La Monarquía un negocio rentable (documental)

La monarquía un negocio rentable

Documental de Euskal Errati Telebista (EITB)

 

La Radio Televisión Vasca emitió el pasado 28 de octubre este reportaje en su programa “360°”, conducido por Esther Hurtado

 

♦♦♦♦♦♦♦

 

La monarquía española, una enfermedad en mal estado

Por Domingo Sanz 

Articulo publicado el 7 agosto 2018 en: 

https://www.infolibre.es/noticias/club_infolibre/librepensadores/2018/08/07/la_monarquia_espanola_una_enfermedad_mal_estado_85648_1043.html

 

Durante las largas lentitudes de los agostos también desciende el ritmo al que pensamos en las cosas que suceden. Tardamos más tiempo subjetivo en recorrer las distancias que nos separan de cada futuro y eso, en ocasiones, nos permite descubrir perspectivas distintas a las habituales.

 

 

Comienzo este párrafo a las 18:30 horas del último día de julio y debo actualizar los síntomas del estado de salud de la monarquía española, una institución enferma que, además, al pensarla despacio, descubro que es también una enfermedad para la sociedad de la que se alimenta.

A la vista de que el Gobierno no proporciona la información necesaria para saber cómo se encuentra la Monarquía ni, lo que es peor, tampoco del estado de salud de la población afectada, es necesario dirigirse a los recursos privados. Como tantas veces, Google es la solución para conseguir mucha información no contaminada de manera rápida y gratuita. Selecciono las quince primeras noticias que el gran buscador me presenta en pantalla tras escribir la palabra “monarquía”. Por orden de aparición, son las siguientes:
 

  1. “La presidenta y otras autoridades de Baleares, a favor de debatir la realización de un referéndum sobre la Monarquía”. Público.com
  2. “Las monarquías europeas esconden la opinión de los ciudadanos sobre sus reyes”. eldiario.es
  3. “Ensenyat (presidente del Consell de Mallorca) apuesta por un referéndum sobre la Monarquía y se declara republicano”. Última Hora, de Baleares.
  4. “Un referéndum sobre la Monarquía y Catalunya planean sobre La Almudaina”.Menorca.info
  5. “Entidades sociales harán consultas populares monarquía vs. república”. El Nacional.cat
  6. “Más de la mitad de los riojanos prefieren la república a la monarquía”. NueveCuatroUno.com
  7. “Monarquía. Isabel Celaá: No aceptamos el veto al rey que ha anunciado el Govern”. eldiario.es
  8. “España no está preparada”. eldiario.es
  9. “Monarquía o PSOE y el valor de Pedro Sánchez”. Diario 16
  10. “La Monarquía de ayer y hoy llega a Cartagena”. Monarquía Confidencial
  11. “Armengol (presidenta de Baleares) habla sobre el referéndum entre república y monarquía”. ABC
  12. “Monarquía vs. República. Porqué la Monarquía española SI es legítima y democrática”. Infovlogger
  13. “Francisco Marhuenda: Franco y cargaros la Monarquía os pone cachondos”. La Sexta
  14. “Mercedes Milá: Si la Monarquía quiere salvarse tiene que salir de donde está y sentarse con la gente de la calle”. La Sexta
  15. “Así confesó Adolfo Suárez por qué no hubo referéndum monarquía o república: hacíamos encuestas y perdíamos”. La Sexta

 

Saque usted, que las ha leído, sus propias conclusiones porque yo, durante los diez minutos que he tardado en transcribir a este informe estos quince titulares, he recibido dos Whatsapp en el móvil.

El primero es la respuesta que don Josep de Luis Ferrer, de profesión abogado y que preside la Obra Cultural Balear, le ha enviado a Felipe VI. El rey acaba de regresar a Mallorca de vacaciones y convocó para el viernes, día 3 la clásica recepción anual a la que invita a autoridades y personalidades de Baleares. De Luis le dice, lo traduzco del catalán, que “las circunstancias actuales y el papel que ha elegido jugar la monarquía impiden mantener una relación institucional normal y regida por valores democráticos”. Añade que “escribiendo estas líneas retumba en la memoria vuestro discurso del día 3 de octubre de 2017” y termina confirmando que “el día 3 no asistiré a la recepción. Me quedaré en casa, disfrutando de la compañía familiar de que están privados tanto Jordi Cuixart como el resto de presos políticos. Y aprovecharé el momento para tener un recuerdo por los verdaderos defensores de la libertad, el respeto y los valores democráticos”. Procede recordar que la OCB se constituyó en 1962, seis años antes de que naciera el rey.

