CENSURA Y CANCELACIÓN: EL FIN DE LAS LIBERTADES; EL FIN DE LA DEMOCRACIA. Del control de la información pública al «Asesinato Civil» del disidente.

CENSURA Y CANCELACIÓN

 

«Leyes semejantes, con las que se impone qué debe creer cada uno y se prohibe decir o escribir algo contra tal o cual opinión, han sido con frecuencia dictadas para condescender o más bien ceder ante la ira de aquellos que no pueden soportar a los caracteres libres, y que, por una especie de torva autoridad, pueden cambiar fácilmente la devoción de la masa sediciosa en rabia e instigarla contra quienes ellos quisieran».

«¿Qué puede haber, insisto, más pernicioso que tener por enemigos y llevar a la muerte a hombres que no han cometido ningún crimen ni fechoría, simplemente porque son de talante liberal; y que el cadalso, horror para los malos, se convierta en el teatro más hermoso, donde se expone, ante el oprobio más bochornoso de la majestad, el mejor ejemplo de tolerancia y de virtud?».

Baruch Spinoza

 

GENTE PELIGROSA

Nada espero de los otros partidos. Pero sé que esta gente es peligrosa. Demasiado peligrosa como para reírnos sólo de ella

Por Gabriel Albiac

El Debate, 24 MAYO 2023

 

Sopesando la grandeza trágica de Racine, Paul Valéry acuña esta regla de oro, que separa la grandeza del ridículo: «En las más altas emociones, respetar los subjuntivos». Eso separa, en literatura, a Sófocles de un muñidor de folletines. Eso debería imponer, ante los electores, la barrera infranqueable entre un político –en mayor o menor estado de decencia– y uno de esos zarrapastrosos espirituales que a sí mismos se dieron nombre de «populistas». La política no va de «emociones», va de sintaxis bien hecha. O bien, se queda en un folletín que enmascara los peores saqueos. «Sintaxis»: palabra griega que designaba la formación de las tropas que van a entrar en combate.
 
La política no va de «emociones», va de sintaxis bien hecha. O bien, se queda en un folletín que enmascara los peores saqueos. «Sintaxis»: palabra griega que designaba la formación de las tropas que van a entrar en combate
 
No es que roben éstos más que los otros. Roban todos. Y la única graduación de su robo es el nivel de impunidad en que hayan llegado a instalarse. Los súbitos enriquecimientos de Bono o de Iglesias no son entre sí tan distintos. Ni el de González lo es del de Montero. La cifra del beneficio la dan los años de los que se gozó para blindar la impunidad del cargo. Eso es todo. Trazar fronteras morales entre políticos en función de su tendencia natural a acumular patrimonio es peor que imbécil: es ingenuo. De la ingenuidad a la servidumbre hay menos de un paso.
 
No. La sola diferencia hoy constatable, entre las simétricas alas que se disputan el voto, se sitúa en otro campo. Hasta hace muy poco exento de este fango asqueroso que es la política. Pero ese territorio es el más sagrado –debería serlo– para un ciudadano que se diga libre. Se llama vida privada. Hasta en las tempestades más sangrientas, los padres de la revolución burguesa postularon, como un deber sagrado, no permitir que lo político destruyera ese reducto en el cual cada ciudadano desarrolla lo esencial de su vida y sus afectos: su hogar. Me vienen a la memoria las líneas de Saint-Just, muy poco antes de que su cabeza ruede también en la guillotina, a la cual él condujo a tantos. Pero hay un límite para aquel a quien sus adversarios dieron nombre de «ángel de la muerte». Y ese límite era –aun para él, que tan pocos límites tenía– el que imponía la frontera de la vida privada. Porque «la libertad del pueblo está en esa vida privada; no la perturbéis». Traspasado el umbral de cada domicilio, el Estado debe desvanecerse.
 
El gran invento del totalitarismo fue transgredir ese postulado. Y Hitler supo, como supo Stalin, que era precisamente en la guarida familiar en donde, con más eficacia, podía consumarse la tarea clave del dominio absoluto: construir subjetividades a la medida de lo que el Estado precise. El ideal totalitario es el del juego de una matemática fractal que haga de cada sujeto un espejo a escala del Estado mismo. Nada ambiciona más un poder totalitario que cincelar la vida privada de sus siervos.
 
Lo que la banda de cursis coleguis de Montero está poniendo en pie, no lo hubiera tolerado nadie que se acogiese a la sintaxis de la más elemental «izquierda» de hace un par de decenios. Sencillamente, porque es ésa la práctica que une, en la vocación totalitaria extrema, a nazismo y estalinismo: el dictado de los comportamientos afectivos o sentimentales de cada individuo; en soledad como en familia
 
 
Cincelar la vida privada. Meterse en la cama de los amantes, por ejemplo, y manualizarles prolijamente cuáles sean los usos acordes o desacordes con el wokismo «de género» que el Ministerio de Igualdad dicta. Sellar con una app a la medida, por ejemplo, cuáles sean los pactos «cancelables» entre aquellos que, con sexo igual o distinto, comparten un domicilio y tal vez una vida. No es sólo una ridiculez risible. No, por desgracia. Lo que la banda de cursis coleguis de Montero está poniendo en pie, no lo hubiera tolerado nadie que se acogiese a la sintaxis de la más elemental «izquierda» de hace un par de decenios. Sencillamente, porque es ésa la práctica que une, en la vocación totalitaria extrema, a nazismo y estalinismo: el dictado de los comportamientos afectivos o sentimentales de cada individuo; en soledad como en familia.
 
Nada espero de los otros partidos. Pero sé que esta gente es peligrosa. Demasiado peligrosa como para reírnos sólo de ella.
 
 

*******

FERNANDO BONETE: «LA CULTURA DE LA CANCELACIÓN HA ALTERADO NUESTRA FORMA DE PENSAR»

Vozpópuli habla con Fernando Bonete, que acaba de publicar un libro, ‘Cultura de la cancelación’, sobre la proliferación de la censura en una época, la nuestra, que exalta la libertad de expresión como bien supremo

Por Julio Llorente, 30 ABRIL 2023

CENSURA Y CANCELACIÓN

 

Yerra quien afirme que vivimos en un contexto de libertad de expresión. Quizá sea así formalmente, quizá las constituciones proclamen y protejan la libertad de expresión, pero la realidad es menos luminosa. Uno no puede expresar públicamente determinadas opiniones ―quien lo probó lo sabe― sin arriesgar su estatus social y sin exponerse al señalamiento, primero, y a la marginación, después. 

Vozpópuli habla de todo esto con Fernando Bonete, que acaba de publicar un libro, Cultura de la cancelación (Ciudadela, 2023), sobre la proliferación de la censura en una época, la nuestra, que exalta la libertad de expresión como bien supremo

 

Fernando Bonete

 

Pregunta. ¿Por qué decidió escribir Cultura de la cancelación?

Respuesta. Además de por la actualidad del tema y por su innegable repercusión, también por abordarlo desde otra perspectiva. Si sólo fuera por la importancia de la cultura de la cancelación, no lo habría escrito: ya hay otras muchas obras que la analizan y que lo hacen bien.

P. ¿Entonces?

R. Lo que yo he detectado es que hay una cierta confusión entre la cultura de la cancelación y la corrección política. Son cosas distintas. La cultura de la cancelación es, por decirlo así, el todo y la corrección política es la parte, un mecanismo más para articular la cancelación. Esto por un lado. 

