de Tito Livio (1517) el pensador florentino desarrolla sus reflexiones filosóficas de manera anacrónica, retornando al origen de la vida política romana antigua para poder iluminar y proponer, en base aquellas ideas, una posibilidad de unión de los reinos de Italia del S XVI en una sola república. Es interesante observar que el filósofo considera que él origen de la virtud, el de las leyes y el fortalecimiento de vida pública es el conflicto. Lo vemos cuando dice:

 

“Creo que los que condenan los tumultos entre los nobles y la plebe atacan lo que fue la causa principal de Roma, se fijan más en los ruidos y gritos que nacían de esos tumultos que en los buenos efectos que produjeron, y consideraran que en toda república hay dos espíritus contrapuestos: el de los grandes y el del pueblo, y todas las leyes que se hacen en pro de la libertad nacen de la desunión entre ambos.”

(N. Macchiavello 1987:39)

 

Como vemos aquí, en esta relectura reflexiva-filosófica el pensador florentino destaca la importancia que ha tenido el conflicto para la conformación de una república. El mismo resulta ser el origen y la esencia de la república, en este sentido, el filósofo no apuesta a un estado de naturaleza humana pre-existente sino a la fuerza política emanada de las voces de los propios ciudadanos que fueron las que hicieron posible cualquier orden político efectivo. Se trata de un orden que no excluye las voces ni de unos ni de otros porque el conflicto nace efectivamente -como lo señalamos en la referencia- de los intereses contrapuestos de los nobles y la plebe. En este sentido el tumulto y fuente de discordia son también el encuentro de realidades y posibilidades económicas, sociales y culturales distintas, lo que hace suponer necesidades diferentes. Por otra parte, vemos también que el florentino señala que hay en la vida política dos grupos bien diferenciados, que poseen necesidades y espíritus distintos y que, en definitiva, las leyes de bien público nacen de los alaridos, gritos y tumultos que se producen de estos grupos diversos y claramente diferenciados. Nótese que el calificativo para unos es el de los grandes y para otros el del pueblo, categorías no menores, los grandes son los nobles, y el pueblo lo que conocemos como plebe.

De esta manera, cuando el tumulto surge en la vida política, emergen los desencuentros y convergen las necesidades propias de cada sector; sin embargo, la esencia de la vida pública es el conflicto porque  es el mismo -según Macchiavello- el que fomenta el orden y mantiene viva la república a través de este movimiento político que genera el tumulto. En efecto,

 

“No se puede llamar, en modo alguno, desordenada una república donde existieron tantos ejemplos de virtud, porque los buenos ejemplos nacen de la buena educación, la buena educación de las buenas leyes, las buenas leyes de esas diferencias internas que muchos, desconsideradamente, condenan, pues quien estudie el buen fin que tuvieron encontrará que no engendraron exilios ni violencias en perjuicio del bien común, sino leyes y órdenes en beneficio de la libertad pública”

(N. Macchiavello 1987:39)

 

2- Conflicto y libertad

En todo conflicto de intereses existen tensiones y diferencias, estas mismas son las que producen leyes y, por lo tanto, leyes que fomentan el orden de la vida pública; de este modo, lo que la diferencia, sostiene, no es tanto el anquilosamiento de posturas contrapuestas sino el restablecimiento de la libertad pública en beneficio de cada ciudadano mediante la ley. Sería, por tanto, llamativo, un gobierno o un ejercicio de la política donde prime el consenso, las igualdades sean supuestas y se garantice un  orden en la república  bajo la idea del bienestar armónico como constituyente de todo orden civil.

