EL SOCIALISMO RACIONALISTA – Pedro Sánchez, de Hegel a Kant

por Jesús Díaz Formoso

Es la nuestra una terrible situación. Inducidos por el ritmo de los ecos mediáticos impuestos -por quien puede imponerlos; el Poder Financiero-, vamos acogiendo la certeza apetecida por nuestros inductores, que hacen resonar los modernos timbales de la comunicación tribal con la vibración necesaria para implantar la idea en la mente social: Todos son iguales; todos son corruptos.

Desde las profundidades del subconsciente surge una pregunta, irrefrenable en su vigor, que resuena dentro de mí, pugnando por salir al exterior;  ¿y si resulta que Pedro Sánchez es honesto?

Medito sobre los antecedentes que he ido recopilando. Licenciado en Económicas, con un brillante Doctorado, que puso en práctica como profesor universitario de su especialidad. Diputado del Partido Socialista. Como tal, siempre utilizó su cargo para hacer lo decidido por su partido; en el Congreso o un Consejo de Administración en representación del Estado. No se benefició personalmente de prebenda alguna derivada de sus cargos públicos (destacamos que no ha existido ni siquiera la mera insinuación, pese al constante acoso mediático al que viene siendo sometido Pedro Sánchez). Quiso formar Gobierno; en realidad, de todo el arco parlamentario presuntamente de izquierdas, fue el único que lo intentó. Cuando su ética no le permitió hacer lo decidido por su partido, dimitió.

Su principal carencia es ideológica; pero se ha sabido rodear de la resistencia socialista que ha permanecido en el PSOE; Izquierda Socialista, con Pérez Tapias abriendo brecha. Perfecto estratega; ha convertido su debilidad en fortaleza.

¿Cómo razonar, en base a estos pocos datos objetivos, la honestidad de un desconocido? Acudiendo a los gigantes del intelecto; acudiendo a Kant; al IMPERATIVO CATEGÓRICO.

Dejamos pues al margen otras cuestiones (pese a que han de tener también relevancia), tales como el ataque sostenido y conjunto de todos los medios de manipulación masiva contra Pedro Sánchez; o las constantes descalificaciones que recibe de la banda de los GAL y sus barones corruptos. Dejaremos al margen ahora estas y otras cuestiones.

Los apoyos de Susana Díaz para un PSOE “renovado y fuerte”. Truculento socialismo del siglo XX para el siglo XXI

Proponemos poner fin al enfrentamiento fratricida promocionado desde la esfera mediática, acudiendo al IMPERATIVO CATEGÓRICO, como proceso de toma de decisiones. Tomamos como modelo la dura vida intelectiva de Spinoza; precursor de tantos hitos del pensamiento, que se aparta de cualquier género de autocomplacencia en favor de la verdad. Desapego y compromiso en la búsqueda de la verdad, frente a sectarismos producto de la desinformación y la manipulación emocional de la entera sociedad.

Los corruptos, en política, son la inmensa minoría, pero lo copan todo, no dejan espacio para nadie más.

La Política, que se ha convertido en un estercolero de conspiraciones y fraudes; que ha alimentado contumazmente la corrupción y el expolio de lo público y de lo privado; cuya corrupción ha contaminado todo el Estado, viendo estos días con asombro y perplejidad cómo la Justicia se revuelca en el fango de la Prevaricación y el Cohecho. Todo alimentado y argumentado en un discurso común: la política es mentir con absoluta desfachatez. Manipular y urdir en las sombras. Ocultar el saqueo con el manto de la impunidad, mientras se condena injustamente a inocentes, en beneficio del Poder Corrupto y la impunidad de sus amos, del núcleo del Poder financiero, que no sufre en absoluto tras la ola de detenciones –y las que se esperan- que él mismo promociona desde sus medios de Control Social. Las Corporaciones no son humanas, sólo están servidas por humanos; pero mientras los servidores mueren, ellas permanecen. Cambiando los humanos no se consigue más que dar pan y circo al pueblo; como cuando la Inquisición; como con la guerra. La corrupción financiera necesita crear enemigos del pueblo; ahora la apuesta es máxima, criminaliza a todos los políticos; no diferencia entre honestos y criminales; todos iguales, todos criminales, ninguno puede ser percibido como honesto. Con ello pretende convencernos de que “todos son iguales”. De que no hay solución a la desgracia que vivimos día a día.

Pero no lo son; no son todos iguales, no. Solo son iguales –corruptamente iguales- aquéllos promocionados por los medios corruptos; todos los medios con difusión significativa; todos los candidatos. ¿Todos? En una pequeña aldea de la Galia …

Los corruptos, en política, son la inmensa minoría, pero lo copan todo, no dejan espacio para nadie más.

Queremos participar; no queremos cajas negras de las que surja una decisión política de cuya toma nada se sabe. Queremos ser, no solo estar.

