«CAMBIAR TODO PARA QUE NADA CAMBIE» El fin del sistema de partidos por Jean-Claude Paye

 Ya está aquí, es el cambio generacional.

Son jóvenes, aunque sobradamente preparados. Se manejan con soltura ante las cámaras. De verbo ágil e imagen impecable. Han sido ungidos por el poder no democrático y pretenden ahora el democrático.

En ningún currículum se mide su grado de honestidad, tampoco importan mucho sus ideales, se mueven con habilidad entre la democracia cristiana y el liberalismo, aunque no les importa de vez en cuando navegar hacia mares más tormentosos como la social democracia, todo vale a cambio  de una buena cosecha de votos.

Este fin de semana Emmanuel Macron parece haber cogido el TGV hacia el Palacio del Elíseo. Todo parece indicar que un 23,72% de votos, frente al 21,91% de Marine Le Pen decantan el futuro de este filósofo, pianista, graduado en Ciencias Políticas y, cómo no, alumno de la Escuela Nacional de Administración, para la segunda vuelta.

Si nada lo remedia, el  7 de mayo, Francia tendrá que elegir entre un presidente de 39 años ortodoxo del sistema, no olvidemos que llegó a ser socio de la Banca Rothschild y que ya ha anunciado sin pudor que: “Seremos fuertes en Europa y en el mundo, porque habremos hecho reformas”, o una candidata ultraderechista antieuropeista, racista y con cierta tendencia a la autarquía.

La elección será entre lo malo conocido y lo peor por conocer, entre dar un puñetazo en la mesa como hicieron los norteamericanos o cambiarlo todo para que nada cambie.

En el diccionario neoliberal hay pocas palabras pero las que hay se repiten continuamente en cada discurso:

Reformas: significa salarios más bajos, jornadas más largas, y pérdida de derechos laborales.

Ajustes estructurales: se trata de una especie de eufemismo de “privatización”. A veces se pasa por una primera fase que es la privatización de la gestión pero, el objetivo final, siempre es privatizar por completo las mejores empresas públicas, eso sí, a un coste muy por debajo del real. No importa, lo importante es colocar a los afines en los consejos de administración y hacerse con efectivo para pagar las deudas, es decir vender las gallinas para pagar las cajas que contendrán los huevos.

Recortes: Se vende como la disminución del gasto público, en realidad es una reordenación de ese gasto. Una vez creados y reforzados los canales por los que el flujo de dinero circula de lo público a lo privado, se trata de que esa canalización sea la adecuada a los futuros intereses de los representantes democráticamente elegidos por los ciudadanos.

Tal y como señala Rafael Poch en su artículo de La Vanguardia Macron será el presidente que continuará la devaluación interna, el ajuste salarial vía subempleo y precarización en la carrera hacia la competitividad. A juzgar por su programa y manifestaciones todo apunta a que él es el candidato más conforme con la actual línea germano-europea (…) La candidatura y la victoria electoral de Macron han sido un éxito, pero ese éxito ha precisado la demolición del sistema de partidos francés. Durante treinta años esos partidos han escenificado la ilusión de una alternancia, ilusión porque en las grandes cuestiones que ahora están en crisis -el proyecto europeo y las líneas maestras de la política socio-económica- no era real. Macron ha roto aquella apariencia: no es “ni de izquierdas, ni de derechas”, siendo las dos cosas a la vez. En esta  operación, el sistema ha tirado por la borda el recurso a aquella alternancia. ¿Un último cartucho?

Esa será la nueva política en Francia. Y esa será la del resto de Europa. Caras nuevas sí pero nada más. No importa si el comercial que nos la venda lleva prendida en la solapa la insignia de la izquierda o de la derecha. Una vez elegidos, tratarán de imponer sus reformas, sus ajustes estructurales y sus recortes -siempre en perjuicio de los mismos-,  y los sufridos ciudadanos sólo tendremos la opción de volver a votarles o no dentro de 4 o 5 años, según corresponda. Así nos quieren y así les dejamos hacer:

“Laissez faire et laissez passer, le monde va de lui même”

¿A que no sólo da miedo Le Pen?

