LA MEJOR CONSTITUCIÓN, por Baruch de Spinoza

“Un Estado que organice bien los asuntos públicos, o sea: comunes, será un Estado seguro y pacífico. Por eso la mejor Constitución será la que, teniendo en cuenta la historia y las costumbres de un pueblo, logre con más eficacia que sus ciudadanos convivan civilizadamente. La democracia es el régimen político, ideado hasta ahora, más benigno y estable. Por sí sola puede evitar las sediciones, prevenir los delitos, moralizar la política y adecentar la administración del Estado. No es poca cosa la felicidad, la libertad y la prosperidad de un pueblo, pero a algunos se lo parece. Porque pretenden que la democracia, además, haga feliz a cada uno en particular y satisfaga todos sus anhelos, ignorando voluntariamente que la felicidad o libertad de espíritu es una virtud privada e individual, mientras que la seguridad y la paz es una virtud colectiva y social. ¡Dichoso el país que está bien constituido! “Ya que no cabe duda que las sediciones, las guerras, y el desprecio o infracción de las leyes no deben ser imputados tanto a la malicia de los súbditos cuanto a la mala constitución del Estado. Los hombres, en efecto, no nacen civilizados, sino que se hacen” (Jesús Nava).

*******

LA MEJOR CONSTITUCIÓN, por Baruch de Spinoza

Hemos demostrado que el hombre alcanza el más alto grado de autonomía, cuando se guía al máximo por la razón. Ahora bien, como la mejor regla de vida que uno puede adoptar para conservarse lo mejor posible es aquella que se funda el dictamen de la razón, se sigue que lo mejor es siempre aquello que el hombre o la sociedad hacen con plena autonomía.

UNA COSA ES GOBERNAR Y ADMINISTRAR CON DERECHO, Y OTRA DISTINTA GOBERNAR Y ADMINISTRAR MUY BIEN

Yo no afirmo, en efecto, que toda acción conforme a derecho sea la mejor posible. Pues una cosa es cultivar un campo con derecho y otra cultivarlo muy bien; una cosa, digo, es defenderse, conservarse, emitir juicio, etc. con derecho, y otra defenderse, conservarse y emitir juicio lo mejor posible. Por consiguiente, una cosa es gobernar y administrar la cosa pública con derecho y otra distinta gobernar y administrarla muy bien.

Con justicia se considera como una excelente virtud de Aníbal el que nunca se haya producido en su ejército ninguna sedición.

Así pues, tras haber tratado del derecho de cualquier sociedad en general, ya es tiempo de que tratemos de la constitución mejor de cualquier Estado.   

Cuál sea la mejor constitución de un Estado cualquiera, se deduce fácilmente del fin del estado político, que no es otro que la paz y la seguridad de la vida.

Es, por tanto, el mejor Estado, aquel en el que los hombres viven en concordia y en el que los derechos comunes se mantienen ilesos. Ya que no cabe duda que las sediciones, las guerras, y el desprecio o infracción de las leyes no deben ser imputados tanto a la malicia de los súbditos cuanto a la mala constitución del Estado. Los hombres, en efecto, no nacen civilizados, sino que se hacen.

Además, los sentimientos naturales de los hombres son los mismos por doquier. De ahí que, si en una sociedad impera más la malicia y se cometen más delitos que en otra, no cabe duda que ello proviene de que dicha sociedad no ha velado debidamente por la concordia ni ha instituido con prudencia suficiente sus derechos.

Efectivamente, un Estado político que no ha eliminado los motivos de sedición y en el que la guerra es una amenaza continua; y las leyes, en fin, son con frecuencia violadas, no difiere mucho del mismo estado natural, en el que cada uno vive según su propio sentir y con gran peligro de su vida.

Pero, así como los vicios de los súbditos y su excesiva licencia y contumacia deben ser imputados a la sociedad, así, a la inversa, su virtud y constante observancia de las leyes deben ser atribuidas, ante todo, a la virtud y al derecho absoluto de la sociedad. Con justicia, pues, se considera como una excelente virtud de Aníbal el que nunca se haya producido en su ejército ninguna sedición.

EL ESTADO CUYA PAZ DEPENDE DE LA INERCIA DE UNOS SÚBDITOS QUE SÓLO SABEN ACTUAR COMO ESCLAVOS NO MERECE EL NOMBRE DE SOCIEDAD

De una sociedad cuyos súbditos no empuñan las armas, porque son presa del terror, no cabe decir que goce de paz, sino más bien que no está en guerra. La paz, en efecto, no es la privación de guerra, sino una virtud que brota de la fortaleza del alma, ya que la obediencia es la voluntad constante de ejecutar aquello que, por decreto general de la sociedad, es obligatorio hacer. Por lo demás, aquella sociedad, cuya paz depende de la inercia de unos súbditos que se comportan como ganado, porque sólo saben actuar como esclavos, merece más bien el nombre de soledad que de sociedad.

Cuando decimos, pues, que el mejor Estado es aquel en que los hombres llevan una vida pacífica, entiendo por vida humana aquella que se define, no por la sola circulación de la sangre y otras funciones comunes a todos los animales, sino, por encima de todo, por la razón, verdadera virtud y vida del alma.

Hay que señalar, sin embargo, que cuando digo que el estado está constitucionalmente orientado al fin indicado, me refiero al instaurado por una multitud libre y no al adquirido por el derecho de guerra sobre esa multitud. Porque la multitud libre se guía más por la esperanza que por el miedo, mientras que la sojuzgada se guía más por el miedo que por  la esperanza. Aquélla, en efecto, procura cultivar la vida, ésta, en cambio, evitar simplemente la muerte; aquélla, repito, procura vivir para sí, mientras que ésta es, por fuerza, del vencedor. Por eso decimos que la segunda es esclava y que la primera es libre.

Por consiguiente, el fin del Estado adquirido por derecho de guerra es dominar y tener esclavos más bien que súbditos. Es cierto que, si tan sólo consideramos sus derechos respectivos, no existe ninguna diferencia esencial entre el Estado que es creado por una multitud libre y aquel que es conquistado por derecho de guerra. Sus fines, sin embargo, son, como ya hemos probado, radicalmente diversos, y también los medios por los que cada uno de ellos debe ser conservado.

Maquiavelo ha mostrado, con gran sutileza y detalle, de qué medios debe servirse un príncipe al que sólo mueve la ambición de dominar, a fin de consolidar y conservar un Estado. Con qué fin, sin embargo, no parece estar muy claro. Pero, si buscaba algún bien, como es de esperar de un hombre sabio, parece haber sido el probar cuán imprudentemente intentan muchos quitar de en medio a un tirano, cuando no se pueden suprimir las causas por las que el príncipe es tirano, sino que, por el contrario, se acrecientan en la medida en que se le dan mayores motivos de temor. Ahora bien, esto es lo que acontece cuando la masa llega a dar lecciones al príncipe y se gloría del parricidio como de una buena acción.

Quizá haya querido probar, además, con qué cuidado debe guardarse la multitud de confiar su salvación a uno solo. Ya que, si éste no es ingenuo, como para creer que puede agradar a todos, debe temer continuas asechanzas; de ahí que se verá forzado a protegerse más bien a sí mismo y a tender asechanzas a la multitud, en vez de velar por ella. Me induce a admitir más bien esto último el hecho de que este prudentísimo varón era favorable a la libertad e incluso dio atinadísimos consejos para defenderla.

*******

BARUCH DE SPINOZA, Tratado político, capítulo 5. Alianza Editorial, 1986. Traducción de Atilano Domínguez, Alianza Editorial. Filosofía Digital 2006