Psicópatas en el poder.

El análisis de la psicopatología del héroe resulta tan fértil como la sociología política. ¿Acaso hay algo más misterioso que el poder, esa facultad que tiene un hombre, o un pequeño grupo de hombres, de plegar a la mayoría a una ley que le es propia y no es la Ley? Rousseau se asombraba de ello. Después de la llamada telefónica del más grotesco ministro del Interior, la gendarmería se yergue, los filósofos se emocionan, los jueces son conmovidos, la faz del mundo es modificada: ¿hay algo más sorprendente? Erik Ericson define al verdadero líder como aquel que trae a la colectividad las soluciones que no encontró para sí mismo”.

JEAN LACOUTURE, Mis héroes y nuestros monstruos.

*******

Al principio, sonríe y saluda a todo el que encuentra a su paso, niega ser tirano, promete muchas cosas en público y en privado, libra de deudas y reparte tierras al pueblo y a los que le rodean y se finge benévolo y manso para con todos […] Suscita algunas guerras para que el pueblo tenga necesidad de conductor […] Y para que, pagando impuestos, se hagan pobres y, por verse forzados a dedicarse a sus necesidades cotidianas, conspiren menos contra él […] Y también para que, si sospecha de algunos que tienen temple de libertad y no han de dejarle mandar, tenga un pretexto para acabar con ellos entregándoles a los enemigos […] ¿Y no sucede que algunos de los que han ayudado a encumbrarle y cuentan con influencia se atreven a enfrentarse ya con él, ya entre sí […] censurando las cosas que ocurren, por lo menos aquellos que son más valerosos? […] Y así el tirano, si es que ha de gobernar, tiene que quitar de en medio a todos éstos hasta que no deje persona alguna de provecho ni entre los amigos ni entre los enemigos” (Platón – POLITEIA).

El psiquiatra polaco Andrzej M. Łobaczewski ha estudiado cómo los psicópatas influyen en el avance de la injusticia social y sobre cómo se abren paso hacia el poder, cuya culminación política es lo que ha venido a denominar patocracia. Lobaczewski es el inventor de la ponerología, el estudio interdisciplinario de las causas de períodos de injusticia social, donde el psicópata es un factor clave“. (Wikipedia)

Psicópatas – Robert Hare (Redes)

 

Protegerse de los psicópatas (Redes)

 

*******

EL Narcisismo, a menudo precursor de la psicopatía, impide al sujeto percibir la imagen que muestra de si mismo; se ha de referenciar a lo que cree que ve su entorno. Ello le dio a Goya la oportunidad de caricaturizar a la Familia Real, y lograr que el mismo Carlos IV se mostrase satisfecho de sus retratos. El pintor de cámara del Ayuntamiento de A Coruña aprovecharía el genio de Goya para caricaturizar a Paco V, y colgar su retrato en las mismas narices del monárquico y católico Político coruñés.

*******

“Los psicópatas tienden a crear códigos propios de comportamiento, por lo cual sólo sienten culpa al infringir sus propios reglamentos y no los códigos sociales comunes. Sin embargo, estas personas sí tienen conocimiento de los usos sociales, por lo que su comportamiento es adaptativo y pasa inadvertido para la mayoría de las personas. Afín a todo lo antedicho es la personalidad sádico narcisista o de narcisismo maligno” Wikipedia

DESCRIPTOR DE RASGOS PSICOPÁTICOS (Dr. Hugo Marietan)

La psicopatía no es algo que se adquiere en el sentido de un trastorno que aparece en una etapa del desarrollo de la persona, sino que es algo que está desde siempre, es una manera distinta de ser en el mundo.

Concepto: La personalidad psicopática se da en individuos que deben satisfacer necesidades especiales y para ello hacen un uso particular de su libertad, valiéndose de códigos propios y utilizando a las otras personas como cosas.

Muchas veces observamos que los psicópatas parecen buscar los riesgos o someterse a situaciones de riesgo muy importantes que la gente común no asumiría.

Todo este grupo de rasgos tienen como patrón común la satisfacción de necesidades distintas a las ordinarias.

Cosificación

Hay otro rasgo que llama la atención y es muy clarificador para entender la conducta del psicópata, que es la cosificación de las personas. ¿Qué es cosificar a una persona? Es quitarle el rango de igual, es quitarle a la persona la valoración de persona en sí. Si se tiene frente a sí a otra persona, se practica lo que se llama la empatía, es decir, colocarse en el lugar del otro y ejercer lo que se llama comprensión, es decir, si se está en lugar de esa persona se puede obrar y sentir cosas semejantes. Ahora, si se le quita esa cualidad de persona a la otra, se la convierte en una cosa, una cosa es manejable, es manipulable, se puede hacer con ella lo que se quiera. No se puede matar a una persona, para matar uno debe cosificar al otro, es decir, hacer el paso psicológico de descalificarlo como persona y ubicarlo como cosa y ahí sí, se lo puede destruir. Y de esa forma también, como cosa, se lo puede manipular a satisfacción, es una herramienta que se puede utilizar para el propio beneficio.

Seducción

La seducción, que es inducir a través de la captación de las necesidades del otro, es muy particular y llamativo en el concepto de estas personalidades. Tienen facilidad o habilidad para captar las necesidades del otro, y ahí accionar. Este tipo de captación pertenece a patrones irracionales. Muchas veces, en el consultorio, los complementarios, es decir, aquellas personas que conviven con psicópatas, dicen “al final, no sé por qué, terminé haciendo una cosa que yo no quería hacer“.

La mentira

La mentira es otro elemento. El psicópata es mentiroso, utiliza la mentira como una herramienta más. Y la podemos tipificar como mentira psicopática, porque es una forma de mentir especial, relajada, convincente, totalmente adaptada a la circunstancia y con la única finalidad de conseguir un objetivo. Él puede mentir a través de lo verbal y a través de lo corporal, es decir, puede actuar. Puede hacer toda una escenificación y mantenerla el tiempo que sea necesario hasta conseguir su objetivo.

La manipulación se ejerce desde el punto de vista del psicópata sobre un objeto y desde el punto de vista del complementario desde otra persona. En la manipulación hay siempre un cierto acuerdo entre el manipulado y el manipulador. Hay en el manipulado algún tipo de ganancia en la acción que se va a realizar, aporta un pequeño sí a la acción, como es en los casos de estafa. Es completamente distinto de la coerción. En la coerción existe la presión y la falta de opción de la otra persona.

La desmesura

Falla en encontrar la medida estándar en la ejecución de las acciones: en más o en menos pero no acierta en dar con el punto moderado en algunas de sus acciones.

Falla en la empatía

El psicópata no es empático, no puede colocarse en el lugar emocional del otro, ni prever las consecuencias negativas de sus actos en el otro, no es que no sepa que está haciendo algo negativo para el otro, sino que no puede dimensionar, por falta de empatía, el efecto emocional que causa en el otro.

 

La aberrante desmesura del ego

 

Acto psicopático grave

Cuando estamos frente a un acto psicopático grave el hecho es tan brutal y tan tremendo que ya no es necesario ningún tipo de sutileza para tipificar al psicópata. Los últimos hechos de violencia asociales que hemos vivido nos eximen de hablar de estos hechos.

http://www.marietan.com/material_psicopatia/descriptor.htm

https://www.marietan.com/curriculum.htm

 

Sin Conciencia. El inquietante mundo de los psicópatas que nos rodean. Por Robert D. Hare