TORTURA Y DIALÉCTICA: Henri Alleg

TORTURA Y DIALÉCTICA: Henri Alleg

 

 

LOA DE LA DIALÉCTICA

Con paso firme se pasea hoy la injusticia.
Los opresores se disponen a dominar otros diez mil años más.
La violencia garantiza: “Todo seguirá igual”.
No se oye otra voz que la de los dominadores,
y en el mercado grita la explotación: “Ahora es cuando empiezo”.
Y entre los oprimidos, muchos dicen ahora:
“Jamás se logrará lo que queremos”.

Quien aún esté vivo no diga “jamás”.
Lo firme no es firme.
Todo no seguirá igual.
Cuando hayan hablado los que dominan, hablarán los dominados.
¿Quién puede atreverse a decir “jamás”?
¿De quién depende que siga la opresión? De nosotros.
¿De quién que se acabe? De nosotros también.

¡Que se levante aquél que está abatido!
¡Aquél que está perdido, que combata!
¿Quién podrá contener al que conozca su condición?
Pues los vencidos de hoy son los vencedores de mañana
y el jamás se convierte en hoy mismo.

BERTOLT BRECHTPoemas y Canciones, 1932

 

*****

 

TORTURA, por Voltaire

Diccionario Filosófico

Dícese con frecuencia que la tortura era el medio de salvar al culpable robusto y de perder al inocente débil; que en Atenas no daban tormento mas que por los crímenes de Estado; que en Roma no pusieron nunca en el potro a ciudadanos romanos para averiguar sus secretos; que el abominable Tribunal de la Inquisición renovó ese suplicio, y que, por consecuencia, debe causar horror a todo el mundo; que es tan absurdo dar tormento para averiguar un crimen, como fueron absurdos los juicios de Dios, porque muchas veces el culpable quedaba vencedor y muchas veces el culpable vigoroso y terco resistía el tormento, mientras que el inocente y el débil sucumbían en aquel caso y en éste; que la tortura es un suplicio más largo y más doloroso que la muerte; que con ese suplicio se castiga al acusado antes de estar seguros de que ha cometido el crimen, y que se le castiga más cruelmente que matándole; que mil ejemplos funestos han debido desengañar a los legisladores de esa costumbre horrible que se abolió en muchos países de Europa, en los que consta que se cometen menos crímenes que en los países donde se aplica la tortura.

Después de esto preguntamos por qué el tormento sigue aplicándose en Francia, que goza fama de ser una nación humanitaria y de costumbres apacibles, y se nos responde que subsiste porque está establecido, y confiesan que hay muchas personas benéficas en Francia, pero niegan que el pueblo sea humano.

Si se aplicara la tortura a Jacobo Clemente, a Chastel, Ravaillac o a Damiens, nadie lo censuraría, porque se trataba de la vida del rey y de la salud del Estado; pero que los jueces de Abbeville torturen a un oficial para averiguar quiénes fueron los otros jóvenes que cantaron con él una canción antigua, que pasaron por delante de una procesión de capuchinos sin quitarse el sombrero, me atrevo a decir que esa barbarie, cometida en tiempos de ilustración y de paz, es peor que las matanzas de la Saint-Barthelemy, que se perpetraron en la época tenebrosa del fanatismo.

 

*******

 

 

♦♦♦♦♦♦♦

 

Del heroísmo de Henri Alleg: La legalización de la tortura en un film conmovedor

Por Miguel Urbano Rodrigues

Traducido para La Haine por Genaro Sotelo

Alleg fue tratado como un animal por oficiales franceses que lo sometieron a torturas que figuraban en los manuales de la Gestapo. Televisiones locales transmitieron en Francia en las últimas semanas (marzo de 2009) un film de shock: “Henri Alleg, el hombre de La Question”.

 

 

Con pocas excepciones, los grandes medios ignoraron la iniciativa, porque el tema es incomodo para quienes detentan el Poder, conscientes de que las nuevas generaciones asimilaran de la historia de las guerras coloniales de Francia la visión distorsionada que de ella presentan los manuales escolares.

El Film de Christophe Kantcheff, muy bello, es más literario que político, pero provocó malestar en el Gobierno de Sarkozy y en el Alto Mando del Ejército al recordar que la tortura fue una práctica rutinaria durante la Guerra de Argelia.

Para avivar la memoria de los franceses de este inicio del Siglo XXI, Kantcheff fusiona pasado y presente, en una obra en que la lectura de pasajes de “La Question”, en una cárcel inmunda, por un gran actor contemporáneo, alterna con el testimonio de Alleg que al responder a jóvenes que lo rodean en una sala de conferencias, evoca hoy las torturas a que fue sometido.

Publicado en el auge de la guerra de Argelia en 1958, “La Question” –palabra que utilizaba La Inquisición en la Edad Media para designar la tortura- fue secuestrada, pero la ola de emoción y escándalo desencadenada por el libro conmovió a Francia.