El segundo Whatsapp en el móvil me informa que Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña, acaba de decirle públicamente al rey que “todavía está a tiempo de pedir perdón a los catalanes”. A pesar de que Torra actúa en representación de los ofendidos y, por tanto, no está obligado a dar el primer paso, comprendo su intento por resolver este conflicto institucional. No obstante, y conociendo al “bando nacional” –disculpe por la metáfora quien pueda molestarse–, me parece mucho más difícil que el rey pida este perdón a que el resto de España se convierta en una República. Justificar en TV el apaleamiento de catalanes camino de las urnas, legales o no, es mucho más difícil de arreglar que cazar elefantes en inconfesable compañía.

Cuando me disponía a terminar esta primera entrega sobre la enfermedad monárquica de España cambié de pantalla sin motivo aparente y descubrí que 181 militares de alta graduación acababan de firmar un manifiesto a favor del dictador Franco. Todos, por supuesto, ya en la reserva, pero no por ello menos sospechosos de estar dando la cara, sin correr el menor riesgo, por otros con mando en plaza. Si traigo esta noticia a colación, publicada por OkDiario a las 16:56 horas del mismo 31 de julio con la lista de firmantes, es porque el eco entre los grandes medios españoles ha sido mínimo. Ya que hablamos de enfermedades, a la mañana siguiente la SER no dijo nada de los militares enaltecedores del golpismo franquista, pero sí les pareció relevante destacar la posibilidad de que la tuberculosis contraída en un hospital de campaña español durante la Guerra Civil fuera la causa real de la muerte de George Orwell en un hospital británico hace 68 años. A mí, lo que me parece relevante es que se haya vuelto de acero el hilo conductor que va desde los militares añorantes hasta Felipe VI, pasando por Franco y por Juan Carlos I, pues sin el dictador de ayer no habría rey hoy. Era inevitable que monarquía y ultraderecha, ésta siempre violenta y cada vez más en Cataluña, terminaran ayudándose mutuamente. En cualquier caso, confiaremos en el Gobierno y en una ministra de Defensa que dijeron que no quería serlo.

Debo terminar, aunque sea agosto. Si me entero que esto le ha gustado a usted, en próximos capítulos volveré de nuevo contra esta enfermedad desde otros enfoques, aunque mantendré actualizada la sintomatología con los renovados quince primeros eventos que aparezcan en Google tecleando aleatoriamente la palabra “monarquía”.

Para afinar en el diagnóstico de nuestra dolencia se me ocurre que, entre otras cosas, habrá que profundizar en la etiología y las mutaciones que se hayan producido, detalle importante tras tantos siglos de existencia. También hay que contrastar su distribución geográfica pues, aunque las normas oficiales hablen de “monarquía para todos”, la realidad de cómo viven los distintos grupos de sufridores las plagas y otros males colectivos es siempre muy distinta. Y no será menos importante profundizar en el abanico de tratamientos posibles para la curación, pretensión está última en la que cada vez mayor número de enfermos parecen interesados

♦♦♦♦♦♦♦

 

 

♦♦♦♦♦♦♦

 

Un duro trance para la monarquía española

 

Por Francisco Herranz

Articulo publicado el 19 de julio de 2018 en:

https://mundo.sputniknews.com/firmas/201807191080537477-reyes-espanoles-pagan-impuestos/

 

La monarquía española se enfrenta a un duro trance después de la difusión de una serie de presuntas conversaciones privadas que comprometen la honorabilidad del rey emérito Juan Carlos a la hora de pagar sus impuestos.

 

España está saliendo paulatinamente de la profunda crisis económica que atenazó al país hace una década, pero ahora atraviesa un periodo de incertidumbre política con un Gobierno en minoría, fruto de una moción de censura. El nuevo Ejecutivo socialista, que lleva apenas un mes y medio en el poder, ha visto horrorizado cómo varios medios de comunicación digitales publicaban una colección de audios muy privados de Corinna zu Sayn-Wittgenstein, “amiga íntima” de Juan Carlos.