*******

«CAMBIAR TODO PARA QUE NADA CAMBIE» El fin del sistema de partidos  por Jean-Claude Paye

La candidatura de Emmanuel Macron a la presidencia de Francia no busca crear un nuevo partido, algo como los demócratas ante los republicanos, como en Estados Unidos. Lo que se busca es más bien crear lo que pudiéramos llamar un “movimientismo” sin objetivos definidos pero que permita preservar los intereses de la clase dirigente. El partido francés de nueva creación, En marche!, trata de que los electores “marchen” hacia la disolución de la República Francesa en la globalización consumista.

| BRUSELAS (BÉLGICA)
Emmanuel Macron o la “revolución” del agua tibia

La declaración de Emmanuel Macron presentándose como el candidato «antisistema» sorprendió a los franceses dado que Macron fue secretario general adjunto de la presidencia de la República, en 2012, y posteriormente ministro de Economía, Industria y Sector Numérico en el gobierno de Manuel Valls, en 2014. Y si dimitió de ese cargo de ministro fue sólo para poder actuar libremente y presentarse como candidato en la elección presidencial.

Esta autodesignación de Macron nos dice algo muy importante sobre la evolución de la estructura política. Es evidente que Macron se separa del régimen de los partidos políticos como modo de gobierno del país. Pero la adopción de esa posición hacia los partidos ya constituidos no lo convierte en candidato antisistema porque el «sistema» que se instala no es ya un sistema de partidos sino una forma de gobierno político directo ejercida sobre los Estados nacionales por los actores políticos dominantes y las estructuras políticas internacionales.

Lo cierto es que la intervención de lo que ha dado en llamarse «antisistema» se impone cada vez más en el desarrollo de las elecciones francesas. Se repite el escenario que inició Francois Hollande: una candidatura que al principio parece prematura y la posterior eliminación de su competidor, Dominique Strauss-Kahn, frente al cual [Hollande] no habría tenido ninguna posibilidad de ganar.

En el caso actual es el candidato de la derecha, Francois Fillon –inicialmente gran favorito a la elección presidencial– quien ve su enorme éxito súbitamente afectado por un escándalo desatado a partir de un caso de empleo presuntamente ficticio que duró décadas y que al parecer acaba de descubrirse ahora.

Tanto en este último caso como en el de Strauss-Kahn, las intervenciones de último minuto destinadas a defender la moral y las buenas costumbres –liquidando de paso al político– vuelven a poner en posición ventajosa a candidatos que no tienen ninguna intención de separarse ni un pelo de la política imperial. Los que se benefician con esos hechos aparentemente fortuitos son precisamente los candidatos más maleables. En el caso de Macron se trata incluso de un candidato perfectamente “líquido”, enteramente fabricado por los medios. El «antisistema» se ve así, ante todo, como una restructuración, realizada desde arriba, de la representación política.

Liquidación programada del Partido Socialista

El posicionamiento de Macron como candidato es parte de una fuerte tendencia, especialmente visible en el seno del Partido Socialista [de Francia] (PS): la tendencia a la auto-implosión. La candidatura de Marcon, planteada desde el exterior de ese partido es sólo la más reciente de una serie de hechos que evidencian una voluntad interna de liquidación de esa formación política. El propio Francois Hollande ya decía en 2015:

«Hace falta un acto de liquidación. Hace falta un harakiri. Hay que liquidar el PS para crear el partido del Progreso.»

El primer ministro Manuel Valls también se presentó como partidario de un «frente republicano», de una fusión de listas electorales al nivel de las primarias en las circunscripciones donde el Frente Nacional tuviese posibilidades de ganar [1]. No es por tanto sorprendente su última declaración de que votaría por Emmanuel Macron para cerrarle el camino a la extrema derecha.

Como invitado de Matteo Renzi en la Festa de l’Unita, Manuel Valls declaró también: «No hay alternativa del lado de la izquierda. La única otra posibilidad es el Frente Nacional. Eso es lo único que deben tener en mente todos los socialistas.». Y, ante las cámaras de BFM-TV dijo: «Cada cual tiene que decirse a sí mismo: ¿Hay una política alternativa a lo que hacemos? Sí, la hay, es lo que propone la extrema derecha.»