P.¿Y por el otro?

R. No quería referirme a la cancelación enumerando una serie de ejemplos aislados. Quería ir más allá de los casos para indagar las corrientes de pensamiento que están propiciando la cancelación, para mostrar los mecanismos y los agentes que la están ejecutando y, por último, y supongo que esto es lo más novedoso, para aventurar soluciones al problema. En la mayor parte de los libros, congresos, conversaciones que versan sobre la cancelación, se habla prolijamente del problema, sí, pero apenas se dedica tiempo a proponer soluciones a él. 

 

 

P. ¿Es la cultura de la cancelación un fenómeno estrictamente contemporáneo? ¡Siempre ha habido censura!

R. Para mí, la gran diferencia son los mecanismos implícitos, que no los explícitos, que sigue la cancelación en nuestros días. Una manera de cancelar que todos tenemos desgraciadamente presente son los grandes totalitarismos del siglo pasado. También hubo entonces censura y la cancelación. Pero uno sabía perfectamente quién era el órgano censor y quiénes las personas que ejercían esa cancelación a pie de calle. 

 

La principal característica de la cultura de la cancelación contemporánea es que va condicionando tu forma de pensar hasta que eres tú mismo el que te censuras

 

P.¿No es así actualmente?

R. La cultura de la cancelación actual carece de órganos ejecutores. No hay un ente, un organismo, encargado de cancelar. Es, más bien, un ambiente, una atmósfera. Las cancelaciones del pasado eran explícitas ―se podía identificar perfectamente al sujeto cancelador― y las del presente son implícitas. Si lo buscas, si te afanas en encontrarlo, puedes llegar a encontrar un sujeto cancelador, pero todo es más difuso. 

P.Más etéreo. 

R. Efectivamente. Va coartándote sin que tú te des cuenta. Ésa es, sin duda, la principal característica de la cultura de la cancelación contemporánea. Va condicionando tu forma de pensar hasta que eres tú mismo el que te censuras. Llega a alterar tu visión de la realidad. 

P. Aun siendo difícil identificar a los sujetos canceladores, quizá podamos intentarlo. ¿Quién cancela hoy?

R. Tal vez merezca la pena detenerse en el ideario de quienes cancelan. Un ideario que, por cierto, es voluble. La cancelación carece de ideología propia, de una ideología que permanezca en el tiempo. Hoy se cancelan unas ideas, sí, pero mañana pueden cancelarse otras. La cancelación no es tanto una ideología como una supraideología. 

P. Hablemos sobre ese ideario.

R. Hay tres grandes corrientes, de menor a mayor importancia: el antirracismo, el feminismo funcional y el generismo queer. He ahí el núcleo de la cancelación. 

P. Dedica un capítulo del libro a las empresas tecnológicas. ¿Qué papel desempeñan en la cultura de la cancelación?

R. Lo que hacen, al final, es poner sus mecanismos al servicio de estas ideologías que acabo de citar. Mecanismos que tal vez sean los más eficaces de la historia de la humanidad. Vivimos, aunque suene anticuado, en la sociedad de la información. Prácticamente todos nuestros actos están mediatizados y dejan un registro en un servidor. Incluso cuando uno sale a correr o a hacer deporte: el reloj inteligente no registra sólo su recorrido, sino también sus parámetros biológicos. 

P.Ese servidor del que habla es, a su vez, propiedad de una corporación. 

R. Y ésta puede utilizar tus datos para ejercer presión y cancelar. 

P. Se nos impone ahora una pregunta: ¿qué ganan las tecnológicas imponiendo la agenda ―antirracismo, feminismo, generismo queer― y cancelando a quien no la sigue?

R. Diría, por expresarlo en términos tecnológicos también, que obtienen más tráfico; que, al obtener más tráfico, obtienen más datos; y que, al obtener más datos, obtienen más capital. Los datos son el capital del siglo XXI. Ni el trabajo ni las finanzas; los datos. El fin último de los mecanismos de cancelación es el lucro. 

P.Esto merece una explicación pormenorizada. 

R. Cuando, en una red social, sea la que sea, tú sólo ves información que coincide con lo que piensas o crees, no es por casualidad. La corporación te conoce perfectamente: está al tanto de tus creencias y sabe que, proveyéndote de contenidos ajustados a ellas, vas a permanecer más tiempo en la red social de turno. Más tiempo, más tráfico, más datos, más dinero.

P.Y en el sentido inverso. 

R. ¡Lógicamente! Ellos también saben que, proveyéndote en un momento dado de un contenido opuesto a tus creencias, te indignarán, te retendrán más tiempo en la red social, comentarás y, haciéndolo, aumentarás el alcance del mensaje en cuestión. 

P.Entre tanta ideología y tanto interés económico, ¿dónde queda la verdad?

R. He ahí una de las peculiaridades de nuestro tiempo, que ya no es estrictamente posmoderno. La posmodernidad sustituía la noción de «verdad» por un cúmulo de opiniones igualmente veraces y aceptables. Nuestro tiempo ha doblado la apuesta: ya no sólo se cuestiona la existencia de la verdad o la capacidad de cada uno para aproximarse a ella, sino también la propia realidad, los propios acontecimientos. 

P. ¿Es decir?

R. Ya no es que no pueda existir un juicio veraz sobre la realidad; es que la propia realidad no existe como tal. ¿Consecuencia? Cada uno puede crear los hechos, los acontecimientos, las realidades que le convengan. La realidad ya no se descubre; se construye. 

P. Esto nos remite a la ideología de género. 

R. Quizá sea el ejemplo más claro. Niega la dimensión biológica del sexo. Ya no sólo se rechaza una verdad científica, que también, sino también un dato, una realidad. 

P.Entre las soluciones que menciona, está la de superar la superstición ideológica para regresar a la ciencia. 

R. Claro. La ciencia, que estudia hechos, frente a la posverdad, que los obvia. Hay que huir de la ideología, que no es sólo la negación de la verdad, sino también la destrucción de la realidad para crear una nueva (la que a mí me convenga en todo momento). La ciencia sería, digámoslo así, la primera etapa de un retorno a los hechos, al ámbito de lo concreto.

P.Otra de las soluciones es la de una genuina libertad de expresión, una que se fundamente, primero, en la libertad de pensamiento, segundo, en un agudo sentido crítico y, tercero, en una búsqueda de la verdad. 

R. Así es. La cultura de la cancelación no sólo ha alterado nuestra forma de expresarnos; también ha alterado nuestra forma de pensar. El lenguaje es, además de la condición de la expresión, la condición del pensamiento. Si tú modificas el lenguaje, si modificas el nombre de las cosas, no sólo cambias la forma común de referirse a ellas, sino, sobre todo, aun indirectamente, la de pensarlas. Moldeas la mente de una determinada manera. 

P.¿Cómo asegurar la primacía de la verdad en un régimen de libertad de expresión? O, por preguntarlo de otra manera, ¿no es necesaria la intervención política, la censura, para fomentar la verdad y perseguir el error?

R. Hay dos premisas que debemos considerar. 

P.Vayamos con la primera. 

