Puedes seguir la discusión de COCIDOS COMO RANITAS; sin información, no hay escapatoria (Parte I) sin tener que dejar un comentario. Introduce tu dirección de correo electrónico en el siguiente formulario y listo.