Esclavitud en la España del siglo XXI. Las jornaleras marroquíes del campo de Huelva (3)

No sería justo decir que en todas las huertas de Huelva en pleno siglo XXI, se sigue aplicando una suerte de derecho de pernada sobre las jornaleras que el hacendado apetezca, pero sí es cierto que no se sabe con exactitud cuántas de estas mujeres callan, por miedo o por vergüenza, los abusos que sufren. Nos es imposible cuantificar por tanto, a día de hoy, la verdadera dimensión de este problema que habla de una costumbre más propia del instinto de los primates que de seres humanos.

Optar por no callar, siempre tiene consecuencias y por eso, pocas valientes se atreven, a pesar de las amenazas, a denunciar. Sin embargo la historia está llena de mujeres excepcionales, cuya valentía destapa las injusticias y cuyo ejemplo, sirve de estandarte a sus compañeras y compañeros cuando los hay, para iniciar una lucha colectiva.

La inacción es comprensible en aquellas personas a las que el miedo paraliza, pero entre el pánico y la valentía, hay un fino hilo que el opresor nunca ve y que siempre termina por romperse. La denuncia, es el paso necesario que abre camino a la actuación y a la lucha. Y la lucha, es el único paso posible para la erradicación definitiva del maltrato y los abusos de todo tipo. El poder del miedo no radica, en realidad, en la acción del tirano, sino en la inacción del oprimido, superarlo desdibuja de inmediato la coraza del poder y concede al oprimido la necesaria capacidad de respuesta.

No olviden los lectores, mujeres y hombres, que todo esto comenzó con una primera denuncia de una mujer valiente.

*******

El responsable de Doñana 1998 acusa al Sindicato Andaluz de Trabajadores de orquestar una “campaña de difamación” contra su empresa

Publicado en La Mar de Onuba

Manuel Matos reconoce a Europa Pres que cobra a las trabajadoras contratadas en origen en concepto de “luz, agua y gas”.

Tensión en el campo entre las temporeras que acusan y las que defienden a la empresa.

Un equipo de El programa de Ana Rosa intentó ayer acceder a la finca para verificar las condiciones de alojamiento y servicios de las trabajadoras, pero la empresa declinó permitirles la entrada.

Manuel Matos, responsable de la empresa fresera 1998, en la que nueve trabajadoras han denunciado haber sido víctimas de “insinuaciones y acoso laboral” por parte de “Antonio, el jefe” -según ha confirmado este martes la Guardia Civil-, aseguro ayer que las acusaciones contra su empresa responden a una “campaña orquestada” por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

Matos ha negado “todos” los hechos relatados por el SAT y ha explicado que en su finca “no se ha retenido a nadie, se pagan los salarios sobre el día cinco de cada mes”, como se hace habitualmente el sector e incluso hacen adelantos de sueldo al empleado que lo solicite. Por ello, ha rechazado todas estas acusaciones, que ha calificado de “mentiras”.

El Sindicato Andaluz de Trabajadores ofreció ayer una rueda de prensa ante las puertas de la Inspección de Trabajo de Huelva en el que presentó una denuncia detallando diversas actuaciones que el SAT califica de contrarias a la Ley, entre ellas diversos incumplimientos de las condiciones a las que tiene derechos, como el alojamiento o el acceso a luz, agua y gas. A este respecto, el propio empresario ha reconocido a Europa Press que cobra 1 euro diario a las trabajadoras por estos servicios, lo que según el sindicato es ilegal, ya que a las trabajadoras contratadas en origen “se les dice que esas prestaciones están incluidas en su salario”.

Matos ha calificado de “acoso” las actuaciones del Sindicato Andaluz de Trabajadores y ha anunciado que estudia emprender medidas legales contra el mismo. El empresario ha negado también que se retuviera a nadie, como denunció el SAT en el fin de semana. El sindicato asegura que se  estaba impidiendo abandonar la finca a las denunciantes con el objeto de embarcarlas en ese día de regreso a Marruecos, una salida que, aseguran, estaba prevista para hoy. El objetivo, según el SAT, sería impedir que las trabajadoras pudieran ratificar ante los Inspectores de Trabajo los hechos denunciados ayer.

Matos también asegura que en su finca se cumplen todas normativas. A este respecto, y según ha podido confirmar La Mar de Onuba, ayer mismo se personó en la finca un equipo del El Programa de Ana Rosa de Telecinco, quien pidió acceder las instalaciones para poder verificar las condiciones laborales, de alojamiento y salubridad que el empresario defiende como totalmente adecuadas. Los responsables de la finca no permitieron la entrada a la periodista María Bayón y el cámara de Telecinco.

LA GUARDIA CIVIL CONFIRMA LA DENUNCIA DE NUEVE TRABAJADORAS

Por otra parte, este mismo martes, el gabinete de prensa de la Guardia Civil ha confirmado que nueve trabajadoras han presentaron una denuncia contra un responsable de la empresa, “Antonio, el jefe”, al que acusan de “insinuaciones y acoso sexual”, sin que haya transcendido aún si se ha habido alguna detención o se ha tomado declaración al señalado como acosador.

“En relación a la denuncia interpuesta por abuso sexual”, dice el gabinete de la Benemérita, “se ha procedido a relacionar en calidad de investigado a un varón por su supuesta implicación en relación a la denuncia interpuesta por abusos sexual a una de las trabajadoras de la finca. Las diligencias instruidas se remitirá a la autoridad judicial competente” (sic).

Lo que sí ha pido confirmar La Mar de Onuba de testigos presenciales es que agentes de la Benemérita “escoltaron” ayer a las trabajadoras denunciantes cuando volvieron la finca para recoger sus enseres personales. Las nueve fueron objetos de reproche por parte de otras trabajadoras, y se vivieron momentos de tensión, como recoge la imagen que ilustra esta noticia y pudieron documentar en vídeo los periodistas de El programa de Ana Rosa.

Be the first to comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*