¿ESTÁ ACASO ROTO EL MOLDE DE LA VIRTUD?, por Voltaire

“¿Está acaso roto el molde que formó a los hombres que amaron la virtud por sí misma, que ya no vemos aparecer en el mundo ni a un Confucio, ni a un Pitágoras, ni a un Tales, ni a un Sócrates? En los tiempos de estos había multitud de devotos a las pagodas y a sus divinidades, multitud de espíritus que temían al Cerbero y a las Furias, que asistían a las iniciaciones, a las peregrinaciones y a los misterios, y que se arruinaban presentando ofrendas de ovejas negras. Las maceraciones estaban entonces en uso; los sacerdotes de Cibeles se dejaban castrar para guardar continencia. ¿En qué consiste que entre todos esos mártires de la superstición, no cuenta la Antigüedad ni un solo gran hombre ni un sabio? Consiste en que del temor no nace nunca la virtud. Los grandes hombres fueron siempre entusiastas del bien moral: la sabiduría era su pasión dominante; eran sabios como Alejandro era guerrero, como Homero era poeta, como Apeles era pintor, por una fuerza y una naturaleza superior; y he aquí quizá cómo nos podemos explicar el demonio de Sócrates

*******

¿Está acaso roto el molde que formó a los hombres que amaron la virtud por sí misma, que ya no vemos aparecer en el mundo ni a un Confucio, ni a un Pitágoras, ni a un Tales, ni a un Sócrates? En los tiempos de estos había multitud de devotos a sus pagodas y a sus divinidades, multitud de espíritus que temían al Cerbero y a las Furias, que asistían a las iniciaciones, a las peregrinaciones y a los misterios, y que se arruinaban presentando ofrendas de ovejas negras. Las maceraciones estaban entonces en uso; los sacerdotes de Cibeles se dejaban castrar para guardar continencia.

¿En qué consiste que entre todos esos mártires de la superstición, no cuenta la Antigüedad ni un solo gran hombre ni un sabio? Consiste en que del temor no nace nunca la virtud. Los grandes hombres fueron siempre entusiastas del bien moral: la sabiduría era su pasión dominante; eran sabios como Alejandro era guerrero, como Homero era poeta, como Apeles era pintor, por una fuerza y una naturaleza superior; y he aquí quizá cómo nos podemos explicar el demonio de Sócrates.

Un día dos ciudadanos de Atenas, al regresar de la capilla de Mercurio, se apercibieron de que Sócrates estaba en la plaza pública. Uno de los ciudadanos dijo al otro: “¿Es ese el malvado que dice que podemos ser virtuosos sin ofrecer todos los días corderos y ocas?” “Sí -contestó el otro-; es un sabio que no tiene religión; es el ateo que dice que dice que no hay más que un solo Dios.”

Sócrates se acercó a ellos con sus aspecto sencillo, con su demonio y con su ironía, que Mm. Dacier tanto exalta, y les dijo: “Amigos míos, os suplico que me oigáis dos palabras. ¿Cómo clasificaréis al hombre que ruega a la Divinidad, que la adora, que trata de semejarse a ella hasta donde le permite su debilidad humana, y que hace todo el bien que puede?” “De alma muy religiosa”, le contestaron los ciudadanos. “Muy bien; luego ¿puede adorarse al Ser Supremo y tener religión?” “Estamos de acuerdo”, respondieron los dos atenienses.

“Pero creéis -prosiguió diciendo Sócrates– que cuando el divino arquitecto del mundo organizó todos los globos que giran sobre nuestras cabezas, cuando dio movimiento y vida a tantos seres diferentes, utilizó para eso el brazo de Hércules, la lira de Apolo o la flauta de Pan?” “No es probable.” “Pues si no es verosímil que empleara la ayuda de otros para construir el mundo, tampoco es creíble que le ayuden otros a conservarlo. Si Neptuno fuera el dueño absoluto del mar, Juno del aire, Eolo de los vientos, Ceres de las cosechas, y uno de esos dioses quisiera el tiempo sereno cuando otro quisiera vientos y lluvia, podéis comprender muy bien que no subsistiría el orden que subsiste en la naturaleza; y tendréis que confesarme que es necesario que todo dependa del que la creó. Entregáis cuatro caballos blancos al sol y dos caballos negros a la luna; ¿pero no es preferible a esto que el día y la noche sean el resultado del movimiento que imprimió a los astros su creador, en vez de que produzcan el día y la noche seis caballos?”

Los dos ciudadanos se miraron el uno al otro y nada contestaron. Sócrates acabó por probarles que podían recoger cosechas sin dar dinero a los sacerdotes de Ceres, ir a cazar sin ofrecer pequeñas estatuas de plata a la capilla de Diana, que Pomona no concedía frutas, que Neptuno no daba caballos y que debíamos dar gracias al soberano que lo creó todo.

Sus ideas eran completamente lógicas; su discípulo Jenofonte, tirando de Sócrates por el brazo, le dijo: “Vuestro discurso es admirable; hablasteis mejor que un oráculo, pero os habéis perdido. Uno de los ciudadanos que os oían es el carnicero que vende los corderos y las ocas para los sacrificios, y el otro se dedica a la orfebrería, y saca grandes ganancias fabricando pequeños dioses de oro y de plata para las mujeres; os acusarán de que sois un impío que queréis impedirles que hagan negocio; declararán contra vos ante Abelito y Anito, que son vuestros enemigos y que han jurado perderos. Temed la cicuta: vuestro demonio familiar debió haberos aconsejado que no dijerais a un carnicero ni a un platero lo que sólo debías decir a Platón y a Jenofonte.”

Algún tiempo después los enemigos de Sócrates consiguieron que le sentenciara el consejo de los quinientos, entre los que tuvo doscientos veinte votos a favor; esto hace presumir que había doscientos veinte filósofos en aquel tribunal, pero también prueba que en todas las grandes reuniones se encuentran en minoría los filósofos.

Sócrates bebió, pues, la cicuta por haber defendido la unidad de Dios, y luego los atenienses consagraron una capilla a Sócrates, que había hecho la guerra a las capillas que se dedicaban a los seres inferiores (1).

*******

NOTAS.- (1) Voltaire tenía simpatía por Sócrates, por su carácter crítico y desmitificador, y lo consideraba un precursor del deísmo. En cambio, no le gusta nada Platón, cuyos vuelos metafísicos considera una desviación del buen camino. Para Voltaire la filosofía no consiste tanto en dar respuestas como en hacer preguntas, en sembrar la inquietud intelectual, en desenmascarar los prejuicios y hacer tambalearse las convicciones. Es una visión de la filosofía que nunca perderá su utilidad y que ahora resulta aún más necesaria que entonces.

*******

VOLTAIRE, Diccionario filosófico: Sócrates. Filosofía Digital 2008.