R. Una cosa son las opiniones y otra, bien distinta, el conocimiento. Es la distinción clásica entre doxa episteme. Cuando uno da su opinión, debe reconocer la legitimidad de que otros discrepen y defiendan opiniones distintas. En cambio, cuando uno se refiere a una verdad atestiguada por la ciencia y la filosofía, una verdad comprobada, hay poco que discutir. Ésa es la primera fase: admitir que hay una serie de cuestiones que son opinables y otras que no lo son. 

P. ¿Y la segunda? 

R. El diálogo y la conversación. Siguiendo a Platón, creo que es imposible alcanzar la verdad ―o aproximarse a ella― si uno no tiene la oportunidad de dialogar con los demás. La cultura de la cancelación nos hurta esa posibilidad. Tal vez luego no haya entendimiento con la otra parte, pero el diálogo es una condición necesaria. No alcanzamos la verdad sino juntos.  

 

 

P.Dice en el libro que, pese a todo, no podemos caer en el pesimismo. ¿Qué signos esperanzadores ve usted en la realidad? ¿A qué clavo ardiendo podemos aferrarnos?

R. No sé si hay signos esperanzadores, pero sí que la suerte no está echada. ¿Por qué? Porque todavía quedan reductos en los que nos podemos expresar con libertad y en verdad, porque todavía no estamos como en los peores momentos de la historia de la humanidad. Hay un ambiente de censura, cierto, pero todavía no hay una censura legal, sistemática, organizada. A los que piensan que estamos perdidos nosotros hemos de responderles que no, que qué va, que más bien estamos a tiempo. 

 

*******

BRUCE SPRINGSTEEN, DIEGO FUSARO Y LA INTOLERANCIA CULTURAL DE BARCELONA

¿El rechazo a España es una realidad o una burbuja cultural independentista?

Por Víctor Lenore, 04 MAYO 2023

Bruce Springsteen junto a Barack y Michelle Obama EFE

 

El fin de semana largo ha dejado tres noticias preocupantes sobre el clima cultural en la capital de Cataluña. La de mayor alcance tiene que ver con los triunfales shows de Bruce Springsteen, todo un acontecimiento para los amantes del rock, que asistieron desde todos los puntos de nuestro país. La polémica radica en que, al realizar los saludos, el rockero de Nueva Jersey se dirigió a Cataluña y a Barcelona, pero no mencionó a España (además de pronunciar una frases en catalán, chuleta mediante). Muchos independentistas lo tomaron como un triunfo publicitario, mientras que un par de medios masivos –TVE y La Vanguardia– informaron equivocadamente de que había dicho “Hola España” (esta última cabecera publicó una fe de erratas). Que estemos debatiendo sobre este detalle idiomático -que sería anecdótico en cualquier otro país- ya es un triunfo independentista, pero merece la pena analizar los mecanismos censores que intervienen en situaciones como esta. 

¿Cómo sabemos que lo de Springsteen no fue un simple lapsus? Porque conocemos el circuito musical catalán, donde este mismo fin de semana se ha desatado un debate relacionado: la emblemática sala de conciertos Razzmatazz había pegado a un bafle un cartel en inglés para que dos grupos extranjeros que actuaban esa noche -O.R.K. y Lizzard- tuvieran en cuenta: Debido a la situación política actual, por favor eviten el término ‘España’  en el escenario y opten por ‘Barcelona’ y ‘Cataluña’, rezaba el mensaje. ¿Alguien hizo a Springsteen una indicación similar? ¿Por qué ha de pesar más la sensibilidad de unos miles de ‘indepes’ que la de los unionistas que acuden al estadio? ¿Por qué importa lo que diga desde el escenario una estrella gringa?

 

 

Más importante que todo esto es el creciente clima de intolerancia que se ha convertido en marca de la casa de Barcelona. Lo hemos confirmado, por enésima vez, por las informaciones que llegaban ayer desde Literal, la feria del libro político de Barcelona, parcialmente financiada con fondos del ayuntamiento que dirige Ada Colau. Por marciano que parezca, los organizadores tomaron la decisión de excluir a la editorial marxista clásica El Viejo Topo, casa de autores tan poco sospechosos de derechismo como Bakunin, Boaventura de Sousa Santos, Iñigo Errejón, Federico Engels, Antonio Gramsci, Francisco Fernández Buey y Lula Da Silva, entre otros. 

 

Intolerancia orgullosa

¿Motivo de la expulsión? “Los organizadores arguyen que no comparten determinadas líneas ideológicas contempladas en el catálogo editorial. Así de claro. Censura, como en los viejos tiempos del franquismo. Los organizadores se declaran firmes antifascistas, y les parece que El Viejo Topo no cumple con los requisitos necesarios para ser declarado antifascista”, explica la nota de la revista. Frase clave: “Los organizadores no comparten determinadas líneas ideológicas contempladas en el catálogo editorial”. ¿Qué feria del libro político sería esa en que los promotores compartieran todos y cada uno de los enfoques de los textos presentados? Seguramente la convención anual de una secta. 

 

Comparar el esplendor cultural de la Barcelona de los años setenta y ochenta con su actual decadencia entristece a cualquiera

 

Más madera: “Ahora toca el redoble de tambor, el rostro al viento, la denuncia de cualquier cosa que no se alinee con su forma de ver el mundo. Toca cerrar filas ante la amenaza del fascismo, que al parecer de forma inminente va a ocupar las instituciones. Eso excluye el debate, el intercambio de ideas«, lamenta la publicación dirigida por Miguel Riera. El único autor invocado para justificar la prohibición, durante una conversación telefónica, fue el marxista y soberanista italiano Diego Fusaro, que ha compartido espacios de debate con izquierdistas de habla hispana tan relevantes como Álvaro García Linera, Manolo Monereo y Carlos Fernández Liria. Por cierto, que ya es tradición que firmas progresistas como Enric Juliana, Pedro Vallín y Steven Forti orquesten campañas contra las presentaciones del italiano en la ciudad.

No estamos ante un hecho aislado: hace dos temporadas, Ediciones El Salmón también fue censurada en Literal por el libro Covid-19: la respuesta autoritaria y la estrategia del miedo. El debate organizado en torno al libro fue suspendido, a pesar de que los organizadores reconocieron no haber leído el libro y guiarse por fragmentos que les habían remitido. Se negaron a discutir la decisión con el autor, a quien prohibieron su debate cuando ya se había desplazado a Barcelona. Cada uno puede sacar sus propias conclusiones, pero comparar el esplendor cultural de la Barcelona de los años setenta y ochenta con su actual decadencia entristece a cualquiera. 

 

 

*******

CENSURA Y CANCELACIÓN

TUCKER CARLSON EN EL ORIENT EXPRESS (O POR QUÉ LO DESPIDIERON, REALMENTE)

Por Javier Bilbao

 

La historia les resultará familiar a muchos y como ya hace casi un siglo desde que Agatha Christie la publicó, permítanme incluir el desenlace. El tren en el que viajaba Hércules Poirot desde Estambul a París se convierte en escenario de un crimen del que el protagonista, tras una meticulosa investigación, termina descubriendo que cada uno de los pasajeros tenían un poderoso motivo para cometerlo… Aunque finalmente decide contar a la Policía que fue un desconocido que logró colarse en mitad del trayecto, apuñaló a la víctima a saber por qué y luego desapareció. Era mentira, pero más fácil de explicar que una verdad escandalosa que implicaba a tantos y, además, ¡la víctima se lo merecía! Ea, caso cerrado y a otra cosa. 