Dos Premios Nobel, Roger Martin du Gard y François Mauriac y dos grandes escritores, Jean Paul Sartre y André Malraux, firmaron entonces un documento, exigiendo del Gobierno francés una respuesta a las gravísimas denuncias de Alleg, torturado por los paracaidistas del General Massu.

Traducido a 30 lenguas, el libro circuló por el mundo y la indignación suscitada por las revelaciones en él contenidas, al enlodar la imagen de honor cultivada por el Ejército Francés, contribuyó para apresurar el fin de la guerra sucia y criminal contra Argelia.

Pero en una época como la nuestra de desinformación y perversidad mediática en que jóvenes franceses, en la respuesta a encuestas de opinión, afirman que la URSS fue aliada de la Alemania nazi durante la II Guerra Mundial, no es sorprendente que ignoren los crímenes cometidos en las guerras coloniales de su país.

Es por tanto comprensible la emoción suscitada por el film de Kantcheff. Millares de telespectadores escucharon con un sentimiento de angustia a Henri Alleg, al lado del edificio del antiguo centro de terror de El Biar, donde fue torturado bárbaramente por los oficiales de la 10° División de paracaidistas, contar historias de horror que se diría han ocurrido en una tierra inimaginable.

Y con todo ellas fueron bien reales. Esos hechos ocurrieron hace 50 años. Henri Alleg, preso por defender como director del diario “Alger Republicain” (ya entonces prohibido y clausurado), el derecho del pueblo musulmán argelino a la autodeterminación, fue tratado como un animal por oficiales franceses que lo sometieron a torturas que figuraban en los manuales de la Gestapo hitleriana.

Y a todo resistió. No hablo cuando le aplicaron choques eléctricos en la boca y en los genitales, y callado permaneció cuando lo colgaron con la cabeza abajo, como si fuera un puerco después de abatido. Resistió inclusive a la inyección de Pentotal, el mal llamado “suero de la verdad”.

En este tiempo de crisis de civilización, en que los detentadores del poder glorifican la religión del dinero y todo hacen para rescribir la Historia, es reconfortante escuchar la palabra de Henri Alleg. Como revolucionario y comunista, él sintió, después de transferido de El Biar para la prisión Barberouse, que era su deber llevar al conocimiento del pueblo francés lo que pasaba en aquel centro de horrores. Y decidió escribir no un simple folleto sobre su experiencia personal, si no “La Question”, el libro que se volvería con los años un best seller mundial.

Utilizando un cuaderno en el que teóricamente preparaba su defensa, consiguió hacer salir del presidio, por manos de abogados venidos de Francia (algunos asesinados por los fascistas de la OAS), cuatro hojas por vez, en letra menuda, el texto que poco a poco iba redactando, eludiendo la vigilancia de los guardias.

No fue además por casualidad que el Partido Comunista Portugués, entonces en la clandestinidad, distribuyo el libro a sus militantes, en edición fotocopiada, por ver en Alleg ejemplo del comportamiento digno y consecuente de un comunista preso y torturado.

El Film de Christophe Kantcheff procura sobre todo iluminar al hombre y su coraje, como paradigma del heroísmo individual. El combatiente revolucionario aparece diluido, lo que es una pena.

No creo que ninguno de los canales portugueses de televisión lo incluya en su programación. El tema de la guerra colonial también en Portugal continúa incomodando a aquellos que aquí ejercen el poder económico y político.

Es difícil olvidar que ni uno solo de los oficiales paracaidistas que torturaron a Henri Alleg en El Biar fue punido por sus actos criminales. Todos fueron promovidos posteriormente de acuerdo con su antigüedad y algunos condecorados por servicios a la patria.

Sucesivos gobiernos de Francia y el Alto Mando de su Ejército no reconocieron hasta hoy la práctica de la tortura durante la guerra de Argelia.

Es útil aclarar que en el film de Kantcheff, Alleg, estableciendo un puente entre el pasado y el presente, subraya, dirigiéndose a los jóvenes que lo escuchan, que la tortura en el mundo actual no solamente permanece sino que en algunos países tiene cobertura institucional. Y cita el caso de los EEUU y de Israel.

En el primero de esos países, el Congreso, a propuesta del ex-presidente George Bush, aprobó una ley que autoriza ciertas formas de tortura (algunas fueron rutinarias en Guantánamo y en el presidio iraquí de Abu Ghraib). En lo tocante a Israel, generales sionistas reconocieron que en 2006, durante la guerra de agresión al pueblo de Líbano, utilizaron, con aprobación oficial manuales de las SS Nazis.

Sentí que era un deber escribir estas líneas al ver “Henri Alleg, l’ homme de La Question”. Es para mí motivo de orgullo que el autor de Mémoire Algérienne me incluya entre sus mejores amigos.

Una larga vida me abrió la posibilidad de conocer y en ocasiones trabajar con grandes revolucionarios del siglo XX. En Henri Alleg identifico uno de los más puros y auténticos comunistas que conocí.

Vila Nova de Gaia, 31 de Marzo de 2009

http://www.lahaine.org/mundo.php/del-heroismo-de-henri-alleg-la-legalizac

 

 

Se el primero en escribir un comentario

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*