La organización de la legitimación [de Macron] se basa en la demonización de un partido político: el Frente Nacional, que sin embargo se ha convertido en un partido similar a los demás desde su aggiornamento como partido fascista al de órgano del «mejor de los mundos». El programa ha dejado de tener importancia. Sólo cuenta la capacidad, autoproclamada y autentificada por los medios, de impedir que el Frente Nacional llegue al poder. Macron se inscribe en esa línea política, constituye su apogeo. Esta hipostasia le garantiza su legitimidad y resta toda credibilidad a cualquier otra candidatura.

El fin del sistema de los partidos

La tendencia a la desaparición del sistema de los partidos, especialmente evidente en lo que concierne al PS, puede verse también del lado del partido republicano, aunque el proceso de descomposición parece allí menos avanzado y ha necesitado ayuda externa, a través del oportuno «escándalo» Fillon. A pesar de todo, es un proceso ya bastante adelantado, como lo demuestra el sistema de las «primarias».

Ya no son los militantes de un partido quienes designan al candidato de su formación política. Cualquiera puede participar en ese proceso, incluso los miembros de un partido adversario. El designado ya no es candidato de un partido sino un candidato del conjunto de los franceses, incluyendo a sus propios adversarios. Ya no son las organizaciones las que se enfrentan sino simples personalidades, que ni siquiera defienden un programa sino que sólo cuentan con una imagen fabricada por los medios de difusión. Del enfrentamiento de ideas pasamos a la competición de las imágenes.

Nos encontramos ante una nueva configuración de la «escena política», del espacio de la representación política. Pasamos de un sistema organizado alrededor de un partido de masas dominante o de una estructura binaria de dos organizaciones «alternativas», izquierda y derecha, a un modo de gobierno que abandona el sistema de los partidos y que, tanto en los hechos como en materia de lenguaje, rechaza la política.

Una crisis de representación partidaria no es un fenómeno único en el paisaje político francés. Existen varias referencias históricas, como la del bonapartismo que instauró el Segundo Imperio o, más recientemente, la creación de la Quinta República, en 1958, por el general De Gaulle. Pero el problema actual es diferente. Los dos ejemplos que acabamos de citar tienen que ver con algo que forzó esa situación por causas externas ante el aparato legislativo. Hoy en día lo que estamos viendo es un proceso interno de autodesmantelamiento del conjunto de la estructura del Estado.

Si bien la crisis de representatividad de los partidos condujo en el pasado a un eficaz fortalecimiento del Ejecutivo, hoy en día el aumento de sus prerrogativas conduce a un acrecentamiento puramente formal de poder porque [el Ejecutivo] ya no trabaja por su cuenta sino para organizaciones supranacionales, para estructuras que fungen como intermediarias del Imperio, como la Unión Europea, el Consejo de Europa y la OTAN. El aparato ejecutivo nacional, en su constante violación de las prerrogativas del Parlamento, aparece como un simple repetidor. En esas circunstancias, ya no basta con hablar de crisis de representatividad de los partidos políticos. Ya no se trata de un hecho vinculado a una coyuntura política particular sino de un acontecimiento de tipo estructural.

Supremacía de la imagen

El fenómeno de la candidatura Macron es revelador de una mutación en el ejercicio del poder del Estado, que es el final de toda mediación con la sociedad civil. Los diferentes lobbys toman el lugar de los partidos. Las grandes empresas tienen la capacidad de defender directamente sus propios intereses en contra de la gran mayoría de la población, sin que la decisión tomada tenga que asumir la apariencia de una defensa del interés colectivo.

En otras palabras, la clase económica y políticamente dominante se convierte también en clase reinante, en la clase que ocupa la primera línea del «escenario político», del espacio de legitimación. La clase dominante maneja directamente sus intereses y promueve abiertamente a sus candidatos. El proceso de legitimación de este procedimiento ya no tiene nada que ver con la representación sino con el marketing ya que la escena política se confunde con la de los medios.