Algo parecido hemos podido contemplar con cierto asombro esta semana en los medios españoles y su manera de explicarnos el despido de Tucker Carlson por la cadena FoxNews. Uno creía conocer desde hace años al personaje y resulta que no. Ha tenido que llegar la mente-colmena mediática con su provisión de «ultra-», «extrema-» y «conspirativo» (así se sitúa a quien toque fuera de los límites de lo aceptable) a contarnos que este «faro de la ultraderecha» y «periodista mentiroso más famoso del mundo» ha sido despedido por difundir fake news en relación a las máquinas de votación de la empresa Dominion, que le costaron al canal televisivo una indemnización de 717 millones. Esa es la explicación oficial, mil veces martilleada en las mentes de todos aquellos que no conocían siquiera quién era este tal Carlson. Además, al fin y al cabo ¿por qué debería importarles si acaso no fue así? Eso es lo que me propongo desarrollar a continuación: por los temas que abordó esta estrella del periodismo (aunque historiador de formación) sí nos convendría sentirnos concernidos por quién era y qué decía y no, ese asesino misterioso señalado no sería el culpable en un vagón lleno de sospechosos. 

Para empezar cabe señalar que tenía tres veces más audiencia que cualquier otro presentador de informativo y, curiosamente, más seguidores demócratas registrados entre ella que la misma CNN. Si tan próximo era al estadounidense común y corriente —¡incluso al demócrata!— entonces empieza a resultar un tanto extraño el relato inicial de que era un extremista, marginal emboscado y ultra de una facción (aunque ya estemos bastante habituados a la criminalización de las mayorías y a que lo excepcional se considere norma). Es su popularidad y no su supuesto extremismo lo que lo hacía incómodo para el poder. Curiosamente un día antes del anuncio de su despido se publicaba una entrevista a la congresista Alexandria Ocasio-Cortez en la que reclamaba una ley federal impidiera a Carlson expresarse «porque incita a la violencia». Por su parte, en otra entrevista de hace un par de meses el ex primer ministro inglés Boris Johnson se mostraba «horrorizado» por su influencia en los republicanos. Otro político, Robert Kennedy Jr., (de quién la pasada semana publicamos este discurso traducido al español) reaccionaba a la noticia del despido de Carlson atribuyéndolo a la influencia de las grandes farmacéuticas a las que ha criticado duramente en varias ocasiones en su programa. Seguimos. Wall Street Journal, un medio propiedad de los mismos dueños que el canal, publicó un par de días después este artículo difamatorio señalando que la causa del despido sería su supuesto racismo y sexismo —los comodines habituales contra cualquier figura pública a la que se quiera denigrar desde hace años— por lo visto expresado este último en comentarios privados que incluían palabras malsonantes que aluden a los genitales. Respecto a los propietarios de la cadena Fox News, también encontramos el dato curioso de que Carlson criticó en ciertas ocasiones en su programa al fondo de inversión BlackRock y este pasó en febrero a hacerse con el 15,1% de la compañía. Los comentaristas de la CNN, donde Carlson no goza de gran simpatía precisamente, sopesaban aquí el hecho de que el despido no tendría una causa única sino que fue la acumulación de muchos factores a lo largo del tiempo.   

 

 

Un momento, ¿pero entonces dónde queda aquello de Dominion y la indemnización millonaria que nos habían explicado los medios españoles? ¿Es que toda esta gente no se informa por la Cadena Ser o El País? Permítanme un inciso antes. Durante años Hillary Clintonha estado proclamando en toda entrevistay acto público donde fuera invitada que le habían robado las elecciones y que Trump era un presidente ilegítimo, mientras que diversos políticos demócratas han denunciado repetidamente que las máquinas de votación no eran fiables y podían ser manipuladas. Todo ello por lo visto no escandalizaba a nadie hasta que medios y representantes de otro signo han osado seguir por esa línea. Pero ya sabemos que la política contemporánea consiste en aplicar dos varas de medir haciendo creer a los votantes que es la misma para todos. Dicho esto, la cuestión respecto a este caso concreto que nos atañe es que Carlson en relación a las acusaciones contra Dominion mantuvo siempre un perfil bajo, exigiendo pruebas tanto en público como en privado a quienes sostenían tales acusaciones, mientras que otros presentadores de su cadena como Sean Hannity fueron mucho más atrevidos al respecto y, sin embargo, conservan su puesto. Tal como explica aquí quien fue compañera suya y presentadora en el canal, Megyn Kelly, si alguien dentro de Fox News no puede ser responsabilizado por el coste de esa indemnización es precisamente él. Pero se hizo publica la semana pasada y el despido esta, así que Post hoc ergo propter hoc

 ¿A quién pudo molestar Carlson?

A la luz del aforismo de Gracián acerca de que tan difícil como decir la verdad es ocultarla, vemos cómo para evitar exponer las causas del despido se recurre a un argumento al que se le notan las costuras. ¿Entonces a quién pudo incomodar para que siendo una estrella mediática tan rentable para su canal se prescindiera de él de manera tan abrupta? Quiero decir, aparte de políticos, fondos de inversión y grandes farmacéuticas, como ya hemos visto. Hay que empezar señalando como primer sospechoso a alguien al que nunca ha desaprovechado la ocasión de criticar: George Soros. «¿Por qué se permite a un billonario nacido en el extranjero cambiar los fundamentos de nuestro país?», se preguntó el verano pasado durante un minucioso repaso de 12 minutos a la trayectoria de este magnate. No fue la única ocasión en la que ha tratado de indagar el alcance sus tentáculos en el ámbito cultural, mediático y político. Aquí encontramos otro monográfico que le dedicó también el pasado año y hasta llegó a realizar un documental sobre la manera en que Hungría ha contrarrestado su influencia, como puede verse a continuación:  

 

 

Su lista de enemigos no acaba ahí, naturalmente. Tras licenciarse en la universidad, Carlson vivió un tiempo sin saber hacia dónde dirigirse profesionalmente, por aquel entonces incluso llegó a postularse sin éxito como candidato para trabajar en la CIA. Quién le iba a decir que décadas después sería una de las figuras mediáticas más críticas con esta institución… Una reciente desclasificación de documentos le llevó en este programa a tirar del hilo de la implicación de dicha agencia de espionaje en el asesinato de Kennedy, aunque también la ha vinculado con hechos mucho más recientes como las revoluciones de colores y primaveras árabes, así como la voladura del Nordstream. Las prácticas del FBI tampoco se libran de su escrutinio y ha denunciado cómo persigue a sectores del catolicismo, así como el control que ha ejercido sobre Twitter, el espionaje al que someten a los propios congresistas del país al que sirven y, finalmente, ha solicitado insistentemente el indulto a Julian Assange, la última vez hace un mes. Cabe puntualizar que el interés por las agencias de inteligencia parece ser mutuo, dado que en este programa denunció estar siendo espiado por la NSA (National Security Agency). Alguien de dentro se puso en contacto con él y le dijo que estaban espiando su correo, proporcionándole como prueba ejemplos que solo el propio Tucker conocía.

 

en clave de política interna, considera ese estado de guerra permanente una grave amenaza para la democracia pues exige conformidad de la población y tilda de traición cualquier opinión discrepante.