Ahora bien, el pensador florentino piensa que el tumulto que generan los pueblos no está revestido de  un carácter negativo ya que

 

los deseos de los pueblos libres raras veces son dañosos a la libertad, porque nacen , o de sentirse oprimidos, o de sospechar que pueden llegar a estarlo

(N. Macchiavello 1987:39)

 

Vemos entonces que la propuesta consiste en una óptica que revaloriza la naturaleza humana fundamentando el carácter positivo de los deseos  y también de la racionalidad, en el sentido que el pueblo tiene conciencia de sentirse oprimido o puede sospechar que ello pueda pasarle. En este sentido, Macchiavello hace hincapié no tanto en la fuerza de la nobleza para la emergencia del conflicto sino en la capacidad desiderativa y de discernimiento que los pueblos tienen sobre su presente y sus posibilidades futuras. En este sentido, el pueblo es el que, en definitiva, plantea el conflicto y busca una libertad en la  vida pública mediante la ley; y que los deseos que busca son tan valiosos en su propia naturaleza como en la vida pública.

Algunas cuestiones relevantes para concluir de estas ideas de Macchiavello. En primer lugar, el carácter relevante del conflicto y la participación social para el mismo. En segundo lugar, la necesidad de la ley para poder otorgar la libertad pública. En tercer lugar, y como consecuencia de esto último, resulta sumamente importante cómo la formulación de las leyes otorga el bienestar público y  fomenta la educación y la constitución de ciudadanos formados en la virtud. Finalmente, el carácter positivo del pueblo ya que éste encuentra su libertad a través del conflicto, en este sentido, hay una revalorización de la esencia del pueblo y de su racionalidad en la búsqueda de sus condiciones y posibilidades de legitimación.

(...)

Las preguntas que giran en torno a esta disparidad de criterios, ideas y formulaciones, son: ¿Alguna vez no hubo conflicto en la historia de la política? ¿Alguna vez no existieron aquellos que deseaban ser respetados y reconocidos en su identidad ciudadana? ¿No se ha maquillado el conflicto muchas veces con promesas multicolores? ¿No será el conflicto el fundamento de la libertad individual?

 

Si mandas libros a la hoguera, es posible que termines carbonizado como Girolamo Savonarola

*******

Historia de la España contemporánea

(Documental)

AUSAJ, 2016 

 

Historia de la España contemporánea

 SIN DERECHOS HUMANOS

 

Elecciones. ¿A quién votar? ¿A quiénes conoces por su presencia constante en todos los informativos, o a desconocidos, permanentemente ignorados por los medios de manipulación informativa? Es la Nueva Política. Democracia Liberal Mediática. ¿Votamos por personas o por ideas?

En este trabajo hablamos de la construcción mediática del relato político. De la farsa y el engaño. De los manifestantes utilizados como carne de cañón por los beneficiarios del fraudulento relato de un sistema que solo permite su sustitución por el mismo sistema, basado en la explotación del hombre por el hombre.

Previniendo el estallido de grandes protestas sociales, dirigidas contra los responsables de la gran crisis del Capitalismo Financiero que ha hecho saltar por los aires la cláusula de Estado Social, y amenaza gravemente con hacer volar también la cláusula de Estado Democrático y de Derecho (Artículo 1 de la Constitución), amparándose en el monopolio informativo que detentan, que es de carácter Global, nos intentan convencer de que es posible un Capitalismo de izquierdas.

Han promovido hasta la náusea unos “Movimientos Sociales” falsos, generosamente financiados por el mismo sistema al que dicen oponerse, mediante subvenciones públicas y privadas; pero sobre todo, mediante la perversión de nuestro Derecho Fundamental a las Libertades de Expresión (solo pueden acceder al gran público, construyendo liderazgos, las opiniones de sus “pupilos”) y a recibir Información Veraz, que convierten en impune manipulación informativa a favor de “sus” candidatos, cuyo liderazgo imponen por esta vía.