La candidatura Macron es entonces el síntoma de una sociedad capitalista avanzada, donde las relaciones sociales se han transformado por completo en relaciones entre cosas, entre mercancías. Las divergencias que expresan los diferentes candidatos se reducen a una competencia en materia de imágenes, a la competencia entre mercancías. Macron se sitúa así fuera del lenguaje. Cada cual puede entender lo que quiera en lo que dice Macron. Ni siquiera nos pide que estemos de acuerdo con su discurso sino que miremos su imagen y la adoptemos.

Ya no hay espacio para la política y el enfrentamiento entre puntos de vista divergentes sino una renuncia a la vida privada y pública para adaptarse a los constantes cambios de las relaciones de producción y el incremento de la fluidez de las fuerzas productivas, o sea a las exigencias, cada vez mayores, de la rentabilidad del capital.

En marche! nos lleva hacia una «sociedad moderna líquida»

Como un inventario al estilo de Prevert no constituye un programa, nada queda precisado. En nombre de la necesaria adaptación a la «modernidad», se promueve la propensión a aceptarlo todo, a renunciar a todo progreso social. Se abren así todas las expectativas a los promotores de esta nueva situación ya que no se define a priori ningún límite a sus futuras exigencias.

Macron se inscribe en una ideología de la «sociedad moderna líquida», como la entendió el sociólogo Zygmunt Bauman, la sociedad del cambio permanente para adaptarse a la fluidez de las cosas. La ausencia de coherencia interna del «programa» se presenta así como algo positivo, como una posibilidad de constante adaptabilidad, como una fluidez a priori preexistente en la conciencia de las cosas, que debe permitir integrar cualquier mutación.

Realizada bajo el mandato de Hollande, la reforma del Código Laboral es la condición previa para concretar la adaptabilidad permanente de los trabajadores a las exigencias de los patrones. Emmanuel Macron no sólo se inscribe en la continuidad de la acción del presidente saliente sino que incluso la magnifica, dándole con ello su verdadera dimensión, la de «sociedad líquida», que se caracteriza por la ausencia de proyectos precisos y por gobernar pragmáticamente.

Esa manera de gobernar sólo puede reservar todavía más espacio a los «expertos», reforzando la tendencia ya extremadamente fuerte a manejar los asuntos públicos mediante decretos y al empleo del artículo 49-3 de la Constitución francesa [2], ya ampliamente utilizado bajo la presidencia de Hollande.

De hecho, no hay alternativa, lo supuestamente situado «fuera del sistema» se limita a una reclamada capacidad de adaptabilidad a toda mutación social, sea cual sea esa mutación. La fluidez se refleja en el nombre mismo de su movimiento, «En marche!», una orden que ni siquiera precisa a quién se dirige pero que en todo caso nos advierte que tenemos que renunciar a toda forma de resistencia ante la máquina económico-política.

[1] El Frente Nacional, o FN, es el partido de la también candidata a la presidencia Marine Le Pen, clasificado como de extrema derecha. Nota de la Red Voltaire.

[2] El artículo 49 acápite 3 de la Constitución de Francia permite al gobierno imponer un texto sin someterlo a la votación de los parlamentarios. Sólo queda entonces a la oposición la posibilidad puramente formal de presentar una moción de censura, con pocas posibilidades de que esta prospere.

9 Comentarios

  1. Postverdad. Sociedad líquida? Que significa la boutade de Baumann (al que dieron el premio principesco borbónico por ello, no lo olvidemos, no es que pague traidores, ni que Bauman lo sea; es que les vino a huevo, y lo tomaron para utilizarlo … contra nosotros)? Pues significa el CAOS. La inseguridad más descarnada. Compramos sociedad líquida sin saber que significará acabar con lo que más nos caracteriza a los Seres Humanos. El ansia por la seguridad. Queremos seguridad y votamos "liquidez" Nos vamos por el desagüe de la historia. Por tontos. Por confiar en el lobo el cuidado de las ovejas.
    Importante post el comentado. ojalá muchos lo lean y que todos lo entiendan.
    En la antigua Atenas, antes de Solón, gobernaba la aristocracia (como hoy); y tenía una máxima: hacer al pueblo todo el daño posible. No por sadismo, sino por necesidad, para debilitarlo y asi, conseguir que los muy pocos dominen a todos.