 

En estrecha relación con lo anterior, Tucker Carlson también se ha distinguido por su reiterada oposición al complejo militar-industrial, retomando la expresión que hizo célebre Eisenhower en su discurso de despedida o D.C. War Machine como él la llama en otras ocasiones. Tal como ha explicado en diversas entrevistas es una espina clavada en su conciencia el haber apoyado la guerra de Iraq en 2003 —el hecho del que más se arrepiente de su carrera— y desde entonces denuncia incansablemente el intervencionismo militar estadounidense en el mundo, ya se trate de Siria, Irán, Libia, Taiwán, Afganistán o Ucrania. De él condena el terrible coste humano que supone, así como el coste económico para los bolsillos estadounidenses de tal política exterior, la amenaza de una escalada que desemboque en una guerra nuclear y también lo absurda que resulta la pretensión de imponer las neurosis culturales estadounidenses a todo el planeta, como en esta memorable intervención en torno a la difusión de la ideología de género en Afganistán durante la ocupación americana. Como efecto colateral de lo anterior, ya en clave de política interna, considera ese estado de guerra permanente una grave amenaza para la democracia pues exige conformidad de la población y tilda de traición cualquier opinión discrepante.   

Otro objetivo frecuente de los dardos de nuestro protagonista ha sido el Foro Económico Mundial y sus reuniones en Davos, al que reprocha destruir la economía mundial mediante la imposición de una agenda climática y ser una conjura de élites decadentes contra el ciudadano corriente. En relación con lo anterior, también se opone frontalmente a las monedas digitales y la supresión del dinero en efectivo por lo que tendrían de herramientas de control social. 

Por supuesto, a lo largo de este breve repaso no podemos dejar de lado una línea editorial fundamental de Carlson en su informativo: la denuncia de las ideas progresistas o woke segregadas por los campus americanos, que terminan extendiéndose en metástasis a todos los ámbitos de la sociedad. Empezando por la Teoría Crítica Racial, doctrina que orbita en torno a la existencia de un racismo estructural y un privilegio del que acusar a toda persona de raza blanca (independientemente de sus ingresos o circunstancias vitales) que se ha convertido en materia de enseñanza en los colegios estadounidenses pese a la oposición de muchos padres, quienes han tenido en su programa un espacio para hacerse escuchar. La inmigración es otro asunto recurrente en sus reflexiones, lo que ha generado en ocasiones una notable polémica que llevó a algunas compañías a declinar anunciarse en su programa, como contaba aquí una emisora rival.

abrir las fronteras a la inmigración masiva supone socavar la democracia, dado que los gobernantes ya no tendrían que convencer y servir a sus ciudadanos sino que pueden importar otros nuevos a los que mantendrán como voto cautivo mediante subsidios

 

Su tesis fundamental al respecto es que abrir las fronteras a la inmigración masiva supone socavar la democracia, dado que los gobernantes ya no tendrían que convencer y servir a sus ciudadanos sino que pueden importar otros nuevos a los que mantendrán como voto cautivo mediante subsidios. La pérdida de su mayoría en Estados tradicionalmente republicanos sujetos a una fuerte presión migratoria parece avalar esta idea. Precisamente en relación a los países hispanoamericanos de los que suelen provenir, Tucker como fiel heredero de la tradición anglosajona ha expresado en alguna ocasión opiniones leyendanegristas anti-españolas demostrando así que el mejor escriba tiene un borrón.

Sobre el feminismo cabe resumir que no es partidario y hace apenas un mes lo daba ya por muerto debido a haber incluido en su seno al movimiento transexual. Lo que nos lleva a un episodio particularmente perturbador en el que nuestro protagonista ejerció de Casandra. El pasado mes de marzo dedicó un espacio al activismo trans en el que recogió ejemplos de cómo está inmerso en una espiral de fanatismo y paranoia por el que cree legítimo el uso de las armas para reivindicar los llamados «derechos trans».

Esta fue su conclusión: «Lo que estamos viendo aquí es un estado de histeria política, miedo alimentado a propósito con el fin de tener a gente en un estado de agitación, a gente armada ¿Cómo creéis que terminará eso?». Tres días después en Tennessee —un Estado que recientemente había legislado contra los espectáculos de drag queens en público y los tratamientos de cambio de sexo en menores— una terrorista transexual acudió a su antiguo colegio y asesinó a tiros a seis personas. El manifiesto en el que reivindicaba el atentado aún no se ha hecho público por las autoridades. 

¿Qué conclusión cabe extraer de todo lo que hemos visto hasta ahora? Parece claro que estamos ante alguien que no ha tenido miedo a pisar charcos a la hora de intervenir en el debate público, que sostenía la —a ojos españoles— extravagante creencia de que el periodismo no debía estar al servicio del poder sino de los ciudadanos y que, en definitiva, enfadó a muchas personas con influencia que han respirado aliviadas al ver que al menos de momento se lo han quitado de en medio. Como en el Orient Express, los pasajeros conjurados han dado cada uno una puñalada y aún no sabemos cuál fue exactamente la que lo mató. En cualquier caso, los periodistas que lo tildaron con esos calificativos tan poco amables que veíamos al comienzo podrán estar tranquilos sabiendo que a ellos esto nunca les va a pasar. 

No podemos concluir sin enlazar esta donde aporta las claves de su carrera profesional: cierta suerte inicial que lo enfiló en el buen camino y su profunda convicción moral, intelectual y religiosa en la libertad de expresión y de conciencia. Admira incondicionalmente a todos aquellos que en busca de la verdad son capaces de alzarse contra la corriente hegemónica y disentir por incómodo o incluso peligroso que eso pueda ser y él, a su manera, ha tratado de hacer lo mismo. Ahora quedamos expectantes sobre cuáles serán sus futuros movimientos, hay quien lo ve dando el salto a la política…

 

*******

Un análisis del papel de la propaganda en hechos como la crisis del Covid y la guerra en Ucrania

EL COVID19 Y RUSIA: DOS ARQUETIPOS DE CONTROL SOCIAL Y MEDIÁTICO SIGLO XXI

La propaganda, una estrategia persuasiva empleada por los Estados para difundir una ideología, ha sido objeto de estudio por parte del médico especialista en Salud Pública, Ariel Beresniak. Este autor, cuyas credenciales abarcan campos como la Medicina, Economía y supervisión de investigaciones, analiza su influencia en hechos como la crisis del Covid y la guerra en Ucrania (…).

 
 
 

La propaganda, una estrategia persuasiva empleada por los Estados para difundir una ideología, ha sido objeto de estudio por parte del médico especialista en Salud Pública, Ariel Beresniak. Este autor, cuyas credenciales abarcan campos como la Medicina, Economía y supervisión de investigaciones, analiza su influencia en hechos como la crisis del Covid y la guerra en Ucrania.

La manipulación de la propaganda y sus técnicas

La propaganda se vale de técnicas probadas de lavado de cerebro para adoctrinar a la población. Utiliza información parcial y sesgada, eliminando la diversidad de puntos de vista y anulando cualquier intento de pensamiento crítico.

Durante la gestión de la pandemia de Covid, se abusaron de manera desmedida todas las técnicas propagandísticas. El objetivo era aturdir a la población y lograr que aceptara sin cuestionamientos nuevas medidas restrictivas que, sin el adoctrinamiento psicológico previo, hubieran sido consideradas inaceptables. En lugar de responsabilizar a la población y de brindar tranquilidad, las autoridades francesas implementaron una estrategia brutal de manipulación en tres fases:

– fomento del miedo,

– encierro domiciliario

– y libertad condicional a cambio de vacunación.