Frente a la falacia del utilitarismo, sustento de la manipulación y el Control Social, hemos de hacer valer la honestidad, la transparencia y la verdad; hemos de hacer valer el Imperativo Categórico, volviendo la mirada desde Hegel (y el romanticismo, con sus derivadas de” la nada y el ser” en sus diferentes variantes), al racionalismo de la Ilustración; a Kant y a su Metafísica de las Costumbres – “Principios Metafísicos del Derecho”). Imperativo Categórico que determina una ética del individuo, conforme a la cual:

1.- Obra sólo de forma que puedas desear que la máxima de tu acción se convierta en una ley universal.

2.- Obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre como un fin, y nunca sólo como un medio.

3.- Obra como si por medio de tus máximas, fueras siempre un miembro legislador en un reino universal de los fines.

Pedro Sánchez parece llenar estos principios éticos. Particular importancia posee su actuación respecto del elemento fundamental de este lúcido concepto kantiano: Para Pedro, sus actos –que, no olvidemos, son sus medios- lo demuestran: Propugna un Partido Socialista en el que las decisiones fundamentales son tomadas por su militancia. Esa es una Ley Universal para la mayoría de nosotros. Y lo es también para Pedro.

Y esa es la demanda que se intenta ocultar por la Corrupción Informativa: Queremos participar; no queremos cajas negras de las que surja una decisión política de cuya toma nada se sabe. Queremos ser, no solo estar.

Jorge Verstrynge (de la extrema derecha a la extrema izquierda en una sola vida) junto a Esperanza Aguirre, a la sazón compañera de partido

Del PP, nada que decir; lo que hay se percibe por sí mismo; incluida la debilidad que, por causa de la Corrupción, se ha instalado en el Gobierno español; cuyo Presidente es incluso objeto del chantaje de los corruptos ( http://www.eldiario.es/politica/Ignacio-Gonzalez-Eduardo-Zaplana-Mariano_0_642885945.html ), tal es su grado de putrefacción.

Sobre Ciudadanos, marca blanca (o azul) del PSOE de la Beautiful y de Solana, y sus evidentes conexiones con el PP, tampoco merece la pena abundar. Un partido artificial, de laboratorio, al servicio de los Globalistas Neoliberales.

De Podemos, sólo hemos de señalar que está inaugurando un nuevo nicho de Corrupción; adapta el CACIQUISMO TRADICIONALMENTE RURAL, AL ENTORNO URBANO. Su oferta (en un mundo regido por el desempleo y el subempleo), es de trabajo y sueldo público para los suyos. Venden izquierdismo, pero actúan a favor del Neoliberalismo y los globalistas. Lampedusa en estado puro; cambiarlo todo para que todo siga igual. La melodía nos suena a rancia, algo como un déjà vu.

Nos queda el PSOE; el único partido que puede cambiar el Estado Corrupto que nos dejaron tanto González y Zapatero, como Aznar y Rajoy. ¿Decidirá la militancia que lo sigan conduciendo la pandilla de apandadores neoliberales de siempre? En tal caso, será el fin del PSOE.

Pero si Pedro Sánchez gana la Secretaría General, no prevalecerá el “Sector Oficial” del PSOE, que aspira a consolidar un partido de “cuadros”, en el que el papel de la militancia esté limitado por aplicación de un concepto de “representación” que choca contra las demandas sociales de mayor participación en los asuntos públicos, más allá de la mera elección de representantes (Artículo 23, 1º Constitución Española).

La “Nueva Política” existe, aunque se encuentre en pleno proceso de definición. La realidad no es sino la pérdida de confianza de la sociedad en sus representantes políticos. El sentimiento es verdadero y extendido, y se sustenta en un cúmulo de argumentos, expuestos y repetidos diariamente por los medios de comunicación; medios de comunicación que también han perdido nuestra confianza. Poco a poco, vemos que el descrédito se extiende a todas las instituciones.

En ese caldo de cultivo, el poder, el verdadero poder, que ya no percibimos como democrático, toma las decisiones más convenientes para continuar y expandir su dominio social. Una situación de la que son responsables las Instituciones; los políticos que dirigen sus/nuestros destinos.

Desde el poder político –que muchos, quizás la mayoría, vemos como un poder corrupto- se teje una red social proyectada para el beneficio del interés particular de los poderes privados, siempre enfrentados en sus intereses con el interés general. Esta es una primera faceta del problema: La existencia de Poderes Privados exorbitantes es incompatible con el Estado Democrático, Social y de Derecho que instaura nuestra Constitución.

Es esta disfuncionalidad de lo político la que nos quiere arrastrar a modificaciones y/o Reformas constitucionales, propuestas genéricas que nunca se concretan. Nadie habla de reformar las Leyes Orgánicas, y reformar con ellas la estructura del Estado. Primero recuperar la Libertad (la Libertad Política; y en especial, las Libertades de Expresión e Información). Sólo entonces dispondremos de las condiciones que exigiría una Reforma Constitucional.

La demanda social es, en fin, la de una mayor participación en los asuntos públicos; no podemos dejar el Estado en manos de los políticos.

El nuevo Caballo de Troya.

