Sobre la traición y los traidores: algunas lecciones aprendidas desde la historia de las vivencias, por Marisela Andrade Sierra 

El escorpión y la rana

 

Cuenta un relato popular africano que en las orillas del río Níger, vivía una rana muy generosa.

Cuando llegaba la época de las lluvias ella ayudaba a todos los animales que se encontraban en problemas ante la crecida del río.

Cruzaba sobre su espalda a los ratones, e incluso a alguna nutritiva mosca a la que se le mojaban las alas impidiéndole volar. Pues su generosidad y nobleza no le permitían aprovecharse de ellas en circunstancias tan desiguales.

También vivía por allí un escorpión, que cierto día le suplicó a la rana: «Deseo atravesar el río, pero no estoy preparado para nadar. -Por favor, hermana rana, llévame a la otra orilla sobre tu espalda.

La rana, que había aprendido mucho durante su larga vida llena de privaciones y desencantos, respondió enseguida: -¿Que te lleve sobre mi espalda? ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco lo suficiente para saber que si te subo a mi espalda, me inyectarás un veneno letal y moriré!

El inteligente escorpión le dijo: -No digas estupideces. Ten por seguro que no te picaré. Porque si así lo hiciera, tú te hundirías en las aguas y yo, que no sé nadar, perecería ahogado.

La rana se negó al principio, pero la incuestionable lógica del escorpión fueron convenciéndola… y finalmente aceptó. Lo cargó sobre su resbaladiza espalda, donde él se agarró, y comenzaron la travesía del río Níger.

Todo iba bien. La rana nadaba con soltura a pesar de sostener sobre su espalda al escorpión. Poco a poco fue perdiendo el miedo a aquel animal que llevaba sobre su espalda.

Llegaron a mitad del río. Atrás había quedado una orilla. Frente a ellos se divisaba la orilla a la que debían llegar. La rana, hábilmente sorteó un remolino…

Fue aquí, y de repente, cuando el escorpión picó a la rana. Ella sintió un dolor agudo y percibió cómo el veneno se extendía por todo su cuerpo. Comenzaron a fallarle las fuerzas y su vista se nubló. Mientras se ahogaba, le quedaron fuerzas para gritarle al escorpión:

¡Lo sabía! Pero… ¿Por qué lo has hecho?

El escorpión respondió: -No puedo evitarlo. Es mi naturaleza.

Y juntos desaparecieron en medio del remolino mientras se ahogaban en las profundas aguas del río Níger.

 

La zorra hablando con Esopo sobre animales - Siglo V a. c.

*****

 

Sobre la traición y los traidores: algunas lecciones aprendidas desde la historia de las vivencias

La traición consiste en una conducta desleal hacia la Patria. El Pueblo soporta más la ausencia provocada por la muerte que la duda o la traición

 

En la célebre Obra de “La Divina Comedia” escrita magistralmente por Dante Alighieri, (Florencia, Italia1.265-1.321 Rávena, Italia) él concibe imaginariamente el Infierno conformado por nueve círculos de tormenta y castigo, de manera eterna para los seres humanos, que de acuerdo a como vivieron su vida, a como desarrollaron sus actos y acciones, a como materializaron sus sueños orientados a su familia, a la Patria a los amigos; e incluso a cómo llegaron a manejar el Poder, les tocaría, en ese infierno eterno sin fin, un círculo de castigo, ante el desarrollo de sus bajas pasiones y sentimientos inferiores. Sentimientos que los seres humanos nunca llegaron a trascender y que dejaron surgir las bestias humanas, por hacerse de un lugar en la sociedad, sin importar quiénes son vejados, relegados, burlados y acabados moral o físicamente, en honor a la sobrevivencia, desprovista, además de todo sentimiento ético y moral republicana. No es entonces por casualidad que Dante le asigna a las y los traidores, el circulo número 9, púes es allí en esa zona donde permanece atrapado El Diablo o Satanás o Lucifer. Ese Círculo es el centro del Infierno y está asignado a los que cometen el último pecado, que sería el de la Traición y la Traición hacia Dios, hacia la Patria o hacia la Familia. Satanás –Lucifer- es descrito por Dante como un gigante, y espantosa bestia con tres caras, una roja, una negra y otra amarillo pálido, que: “inmerso en el hielo hasta la cintura, llorando y babeando, aletea como si intentase escapar, produciendo un viento que hiela todo el Cocito (inmenso lago congelado ubicado en el círculo 9 del infierno). Cada boca tiene un famoso traidor, con Bruto y Casio en las bocas de la izquierda y derecha respectivamente. Estos dos hombres estuvieron involucrados en el asesinato del Emperador Romano Julio César - un acto que para Dante significa la destrucción de la unificación de Italia ya que mataron al hombre que debía gobernar al mundo. En el centro, está Judas. A él se le aplica la peor de las torturas, su cabeza es roída por la boca de Satanás que además es impotente, ignorante, y está lleno de odio, en contraste con la omnipotencia, omnisciencia, y amor de Dios.” Dante clasifica el Círculo 9 en las siguientes categorías:

La Caina, donde son castigados aquellos que traicionaron a sus familiares, enterrados en el hielo hasta el cuello; debe su nombre al personaje bíblico Caín.(Dio muerte a su hermano Abel)

La Antenora, donde son castigados los que traicionaron a su Patria, enterrados hasta la cintura, con la parte superior del cuerpo expuesta a los vientos fríos infernales; debe su nombre al personaje Antenor de la Ilíada de Homero

La Tolomea, donde son castigados los que traicionaron a sus huéspedes, eran recostados con la parte posterior del cuerpo sumergido en el hielo; debe su nombre al personaje Ptolomeo, gobernador de Jericó, quien asesinaba a sus invitados

La Judeca, donde son castigados los que traicionaron a sus amos y benefactores, completamente inmersos en el hielo; debe su nombre al personaje de los Evangelios Judas Iscariote. En el corazón de la Judeca se encuentra Satanás. (tomado de la Divina Comedia narrada por Natalino Sapegno y Fernanda Cremascioli,(La información relativa a la descripción del Cocito de Dante se han extraído de la Divina Comedia ed. La Nuova Italia Editrice, Florencia, 1998).

Véase como en todos los casos de traición en el Círculo No. 9 del Infierno de Dante, están referidos a hechos políticos, una figura descollante como es el Emperador Julio César y el otro el Poder Espiritual y de movilización de masas que inspiraba miedo en los Gobernantes de entonces, como fue Jesús de Nazaret, el Redentor del mundo.

 

Círculos del Inierno de Dante - Sandro Botticelli

 

Disección de la Traición

La traición no es parte de la Filosofía Política sino de la Filosofía Moral. Pero las grandes traiciones en la historia estuvieron indefectiblemente vinculadas al Poder Político en sus diferentes acepciones, manifestaciones e influencias. Muchas veces hemos visto la traición, al igual que la muerte, pasar cerca nuestro, pasar al lado y en sentido opuesto del otro lado de la acera; pero ¿Qué pasa cuando la traición se detiene en nuestra casa y llama a nuestra puerta? Para Dante, como ya lo vimos, es el más grave de todos los pecados, es el peor de los pecados; porque con la traición, el traidor o traidora no se enloda solamente a sí mismo o misma, sino que arrastra con él a muchos inocentes y en su galope desenfrenado, destruye varios de los motores que mueven los hilos del universo, la fe, la seguridad, la confianza y la credibilidad en la alteridad. Este sentimiento mal interpretado puede conducir peligrosamente al nihilismo o lo que es lo mismo, cuando el ser humano pierde la confianza en el ser humano, incluyéndonos, cuando duda de todos y hasta de sí mismo, hasta lograr la anulación y la existencia social del otro. Ese proceso de duda total, duda de la palabra, desconocer el compromiso y la entrega por amor, por sueño, utopía o ideal, es llegar entonces a la completa deshumanización que reproduce el sistema capitalista. La traición necesita de esta condición capitalista para deshumanizar y alienar la conciencia de las personas.