 

Se creó un programa psicológico colectivo que saturó los sentidos con consignas, discursos e imágenes dramáticas difundidas por los medios afines. Las opiniones disidentes fueron despreciadas y surgieron nuevos agentes de desinformación que se hacían pasar por verificadores de hechos. Además, se estableció un control activo de la población mediante patrullas policiales terrestres, marítimas y aéreas para rastrear a los infractores.

La propaganda como herramienta de regímenes autoritarios

La propaganda es utilizada por los regímenes autoritarios para subyugar a la población y evitar la disidencia. La saturación de mentes con un único discurso impide que los individuos perciban lo que les sucede. Esto facilita a los gobernantes el monopolio gradual de todos los poderes, a través de revisiones constitucionales que limitan el papel de los mecanismos de control y equilibrio. En Francia, la Quinta República se ha transformado gradualmente en un poder ejecutivo autoritario respaldado por un legislativo y un judicial que sirven como meros acompañantes.

La gestión de la crisis del Covid y las advertencias ignoradas

Expertos en gestión de epidemias habían advertido que las restricciones impuestas a la población francesa no tendrían un impacto positivo en la pandemia e incluso podrían resultar perjudiciales, algo que ahora se ha confirmado mediante estudios científicos internacionales. Sin embargo, las autoridades parecían más interesadas en llevar a cabo un experimento de control total de la población que en abordar efectivamente la situación.

La utilización de la propaganda en la guerra de Ucrania

Tras haber disminuido el temor hacia el virus debido a las sucesivas oleadas de la pandemia, la invasión de Ucrania por parte de Rusia en febrero de 2022 fue un regalo para el Jefe de Estado francés. Esta situación permitió capitalizar nuevos miedos y renovar el tema de su comunicación. Las herramientas propagandísticas desarrolladas durante la crisis del Covid se reciclaron para la crisis en Ucrania. Un ejemplo evidente es la exhibición de la bandera ucraniana en la aplicación del pase de vacunación «Tous anti-Covid».

Los canales de noticias que anteriormente se enfocaban en el Covid comenzaron a centrarse en la guerra en Ucrania de la noche a la mañana, ignorando otras tragedias como los numerosos conflictos armados en el mundo. Se generó odio y discriminación hacia los ciudadanos rusos, «cancelando» a artistas, bloqueando cuentas bancarias con nombres rusos, suspendiendo vuelos directos con Rusia boicoteando a deportistas rusos.

Además, se suprimieron las compras de productos petrolíferos y de gas rusos, lo que desencadenó la peor crisis energética desde la primera crisis del petróleo en 1973. Incluso los gatos de raza siberiana fueron prohibidos en competiciones. Cualquier insinuación de que las causas de la guerra en Ucrania podrían ser más complejas  una opinión desviada y se acusa a sus autores de favorecer al Kremlin.

Los efectos nocivos de la propaganda en la población

La propaganda constante ejerce efectos perjudiciales en la población, comportándose como un verdadero veneno. Los ciudadanos se sienten desestabilizados, pierden su sentido crítico y confianza en sí mismos, y se ven disminuidos. Las restricciones de movimiento durante la crisis del Covid han generado trastornos prolongados, como pérdida de motivación, trastornos del sueño, trastornos del apetito, dolor físico, ansiedad, ataques de pánico, fatiga severa e incluso síndrome depresivo, que afecta a personas de todas las edades e incluso se observa en niños, algo que antes era extremadamente raro. Como mínimo, la mayoría de la población experimenta una irritabilidad extrema y prolongada.

El antídoto contra los efectos nocivos de la propaganda: la contrapropaganda

Existe un antídoto eficaz contra el veneno de la propaganda: la contrapropaganda, que expone tesis opuestas. Sin embargo, su prescripción está prohibida por las autoridades públicas debido a la eficacia que posee. La contrapropaganda, por sí sola, también puede ser perjudicial, y su antídoto natural es la propia propaganda. Sin embargo, es importante destacar que no todos los contrapesos son necesariamente contrapropaganda, sino información independiente y objetiva.

El papel de la información saludable y la identificación de la propaganda

Los artículos y videos producidos por los pocos científicos que expresaron opiniones disidentes durante la crisis del Covid son ejemplos de información saludable que protege a las personas de los efectos perjudiciales de la propaganda oficial. ¿Cómo podemos reconocer la información proveniente de la propaganda? La información tiene como objetivo difundir una realidad o un punto de vista, planteando interrogantes. Por otro lado, la propaganda busca manipular las mentes mediante una repetición inquietante que satura los sentidos y proporciona respuestas predefinidas a preguntas seleccionadas. Además, es importante señalar que la propaganda siempre prohíbe la contrapropaganda.

Conclusión

La propaganda y su manipulación tienen un impacto significativo en la sociedad, tanto durante la crisis del Covid como en el conflicto de Ucrania. La propaganda estatal genera efectos nocivos en la población, funcionando como un veneno que desestabiliza a los ciudadanos, socava su sentido crítico merma su confianza en sí mismos. Sin embargo, existe un antídoto eficaz: la contrapropaganda, que expone perspectivas alternativas.

Es fundamental reconocer la diferencia entre información objetiva y propaganda, y buscar fuentes confiables que brinden una visión imparcial de los hechos. Solo así podremos protegernos de los efectos perjudiciales de la propaganda y fomentar un pensamiento crítico y una sociedad informada.

 

*******

RELACIONADOS:

#CANCELING THE PEOPLE: ELECCIONES EE.UU., 2020: Algunas pruebas «inexistentes» // «Manifiesto ciudadano por la independencia judicial”

LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO Y DE EXPRESIÓN, por Baruch de Spinoza

«EL ABISMO ESTADOUNIDENSE: Trump, la turba y lo que viene después: observaciones de un historiador del fascismo y la atrocidad política», por Timothy Snyder (New York Times)

VACUNA COVID – 19: La operación vinculada a la inteligencia dirigida por periodistas que distorsionó la política británica sobre la pandemia

LA EVOLUCIÓN HACIA EL TOTALITARISMO: Nazis del Siglo XXI: “Ahora, todos ustedes son Azov”.

URSULA VON DER LEYEN, LA DESTRUCTORA DE EUROPA. El camino de la millonaria aristócrata: De Burócrata Corrupta a Dictadora de Europa.

NARCOESTADOS: LA ZONA GRIS LATINA; QUE SE EXTIENDE POR ESPAÑÀ Y AMENAZA A EUROPA. «Narco, terror y política en el suroeste de Europa», por Jorge Cachinero (serie completa)

CÓMO MUEREN LAS DEMOCRACIAS. «No somos la primera civilización en colapsar, pero probablemente seremos los últimos», por Chris Hedges

EL CAMINO DE LA DESINFORMACIÓN. LOS «VERIFICADORES DE HECHOS» Y LA C.I.A.: De Julian Assange al periodismo «perrofaldero». Entrevista a John Pilger.

EFECTO DESALIENTO DEL EJERCICIO DE LOS DERECHOS HUMANOS // «La libertad de expresión en España es como los billetes de 500: no hay para los pobres»

¿HA EXISTIDO ALGUNA VEZ LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN EL PSOE? «CULPABLE ME DECLARO…», por Susana Pérez-Alonso. “¿Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?”

