THE GUARDIAN: “Violación y abuso: ¿el precio de un trabajo en la industria de la fresa en España?”

INDICE- Esclavitud en la España del Siglo XXI

***

 

Violación y abuso: ¿el precio de un trabajo en la industria de la fresa en España? 

Diez mujeres marroquíes denuncian que las autoridades españolas han ignorado sus reclamaciones de haber sido objeto de trata, agredidas y explotadas.

Por Annie Kelly

The Guardian

Domingo 14 de abril de 2019

https://www.theguardian.com/global-development/2019/apr/14/rape-abuse-claims-spains-strawberry-industry?CMP=share_btn_tw

 

Una de las mujeres marroquíes del grupo que afirma haber sido agredida y explotada sexualmente mientras trabajaba en España. Fotografía: Ofelia de Pablo y Javier Zurita / The Guardian.

 

En abril pasado, Samira Ahmad (*) le dio un beso de despedida a su bebé y se subió a un autobús, dejando su hogar en Marruecos para ir a los campos de fresas del sur de España. En su equipaje estaba su visa española y un contrato que prometía 40 € por día más comida y alojamiento. En los tres meses que estaría fuera, esperaba que el dolor de verse separada de su familia se suavizara con el dinero que les enviaría, una fortuna en comparación con lo que podría ganar en casa.

Un año después, y la vida de Ahmad se ha arruinado. Es indigente, está divorciada y durante los últimos 10 meses ha vivido escondida, sobreviviendo a base de donaciones junto con otras nueve mujeres marroquíes que, como ella, afirman que se enfrentaron a la trata de personas, la agresión sexual y la explotación en la granja donde fueron contratadas para trabajar. Ella dice que su mayor error, aparte de venir a España, fue dirigirse a las autoridades.

Antes de dejar mi hogar, era como una heroína para todos. Nadie en mi pueblo había tenido la oportunidad de ir a trabajar en un país rico como España“, dijo. “Pero ha resultado ser la peor decisión de mi vida”.

Durante las próximas semanas, aproximadamente 20,000 mujeres marroquíes llegarán a España para ayudar a recoger la cosecha de fresas de este año. Las mujeres conforman un gran porcentaje de la fuerza laboral estacional en Andalucía, empleadas bajo el amparo de una visa de trabajador de temporada que ha sido acordada por los gobiernos de España y Marruecos desde 2001. Ayudarán a cultivar y cosechar 400,000 toneladas de fresas que se espera sean exportadas desde la región este año a supermercados en el Reino Unido, Francia y Alemania. España es, con diferencia, el mayor exportador de fresas en Europa – https://www.cbi.eu/market-information/fresh-fruit-vegetables/fresh-strawberries -, y esta floreciente industria de exportación de 580 millones de euros es ahora tan importante para la frágil economía española que ha sido apodada el “oro rojo” del país.

En los últimos años, han aparecido informes en los medios de comunicación locales e internacionales sobre casos de abuso y explotación sexual y física generalizados sobre trabajadoras temporeras marroquíes.

Ambos gobiernos han minimizado las acusaciones, negando que el problema sea generalizado. Aunque en los medios de comunicación se denunciaron numerosos casos de abuso y violación, el año pasado el Ministerio de Empleo de Marruecos, el organismo responsable de reclutar y expedir visas a los trabajadores migrantes, negó que se hubieran presentado quejas formales.

Sin embargo, Alicia Navascues, del grupo por los derechos de las mujeres, Mujeres 24, sostiene que las mujeres marroquíes están siendo atacadas deliberadamente debido a su vulnerabilidad. “Las mujeres de Marruecos que trabajan como trabajadoras temporales en el campo nos han descrito las condiciones de trabajo inhumanas y deshumanizantes que deben soportar trabajando en posiciones permanentemente agachadas, con un solo descanso de 30 minutos al día, a temperaturas de 40 grados bajo el plástico de los invernaderos“, afirma. “En Marruecos, están buscando deliberadamente a aquellas que son baratas y vulnerables para hacer este trabajo, es decir, mujeres rurales con niños pequeños que solo entienden el árabe y no pueden entender sus contratos escritos en español o reclamar sus derechos. Es un sistema amañado“. Ahmad dijo que había escuchado rumores de lo que les pasó a las mujeres que fueron a España antes de que ella se fuera de su casa. “Pero los ignoré”, dijo ella. “No pensé que tales historias pudieran ser verdaderas en un país rico como este”.

