REESCRIBIENDO LA HISTORIA; DESDE LA CIENCIA Y DESDE LA HEREJÍA. 2.- La Ciencia.

Giza
 
REESCRIBIENDO LA HISTORIA; DESDE LA CIENCIA Y DESDE LA HEREJÍA. 3.- LA HEREJÍA.
 
***
¿Son las pirámides de Egipto de Supercemento?

Por AMÉRICA VALENZUELA

RTVE, 3/11/2009

 

Indestructibles. Así son los supercementos, materiales que resisten misiles que son capaces de penetrar hasta 70 metros de hormigón tradicional. No es de extrañar que la industria militar esté estudiando su uso para construir algunas de sus instalaciones.

Los supercementos o geopolímeros los descubrió el ingeniero químico francés especializado en materiales Joseph Davidovits. Son materiales sintéticos de aluminosilicatos, es decir, son materiales de este tipo, pero sintetizados por el hombre. Hacemos una mezcla moldeable, que luego se endurece (pues como el cemento de toda la vida).

Eso sí, los supercementos son mucho más resistentes que los tradicionales o que el hormigón que son vulnerables al paso del tiempo, el agua y los ataques químicos.

 

 

Ajenos al paso del tiempo

Cuando descubrió los supercementos, Davidovits lanzó una teoría sobre las pirámides de Egipto. Según él, estas míticas edificaciones están hechas de estos materiales superresistentes.

Esto solventaría uno de los misterios fundamentales sobre su construcción: hasta que Davidovits propuso su teoría, la más aceptada era que las pirámides estaban construidas con bloques de piedra.

El esfuerzo inhumano y el tiempo que se tardarían en construir si fuera así sería descomunal. Por eso, esta teoría siempre estuvo en entredicho. Debía de haber una forma más inteligente de construirlas. Y bueno, parece que así fue. Los egipcios debieron mezclar los materiales in situ. Por el momento, los análisis químicos dan la razón a la teoría de Davidovits.

Otra construcción mítica que está hecha con supercemento es el Panteón romano. Está hecho con cal viva y agua. Esta construcción es aún hoy, más de 2.000 años después de su nacimiento, la cúpula de cemento no reforzada más grande del mundo.

Ahora, el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de los EE.UU ha respaldado el uso geopolímeros para construir pistas de aterrizaje, toberas de cohetes, e incluso componentes de cola para satélites. Cuando se compruebe su utilidad, se espera que sean implementadas en el mercado civil para mejorar la seguridad en las edificaciones.

 

♦♦♦♦♦

 

REESCRIBIENDO LA HISTORIA; DESDE LA CIENCIA Y DESDE LA HEREJÍA. 2.- LA CIENCIA.

Geopolímeros

 

Geopolímero es un término acuñado por Joseph Davidovits en la década de los años 1980 para designar a polímeros sintéticos inorgánicos de aluminosilicatos que proceden de la reacción química conocida como geopolimerización. Sin embargo estos compuestos ya habían sido desarrollados en la década de 1950 en la Unión Soviética con el nombre de Cementos de suelo (Soil cements en inglés). Los geopolímeros también son conocidos como aluminosilicatos inorgánicos.

Los geopolímeros tienen un elevado potencial para ser usados en numerosos campos, pero predomina el uso como sustitutos de cementos portland, campo hacia el que se ha dirigido la mayor parte de la investigación. Los geopolímeros tienen la ventaja de tener bajas emisiones de CO2 en su producción, una gran resistencia química y térmica, y buenas propiedades mecánicas, tanto a temperatura ambiente como a temperaturas extremas.

La reacción de geopolimerización se produce bajo condiciones altamente alcalinas entre un polvo de aluminosilocato y una solución activadora (basada en una mezcla molar de hidróxido sódico y un silicato alcalino, por ejemplo, de sodio o de potasio) a condiciones ambientales. A nivel de laboratorio se suele usar metacaolín como material de partida para la síntesis de geopolímeros, siendo este generado por la activación térmica de caolinita. Se han llevado a cabo numerosos estudios usando desechos industriales de Metacaolín y otros aluminosilicatos.

Estructura y mecanismos de formación

El proceso de polimerización es llevado a cabo al poner al material puzolánico en contacto con la solución activador alcalina, lo cual da como resultado la formación de cadenas poliméricas tras haberse reorientado los iones en solución. Estas cadenas poliméricas pueden ser consideradas hipotéticamente como el resultado de la policondensación de iones de ortosialato. Dado que el mecanismo exacto de reacción aún no ha sido determinado completamente, se asume usualmente que la síntesis es llevada a cabo por medio de oligómeros, los cuales proveen las estructuras unitarias de la red macromolécular tridimensional.