 

 

De allí que el proceso globalizador lleva no solo el aspecto comercial, monetario y tecnológico; sino que incluye la globalización de la indiferencia, del individualismo, del personalismo, del egotismo, de la competitividad sin ética y moral, lo que conduce a tener Pueblos con pérdida de la sensibilidad social, con ausencia de la capacidad de asombro, con indiferencia ante el dolor ajeno, con predominio de la intolerancia, de la frialdad, de la falta de solidaridad, de la ausencia de ternura en las relaciones así como de la desvergüenza, la desfachatez, la burla o bullying –en inglés: acoso y maltrato permanente- y otros factores de alienación y deshumanización para que se alojen sentimientos con facilidad de ruptura de la ética, de los valores y del amor solidario.

Esto conduce a ver los actos de traición como actos normales de defensa y autodefensa para sobrevivir, convirtiendo el milagro de la vida en un acto de salvajismo y competitividad para escalar posiciones, con descalificación, exclusión y muerte física, política o espiritual, sin un atisbo de remordimiento, perdón o humildad. La traición es irremediablemente una violación a los derechos humanos, es una violación a ese acto íntimo que implica la amistad, donde se desconoce la ética de la relaciones, es un acto cargado de inmoralidad, deshonestidad y deslealtad, donde de manera premeditada, racional, espontánea y calculadora se violan los pactos, los contratos, los proyectos, los sueños, los sentimientos y las utopías compartidas. La traición, luego es, la transgresión a la confianza que se deposita en una persona, por tanto solo se puede traicionar a los amigos y amigas, a los seres amados, a la Patria, a los compañeros, al Pueblo y a los propios sentimientos, valores y principios personales de vida. La traición proviene de personas no solamente mentirosas, manipuladoras y de mentes mediocres como lo dice José Ingenieros, (ver perfil del hombre mediocre) también deviene de personas brillantes, inteligentes, responsables, cultas y con genio, pero ambos se unen en la línea emocional que acobija la soberbia, la auto estima sobrevalorada, la indisciplina, la ausencia de voluntad de compromiso con lo que se traiciona, acompañado de la envidia, el desapego, el desamor; y sobre todo se aloja – irremediablemente- un sentimiento de pérdida, de influencia en los demás y de menoscabo de los espacios y escenarios de poder, para incidir en los cambios o transformaciones que el traidor considera necesario imponer, sin importar el costo que ello implique.

La traición en una persona, pasa por momentos de crisis ético-moral, de remordimientos, del mea culpa para luego posicionarse en una fase de frialdad cognitiva, calculadora, egoísta y desprovista de análisis estratégico, sentimental y humano; y se llega a un punto de quiebre donde no importa la destrucción de la patria, de la sociedad, de las instituciones, de los partidos, de las comunidades y de la familia en particular. Pero no todas o todos los que practican la traición la realizan imbuidos solo por la fama y el dinero, pero si comparten objetivos de grandeza, orgullo, influencia y poder.

Hay traiciones soterradas, planificadas de manera meticulosa y racionalmente llenas de maldad y de odio, son las traiciones a largo plazo, donde el actor traicionero se llena de paciencia, asume una actitud de servilismo, lisonjero, eficiente, se hace sentir indispensable, está en todas partes, escondido o semi ignorado, buen escucha, perceptivo, detallista, solo propone cambio de actores y tácticas pero nunca hace alertas para prevenir los escenarios difíciles, los conflictos y las amenazas, pues estos forman parte de su plan de “la salida o de la caída” que necesita, para “aprovechar” las circunstancias, potenciar el sentido de la oportunidad y la participación de terceros, que a veces los utilizan como tontos útiles y colocar el timón a su favor. Cuando su fracaso es inminente maneja la situación empleando subterfugias conspiraciones, involucrando actores de manera inescrupulosa para desviar la atención hacia su persona. Esta es la traición más rastrera, felona y malévola.