Todos los medios de manipulación masiva del sistema han situado a “sus” candidatos al frente de la contestación social que se opone a los Poderes Globales Privados que nos gobiernan en la sombra; para desintegrar nuestras legítimas aspiraciones de libertad. Desde los medios –de los que son propietarios- que dicen dar voz a la derecha, los sitúan como los antagonistas –únicos- de las políticas Neoliberales, diseñando junto a los medios que se dicen de izquierdas –de los que también son dueños-, en los que Podemos es el eje de todas sus manipulaciones informativas, un fraudulento y falsario escenario en el que la oposición al Neoliberalismo está encarnada por … otros neoliberales. Alarma el silencio.

Como acertadamente apostillaba una comentarista a un artículo de un destacado líder de la que denominan “Nueva Política”, "La culpa de todos nuestros males no la tiene la desigualdad económica ni la falta de libertad y de justicia, la tiene el "heteropatriarcado" ¿no, payaso?".

 

"La culpa de todos nuestros males no la tiene la desigualdad económica ni la falta de libertad y de justicia, la tiene el "heteropatriarcado" ¿no, payaso?"

 

Esta es la clave: las reivindicaciones sociales promovidas por sus estrellas mediáticas, que pretenden ser políticas (en afortunada expresión de la Socióloga doña Ángeles Díez), en nombre de la “Nueva Política” (significante vacío), convertidas fraudulentamente por los Medios en "Opinión Pública", no representan avances de la Libertad, sino nuevas cadenas que la atenazan todavía más. Son incluso beneficiosas para el sistema Ultraliberal que destruye nuestras vidas y el futuro de nuestros hijos. Para imponer este falso relato, el sistema precisa controlar los "Movimientos Sociales". Y lo hace implantando a sus líderes. Para ello, ha de opacar por completo la misma existencia de cualquier otra alternativa.

Denunciamos aquí la imprescindible colaboración de los lideres mediáticos, aupados por los Medios de Manipulación Informativa, a la dirección de las protestas sociales. Disidencia controlada. Estos perversos y falsos liderazgos, en realidad meras construcciones mediáticas, se aprovechan de nuestro dolor para imponerse a nuestras demandas de justicia social. Aupados sobre nuestro sufrimiento, nos utilizan para imponernos condiciones de vida todavía más duras, en un proceso/bucle de duración infinita. Son nuestros liderazgos quienes enmascaran a nuestros verdugos.

Desde el poder en la sombra, desde el Poder Financiero Global, se pone en circulación un nuevo Mercado: El Mercado cuyos productos se podrían denominar “condiciones de libertad”; de servidumbre en realidad.

En este Nuevo Mercado, que es el verdadero significado de la expresión “Nueva Política”, los únicos ofertantes han de ser los “productores oficiales de condiciones de libertad”. El propio Sistema organiza a sus opositores. Quienes desde el altruismo y la empatía, producen verdaderas “Condiciones de Libertad” han de ser silenciados y expulsados del Mercado. Porque el verdadero producto que se ofrece y demanda en este fraude es la creación de opinión pública. O lo que es lo mismo, el Control Social. Se instaura el más allá al Neoliberalismo; el Ultraliberalismo, con sus guerras por la paz y la división y compartimentación de las poblaciones de este mundo, que quieren convertir en su granja global.

La potencia preventiva y reparadora del conflicto social, propia de los Derechos Humanos, ha de ser desactivada. Negando los Derechos Humanos a los que consideran "enemigos del Sistema". Es lo que se ha venido a denominar "Derecho Penal del Enemigo". Ciudadanos que ejercitan lícitamente sus Derechos Humanos como enemigos del sistema. Con la impasibilidad de los falsos líderes que nos han impuesto por medio de la Uniformidad informativa falsaria de las informaciones que recibimos de los grupos financieros globales, por medio de SUS Medios de Comunicación.