SPINOZA Y HOBBES: Escalera de Libertades; Libertad de Expresión y Religión

SI LA LIBERTAD SIGNIFICA ALGO, ES EL DERECHO A DECIRLES A LOS DEMÁS LO QUE NO QUIEREN OÍR, por George Orwell

«La supremacía tecnológica: Silicon Valley ya no puede ocultar su poder», por Niall Ferguson. «Intente responsabilizarlos como editores, y dirán que son plataformas. Exigen acceso a sus plataformas e insistirán en que son editores»

2021: EL AÑO DE LA AUTOCENSURA. «Sin las Libertades de Expresión e Información no es posible una sociedad libre y plural» // La Marcha Radetzky y el Mariscal.

ELECCIONES EE.UU. 2020: ¿El fraude electoral más grande de la Historia?

 

 

 


6 Comments

  1. Hoy abrimos este post, dedicado a la transformación de la Censura clásica en Cancelación (o Asesinato Civil del disidente) con un artículo del profesor Albiac, que publica en el medio de la Derecha Nacional Católica, «El Debate», que en estos tiempos viene a significar censura. Debate como censura. Es la NEOLENGUA de nuevo, ahora la lengua de serpiente está amaestrada por la Derecha católica.

    Es el nuevo pool de desinformación. El que nos viene, después de la debacle de los medios que quizás, alguna vez fueron de izquierdas y hace tiempo que dejaron de serlo, sobornados por los milmillonarios (que no son empresarios hechos a si mismos, sino corruptos enriquecidos por la Corrupción informativa, por la Corrupción de la Democracia; por la OCLOCRACIA, que dibujó hace 2.000 años el griego POLIBIO).

    Un diario que destaca por la CENSURA Y CANCELACIÓN de los ciudadanos que comentan en sus páginas sin insultar a nadie (o lo que es igual, que no censura a quien insulta gravísimamente a «los enemigos», porque enemigos de esta gente somos todos los que no meamos agua bendita, enemigos, no rivales. Tiempo tendremos de saborearlo cuando vuelvan, con hambre de años, a robar desde el Gobierno de España. Porque los Nacional Católicos del PP, roban mucho mejor que los Falangistas del PSOE. QUe memoria de pez la de España.

    Decía que el medio en cuestión se llama «El Debate». Lo que nos espera tras las próximas Generales. Debatir desde la Cancelación.

    En AUSAJ hemos sido completamente Cancelados por la que se autodenomina Izquierda, siempre a las ordenes del que paga: el NWO.

    Ahora llegáran, si o si, los Nacional Católicos al Gobierno de España. El futuro de AUSAJ es ahora todavía más negro, muy muy negro.

    Con «los nuestros», no solo nos han cancelado: nos han intentado asesinar por desvelar la Trama de Trata de Esclavas en Huelva (ahora ya desarrollada por media España).

    No hemos publicado nada sobre los intentos de asesinato que hemos sufrido, pese a que tenemos abundantes pruebas, incluso videos del Campo de Adiestramiento Terrorista Yihaidista que PODEMOS ha instalado en Totana, Murcia (suponemos que ya lo habrán desmantelado; pero tenemos hasta videos de su operación de hace 5 años, cuando lo denuciamos por primera vez).

    Esperamos -llevamos dos años esperando- la decisión sobre la admisión del Recurso de Amparo contra el archivo de los asuntos relativos a la Trata de Temporeras en Huelva, (hechos de los que os hemos informado; ver índice Esclavitud en España, en Punto Crítico https://puntocritico.com/ausajpuntocritico/2018/06/01/indice-esclavitud-en-la-espana-del-siglo-xxi/ ) por el Tribunal Constitucional, que suele decidir en 6 meses sobre las admisiones- a que se pronuncie el Tribunal Constitucional, antes de acudir al TEDH y de publicarlo todo, caiga quien caiga; asesinen a quien asesinen. Sólo esperamos tener tiempo para publicarlo antes.

    Porque, pronto, las cosas se pondrán mucho peor para nosotros.

    Por eso nos vemos obligados suspender nuestra actividad. Estamos tratando de que los Posts que hemos publicado en nuestro Boletín, Punto Crítico, permanezcan accesibles durante el tiempo que dure la Suspensión temporal de la actividad de AUSAJ.

    Pero es muy complicado: ESTAMOS COMPLETAMENTE SOLOS. Acosados y solos. Es el beneficio de la Honestidad: Soledad y peligro mortal.

    Porque, insisto, nos quieren asesinar. Y los Jueces callan, los Jueces de Totana, ni siquiera proveen nuestros escritos aportando pruebas. No es que las rechacen; es que no dicen nada; no permiten su aportación. Sin justificación alguna, simplemente hacen como si no hubiéramos presentado nada. Es como si no existiésemos. O más buien, como si fuésemos a dejar de existir de un momento a otro.

    Los que nos quieren muertos son las Organizaciones Criminales que actúan -al menos- en el campo del terrorismo, de la Malversación de cudales públicos, de la Prevaricación, del Cohecho y, en especial, en el de la Trata de Esclavos.

    Es esta una Oganización Criminal sui generis: integra Jueces, integra incluso al Presidente de una Audiencia Provincial, y muy probablemente, al menos a un Magistrado del Tribunal Supremo que actualmente está en el Tribunal Constitucional, recientemente elegido por el PP.

    En la Organización Criminal de Tratantes de Esclavos hay Guardias Civiles, hay Inspectores de Trabajo, Fiscales, incluso Fiscales Jefes, varios Sindicatos, Guardias Civiles, potentes Asociaciones de Empresarios, periodistas y sobre todo, políticos; de muy alto nivel, como YOLANDA DÍAZ, MInistra de Trabajo o la presunta Jefa económica de la banda criminal, la Ministra de Hacienda, MARÍA JESÚS MONTERO.

    Esta última, según los abundantes indicios, sería la comandante en jefe de la Organización Criminal, nacida en Andalucía al calor de los Fondos de la Unión Europea -FSE- entregados a Andalucía para «Luchar contra la Trata de Esclavos»- que la MInistra Montero -la del PSOE- entregaba a las Organizaciones Criminales de Tratantes de Esclavos, fundamentalmente en Huelva, a las que así financiaba.

    En efecto, acerca de la Distribución competencial en materia de gestión de ayudas comunitarias, ha declarado el Tribunal Constitucional que, “si en aquellos casos en que la CEE asigna al Reino de España ayudas a la agricultura y la ganadería fijando una cantidad máxima global para todo el territorio del Estado, está justificado como aspecto básico de la ordenación del sector y por razones de coordinación (art. 149.1.13ª C.E.), atribuir a un órgano u organismo del Estado la resolución de las solicitudes, previa selección unificada de las mismas, no lo está en cambio atraer también hacia el Estado otras funciones ejecutivas relacionadas con dichas ayudas que, en virtud de sus competencias sobre la materia, corresponden a las Comunidades Autónomas […]” [STC 79/1992, de 28 de mayo].

    La STC 79/1992, de 28 de mayo, está publicada en https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-T-1992-13857

    Y al momento de los hechos denunciados como Trata de Esclavos por AUSAJ, era María Jesús MOntero, como Consejera de la Junta de Andalucía más corrupta de la historia, la encargada de auditar los fondos comunitarios. La Jefa. Presuntamente y todo ese rollo.

    Os iremos informando de como vamos a afrontar los nuevos tiempos. De momento, no seguiremos colaborando con «colectivos», todos politizados, sino solo con Personas Físicas, personas de carne y hueso, no de papel.