En las grabaciones, realizadas en 2015 y filtradas ahora por los periódicos online Ok Diario y El Español, Corinna se manifestaba sin cortapisas y desvelaba que el que fue jefe del Estado hasta su abdicación en junio de 2014 evadió impuestos, cuenta con propiedades en el extranjero y ha cobrado comisiones ilegales.

Según sus propias palabras, Juan Carlos I poseería una cuenta bancaria en Suiza pero oculta bajo la identidad de dos testaferros; uno sería un primo suyo, Álvaro Orleans de Borbón, que reside en Mónaco, y el otro, un abogado de nacionalidad suiza que tiene despacho en Ginebra.

Corinna también declaró en esas conversaciones obtenidas presuntamente sin su consentimiento que el general Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), los servicios secretos españoles, la habría amenazado en persona, a ella y a su familia.

La mujer en cuestión es una ciudadana danesa nacida en Alemania y residente en Mónaco que adquirió sus apellidos nobiliarios y el título de “princesa” por matrimonio, aunque posteriormente se divorció. Dada su supuesta cercanía sentimental, ha tenido mucha influencia en las decisiones del rey emérito e incluso llegó a ser presentada en Arabia Saudí como su representante personal.

La glamurosa Corinna acompañaba al rey Juan Carlos en abril de 2012 en un famoso viaje privado a Botsuana. Todo habría quedado en el más absoluto de los secretos si el monarca no se hubiera roto la cadera en una caída accidental. Ese incidente fortuito activó todos los protocolos de emergencia. España entera se enteró que había ido a África a cazar elefantes, precisamente cuando muchos de sus compatriotas estaban pasando dificultades económicas para llegar a final de mes. La prensa nacional se echó de inmediato encima, calificó el asunto de “espectáculo” que transmitía “una imagen de indiferencia y frivolidad” y calculó que el safari de lujo organizado para él habría costado unos 60.000 dólares, incluidos los 15.000 dólares de los permisos para cazar un elefante. El escándalo fue tan mayúsculo que, en su primera intervención pública, el propio Juan Carlos I pidió perdón en persona, tras ser intervenido quirúrgicamente en una clínica. “Lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir”, dijo con cara de circunstancias y todavía en muletas.
 

Pero, ¿quién registró las comprometedoras palabras de la amiga de Juan Carlos? ¿Y por qué? El material difundido estaba en poder de un oscuro empresario y comisario de policía actualmente jubilado llamado José Manuel Villarejo, quien tenía por costumbre grabar con sofisticados aparatos de espionaje a toda aquella persona digna de su interés con la que se entrevistaba.

Villarejo estuvo trabajando en la policía desde los años 70 del siglo pasado. Pidió una excedencia y se pasó al sector privado como detective y abogado especializado en investigar a organismos públicos, entidades privadas y particulares. Regresó en los 90 como agente encubierto del Ministerio del Interior, es decir, se convirtió en representante de las cloacas del Estado. Desde noviembre del año pasado se encuentra en prisión preventiva sin fianza acusado de delitos muy serios, entre ellos blanqueo de dinero, revelación de secretos, grabaciones ilegales y pertenencia a organización criminal.
 

Parece obvio pensar que Villarejo ha dejado que todo esto salga precisamente ahora a la luz para entorpecer la acción de la justicia, y para que su paso por el banquillo se convierta en una pesadilla para la institución de la monarquía parlamentaria.

La propia Corinna no ha negado las declaraciones, limitándose a denunciar una campaña de descrédito contra ella por motivaciones políticas. El rey emérito, por su parte, se encuentra inmerso en una situación muy incómoda y sin precedentes. No hace mucho tiempo estuvo metido una hora en un automóvil en Galicia para evitar así tener que responder a respuestas embarazosas. Según la actual Constitución española, ya no es, como antes, una persona “inviolable” —intocable desde el punto de vista de la responsabilidad penal—, sino “aforada”, como los diputados o los ministros. Eso quiere decir, en otras palabras, que el procedimiento para llevarle a juicio sería mucho más complicado, pero no imposible.
 