Sin embargo, ella y las otras nueve mujeres marroquíes que viajaron a España con visas de temporada el año pasado, declararon al Observer que habían sufrido grave violencia sexual y explotación laboral en la granja donde trabajaban.

Afirmaron que se vieron obligadas a vivir en contenedores de transporte estrechos y sucios, con cientos de trabajadoras compartiendo unas pocas duchas y baños defectuosos.

Durante el día fueron abusadas ​​racialmente y obligadas a trabajar en turnos de 12 horas sin paga. Se les negó comida y agua y se les penalizó por ir al baño o no trabajar lo suficiente.

“La granja estaba muy lejos de la ciudad más cercana, estábamos totalmente aisladas”, dice Samira. “No hablamos español y estábamos desesperadas por enviar dinero a nuestros hijos. No teníamos ningún poder en absoluto. Las otras mujeres que trabajaban en la granja, que habían estado antes en España, dijeron que siempre era más difícil para las nuevas, pero que nos acostumbraríamos”. Las mujeres también alegaron que fueron agredidas y acosadas sexualmente; algunas dijeron que fueron violadas y otras presionadas para tener relaciones sexuales a cambio de comida y agua. Dijeron que a algunas mujeres también se les ordenó trabajar como prostitutas para hombres locales que esperaban afuera de la granja en sus autos todas las noches.

Aicha Jaber (*), que trabajaba en la misma granja que Ahmad, estaba embarazada cuando llegó a España el pasado abril. “Vi un anuncio de trabajo que pedía mujeres entre 20 y 45 años para trabajar durante unos meses en el campo“, dice ella. “Pregunté si mi esposo también podía conseguir un trabajo, pero me dijeron que querían mujeres. Ahora me doy cuenta de que era porque sabían que podían explotarnos fácilmente“.

Ella dice que tan pronto como llegó a la granja fue acosada y agredida sexualmente. Ella escapó de ser violada solo a través de la intervención de otras mujeres que trabajan en la granja. “Para nosotras, este abuso fue una especie de muerte porque nos habían avergonzado y estábamos muy enojadas, pero también asustadas porque nuestras familias pudieran enterarse“, dice.

Después de unas seis semanas en la granja, Jaber, Ahmad y otras ocho mujeres acudieron a la Guardia Civil para informarles que habían sido explotadas, violadas y agredidas sexualmente.

Pensamos que cuando acudiéramos a la policía obtendríamos justicia“, dice Ahmad. “Que obtendríamos nuestro salario, y que el hostigamiento cesaría, pero en cambio, nos han abandonado y nos han dejado morir de hambre“.

No son las primeras trabajadoras migrantes marroquíes que denuncian casos de explotación y violencia sexual en la industria agrícola española. Una investigación de BuzzFeed en Alemania el año pasado llevó a varias mujeres a presentar denuncias, y al menos otro caso de explotación laboral se encuentra en los tribunales de Andalucía.

Sin embargo, 10 meses después de haber acudido a la policía local, Ahmad, Jaber y todas las demás mujeres, aún no han sido entrevistadas por la Guardia Civil o la policía nacional. Belén Luján Sáez, la abogada española que representa al grupo, señala que la policía nacional tenía la obligación legal de investigar las reclamaciones de las mujeres, pero se habían negado a activar los protocolos nacionales contra la trata que les habrían ofrecido apoyo y asistencia mientras se investigaban sus denuncias.

Sáez también afirma que los tribunales provinciales en Andalucía han sido obstructivos, no han iniciado una investigación adecuada, no han permitido a las mujeres disponer de tiempo suficiente para viajar a un tribunal en Huelva para presentar pruebas ante un juez en junio pasado, dejándolas luego en un limbo legal por otros ocho meses. Los cargos de violación y agresión sexual también han sido degradados a acoso sexual, y los tribunales han alegado falta de pruebas.