Lo que Santiago Pedraz, Juez de la Audiencia Nacional, describió como "convenida decadencia de la clase política", ha de ser completado con la referencia al también decadente Poder Judicial, gravemente afectado por el Corporativismo y la Politización. Y, sobre todo, con la monolítica Corrupción Informativa, que posibilita la obtención de nuestro consentimiento, de nuestra aceptación tácita de todo cuanto, fraudulentamente, se nos presenta como Opinión Pública, fruto de la pasividad que surge de la impotencia, de la imposibilidad del ejercicio efectivo de las Libertades de Expresión e Información por parte de la inmensa mayoría de nosotros, que sinceramente nos oponemos a la continuación del expolio de nuestros Derechos Humanos. La “opinión pública” reducida a “Opinión Publicada”. Que se define por enfrentarnos a los unos con los otros; enfrentando minorías se imposibilita la posibilidad de una mayoría capaz de poner fin a tanta miseria y corrupción. Discutimos airadamente  sobre los medios, sin conocer los fines.

Cuando a la corrupción política y a la corrupción judicial añadimos la Corrupción Informativa, empezamos a vislumbrar la realidad de un Sistema extremadamente perverso que se retroalimenta de las diferentes corrupciones existentes en su seno. La corrupción es un organismo vivo, una suerte de Hidra con muchas cabezas; cada una ampara el desarrollo de las demás. No nos ayudarán a superar este bucle paralizante los nuevos liderazgos artificiales, construidos por las mentiras oficiales travestidas de información veraz, amparados por la injusticia, la impunidad de estas perversas categorías de delincuentes y la criminalización del ejercicio de los Derechos Humanos.

Este trabajo versa, en último término, sobre nuestro futuro. Que se está construyendo en estos mismos momentos como negación de los Derechos Humanos. En este caso, de los Derechos de Reunión y Manifestación, de las Libertades de Expresión y de Información, de la Libertad y de la misma integridad física, y todo ello mediante la vulneración del Derecho al Juicio Justo y la Presunción de Inocencia, que se ven afectados, en el caso analizado a continuación, por  la ausencia de defensa material en el seno del proceso judicial entablado contra un ciudadano que se conceptúa como “Enemigo”.

"Una injusticia hecha al individuo es una amenaza hecha a toda la sociedad"

(Montesquieu).

***

"Las leyes que se dictan acerca de las opiniones, no se dirigen contra los malvados sino contra los honrados, y que no se dictan para reprimir a los malintencionados, sino más bien para irritar a los hombres de bien, y que no pueden ser defendidas sin gran peligro para el Estado".

"Añádase a ello que tales leyes son inútiles del todo. Quienes creen, en efecto, que las opiniones condenadas por las leyes son sanas, no podrán obedecer a las leyes; y, al revés, quienes las rechazan como falsas reciben como privilegios las leyes que las condenan".

"Leyes semejantes, con las que se impone qué debe creer cada uno y se prohibe decir o escribir algo contra tal o cual opinión, han sido con frecuencia dictadas para condescender o más bien ceder ante la ira de aquellos que no pueden soportar a los caracteres libres, y que, por una especie de torva autoridad, pueden cambiar fácilmente la devoción de la masa sediciosa en rabia e instigarla contra quienes ellos quisieran".

"Porque ¿puede concebirse mal mayor para el Estado que enviar como réprobos al exilio a varones honestos, porque tienen otras ideas y no saben disimularlas?".

"Quienes tienen conciencia de su honradez no temen la muerte, como los malvados, ni suplican el indulto del suplicio; lejos de estar angustiados por el remordimiento de una mala obra, consideran honroso, que no un suplicio, morir por una buena causa y glorioso morir por la libertad".

"¿Qué puede haber, insisto, más pernicioso que tener por enemigos y llevar a la muerte a hombres que no han cometido ningún crimen ni fechoría, simplemente porque son de talante liberal; y que el cadalso, horror para los malos, se convierta en el teatro más hermoso, donde se expone, ante el oprobio más bochornoso de la majestad, el mejor ejemplo de tolerancia y de virtud?".

"Pues quienes tienen conciencia de su honradez no temen a la muerte, como los malvados, ni suplican el indulto del suplicio; lejos de estar angustiados por el remordimiento de una mala obra, consideran honroso, que no un suplicio, morir por una buena causa y glorioso morir por la libertad".