El Gobierno de España ha tenido que manejar esta patata caliente con la mejor diligencia posible. La primera reacción de la Moncloa fue expresar la idea de que todo este oscuro entramado no tiene nada que ver con el actual jefe del Estado, Felipe VI, hijo y sucesor de Juan Carlos. Margarita Robles, ministra de Defensa, de quien depende el CNI, subrayó que Villarejo estaba chantajeando al Estado y anunció que el general Sanz Roldán tiene la intención de comparecer ante la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso para dar su versión sobre la relación de los servicios secretos españoles con la amiga del rey emérito.
 

El asunto es grave porque afecta a la Casa Real y porque tiene un impacto negativo sobre la popularidad de la monarquía en España. La institución ya anda mermada no sólo por el caso de la cacería de elefantes sino por otro suceso mucho más serio: el encarcelamiento del cuñado del rey, Iñaki Urdangarin, casado con la infanta Cristina, sentenciado a casi seis años de cárcel por malversación de fondos públicos, fraude y tráfico de influencias.

Lo ideal sería que se abriera una comisión de investigación parlamentaria transparente, para que los ciudadanos recuperen la confianza en la monarquía, afectada también por el desafío independentista catalán. Mantener el secretismo no ayuda a limpiar su nombre.

♦♦♦♦♦♦♦

 

♦♦♦♦♦♦♦

 

La española es la monarquía europea con menos apoyo entre sus ciudadanos

 

Articulo publicado el 16 de mayo 2018 en:

https://www.eldiario.es/politica/ciento-espanoles-favor-abolir-monarquia_0_772023334.html

 

Un 52% de los españoles quieren un referéndum para determinar el futuro de la monarquía en España 

La situación en nuestro país contrasta con la de otras monarquías europeas, como la británica, que cuenta con un 85% de apoyo por parte de sus ciudadanos 

 

 

El 37% de los españoles cree que abolir la monarquía sería lo mejor para el país, de acuerdo con la última encuesta publicada por Ipsos Global Advisor. El estudio, llevado a cabo en 28 países de todo el mundo y en el que se ha entrevistado a más de 20.000 personas a nivel mundial, sitúa a la monarquía española como la que menos apoyo recibe por parte de sus ciudadanos dentro de Europa.

Esto se traduce en que casi 2 de cada 5 españoles cree que abolir el régimen monárquico sería positivo para mejorar el futuro de nuestro país, frente a un 24% de la población que opina que clausurar la Casa Real tendría un efecto negativo. 

Vicente Castellanos, director de Public Affairs de IPSOS España señala que “el apoyo a la monarquía en España es mayoritario, pero el porcentaje de quienes la perciben prescindible es igualmente importante”. Por otro lado, apunta que los datos de la encuesta “marcan una fractura generacional, donde las generaciones más jóvenes reclaman su derecho a decidir independientemente de su ideología política”.

Castellanos hace referencia en sus declaraciones a los datos arrojados por el último Omnibus, un estudio independiente realizado por IPSOS España el pasado mes de abril, donde más de la mitad de los encuestados, un 52%, está a favor de celebrar un referéndum sobre la posibilidad de instaurar una república en vez de una monarquía. Dentro de este sector, los jóvenes son los más partidarios de que se lleve a cabo una consulta. En concreto, un 63% de los españoles de entre 25 y 34 años quiere votar para decidir de manera democrática si mantener al rey Felipe VI en su puesto o no. 

Esta fractura se hace aún más evidente a la hora de analizar la intención de voto de los más de 1.000 participantes en esta encuesta, ya que los votantes de izquierdas se muestran mucho más proclives a llevar a cabo un referéndum que los de derechas. Si bien un 86% de los votantes de Podemos apoya la incitativa de una consulta popular, en el caso de los votantes del Partido Popular los datos van a la inversa, ya que tan sólo un 25% de ellos se muestra a favor del referéndum. Sin embargo, para Castellanos la opinión sobre la monarquía “se muestra más como una cuestión generacional que de ideología política, aunque esta potencia o mitiga según los casos las opiniones extremas”. 

 

 

 

 

 

Be the first to comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*