    • Efectivamente nos vamos por el desagüe por tontos; tontos líquidos. Bien mirado. Por otra parte y ya que apostillas que en la Grecia de Solón gobernaba la Aristo-Cracia hay que señalar también que en aquella misma Grecia la Demo-Cracia, o el gobierno por el pueblo también tenía sus limitaciones, como todo el mundo sabe un esclavo no era un ciudadano, no era nadie, no tenía derechos civiles, por no hablar de las mujeres que según tengo entendido eran poco más que bestias paridoras, a las que se les concedió la 'gracia' de tener alma mucho tiempo después de la tan cacareada DemoCracia. En fin, son ganas de discutir.

  2. DEMOCRACIA DE PARTIDOS … SIN MILITANTES.

    Constitución Española – Artículo 6: “Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y MANIFESTACIÓN DE LA VOLUNTAD POPULAR y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”.

    De dónde venimos? De un sistema de partidos compuesto por 4 partidos mayoritarios de carácter estatal: Conservador (AP, luego PP); de “centro” (UCD, luego CDS y finalmente UPyD); Socialdemócrata (PSOE) y de izquierda (PCE, luego IU).

    Hacia dónde vamos? Hacia un sistema de partidos compuesto por 4 partidos mayoritarios de carácter estatal: Conservador Neoliberal (PP); Neoliberal de “centro” (Ciudadanos); Neoliberal Socialdemócrata (PSOE+ banda podemita de Errejón) e Izquierda Neoliberal (IU + banda podemita de Pablemos).

    Todo un exitazo el cambio del cambio. Diseñado por los poderes de siempre, y ejecutado por los medios de manipulación mayoritarios. El triunfo del Neoliberalismo (partidos sin militantes = políticos sin control; como mucho, “inscritos” que hacen click desde el sofá, ajenos al papel del militante).

    El objetivo de los corruptos está cada vez más cercano: DEMOCRACIA DE PARTIDOS … SIN MILITANTES; la Voluntad Popular carece de representación política; y el poder carece de control ciudadano. Pero, sobre todo, que las falsedades de los medios no puedan ser contestadas. Porque el tinglado solo puede sostenerse mediante la censura de toda opinión discrepante. Lo que no es Neoliberalismo, ha de ser silenciado; y si no es posible, se definirá como terrorismo.

    ¿Cuántos militantes tiene Compromís? Podrían ser hasta insuficientes para ocupar todos los cargos públicos que ocupa este partido. ¿Y equo?; pues todavía menos: http://www.eldiario.es/politica/Juan-Lopez-Uralde… – “Juan López de Uralde y Rosa Martínez, quienes optaban a la dirección del partido a través de candidaturas distintas, han sido reelegidos coportavoces del partido ecologista”; “Los militantes optaban entre renovar la confianza en su fundador y ex director de Greenpeace España, o apostar por un nuevo proyecto, secundado también por el eurodiputado Florent Marcellesi”. “El fundador, actual coportavoz y diputado estatal de Equo, Juan López de Uralde, y la coportavoz Rosa Martínez seguirán liderando el partido ecologista tras las primarias celebradas durante este fin de semana. Con 453 votos a favor del ex director de Greenpeace España y 496 a favor de la también diputada en el Congreso, la nueva ejecutiva de Equo, confirmada durante la III Asamblea Federal del partido, ejercerá durante los próximos dos años. Equo afrontaba este fin de semana su III Asamblea Federal, para determinar el rumbo político y organizativo que tomará el partido ecologista durante los próximos años (…) el pasado 20 de diciembre 2015 obtenía tres diputados nacionales con Podemos”. Pero, ¿Cuántos militantes tiene Equo? – 914 // http://asamblea.partidoequo.es/wp-content/uploads

    ECHENIQUE (sobre el caso Espinar – el del pisito financiado con la pasta de las Bankia Black de papá): “cuando el tamaño de la cobertura que se le da a un hecho es mil veces el tamaño del hecho, es legítimo preguntar por el papel de los medios en este caso”.

    Este es el reto de PEDRO SÁNCHEZ; sumar militantes a un proyecto Socialista; que de tan viejo, resulta innovador; precisamente por eso, porque significa PARTICIPAR. Son los militantes los que hacen que un partido sea un partido y no un club de fans o una sucursal de la Banca Rothschild.