Fouché

Ejemplo clásico de este tipo de Traidores en la historia tenemos a Fouché, donde lo que más le importaba era su sobrevivencia por mantenerse en el poder o mejor dicho detrás del poder, independientemente de quién lo detente. Desde allí se maneja y tejía su red de influencias, para colocar los escenarios a su favor. Tenía una ambición desmedida, era frío calculador, paciente, impenetrable, no era orador ni mantenía conversaciones de interés, Fouché no tenía una personalidad relevante de allí su fortaleza en su conducta sinuosa y escurridiza. Igual apoyaba a los rebeldes, a los ilustrados, a los científicos, a los masones, a los monarcas y al Emperador Napoleón como casi al mismo tiempo al ver que perdían poder se pasaba hacia el otro bando y promovía conspiraciones, asesinatos, componendas, engaños, destituciones y desapariciones. Se le llegó a conocer como el carnicero de Lyon. Fouché dominó la situación con dificultad, paciencia, agudeza e inteligencia con el Emperador Napoleón Bonaparte, pese a la desconfianza y suspicacia que aquél le despertara, se hizo amigo de sus enemigos, amigo de los amigos de Bonaparte, amigo de los enemigos de Bonaparte y compartía con los enemigos de sus amigos de Poder. Cuando Bonaparte es derrotado en la batalla de Waterloo, Fouché rápidamente negoció el traspaso de poderes con los aliados y contribuyó al retorno de la monarquía. Comienza a mantener relaciones con Luis XVIII y le ofrece el trono a cambio de un puesto en su reino como ministro de la policía. Luis XVIII al principio se negó, ya que Fouché había sido uno de los partidarios de que su hermano LuisXVI fuera ejecutado. Más sin embargo logró que lo nombraran como Director de la Policía, por el gran manejo de la información de Estado que conocía, y que era un cargo que venía ejerciendo durante más de 15 años con Napoleón, de manera intermitente.

En las memorias de Napoleón este escribió: “Si la historia tiene un Traidor, este sin duda es Fouché”. La traición de Fouché no buscaba fama ni gloria, no buscaba reconocimiento público pero sí personal, buscaba, eso sí perpetuarse en el poder, pero detrás del poder y enriquecerse, ejerciendo su papel de víctima, victimario, aliado, conciliador, negociador y proveedor de información. Hasta hoy día no se sabe si Fouché algún día sintió arrepentimiento por su rastrera e indigna posición de traidor.

En la Obra "El traidor en la ciudad", Cicerón describe lo siguiente: “Una nación puede sobrevivir a sus locos y hasta a sus ambiciosos; pero no puede sobrevivir a la traición desde dentro. Un enemigo que se presente frente a sus muros es menos formidable, porque se da a conocer y lleva sus estandartes en alto; pero el traidor se mueve libremente dentro de los muros, propaga rumores por las calles, escucha en los mismos salones oficiales; porque un traidor no parece un traidor y habla con un acento familiar a sus víctimas, teniendo un rostro parecido y vistiendo sus mismas ropas, apelando a los bajos instintos que hay ocultos en el corazón de todos los hombres.”

 

Marco Tulio Cicerón

 

Esta aseveración de Cicerón, realizada en el año 50 Ac, podemos articularla, solo para efectos del presente análisis con los escritos bíblicos, en los Salmos 41 y 55. En el primero leemos: "Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó contra mí el calcañar".

Y en el Salmo cincuenta y cinco, el Salmista es todavía más claro: "Porque no me afrentó un enemigo, lo cual habría soportado; ni se alzó contra mí el que me aborrecía, porque me hubiera ocultado de él; sino tú, hombre, al parecer íntimo mío, mi guía, y mi familiar; que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, y andábamos en amistad en la casa de Dios. Extendió el inicuo sus manos contra los que estaban en paz con él; violó su pacto. Los dichos de su boca son más blandos que mantequilla, pero guerra hay en su corazón; suaviza sus palabras más que el aceite, más ellas son espadas desnudas". Esta traición tuvo un precio que cambió el curso de la historia: 30 monedas de plata, el precio de un esclavo, fue lo que costó monetariamente el Salvador del Mundo, traición llevada a cabo por su discípulo y amigo; pues Judas fue el siervo de Cristo, a quién éste le hiciera algunas confidencias. Judas era partícipe del ministerio apostólico y del

honor de dones milagrosos. Él había sido tratado de la manera más amable e indulgente. Él participaba de todos los bienes de su Señor. Judas tenía alimento y vestido que recibía del fondo común, y parece que el Señor era indulgente con él de una manera especial. Como lo fuera con Pedro y Juan. Jesús le había encomendado la administración de las finanzas provenientes de las contribuciones. Su principal virtud era la economía, una cualidad muy necesaria en un tesorero, cuidaba los gastos, y hacía una correcta distribución entre los pobres. Pese que en contadas ocasiones tomó dinero para compartir con amigos, pero cuadraba correctamente las cuentas por su pequeñez. Pero ¿qué le pasó a Judas Iscariote para traicionar a Jesús?