"¿Qué se busca, entonces, al decretar la muerte de tales hombres, si las personas indolentes y pusilánimes ignoran el motivo, las sediciosas lo odian y las honradas lo aman?".

"Quien pretende determinarlo todo con leyes, provocará más bien los vicios, que los corregirá. Lo que no puede ser prohibido, es necesario permitirlo, aunque muchas veces se siga de ahí algún daño. ¿Cuántos males, en efecto, no provienen del lujo, la envidia, la avaricia, la embriaguez y actos similares? Y se los soporta, sin embargo, porque no pueden ser evitados por la prohibición de las leyes, aunque sean realmente vicios".

"Es necesario, pues, conceder a los hombres la libertad de juicio y gobernarlos de tal suerte que, aunque piensen abiertamente cosas distintas y opuestas, vivan en paz. No cabe duda de que esta forma de gobernar es la mejor y la que trae menos inconvenientes, ya que está más acorde con la naturaleza humana".

"Efectivamente, en el Estado democrático (el que más se aproxima al estado natural), todos han hecho el pacto de actuar de común acuerdo, pero no de juzgar y razonar. Es decir, como todos los hombres no pueden pensar exactamente igual, han convenido en que tuviera fuerza de decreto aquello que recibiera más votos, reservándose siempre la autoridad de abrogarlos, tan pronto descubrieran algo mejor".

"De ahí que cuanto menos libertad se concede a los hombres, más se aleja uno del estado más natural y con más violencia, por tanto, se gobierna”.

BARUCH DE SPINOZATratado teológico-político, cap. XX (2ª parte).

https://puntocritico.com/2017/01/09/la-libertad-de-pensamiento-y-de-expresion-por-baruch-de-spinoza/

***

El individuo democrático de Tocqueville trata de anular toda excelencia individual mediante la imposición tiránica del designio mayoritario”

(Ortega y Gasset)

*******

“Importa, sin duda, para la seguridad de cada uno que el poder judicial esté separado de todos los demás”

“Al servir el hombre a sus semejantes se sirve a sí mismo”

“La soberanía del pueblo y la libertad de prensa son, pues, dos cosas enteramente correlativas: la censura y el voto universal son, por el contrario, dos cosas que se contradicen y no pueden encontrarse largo tiempo en las instituciones políticas de un mismo pueblo”

“Los gobiernos son representantes de los ciudadanos y no meros delegados de las decisiones previas de la mayoría"

“Fijar al poder social límites extensos, pero visibles e inmóviles, dar ciertos derechos a los particulares y garantizarles el goce indiscutible de esos derechos, conservar al individuo la poca independencia, fuerza y originalidad que le quedan, alzarlo al lado de la sociedad y sostenerlo frente a ella; tal me parece ser el primer objeto del legislador en la época en que entramos”

“La omnipotencia me parece en sí una cosa mala y peligrosa"

"No hay, pues, sobre la tierra autoridad tan responsable en sí misma, o revestida de un derecho tan sagrado, que yo quisiere dejar obrar sin control y dominar sin obstáculos. Cuando veo conceder el derecho y la facultad de hacerlo todo a un poder cualquiera, llámese pueblo o rey, democracia o aristocracia, digo: Aquí está el germen de la tiranía”

“El materialismo es, en todas la naciones, una enfermedad peligrosa del género humano, pero debe temerse particularmente en un pueblo democrático”

“Es necesario que todos los que se interesen por el futuro de las sociedades democráticas se unan y que todos, de común acuerdo, realicen continuos esfuerzos para propagar en esas sociedades la afición al infinito, el sentimiento de lo grande y el amor a los goces inmateriales”.

 

Usar a la democracia para moderar a la democracia. Es el único camino que tenemos abierto para escapar del despotismo”

ALEXIS DE TOCQUEVILLE

 

 


Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*