    Antes de irnos, sin embargo, publicaremos todo lo que todavía no hemos publicado en relación al Terrorismo Yihaidista asociado a la Organización Criminal de Tratantes de Esclavos. Salvo que desaparezcamos antes. Que nos hagan desaparecer.

    Porque estamos SOLOS Y CANCELADOS. Por ser Honestos. Por trabajar honestamente, con la Ley en la mano, contra la Trata de Seres HUmanos. Si nos asesinan, ni os enteraréis.

    En España ya no hay cabida para laLibertad de pensamiento, información o expresión. En España no hay Democracia ni Estado de Derecho. En España solo queda corrupción.

    SAludos

  2. NOS INTENTARON ASESINAR PODEMITAS, SICARIOS DE LOS TRATANTES DE ESCLAVOS, PROTEGIDOS POR LOS JUECES.

    POR TODOS LOS JUECES DEL RÉGIMEN QUE HAN INTERVENIDO EN LAS ACTUACIONES POR INTENTAR ASESINARNOS Y SECUESTRAR A 7 TEMPORERAS VÍCTIMAS DE TRATA EN ESPAÑA (Desde los Juzgados de Base, pasando por el Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional, Audiencia Provincial, y ahora, Tribunal Constitucional).

    Os pondremos un video que estamos editando para tapar las caras de las temporeras secuestradas.

    De momento, solo en Comentarios.

    Porque si el TC admitiese a trámite nuestro Recurso de Amparo contra la negativa de los Juzgados y Tribunales de Huelva (tanto de Instrucción como del Orden Social) a cumplir la Ley e investigar las fundadas denuncias (negativa que supone oposición al cumplimiento de la Ley) nos volverán a intentar asesinar.

    Por cierto, estos jueces y magistrados corruptos de HUelva, son los que están a cargo de las elecciones formado la mayoría de las Juntas Electorales Locales y Provinciales.

    Y eos Jueces Sanguinarios y Corruptos son los que ascenderán. En un pais como hoy España, en el que la forma de Gobierno no es la Democracia, sino la Corrupción. Donde el Estado de Derecho se confunde con la arbitrariedad y el crimen impune.

    El silencio es cómplice de los asesinos y los corruptos.

    Y aquí, solo hay silencio.

  3. Parece que volvemos a la CENSURA CLÁSICA. La delictiva, pero poco.

    Porque solo es Delito si lo comete un Funcionario Público.

    Por eso os intentan convencer para cerrar los medios públicos, y eliminar todo límite a la Desinformación.

    Vuelve la Derecha con su CENSURA PREVIA.

    Lo más vil (o ridículo) es que en su estandarte portan la Defensa de la LIbertad de Expresión.

    Evidentemente, solo la suya.

    Como los de ahora, los del Oeste del Régimen setentayochesco.

    En AUSAJ no vamos a seguir. Nos ha machacado la CENSURA Y LA CANCELACIÓN de los del Oeste (que se presentan como «los nuestros», cuando solo se trata de una Organización Criminal que nada tiene que ver con la izquierda política).

    Ahora llegan los de Este. Los «otros», los que no son «los nuestros». Nos espera lo peor.

    Por eso nos vamos. Volvemos, más bien, a nuestras vidas, que han quedado arrasadas tras estos 17 años de actividad en defensa de los DERECHOS HUMANOS. Hemos soportado lo insoportable. Solos. Dimos solidaridad, sin pedir nada a cambio. Y así nos fue.

    Hemos derrochado una gran cantidad de tiempo -y esfuerzo- en DOCUMENTAR todo lo sucedido. Asuntos como las TORTURAS A MANIFESTANTES ARBITRARIAMENTE DETENIDOS, que han dejado de ser ya algo asumible, afortunadamente.

    Asuntos como el del SOVALDI (Hepatitis C). Y otros muchos. Hasta que por pura casualidad nos dimos de bruces con la ESCLAVITUD EN HUELVA. Hemos publicado muchos escritos procesales, muy largos, por su minuciosidad en el análisis de los Hechos.

    Pero en España, y en Europa, a nadie le importa que en su pais existan esclavas. Aceptamos la esclavitud ajena, pensando que no nos afectará a nosotros. Porque en vez de ver la realidad, vemos Youtube.

    Hemos hecho las gestas, pero no hemos tenido trovador que las dé a conocer. Los Trovadores se han vendido a la maldad. La alternativa a la riqueza corrupta no es sini la desgracia más atroz.

    Periodistas. No son todos malvados. Pero si son todos cobardes.

    Es la pinza al Estado de Derecho. Jueces corruptos y periodistas más corruptos todavía.

    Los Jueces dejan impunes a los Grandes Delincuentes «de estado», y persiguen a sus denunciantes con todo el sadismo que podáis imaginar. Lo sabemos. Lo hemos sufrido.

    Entonces vienen los medios de los milmillonarios, patrones de la «NUeva Izquierda»; la de los niñatos pijos, hijos de los enriquecidos y soberbios viejos jerarcas corruptos del PPSOE -y de sus juventudes talluditas, creadoras de partidos ficticios que tienen su única utilidad en impedir que, si alguien consigue salvar los obstáculos, pasar pantalla y crear una opción política no sistémica, tenga finalmente que darse por vencido. No hay ni espacio.

    Como declaraba un policía honesto, está todo tan corrompido que no existe espacio alguno para la honestidad.

    A seguir votando. Nuevamente a los Corruptos -y sus confluencias igualmente corruptas- con sus hijos y deudos, que se presentan, los unos como AUTOPERCIBIDOS COMUNISTAS. Y los otros ya enseñan su patita xenófoba y Nacional Católica.

    Comunistas Pijos y millonarios, en un mundo de necesidades vitales insatisfechas. ¿Quien dá más (infamia)?

    Pronto lo veremos (quienes a lo largo de estos «otros 40 años» no lo hayan vivido conscientemente aún, tendrán ocasión de comprobarlo pronto).

    España está acabada en lo social.

    Por eso, en AUSAJ, volveremos la mirada a lo individual. No nos conformamos. Moriremos siendo como somos, como hemos sido siempre.

    El lugar es importante. Siempre hemos estado en el mismo sitio. Pero todo giró a nuestro alrededor: Lo que antes era de Izquierdas, hoy es de Derechas.

    Guerra es paz y esclavitud libertad.

    Los Milmillonarios patrocinan a la Izquierda autopercibida, y los niñatos cumplen su misión destructiva. Destrucción por dinero, en un mundo en que el dinero ha sustituido a la libertad.

    En realidad, es cierto que ya no existen ni la izquierda ni la derecha. Solo hay CORRUPCIÓN.

    Ahora, que ya no queda ni la apariencia de Justicia, es el momento de irse. Se acabó la democracia. Es el fin de los Derechos Humanos. Y lo peor es que solo se echarán en falta cuando ya sea imposible recuperarlos.

    Seguiremos estando en la Web de AUSAJ (ausaj.org) pero ya solo para asociados y/o suscriptores de Punto Crítico.

    PD: Estamos tratando de conservar los posts desplazándolos a la página de AUSAJ (es mucho trabajo, son más de 2.000 posts, por lo que tardaremos en hacerlo; hasta entonces seguiremos editando desde Punto Crítico). OS iremos informando.

    Salud y Libertad

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*