Esta aquí, justo aquí, el fraude de Podemos. Ha conseguido desactivarnos como sujetos políticos; nos quiere representar pese a que no consentimos ya esta representación vista como cheque en blanco sobre nuestros Derechos Humanos.

En este punto del camino hacia una Nueva Política, se encuentra la primera encrucijada: La “Vieja Política”, basada en la Representación bajo mandato no imperativo, es rechazada mayoritariamente. Se rechazo es enmascarado por medio de los autoproclamados –por el mismo sistema- partidos “de la gente”, que se apuntan al concepto –todavía carente de significado- de la “Nueva Política”, que consiste en enfrentarnos unos con otros, para así desactivar nuestra potencia de grupo, mediante otros representantes que quieren extender su representación mucho más allá de su muy reducida base social; lo que intentan con apoyo en los mismos medios de comunicación y en las instituciones carentes ya de credibilidad democrática, social y jurídica; encontrándose por ello con el rechazo mayoritario de los ciudadanos (que no es mayor por cuanto no existe alternativa; volvemos a elegir entre lo menos malo; lo que creemos menos malo, en realidad; eso es lo que cambiaría la elección de Pedro Sánchez). Es importante incidir en la ausencia de alternativas a los partidos publicitados por los medios del sistema (prácticamente todos). Esta situación es responsabilidad de la manipulación informativa en un proceso de ingeniería social  (dirigido al control social) contra el que nos rebelamos; que convierte a la mayoría de nosotros en rebeldes sin representantes. La cerrazón es informativa. Política, medios informativos y Poder Financiero han tejido una red asfixiante, encerrados en la que es muy complicado vislumbrar una salida.

Y es aquí donde aparece Pedro Sánchez Castejón. Y muchos volvemos, décadas después, de nuevo nuestra mirada hacia el PSOE. Pedro. Nos llama a participar. Ese es el mensaje del futuro, que necesitamos comprender hoy, para que mañana pueda llegar a ser.

Es la mejor imagen del enfrentamiento entre la “Nueva” y la “Vieja” Política. El enfrentamiento que está teniendo lugar en el seno del PSOE; justo en estos días. La “Vieja guardia del PSOE” encarna a la perfección la –por fin- mayoritariamente rechazada “Vieja Política”. Evidentemente, es Pedro quien mejor encarna la “Nueva Política” que queremos mayoritariamente; son los primeros pasos de un largo camino. El mismo camino de siempre; el camino hacia la Libertad y la Felicidad.

La iniciativa, ahora, está en manos de la militancia del PSOE. Una militancia a la que quiero hacer llegar un mensaje: Hoy puede ser el primer día del resto de vuestras vidas. Sin su generosidad, el PSOE se enfrenta a su final; y pocos nos apenaremos. Si la militancia no está mayoritariamente formada por paniaguados irredentos, el tiempo de la “Nueva Política” se puede todavía encarnar en el tiempo de Pedro Sánchez y su nuevo PSOE.

Felipe González y Manuel Fraga en 1977

Tal es la decisión que deben enfrentar los militantes del PSOE; desaparecer en medio de la ignominia, votando a favor de Susana Díaz y la continuidad del Franquismo-Felipismo; o votar por algo nunca visto; un candidato independiente de los resortes del poder; enfrentado a él; que además tiene una hoja de servicios disciplinada, y honesta; votar por Pedro. Y asumir el liderazgo en la lucha contra la corrupción primero, y en la lucha por el Socialismo Democrático a continuación; aportando su organización; que es la verdadera riqueza que conserva el PSOE, y que sólo conservará –conservaremos- una Secretaría General con Pedro Sánchez al frente, mediante la renovación del compromiso con el socialismo de su militancia. En ese sendero somos muchos los que os acompañaremos; la inmensa mayoría.

Porque si, -atendiendo a las primeras líneas de la Metafísica de las Costumbres (Immanuel Kant)-, “Deseo es la facultad de ser causa de los objetos de nuestras representaciones por medio de estas representaciones mismas. La facultad que posee un ser de obrar según sus representaciones se llama vida”, entonces lo que procede es desear. Y es claro cuáles son nuestros deseos: Queremos participar, no ser objetos, sino sujetos políticos. Queremos lo que nos ofrece Pedro. Y, hemos de dejar claro que, una vez conseguido, lucharemos para conservarlo.

Recordaremos, finalmente, las atinadas palabras del Sr. Pérez Tapias: “Nadie va a decir que es el candidato ideal –no queremos mesianismo alguno en el PSOE–, pero sí que es el candidato que responde a la idea de lo que muchos pensamos que el partido necesita, empezando por recomponer unas condiciones políticas internas marcadas por las actuaciones antidemocráticas de quienes cometieron una injusticia con quien era secretario general”.

Pedro Sánchez y José Antonio Pérez Tapias

 

*******

Descarga aquí el libro: “Principios Metafísicos del Derecho” de Kant

 

 

 

Se el primero en escribir un comentario

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*