 

Judas Iscariote

 

Veamos, Judas fue un predicador; es más, fue un predicador notable y tenía parte en este ministerio, Él no fue simplemente uno de los setenta. Había sido seleccionado por el propio Señor como uno de los doce, un miembro honorable del colegio apostólico. Sin duda había predicado el Evangelio de tal manera que muchos habían sido alegrados por su voz, y había recibido poderes milagrosos, de tal manera que, a su palabra, los enfermos habían sido sanados, los oídos de los sordos habían sido abiertos, y los ciegos habían recobrado la vista. Si Judas tenía este poder otorgado por Jesús, gozaba del reconocimiento de sus compañeros y de la gratitud de la multitud. Pero la naturaleza de Judas era mercantilista y acumulador de riqueza material, no era un saduceo que pudiera tirar la religión por la borda, poseía fuertes inclinaciones religiosas, no era una persona corrompida, en su vida, nunca había gastado un par de pesos en el vicio. No se trata que amara menos el vicio, sino que amaba más el par de pesos. Ocasionalmente era generoso, pero lo era con el dinero de otras personas. Vigilaba muy bien su magnífico cargo, la bolsa. Albergaba sentimientos de alcanzar una mejor posición de su actual pobreza, cuando Jesús llegara a ser el Rey de Reyes. Su conciencia alimentaba su avaricia cada día, pues se daba cuenta que ser un pequeño comerciante no le reportaba suficientes ganancias, de allí que las 30 pesetas de plata para él representó la base del inicio de un ascenso, visto ya que los Jerarcas estaban conspirando para detener a Jesús y entregarlo a los Romanos. Allí Judas vio desplomarse su sueño de ascender junto a Jesús y la frustración de llegar a ser un rico comerciante. Su conciencia lo llevó al arrepentimiento al ver la condena de Jesús, la cual no midió las consecuencias de su traición; y ahorcarse fue para él la solución del dolor con tormento, por la torpeza de su felonía. Seguro revivió los pasajes de los dos últimos días cuando Jesús le dio en tres momentos oportunidad de redimirse, pero los traidores que traicionan por ambición del dinero, no tienen paciencia, actúan rápido irracional, de manera compulsiva y así su conciencia del mal causado lo llevan al arrepentimiento pero que lo conducen a la muerte, se sintió despreciado por Jesús por los Apóstoles y por los Jerarcas que le dieron las 30 monedas de plata. No sabremos jamás que pensamientos pasaron por su mente enajenada por la traición al Ser que más lo amó. (Sin embargo en la contemporaneidad el gran Escritor y Poeta Jorge Luís Borges, reivindica el acto de traición de Judas Iscariote, cuando dice que: “el traidor no era tal, sino el mejor aliado que tenía Jesús. Su sacrificio era extravagante, pero absolutamente necesario. Gracias a Judas, Jesús se unía a la divinidad y, con ello, abría también la puerta para aquellos que compartían su saber. Al final del diálogo, Jesús terminaba por decirle a su caro discípulo lo siguiente: "Tú serás el decimotercero, y serás maldito por generaciones, y vendrás para reinar sobre ellos" –sin comentarios-).

 

Asesinato de Julio César

 

La traición habita entre el fuego y el hielo, entre la niebla y el fango, ella sola despierta pasiones inferiores, innobles y perversas, pero con una fuerza capaz de cambiar el curso de la historia, la naturaleza de las personas y el imaginario popular. Los traidores serán siempre rechazados por el Pueblo y junto a la Historia les han dado en el devenir de los acontecimientos una justa y deleznable posición. Recordemos en Roma el asesinato vil de Julio César por su Hijastro Marco Junio Bruto, con graves consecuencias para los manejos políticos, geopolíticos y territoriales del Imperio Romano y del mundo.

 

"la traición va de la mano con la eficacia del gobierno, la traición va de la mano con la realización de grandes proyectos de los Estados, por ello, el que no es capaz de traicionar su palabra, en aras del bien común, no sirve para político”

Maquiavelo - El Príncipe

 


RELACIONADO:

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*