El tribunal de Huelva cuestionó estas reclamaciones, diciendo que las mujeres no asistieron a dos citas en el tribunal, una en junio pasado y otra en febrero, y culparon a sus abogados por la falta de progreso en el caso.

La policía nacional dijo que no entrevistaría a las mujeres como posibles víctimas de trata de personas porque ya habían presentado cargos en un tribunal provincial.

Todo lo que pedimos es que estas denuncias de mujeres sobre tráfico laboral, violaciones y agresiones sexuales se tomen en serio y se investiguen adecuadamente“, dijo Luján Sáez, quien representa a las mujeres a través de su bufete, Luján & Lerma Abogados.

A nuestras clientas se les debería haber ofrecido protección y apoyo como posibles víctimas de la trata tan pronto como denunciaron este abuso. Han sido tratadas con desdén y negligencia por nuestro sistema judicial“, señaló.

Desde que acudieron a la policía local para presentar sus denuncias el año pasado, las mujeres se han quedado sin hogar, en la indigencia. Después de que expiraron sus visados de tres meses, no pudieron trabajar. Las 10 mujeres, además del bebé de Jaber, han estado durmiendo en el piso del pequeño apartamento de Saez y sobreviviendo con donaciones de comida.

 

Las mujeres quedaron sin hogar e indigentes después de acudir a la policía con sus denuncias. Fotografía: Ofelia de Pablo y Javier Zurita / The Guardian.

 

La mayoría dice que también se divorciaron por sus maridos y que sus padres las han repudiado en Marruecos después de que sus familias se enteraron de las denuncias de violación y agresión sexual y se les enviaron mensajes que decían que estaban trabajando de prostitutas en España. No pueden regresar a casa y no están dispuestas a salir de España antes de que se resuelva su caso, dicen que limpiar su nombre es la única manera de volver a ver a sus hijos. “Sabíamos que no podíamos volver a casa porque todavía no nos habían pagado y teníamos que demostrar que las cosas que habíamos dicho a la policía eran ciertas“, afirma Aicha, cuyo bebé ya tiene nueve meses. Como todas las demás mujeres, sufre ataques de pánico y depresión y tiene demasiado miedo de abandonar el apartamento.

Desde que fuimos a la policía, nuestra vida ha sido insoportable“, manifestó. “Mi bebé nunca ha conocido a su padre. A veces creo que hubiera sido mejor haber soportado el abuso y estar en casa con mi familia ahora“.

Este año, el gobierno español ha hecho esfuerzos para mitigar las críticas al tratamiento de las mujeres marroquíes en su industria de exportación de frutas. Ha anunciado que aumentará los controles e inspecciones de las fincas y también usará a otras mujeres marroquíes como mediadoras culturales, para tratar de resolver disputas e informar sobre cualquier incidente de maltrato.

Los tribunales dicen que el caso de las mujeres aún se está considerando y la semana pasada el gobierno les otorgó visas de trabajo temporal por motivos humanitarios, lo que les permitirá encontrar trabajo para mantenerse. Sin embargo, Saez dice que todos los esfuerzos para lograr que el gobierno tome medidas rápidas para resolver su caso continúan siendo frustrados.

Recibieron los permisos por motivos humanitarios, no porque se las tomara en serio como posibles víctimas de trata de personas y de violaciones“, señala Sáez. “Continuaremos luchando en los tribunales, de ser preciso, iremos a la corte europea para ser escuchados“. Ahmad y Jaber dijeron que estaban perdiendo la esperanza de obtener justicia, afirman que sus experiencias en España en los campos de fresas las habían cambiado para siempre. “No tenía mucho antes, pero todo lo que tenía ahora se ha ido“, dijo Ahmad. “Les digo a las mujeres que vienen ahora: por favor, no vengas. Si suceden cosas malas nadie te ayudará. Date la vuelta y regresa a casa con tu familia“.

***

Reportaje adicional de Ofelia de Pablo.

* Los nombres han sido cambiados.

 

 

 

 

 

Be the first to comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*