    Salud y Libertad

  3. http://www.abc.es/espana/abci-irene-montero-prese

    "La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, ha denunciado que la Cadena SER la ha «vetado» y no le ha permitido participar en el programa Hora 25 después de que el partido morado haya decidido rotar a sus portavoces en esa tertulia y relevar a Íñigo Errejón como único representante en ese espacio. No obstante, la directora de Hora 25, Ángels Barceló, ha explicado durante el programa que la Cadena Ser «no va a aceptar» que los partidos impongan a sus representantes y que Montero se ha presentado hoy «exigiendo» participar en la tertulia, a pesar de que ya se le había comunicado «insistentemente» que no había sido invitada. Barceló ha aprovechado para subrayar que si Errejón no estaba hoy en ese espacio radiofónico, al que ha acudido todas las semanas durante los últimos tres años, era porque Podemos «le ha impedido» seguir participando".
    El Parlamento sustituido por las tertulias. THAT'S A FACT

  4. No seré yo quien llore la desaparición de los partidos políticos, siempre he sido partidario de la democracia directa incluso en un sentido radical pero, leído el artículo, me viene a la mente una anécdota.

    Hace unos días después de fregar el suelo, y al ir a escurrir la fregona, el mango de esta se rompió y el resultado fue que el cubo se volcó y todo su contenido se extendió por el suelo de la cocina. Rápidamente cogí trapos secos y me dispuse a secar el estropicio. Me di entonces cuenta de que cada vez que secaba un trozo de baldosa, el agua restante trataba de invadir el espacio ya seco.

    Esta anécdota sirve para ilustrar la forma líquida del verdadero poder, me refiero al económico claro está, que trata de ocupar nuevamente el espacio que los movimientos sociales pueden pretender hacerle perder. La única solución es utilizar más trapos o, en un estilo más “Rajoyista” dejar que el tiempo y el sol, reparen lo que no hemos sido capaces de reparar nosotros.

    El problema que realmente asusta al poder es la pérdida de control, no las ideologías ni las siglas. Y si algo hay que reconocer a los poderosos, es su extraordinaria habilidad para readaptar la sociedad haciendo que parezca que todo cambia, siendo que en realidad todo sigue igual.

    • La ideología, como la religión o la sexualidad, son objeto del Derecho a la Intimidad. A mi no me importa ya lo que alguien pueda DECIR sobre su ideología. Me importa lo que hace; eso es lo que define la verdad ideológica en un mundo de mentiras que disfrazamos de verdades llamándolas postverdad.
      Mi ideología soy yo; mis actos, no mis decires.
      Coincidamos en lo muchísimo que coincidimos; dejemos de teorizar sobre ideologías para los ensayistas. Juntémonos para conseguir MEDIDA CONCRETAS. Porque el partidismo político -que ha dejado de lado ideologías hace muuucho tiempo ya- se basa en enfrentarnos por bloques. Si quieres aborto libre, has de votar ideología de género; i quieres aborto libre sin ideología de genero, te quedas en casa pues no te damos -los medios, verdadero poder- candidato ni partido. Si quieres empresas públicas, pero quieres también distribución justa de la renta nacional, no puedes encontrar a quien votar.
      Esas son las ataduras – duras – de los Mercados del Control Social.
      Hay alternativas, pero no se publican se ocultan. Son muchas, y todas se ocultan. Solo el sistema puede proponer candidatos; con corbata, con polo, con rastas o con coleta, rojos, azules, morados o naranjas, con piercing o sin tatus, pero siempre, siempre, siempre serán GLOBALISTAS NEO – o ULTRA – LIBERALES. Los suyos no pueden ser los nuestros.
      Ahora un excluído da la cara: PEDRO SÁNCHEZ; de nosotros depende que continúe enfrente del sistema. De nuestro apoyo a la construcción de una Alternativa SOCIALISTA, hoy inexistente, aunqne nunca ha sido más necesaria.
      VOTO DE CONFIANZA. @YOCONPEDRO – no hay nada que perder cuando todo se desmorona; solo queda PARTICIPAR

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*