Red sialato

Los geopolímeros que están basados en aluminosilicatos son llamados polisialatos. Este término es una abreviación de poli-(silico-oxo-aluminato) o (-Si-O-Al-O-)n, siendo n el grado de polimerización. La red sialato consiste en tetraedros de SiO4 y AlO4 unidos por átomos compartidos de oxígeno. Dentro de las cavidades de la red, deben estar presentes iones positivos (Na+, K+, Li+, Ca++, Ba++, NH4+, H3O+) para contrarrestar las cargas negativas del Al3+ para que el aluminio pueda estar unido a tres oxígenos, como el silicio. La fórmula empírica de los polisialatos es la siguiente:

M·n(-(SiO2)z-AlO2)n·wH2O

Donde M es cualquiera de los cationes mencionados arriba, n es el grado de polimerización, z, que puede ser 1, 2 o 3, determina el tipo de geopolímero resultante, lo cual significa, que si z es igual a 1 la red será del tipo polisialato, si z vale 2, la red será poli(sialato-siloxo) y si Z vale 3, la red será poli(sialato-disiloxo), y w es el número de moléculas de agua asociadas.

WIKIPEDIA

Mecanismo de polimerización propuesto - Wikipedia

♦♦♦♦♦

Geopolímeros en la antigüedad

Los Megalitos de Tiwanaku / Pumapunku son Geopolímeros Artificiales

Subtitulado en español

 

 

Geopolymer Institute

En el décimo Geopolymer Camp en 2018, el Prof. Joseph Davidovits presentó durante su conferencia anual sus últimos estudios sobre los Megalitos de Tiwanaku / Pumapunku. En noviembre de 2017, un equipo internacional (un geólogo de la Universidad San Pablo en Arequipa, Perú, y un miembro del Geopolymer Institut) visitó el sitio para realizar un estudio sobre estas rocas. Después de diferentes análisis en secciones delgadas y bajo el microscopio electrónico, Joseph Davidovits afirma que ha encontrado "materia orgánica en la roca volcánica", que es por naturaleza, imposible.

 

 

Geopolymer Institute, página principal

 

♦♦♦♦♦

Este Inesperado Descubrimiento Cambia la Historia de las Antiguas Civilizaciones

 

Por Rubén Villalobos

 

Según el químico Joseph Davidovits, las antiguas civilizaciones conocían la manera de ablandar las rocas y crear bloques de piedras artificiales. De hecho, así cree que construyeron algunas construcciones como Tiahuanaco (Tiwanaku), en Bolivia o la Gran Esfinge de Guiza, en Egipto. Su principal investigación se produjo en Tiahuanaco, concretamente en las colosales construcciones de Puma Punku, donde se observan bloques de piedra con precisos diseños.

Según la teoría de Davidovits, estos bloques fueron elaborados siguiendo una técnica ancestral que consistía en mezclar la roca con una sustancia vegetal capaz de ablandarla. Para más información sobre la teoría e investigación de Davidovits puedes ver su conferencia aquí: https://youtu.be/ULpenmcHORA

 

Joseph Davidovits

♦♦♦♦♦

 

El horno solar de Odeillo, Francia

Por David Piñeiro

Una Breve Historia

 

El horno solar de Odeillo es un centro de investigaciones sobre energía solar dependiente del Centre national de la recherche scientifique (CNRS) situado al sur de Francia. Fue construido en 1969 y es uno de los dos mayores hornos solares del mundo, con una potencia térmica de 1000 kW.
 

 

Funciona por concentración de los rayos solares mediante espejos reflectantes. Una primera serie de filas de espejos orientables (63 en total) y situados sobre una ligera cuesta, recogen los rayos solares y los transmiten hacia una segunda serie de espejos "concentradores" que forman la enorme parábola en el edificio principal. Los rayos convergen a continuación hacia la zona superior del edifico central que los concentra sobre un objetivo, una superficie circular de 40 cm de diámetro, 18 metros delante de la parábola. Usando este método, la temperatura en el objetivo puede alcanzar los 3400°C.

 

 

Esta energía es usada para la investigación en muchas áreas incluyendo la ingeniería solar (sistemas de energía solar avanzados), la química solar y la física aplicada.

Más información en hornos solares de torre central, en wikipedia. Sitio oficial aquí.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*